lunes, 31 de mayo de 2010

¡FURIOSA!

Lo que ha pasado hoy en Gaza es ¡imperdonable! Lo de la "defensa propia" del gobierno israelí ya no cuela. Lo siento por mi querida blogger MYR, judia que vive en Israel, y que no entiendo porque nunca comenta sobre las injusticias de su gobierno. Estoy muy orgullosa de pertenecer al grupo HUMANISTA, en la mejor tradición judia,--Jewish Voice for Peace (Voz judia por la paz)--que cada dia tiene más adeptos y luchan contra ese gobierno NAZI, sí, NAZI y cruel.
Me permito copiar la última aportación de JVP (sin traducción al español. Lo siento, no tengo tiempo)

------------------------------------------------------------------------------------

INFURIATED!

What's happened today in Gaza is unforgivable! The Israeli government's excuse of "self-defense" is no longer credible and I feel sorry for my dear Jewish blogger, MYR, who lives in Israel, and who, I can't understand why, she never comments on her government's injustices. I'm very proud to belong to "Jewish Voice for Peace" an excellent HUMANIST, in the best tradition, Jewish movement which each day has more followers and fights against that NAZI, yes, NAZI and cruel government.
Following is JVP's letter: Sorry! it doesn't seem to come out... I'll try again:


"I remember listening to my great aunt Tante Babe's heartbreaking stories of seeing her young cousin killed during an attack on thousands of Jews, a pogrom, in her city of Bialystok. That infamous pogrom was in 1906, the very year the American Jewish Committee was founded to oppose such attacks.

Feeling alone and unprotected, our family needed the American Jewish Committee.

Years later, I remember my parents supporting the Anti-Defamation League because of their support for the Jewish refuseniks in the USSR.

And then there's my grandfather who endured the extermination of most of his family at the hands of Nazis. He is why I greeted with enthusiasm the emergence of a human rights group in the 1970s named after Simon Wiesenthal, the famous Nazi hunter.

These Jewish organizations came into existence at a time when my family - and so many others - needed them desperately, and their contributions and achievements on behalf of Jews and non-Jews made me proud.

But times have changed. It is painful for me to say that today these organizations - organizations with such a proud history of civil and human rights - for many of us have come to stand for oppression. Sadly, I now find myself opposed to the American Jewish Committee, the Anti-Defamation League, and the Simon Wiesenthal Center for dismissing criticism of Israel as anti-Semitic, for putting Israeli foreign policy above Armenian genocide recognition, for vilifying Muslims and Arabs, and for building a "Museum of Tolerance" on top of a Muslim cemetery in Jerusalem.

For many people, these organizations have not been relevant for a long time. You might be one of them. But we also know they continue to be an important voice for many Jewish people. And we will always need Jews to be safe. And as such, we must ask them to change just as so many Jews in America have changed.

My dad is one of those people who supported the Anti-Defamation League. But when I told him the role they played in silencing criticism when it comes to Israel, he literally tore in half a donation check he had planned to send.

I'm not asking you to go that far. But whether you love them or hate them, we have to call on them to change.

We don't expect them to fall in line with everything you and I support, but we expect them to at least have a line when it comes to basic human rights and dignity. Please join me in asking the leaders of the American Jewish Committee, the Anti-Defamation League, and the Simon Wiesenthal Center to denounce the increasing government-sponsored violence in Israel and Palestine.

Because they have the ear of Israeli leaders, we believe their denunciation of anti-democratic measures can make a difference where Israelis and Palestinians are suffering the most.

Just last week, Peter Beinart wrote in his significant piece in the NY Review of Books that the greatest danger to the Jewish community is not from outside, but from inside.

Beinart was referring to the increasing disconnect of Jewish leaders from Jewish people, especially young people, when it comes to Israel and Palestine. Their ongoing unconditional support of Israel's actions, even when they violate the basic tenets of Judaism and democratic values, has become untenable.

Israel's violations of human rights and dignity is increasing with:

Midnight raids on activists, including Palestinians, Israel citizens, and internationals

Media gag orders, which keep the Israeli press from being able to write about these arrests

Crushing non-violent protests by the Israeli Army, using rubber bullets, tear gas, and even live ammunition to put down protests

Silencing NGO's who report on these outrages, using restrictive legislation in the Israeli Knesset.

Banning internationals who are insufficiently supportive of Israel.

To take just one example, as I write this, it has been 22 days since Israeli citizen and human rights activist Ameer Makhoul was brutally torn out of his home in the middle of the night, held without charges and tortured. All under cover of an Israeli media gag order.

And through all of this, Jewish leaders remain silent.

Enough is enough.

It has been decades since the first Palestinian refugees were banned from returning to their homes. It's time our community leaders reflected our values and did as much to combat oppression when it is practiced by Jews as when it is practiced against us.

Please sign our letter urging the leaders of three major Jewish organizations--Abe Foxman of the Anti-Defamation League, David Harris of the American Jewish Committee, and Rabbi Marvin Hier of the Simon Wiesenthal Center-- to speak out against these crimes."




Cecilie Surasky
Jewish Voice for Peace

Responder

Reenviar





domingo, 30 de mayo de 2010

LA FAMILIA DE AGUSTINILLO (1)



"Entre los chiquillos que venían a ofrecer huevos y animales extraños, Agustinillo, el hijo del hornero, menudo, pelirrojo y pecoso, era el más gracioso. María lo tomó un poco bajo su protección, persuadida de que el niño no estaba bien alimentado. Todas las mañanas, venía a desayunar antes de ir a la escuela y también a merendar cuando a la tarde salía de ella.

Agustinillo vivía con sus padres y tres hermanos varones en una especie de cuadra con tierra apisonada donde había un gran horno medio derruido. En un rincón, estaba la cama de los padres, Frasquita y Tomás, separada del resto de la vivienda por una cortina de tela de colchón. Cuatro sacos rellenos de paja distribuidos por la estancia, con una manta oscura encima, indicaban el lugar donde dormían los niños. El burro y el carro quedaban fuera, bajo un cobertizo.

Frasquita hacía el cocido en un hornillo, sobre unas brasas de carbón vegetal o, cuando el carbón faltaba, de boñigas secas. El horno no se encendía más que una vez al año, la semana anterior a la Navidad. Era la época en que en las casas andaluzas, en previsión de las fiestas, se elaboraban toda clase de dulces. Muchos de ellos requerían ser fritos en aceite, pero otros, la mayoría, precisaban ser cocidos en un horno, y puesto que el panadero no daba abasto para ofrecer el suyo a la clientela, recurrían al casi derruido de Tomás, quien, a fuerza de repararlo con parches y tapones de arcilla, conseguía poner el horno en marcha.

Durante una semana entera, las mujeres circulaban por las calles de Candera en dirección a los dos hornos del pueblo, con grandes bandejas de madera sobre sus cabezas, transportando rosquillas, polvorones, magdalenas, almendrados, etc., que, una vez cocidos, se diferenciaban más por su forma que por su gusto.

Con lo que Tomás cobraba a aquellas mujeres por las pastas que traían a cocer en su horno, vivía la familia entera durante uno de los meses más duros del invierno, y además se calentaba." (Continuará)

-------------------------------------------------------------------------------

AGUSTINILLO'S FAMILY (1)

Among the children who came to offer eggs and strange animals, Agustinillo, the oven-keeper's son, slight, redhead with freckles, was the funniest. María took him a bit under her wing. Realizing that the child was not well fed, every morning he came to have breakfast before going to school and also the afternoon snack when he came out.

Agustinillo lived with his parents and three brothers in a sort of pressed-soil stable where there was a huge semi-ruined oven. The parents, Frasquita and Tomás', bed was in a corner separated from the rest of the household with a mattress-material curtain. Four straw-sacks spread through the room with a black blanket on top was where the children slept. The cart and donkey were outside under a shed.

Frasquita cooked her stews on a stove heated by vegetable carbon or, when carbon lacked, with dried cow dung. The oven was used once a year, the week before Christmas. It was the time when Andalusians cooked all sorts of sweets. Lots of them needed to be fried, but others needed to be cooked in an oven and since the baker's oven wasn't enough for everyone, they had to use Tomas' ruined oven, who after fixing it with all sorts of patches and clay tops, managed to make it work.

For a whole week, through Candera's streets, women went to the ovens with large wooden trays on their heads with ring donuts, shortbread biscuits, fairy cakes, macaroons, etc., that once cooked, looked more by their shape than their taste.

With what Tomás charged those women, the whole family lived throughout the toughest winter months and, besides, they were kept warm. (It will continue)

viernes, 28 de mayo de 2010

DON QUIJOTE


Capítulo LI - 2ª parte de nuestra lectura colectiva en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés)
--------------------------------------------------------------------------
Chapter 51 - 2nd part of our joint reading in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation)
--------------------------------------------------------------------------

"Amaneció el día que se siguió a la noche..." así de bellamente empieza este capítulo que más bien va de misivas entre Quijo y Sancho. Primero tenemos al maestresala sin poder dormir pensando (ejem, ejem...) "...en el rostro, brío y belleza de la disfrazada doncella...". Mientras el mayordomo ocupó parte de la noche "...en escribir a sus señores lo que Sancho hacía y decía...".

El pobre Sancho se despierta y el "doctor" le da para desayunar ¡"...un poco de conserva y cuatro tragos de agua fría..."! Que a gusto la trocaría por "...un pedazo de pan y un racimo de uvas..." pero como no podía ser "...pasó por ello, con harto dolor de su alma y fatiga de su estómago...". Pedro Recio de Tirteafuera le hace creer que "...los manjares pocos y delicados avivaban el ingenio..." de los que se dedicaban a mandar. "Con esta sofistería, padecía hambre Sancho, y tal, que en su secreto maldecía el gobierno...". (¡Sancho está del gobierno hasta el papahigo y las pedorreras!).

Luego le presentan un caso surrealista y enrevesado. Tiene que ayudar a unos jueces a juzgar.
Trata de un río que dividía "...dos términos de un mismo señorío." Sobre este río había "una puente y al cabo de ella una horca y una como casa de audiencia, en la cual...había cuatro jueces que juzgaban la ley que puso el dueño del río...". La ley tenía que ver con que cualquiera que cruzara el puente tenía que decir a dónde iba y para qué. Si mentía se encontraba con la horca. Sabiendo ésto, todo el que cruzaba decía la verdad. Hasta que se presentó un caso en que el hombre dijo que cruzaba para encontrarse con la horca. Los jueces le piden consejo a Sancho. Siguen unas conversaciones rocambolescas sobre el tema hasta que Sancho ataja diciendo que "...le dejen pasar libremente, pues siempre es alabado más hacer bien que mal." Esto fue un consejo que Quijo le dió "...que cuando la justicia estuviese en duda me decantase y acogiese a la misericordia..." (viendo como está la justicia hoy en dia, lo de la misericordia--caso Garzón--brilla por su ausencia).

Bueno, Sancho quiere comer y que luego "...lluevan casos y dudas sobre mí, que yo las despabilaré en el aire." El mayordomo se apiada y le da de comer contraviniendo "...las reglas y aforismos del doctor Tirteafuera...". En éstas "...entró un correo con una carta de Don Quijote para el gobernador." Sancho pide al vizcaíno que se la lea. "--Bien se puede leer en voz alta, que lo que el señor Don Quijote escribe a vuestra merced merece estar estampado y escrito con letras de oro...".

Quijo le dice que "...esperaba oír nuevas de tus descuidos e impertinencias..." sin embargo oyó maravillas de sus "discreciones" lo cual le alegra, da gracias al cielo "...el cual del estiércol sabe levantar los pobres, y de los tontos hacer discretos." A continuación le llena de consejos: "Vístete bien, que un palo compuesto, no parece palo"; "...ser bien criado con todos"; "procurar la abundancia de los mantenimientos, que no hay cosa que más fatigue el corazón de los pobres que la hambre y la carestía." (¡si supiese...!); "No hagas muchas prágmaticas"; "Sé padre de las virtudes y padrastro de los vicios"; "Visita las cárceles, las carnicerías y las plazas" (éste es el único consejo que han seguido nuestros politicastros actuales, lo de las plazas quiero decir); " No te muestres codicioso, mujeriego ni glotón; porque en sabiendo el pueblo y los que te tratan tu inclinación determinada, por allí te darán batería, hasta derribarte en el profundo de la perdición" (solo hay que ver lo que le ha pasado a Zapatero con su optimismo beatífico...); "Mira y remira, pasa y repasa, los consejos y documentos que te di"; "Escribe a tus señores y muéstrales agradecido, que la ingratitud es hija de la soberbia".

Le informa que la duquesa ha mandado la camisa y un presente a su mujer. Que él "...ha estado un poco mal dispuesto, de un cierto gateamiento que me sucedió no muy a cuento de mis narices...". Lo achaca a los "encantadores". Luego quiere saber si el mayordomo tiene algo que ver con "la Trifaldi, como tú sospechaste...". Que le informe de todo lo que acontezca "...pues es tan corto el camino: cuanto más que yo pienso dejar presto esta vida ociosa en que estoy, pues no nací para ella." (¡Sííí, que se vaya pronto de ese maldito castillo!). Termina con un latinajo que espera Sancho comprenda porque siendo gobernador, el latín "lo habrás aprendido".

Sancho escuchó la misiva con mucha atención y decide escribirle de vuelta. Le cuenta que no tiene tiempo para nada ni "...para rascarme la cabeza, ni aun para cortarme las uñas...". En ese gobierno tiene "...más hambre que cuando andábamos los dos por las selvas y por los despoblados." El duque le ha avisado que han entrado en la ínsula "...ciertas espías para matarme, y hasta ahora yo no he descubierto otra que un cierto doctor que está en este lugar asalariado para matar a cuantos gobernadores aquí vinieren..." Que el Tirteafuera admite "...que él no cura las enfermedades cuando las hay, sino que las previene..." (¡Hasta en la medicina preventiva actual era visionario Cervan!); "...él me va matando de hambre y yo me voy muriendo de despecho...". Claro, soñó que siendo gobernador iba a comer como un rey, dormir "entre sábanas de holanda, sobre colchones de pluma..." pero ha venido "...a hacer penitencia, como si fuera ermitaño...".

"Hasta ahora no he tocado derecho ni llevado cohecho...". El ha visitado las plazas como Quijo le aconseja. En una de esas visitas se encontró con una tendera que vendía avellanas buenas mezcladas con otras "...viejas, vanas y podridas". Se las dió a los huérfanos del asilo porque ellos las sabrían distinguir "...y sentenciela que por quince días no entrase en la plaza." Luego despotrica contra "las placeras". Le pide que, de su parte, bese las manos a la duquesa por haber enviado la camisa y el regalo a Teresa Panza. "No querría que vuestra merced tuviese trabacuentas de disgusto con esos mis señores..." porque si Quijo se enoja redundará "...en mi daño". Y ya que él es agradecido lo mismo le pide a su amo, porque ha recibido "...tantas mercedes...y con tanto regalo ha sido tratado en su castillo." (sí,sí...).

Lo del "gateado" no lo ha entendido pero, sin duda, será obra de los "malos encantadores". Le quiere mandar alguna cosa a "vuestra merced" pero no sabe qué a eso de que no le envíe "...algunos cañutos de jeringas, que para con vejigas los hacen en esta ínsula muy curiosos; aunque si me dura el oficio, yo buscaré qué enviar, de haldas o de mangas".

Termina pidiéndole que si escribiera Teresa, le mande la carta enseguida porque está deseando saber de ella y de sus hijos. Que Dios le libre de los "...malintencionados encantadores y a mi me saque con bien y en paz de este gobierno, que lo dudo, porque lo pienso dejar con la vida, según me trata el doctor Pedro Recio."

"Cerró la carta el secretario y despachó luego al correo". Mientras, los burladores "...dieron orden entre sí cómo despacharle del gobierno; y aquella tarde la pasó Sancho en hacer algunas ordenanzas tocantes al buen gobierno...ordenó que no hubiese regatones de los bastimientos..." Que trajeran vino de todas partes con denominación de orígen (qué moderno). "Moderó el precio de todo calzado...; puso tasa en los salarios de los criados...; puso gravísimas penas a los que cantasen cantares lascivos y descompuestos, ni de noche ni de día; ordenó que ningún ciego cantase milagro en coplas si no trujese testimonio auténtico de ser verdadero...; hizo y creó un alguacil de pobres...". "En resolución, él ordenó cosas tan buenas, que hasta hoy se guardan en aquel lugar, y se nombran 'Las constituciones del gran gobernador Sancho Panza'."

Continuaremos con el LII.


miércoles, 26 de mayo de 2010

DANIEL COHN-BENDIT

Os recomiendo a todos que veais el video en Youtube (está en el blog SE BUSCAN LECTORES--lo tengo linkeado) de la arenga tan certera de Cohn-Bendit en el parlamento europeo. Muy revelador. No os lo perdais.
----------------------------------------------------------------------
I recommend everyone to see Cohn-Bendit's speech in Youtube. (It's in the blog above-- I have it linked). It's his speech in the European Parliament. Very revealing, don't miss it.

LA VISITA DE "EL ABATE" (2)


"Cuando, a media noche, llegaron a Candera, todos estaban convencidos de que quien había dirigido el asalto al cortijo era Juan Cachero Montañero, alias "El Abate". Al día siguiente no faltó quien se apresurara a comunicárselo a la mujer del huido. Ésta lavaba ropa, desde muy temprano, junto a un pozo en el campo. A su lado, las hijas del bandolero jugaban con dos ramas de árbol y unas bellotas. Era dos bellezas de cabellera negrísima, como "El Abate", y lucían los maravillosos ojos claros de la madre.

--¡Jacinta!--le dijeron--. Pronto tendrás la visita de tu marido. Ayer estaba en el ventorrillo de "El Lince".

La mujer se puso lívida, pero no contestó.

--Pensará dormir esta noche contigo, ¿no?--insistió el malintecionado correveidile.

Jacinta, sin decir palabra, recogió a toda prisa la ropa y se dirigió, seguida de las niñas, hacia el pueblo. Tenía los ojos brillantes y el ceño hosco. Antes de llegar a casa, tuvo que soportar los insultos de los que encontraba a su paso.

La Guardia Civil de Candera notificó al destacamento de "El Potrerizo" lo que había ocurrido en el ventorro de "El Lince". Apenas habían tenido tiempo estos guardias de reaccionar, cuando apareció en "El Potrerizo" un muchacho, sofocado y sin respiración. Venía a todo correr desde El Melonar, un pequeño poblado lindante con la finca, que se encontraba a dos kilómetros de la vivienda principal de "El Potrerizo". Dijo que los bandidos estaban desvalijando las cinco casas del poblado y que probablemente vendrían a hacer otro tanto en "El Potrerizo".

Doña Paquita no se alborotó ni perdió la serenidad. De acuerdo con los guardias que ocupaban una ala de su casa, se distribuyeron fusiles, pistolas, cartuchos, escopetas de caza y hasta un trabuco que estaba colgado en la cuadra desde los tiempos de "El Tempranillo". Los guardias colocaron sus fusiles sobre el pretil del jardín que dominaba la sierra hacia la parte de El Melonar. Al poco tiempo, de cada ventana de la casa asomaba la boca de un arma de fuego. El mayoral, los zagales, el chófer, el hortelano..., todos estaban al acecho. Hasta doña Paquita, sentada en un sillón de mimbre, detrás de una ventana, con el dedo en el gatillo de la escopeta, aguardaba tranquilamente la llegada del primer bandolero para descerrajarle un tiro.

La cosa no pasó del susto. Los bandidos, advertidos sin duda de la defensa cerrada que se preparaba en "El Potrerizo", renunciaron a asaltarlo, contentándose con el botín obtenido en El Melonar y en el ventorro de "El Lince"."

--------------------------------------------------------------------------

"THE ABBOT'S" VISIT (2)

At midnight, when they arrived in Candera, they were all convinced that Juan Cachero Montañero, alias "The Abbot", was the leader of the tavern's assault. The following day some people didn't lose time to tell his wife. Since the early morning she was washing laundry in the countryside, next to a well. By her side, the bandit's daughters played with two branches and some acorns. They were two beauties with very black hair, like "The Abbot", and had their mother's marvellous clear eyes.

--Jacinta!--they called her--. Soon you'll have your husband's visit. Yesterday he was at "El Lince"
("The Wild Cat's") tavern.

The woman turned livid but didn't answer.

--He'll sleep with you tonight, won't he?--insisted the ill-intentioned gossips.

Jacinta, without saying a word, quickly picked up the wash and, followed by the girls, went into town. Her bright eyes frowning grimly. Before reaching her house she had to put up with the insults of those she met on the way.

Candera's Civil Guard notified "El Potrerizo's" detachment of what had happened in "El Lince's" tavern. Without, hardly, giving them time to react, a young boy suffocated and unable to breathe, arrived in "El Potrerizo". He had ran from "El Melonar" (The melon field), a small settlement next to the estate, two kilometres away from "El Potrerizo's" main house. He said the outlaws were burglarizing the five houses of the settlement and, probably, they would try to do the same in "El Potrerizo".

Doña Paquita didn't budge nor lose her coolness. Coordinating with the guards, that occupied part of her house; rifles, guns, cartridges, shotguns and even a blunderbuss that had been hanging in the stable since who-knows-for-how-long, were distributed. The guards placed their rifles on the garden's wall that dominated the mountains towards "El Melonar". Soon from each window a weapon's head appeared. The foreman, the shepherds, the chauffeur, the gardener..., were all on guard. Even doña Paquita, sitting on a wicker chair, behind a window with her finger on the trigger, calmly waited for the first bandit to appear in order to shoot him to death.

Things didn't go further than a fright. The outlaws, no doubt warned of the tight defense prepared at "El Potrerizo", didn't assault it, content with the booty obtained in "El Melonar"and "El Lince's" tavern.

martes, 25 de mayo de 2010

LA VISITA DE "EL ABATE" (1)


"Precisamente, no hacía mucho que, a causa de una excursión a un ventorro, se llevaron en Candera un gran susto.

La gente joven tenía costumbre de ir los dias de fiesta, cuando no había baile en el pueblo, a una especie de ventorrillo, medio cortijo, medio taberna, un poco internado en el monte a unos tres kilómetros de Candera. Unos de esos domingos, llegó la noche sin que hubiera regresado ninguno de los excursionistas. La gente del pueblo empezó a alarmarse. Las mujeres andaban de casa en casa, en busca de alguna noticia. Nadie podía explicarse el motivo de la tardanza.

Al fin, unos cuantos hombres decidieron ir hacia el ventorrillo con faroles y armas, acompañados por cuatro guardias del destacamento del pueblo.

Cuando llegaron, se encontraron con todas las puertas y ventanas atrancadas y afianzadas con grandes clavos. Dentro se oían voces y gritos, pidiendo que los sacasen de allí. Con bastante trabajo, lograron echar abajo la puerta de entrada y abrirles la de arriba. Salieron todos muy sofocados. Tras tranquilizarse un poco, explicaron lo que había ocurrido.

Cuando más entusiasmados estaban bailando en la plazuela, delante del ventorrillo, se presentó una partida de bandidos con pañuelos en la cara, los cuales, tras amenazarlos con sus escopetas, los obligaron a subir a las habitaciones de arriba, donde los encerraron. Luego, se debieron dedicar a cargar en el mulo y los dos borricos que estaban en la cuadra, los sacos de garbanzos y harina, las cántaras de aceite, el pellejo de vino, los jamones, los chorizos... Se habían llevado todo cuanto había en el cortijo, incluyendo los dos burros y el mulo.

--Me han dejado completamente arruinado--dijo el ventero, un enclenque viejecillo que vivía con su nieta de doce años--. Los muy canallas, se han cuidado bien de clavar las puertas y ventanas para tener tiempo de huir lejos.

--Uno de ellos era muy ancho y fuerte--informó uno de los que habían estado encerrados--, y llevaba chaqueta negra, pero no tenía camisa. Por eso vi que su pecho era abombado y recio.

--Sí, también yo me fijé en él--confirmó otro--. Era el que daba las órdenes. Seguramente sería el jefe. Tenía un pelo negrísimo.

Los guardias se miraron expresivamente. Uno de ellos preguntó:
--¿No os fijasteis si tenía una cicatriz grande en la frente?
--Una cicatriz..., creo que no--dijo uno como recordando--. Pero tenía una raya roja muy marcada que le cogía desde la parte alta de la nariz hasta la sien. La vi muy bien, porque llevaba muy caído el pañuelo que le cubría la cara.

--¡"El Abate"!--dijeron a una los cuatro guardias." (Continuará)

------------------------------------------------------------------------------

"THE ABBOT'S" VISIT (1)

Precisely, due to a recent excursion to one of these taverns, the Candera townsfolk had a great scare.

On holidays, when there was no dance in the village, young people used to go to a half-tavern, half-"cortijo" deep in the mountains, about three kilometres away from Candera. One Sunday, when night fell, those who had gone hadn't returned. The villagers started worrying. Women went from house to house in search of news. No one could understand the reason for their delay.

Finally, some of the men decided to go to the tavern with lanterns and weapons, accompanied by four local policemen.

When they arrived they found all the doors and windows barred and reinforced with large nails. Voices and cries for help were heard from the inside. With great effort they managed to tear down the entrance door and open the one upstairs. They all anxiously came out. After relaxing a bit, they explained what had happened.

When they were so happy dancing in the square in front of the tavern, a band of bandits with scarfs covering their faces appeared and, threatening them with shotguns, made them go upstairs and locked them. Afterwards, they probably loaded the mule and donkeys that were in the stable with sacks of chickpeas, flour, pitchers of oil, wine skins, hams, sausages... They took everything that was in the "cortijo", including the two donkeys and the mule.

--They've ruined me--said the tavern owner, an old, frail, man who lived with his twelve-year-old grandaughter--. The crooks made sure to nail the doors and windows in order to have time to escape.

--One of them was very hefty and strong--informed one of the ones that had been locked--, he had a black jacket but no shirt. That's why I saw that his chest was round and robust.

--Yes, I saw him also--confirmed another one--. He was the one that gave orders. Most likely, he was the chief. He had very black hair.

The policemen looked at eachother surprinsingly. One of them asked:

--Did you notice if he had a big scar on his face?
--A scar...I don't think so--said someone, thinking--. However, he did have a very marked red line going from the nose to his temple. I saw it very well because his scarf was half down his face.

--"The Abbot"!-- cried the four policemen at the same time. (It will continue)

domingo, 23 de mayo de 2010

EL BAILE - THE DANCE


"Algunos domingos se celebraba en Candera un baile que se organizaba en el garaje de cemento, con techo de cañizo, del camionero Bernardo Reduño.

Bernardo sacaba a la calle su camión y alquilaba el garaje para el baile. "Peporra", la mujer de "El Perdigón", montaba para esas ocasiones una especie de mostrador-bar, donde vendía vino manchego, limonadas de bola, altramuces, chanquetes semiputrefactos y rosquillas. La vigilancia del negocio quedaba a cargo de un tío de "Peporra", a quien llamaban "Lorenzón" por lo grande y bruto que era. No valdría para otra cosa, pero "a él nadie se le iba sin pagar".

A lo largo de las paredes del local, se alienaban los bancos sin respaldo donde se sentaban las chicas que, pacientes, esperaban el momento en que los mozos se decidieran a sacarlas a bailar. Las mujeres serranas usaban faldas muy cortas. El busto lo llevaban apretadísimo, con los senos casi a la altura de la garganta, y algunas usaban, sobre la falda y la blusa, un delantal de cuadros o flores, con peto.

La orquesta se componía de un violín, una trompeta y un tambor. A pesar de estar en Andalucía, se recurría poco a la guitarra. No hacían falta más instrumentos que el violín, la trompeta y el tambor para atronar el aire con sus sonidos estridentes y desacordes. Pero el contento era general. Las chicas consideraban aquel baile como de alta sociedad, porque a él acudían los importantes del pueblo, como el sobrino del amo de la fábrica de harinas, el hermano del recaudador de contribuciones y también los hijos del "Remitente" y los de Daniel, el de la fonda. Aquí no ocurría como en los bailes de los ventorros, en los que a veces se metía en el ruedo un pastor que no se había quitado la ropa en dos meses, o un labriego apestando a sudor."

-----------------------------------------------------------------------------------

Some Sundays a dance was organized in Candera. It took place in Bernardo Reduño, the truck driver's, cement and wattle-roofed garage.

Bernardo would take out his truck and rent the garage for the dance. "Peporra", "El Perdigón's" wife, set up a bar for those occasions where she sold wine, lemonade, lupins, half-rotten white bait and round sweets. One of "Peporra's" uncles was in charge of the vigilance. Since he was big and brutish, he was called "Lorenzón"and, though he was useless for any other venture, with him, as he said "nobody left without paying".

Along the walls were the backless benches where the girls sat, patiently waiting for the young men to ask them to dance. The mountain women wore very short skirts. The bosom, very tight and pushed upward almost to their throats. Some used, over the skirt and blouse, a checkered or flowered apron.

The orchestra consisted of a violin, trumpet and drum. Even though it was Andalusia, the guitar was quite absent. The violin, trumpet and drum made enough noise to thunder the air with their raucous and discordant notes. But everyone was happy. The girls considered that ball "high society" because the important people of the village attended, like the flour factory owner's nephew, the tax-collector's brother; the "Remitente" (The Sender's) sons as well as Daniel, the inn-keeper's sons. It was different from the dances that took place in the taverns outside the village where a shepherd who hadn't changed his clothes in two months, or a farm worker reeking of sweat, would appear.

viernes, 21 de mayo de 2010

DON QUIJOTE


Capítulo L - 2ª parte de la lectura colectiva en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés).
------------------------------------------------------------------------
Chapter 50-2nd part of our joint reading in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation).
------------------------------------------------------------------------

Ya sabemos quienes zurraron a la doña Rodríguez y pellizcaron a nuestro Quijo. ¡La asquerosa, odiosa duquesa y Altisidora! La duquesa porque al oirle a la doña hablar de las fuentes en sus piernas le dió los siete males y Altisidora porque se sintió agraviadísima al escuchar que la hija de la dueña no le llegaba a las suelas de sus alpargatas.

La ignominiosa duquesa decide mandar al paje (que hizo de Dulcinea) con la misiva de Sancho a Teresa Panza y de paso tambien le escribe a la susodicha y le envía "...una gran sarta de corales ricos presentados". Allá se va raudo el paje.
Pasando por un riachuelo se encuentra con varias mozas lavando en el río, pregunta si alguien conoce a Teresa Panza. Casualidad que una de las lavanderas era Sanchica, la hija. Le acompaña a casa de su madre. LLegan. "--Salga, madre Teresa, (me ha recordado a la de Calcuta...) salga, salga, que viene aquí un señor que trae cartas y otras cosas de mi buen padre." Salió Teresa Panza con "una saya parda--parecía, según era de corta, que se la habían cortado por vergonzoso lugar--con un corpezuelo asimismo pardo y una camisa de pechos."

Teresa se queda sorprendida y quiere saber "¿Qué señor es éste?". El paje le dice que es su servidor. Se apea del caballo y se pone "...de hinojos ante la señora Teresa...". Le pide "sus manos...bien así como mujer legítima y particular del señor don Sancho Panza, gobernador propio de la ínsula Barataria." "--¡Ay, señor mio, quítese de ahí, no haga eso--respondió Teresa--, que yo no soy nada palaciega, sino una pobre labradora, hija de un estripaterrones y mujer de un escudero andante, y no de gobernador alguno!"

El paje le dice que "Vuesa merced es mujer dignísima de un gobernador archidignísimo...". Le entrega la carta y el regalo "...una sarta de corales con extremos de oro, y se la echó al cuello y dijo: --Esta carta es del señor gobernador, y otra que traigo y estos corales son de mi señora la duquesa, que a vuestra merced me envía."

Tanto Teresa como Sanchica se quedan pasmadas. Sanchica ya piensa que "...nuestro señor amo don Quijote, que debe de haber dado a padre el gobierno o condado que tantas veces le había prometido." Así es dice el paje, como se comprobará en la carta que trae. Teresa le pide que se la lea porque "...aunque yo sé hilar, no sé leer migaja." La hija le dice que ella tampoco sabe leer pero va a buscar a alguien que sí lo sabe: el cura o...¡SANSÓN CARRASCO! (Ay, qué cerca está este asesino...). El paje le dice que no hace falta porque "...yo no sé hilar, pero sé leer y la leeré".

Lee la carta de la facinerosa donde le hace la pelota descaradamente diciéndole que le manda "una sarta de corales con extremos de oro..." aunque hubiera preferido que "...fuera de perlas orientales..." y a cambio le pide que le envíe dos docenas de "bellotas gordas". Se despide diciéndole que "...si hubiere menester alguna cosa, no tiene más que boquear, que su boca será medida, y Dios me la guarde.
De este lugar, su amiga que bien la quiere, La Duquesa."

Teresa se queda patidifusa con la carta, encantada de saber "...¡qué buena y qué llana y qué humilde señora!" (Ay, Teresita, si supieras...) y sigue una crítica contra las "hidalgas" meapilas que "...van a la iglesia con tanta fantasía como si fuesen reinas, que no parece sino que tienen a deshonra el mirar a una labradora...". Sin embargo la duquesa la trata como igual. Le dice al paje "...en lo que toca a las bellotas, señor mío, yo le enviaré a su señoría un celemín, que por gordas las pueden venir a ver a la mira y a la maravilla." (¿?)

Teresa le pide a su hija que le prepare un buen almuerzo a "este señor". "Güevos y corta tocino adunia...". Mientras, irá a contar la buena nueva a sus vecinas, "...al padre cura y a maese Nicolás el barbero, que tan amigos son y han sido de tu padre". Sanchica asiente aunque le dice que le ha de dar "...la mitad de esa sarta..." porque tambien le pertenece (qué egoista). Teresa le responde que todo es para ella "...pero déjamela traer algunos días al cuello, que verdaderamente parece que me alegra el corazón." (Pobre...). El paje dice que tambien trae "...un vestido de paño finísimo que el gobernador sólo un día llevó de caza, el cual todo le envía para la señora Sanchica."

Teresa salió de casa con las cartas y la sarta al cuello, cuando se encontró con el cura y Sansón Carrasco (grrr...) "...comenzó a bailar...". Dijo que ahora ya "...¡no hay pariente pobre! ¡Gobiernito tenemos!". El cura y el bachiller le preguntan "¿Qué es esto, Teresa Panza? ¿Qué locuras son éstas y qué papeles son esos?" Les dice que no son locuras que ahora ya es gobernadora. Les da las cartas. El cura y Sansón se miran incrédulos. El bachiller le preguntó quién había traido esas cartas. Teresa le responde "... el mensajero, ...un mancebo como un pino de oro." El cura mira y remira los corales, ve que son finos pero le intriga que "...una duquesa envía a pedir dos docenas de bellotas."

Fueron a buscar al paje y le encontraron "...cribando un poco de cebada para su cabalgadura y a Sanchica cortando un torrezno para empedrarle con güevos y dar de comer al paje...". El cura y Sansón le preguntan qué es eso de la ínsula que solo existen en el Mediterráneo y "...no acababan de atinar qué sería aquello del gobierno de Sancho...". El paje les responde "--De que el señor Sancho Panza sea gobernador, no hay que dudar en ello; de que sea ínsula o no la que gobierna, en eso no me entremeto, pero basta que sea un lugar de más de mil vecinos... y en cuanto a las bellotas, digo que mi señora la duquesa es tan llana y tan humilde... quiero que sepan vuestras mercedes que las señoras de Aragón, aunque son tan principales, no son tan puntuosas y levantadas como las señoras castellanas: con más llaneza tratan con las gentes."

Luego pregunta Sanchica si su padre lleva "calzas atacadas". El paje no se ha fijado pero puede que sí las lleve. "--¡Ay, Dios mío--replicó Sanchica--, y qué será de ver a mi padre con pedorreras!" Desde que nació tiene ganas de ver a su padre "...con calzas atacadas". El paje le contesta "...con esas cosas le verá vuestra merced si vive. Par Dios, términos lleva de caminar con papahigo, con solos dos meses que le dure el gobierno."

El cura y el bachiller se dan cuenta "...que el paje hablaba socarronamente; pero la fineza de los corales y el vestido de caza que Sancho enviaba lo deshacía todo..." Teresa le pide al cura que si sabe de alguien que vaya a Toledo, le compre "un verdugado redondo" porque tiene que "...honrar el gobierno de mi marido...echar un coche como todas, que la que tiene marido gobernador muy bien le puede traer y sustentar".

Sanchica ya fantasea viéndose sentada "con mi señora madre en aquel coche" y aunque las cotillas le criticasen "¡Mirad la tal por cual, hija del harto de ajos, y cómo va sentada y tendida en el coche, como si fuese una papesa!" se quedaría tan pancha. Sigue una ristra de refranes entre madre e hija que hace que el cura diga "--Yo no puedo creer sino que todos los de este linaje de los Panzas nacieron cada uno con un costal de refranes en el cuerpo..." El paje asiente porque "...el señor gobernador Sancho a cada paso los dice; y aunque muchos no vienen a propósito, todavía dan gusto, y mi señora la duquesa y el duque los celebran mucho."

A todo esto el bachiller (futuro asesino) no se cree nada. Piensa que son los encantamientos de don Quijote. El paje dice que sí, que es verdad y si quiere verlo él mismo que le acompañe a la ínsula "...véngase alguno de vuesas mercedes conmigo y verán con los ojos lo que no creen por los oídos."

Sanchica se apunta entusiasmada a ir en las ancas de su rocín pero no puede ser porque "las hijas de los gobernadores no han de ir solas por los caminos, sino acompañadas de carrozas y literas y de gran número de sirvientes." Ella insiste porque no es melindrosa y que igual le da ir "...sobre una pollina como sobre un coche." Teresa la manda callar añadiendo unos cuantos refranes mas.

El paje quiere comer ya y marcharse pero el cura le dice "...vuestra merced se vendrá a hacer penitencia conmigo...". Al principio "rehusolo" el paje pero luego acaba cediendo. El cura se queda contento "...por tener lugar de preguntarle de espacio por don Quijote y sus hazañas."

Mientras, el bachiller se ofrece a escribirle las cartas a Teresa pero ésta rehusa "...no quiso que el bachiller se metiese en sus cosas, que le tenía por algo burlón, y, así dio un bollo y dos huevos a un monacillo que sabía escribir..." Teresa le dicta dos cartas, una a su marido y otra a la duquesa.

Seguiremos con LI

miércoles, 19 de mayo de 2010

UNA VISITA DE CONSECUENCIAS DESAGRADABLES


"Apenas los toros y los jinetes habían salido al campo en medio de un torbellino de polvo, desembocó en la plaza, por una vereda que venía del encinar grande, un grupo de gitanos. No llevaban carros, y cargaban todos los enseres sobre dos burros. Eran de los que habían estado en la fiesta del aniversario de la reina, pero éstos, andaluces, vivían la mayor parte del año por aquella región de Sierra Morena. Los de Candera los conocían muy bien.

--¡Ya los tenemos de nuevo aquí!--decían las mujeres del pueblo malhumoradas--. ¡Cuidado con las gallinas y cuidado con los maridos...!, que a veces, en los gallineros, matan dos pájaros de un tiro.

Odiaban especialmente a dos de las gitanas del grupo, esbeltas y ondulantes, que en visitas anteriores habían alborotado a toda la población masculina de Candera.

Acamparon en mitad de la plaza. Una de estas mujeres llevaba en brazos un hermoso chiquillo, rechoncho, rubio y tostado, que parecía el dios Baco niño.

Estos gitanos permanecieron tres días en Candera. Todavía no hacía mucho frío, por lo que dormían todos al raso, y se organizaban sus comidas colgando la olla de cobre de un trípode de palos sobre la lumbre. Tres chiquillos expresivos, desarrapados y mugrientos, correteaban por las calles del pueblo haciendo exhibiciones de baile y pidiendo.

Una mañana, los candereños se percataron de la ausencia de los hombres del campamento. Todos habían desaparecido durante la noche. Después se supo que le habían robado el mulo al tío Frasquito y que habían huido con él.

Las gitanas fueron interrogadas por la Guardia Civil de manera contundente, a base de severas palizas que no consiguieron arrojar ninguna luz sobre el paradero de sus hombres ni del mulo. En vista de esto, las expulsaron del pueblo sin más miramientos.

Y allí se fueron, con sus churumbeles bailarines, entre insultos y juramentos, maldiciendo de los civiles y llevándose a su diosecillo Baco sobre el burro, metido en un serón."

-------------------------------------------------------------------------

A VISIT WITH UNPLEASANT RESULTS

As soon as the bulls and horsemen were out in the countryside wrapped in a cloud of dust, from a path coming from the big oak forest, a group of gypsies showed up in the main square. They didn't have wagons. They carried all their belongings on two donkeys. They were part of the group celebrating their queen's anniversary but these, Andalusian, lived most of the year in that area of the Morena Mountains. The people from Candera knew them very well.

--Here they are again!--said the angry village women--. Be careful of the hens and husbands...! Often, in the chicken coop, they kill two birds with one stone.

They specially hated two of the gypsy women, svelte and undulating, who in previous visits had caused a stir among Candera's male population.

They set up camp in the middle of the square. One of them carried in her arms a beautiful toddler, chubby, blond and tanned. He looked like a child-god Bacchus.

The gypsies stayed three days in Candera. Since the weather was still mild, they all slept outside and cooked their meals in a copper casserole hanging from a wood tripod over the fire. Three lively children, ragged and filthy, ran around the streets, dancing and begging.

One morning the villagers noticed the absence of all the gypsy men. They had disappeared during the night. They found out, afterwards, that they had stolen uncle Frasquito's mule and had escaped with it.

The women were harshly interrogated by the Civil Guard. They were severely thrashed but they didn't say a word of where their men and the mule went. As a result they were banished from the village immediately.

And there they went, with their dancing kids, shouting insults and curses, execrating the Civil Guard, with their child-god Bacchus on a donkey inside a hamper.

martes, 18 de mayo de 2010

VENDEDORES DE DIVERSA FORTUNA (2)

"Cuando, ya casi de noche, María salió a la puerta de su casa, observó que Mari Juana hablaba con la mujer del frutero y que ésta se enjugaba las lágrimas con un pañuelo de cuadros.

--¿Qué le ocurre?--preguntó María, creyendo que se trataba de alguna desgracia familiar.

La frutera no tuvo inconveniente en que Mari Juana le pusiese al corriente de lo ocurrido. La mujer había preparado para cenar un plato que a ella la volvía loca: cabeza de cordero. La había condimentado con toda ilusión y esmero, sin que le faltase el perejil, el pan rallado bien empapado en aceite, ni el ajo bien picadito. Mientras iba a hacer unas compras en la tienda de "El Tullido", dejó a su marido, que seguía vendiendo la fruta, al cuidado de la cabeza de cordero que había quedado al rescoldo en el hornillo, bien tapadito dentro de la cazuela. Cuando volvió a la media hora, vio con gran disgusto que su marido, abandonando el negocio, había desaparecido, y la cabeza de cordero también. Como la clientela esperaba, tuvo que atenderla, y así transcurrió otra media hora sin que el frutero diera señales de vida.

--Al fin apareció el muy sinvergüenza de mi marido--concluyó la mujer--. Venía cantando y bailando, agarrado a un amigote que se había encontrado en la taberna. Entre los dos se habían comido la cabeza de cordero. ¡Ahí está, el muy guarro, tirado en el zaguán de la posada, durmiendo la borrachera!

Al dia siguiente de la pequeña tragedia, el frutero, ya refrescado, después de haber enganchado el burro al carro para continuar su recorrido comercial, estaba tomando su desayuno de naranjas con aceite en un lebrillo. Su mujer, malhumorada y hosca, se había subido ya al carro y le esperaba instalada entre los cestos vacíos. En el momento en que se disponían a iniciar la marcha, se oyó un gran griterío.

--¡Que vienen los toros! ¡Que vienen los toros!

La mujer del frutero bajó a toda prisa del carro. Su marido ató el burro a una argolla de la pared, y ambos entraron en la posada.

María que había oido los gritos, subió al primer piso de la casa y salió al balcón.

Levantando una nube de polvo, avanzaban los toros a toda carrera, azuzados por unos jinetes que, a galope, venían tras ellos. Atravesaron la destartalada plaza y embocaron la calle principal. Los garrochistas, con bolas en la punta de los palos, dirigían los toros a toda velocidad, dando voces para que no se desmandaran y siguiesen sin titubeos su camino."

--------------------------------------------------------------------------------

DIFFERENT LUCKY SALESMEN (2)

At nightfall, when María stepped out of her house, she noticed that Mari Juana was talking to the fruitman's wife who was crying and wiping her tears with a chequered handkerchief.

--What's happening?--María asked, thinking it was some sort of family tragedy.

The fruitwoman didn't mind Mari Juana telling her what had happened.
The woman had prepared a dish for dinner that she adored: lamb's head. She had seasoned it with great care and excitement, didn't lack its parsley, breadcrumbs well soaked in olive oil, and finely chopped garlic. While she went to buy something in "The Crippled's" shop, she left her husband, who continued selling, in charge of the lamb's head which was simmering, well covered inside a casserole, on the stove. When she came back, half an hour later, she was furious to see that her husband, abandoning the business, had disappeared as well as the lamb's head. Since the clients were waiting, she had no other choice but to serve them. Another half an hour passed without signs of her husband.

--At last the scoundrel of my husband appeared--said the woman--. He was singing and dancing, hanging on to a friend that he found at the tavern. Between the two of them, they had eaten the lamb's head. There he is, the filthy scum sleeping his drunkenness in the inn's hall!

The day after the small tragedy, the refreshed fruitman, after tying the donkey to the cart in order to continue their commercial venture, was having his breakfast of oranges with olive oil in an earthen pan. His wife, angry and sullen, had already sat in the cart and waited for him among the empty cases. When they were about to leave, great shouts were heard.

--The bulls are coming! The bulls are coming!

The fruitman's wife quickly came down from the cart. Her husband tied the donkey to a ring on the wall, and both went inside the inn.

María, who had heard the shouting, went up to the first floor and looked out from the balcony.

The bulls, followed by a great cloud of dust, ran straight ahead, egged on by horsemen at full gallop riding behind them. They crossed the ramshackled square, towards the main street. The men with long sticks, which ends had steel balls, directed the bulls at full speed, shouting so they wouldn't disperse and continue their way without hesitating.

domingo, 16 de mayo de 2010

VENDEDORES DE DIVERSA FORTUNA (1)



"Al mediodia, apareció Manolo Tejerón, comprador de ovejas ataviado con botas cortas, sombrero cordobés y pelliza, llevando en el arzón de su jaca torda la pesa romana. No se detuvo más que para tomar unas tapas y un vaso de vino en casa de "El Perdigón". Enseguida salió al campo, dirigiéndose al lugar donde estaban los rebaños que le interesaban. Sobre el mismo terreno, debajo de los chaparros, los pastores fueron colgando del gancho de la pesa por las patas las ovejas y carneros elegidos por Tejerón. Después de pesados, fueron encerrados en las cuadras de la posada, desde donde, al amanecer del día siguiente, serían conducidos por los atajos hasta la estación más cercana.

Mientras Manolo Tejerón pesaba sus corderos en el campo, un frutero y su mujer, que habían salido de madrugada de Marmolejo, llegaban a la plaza de Candera e instalaban su frutería ambulante delante de la posada.

El frutero, con pinta de bufón velazqueño, dicharachero y desvergonzado, se las arreglaba para encajar a las incautas mujeres sus plátanos y naranjas medio prodridos y sus peras y manzanas verdes y duras como la piedra. También se instaló un vendedor de verduras y castañas, pero sus ventas fueron escasas.

El que tuvo verdadero éxito fue un hombre de mediana edad, de pelo blanco fuerte y crespo, con una ancha faja azul en la cintura. Llevaba en un cajón, suspendido del cuello, agujas, imperdibles, dedales, tijeras, alfileteros, acericos, botones y sobre todo tiras de goma para la ropa. En cuanto una mujer pasaba delante de él, le decía:

--¡Cuidado señora! Se le están cayendo las braguillas.

La mujer, sofocada, dirigía la vista hacia abajo para comprobar si lo que decía era verdad. El vendedor acudía en su auxilio, muy sonriente.

--¡No se apure, señora, no se apure! En este momento no se le están cayendo..., pero se le caerán, seguro que se le caerán, si no me compra enseguida la goma marca Kul, de cuya venta tengo la exclusiva." (Continuará)

------------------------------------------------------------------------------------

DIFFERENT LUCKY SALESMEN (1)

Manolo Tejerón, sheep buyer, appeared at noon. He wore short boots, Cordoban hat and a jacket. His black and white mare carried a Roman weight on the saddle. He stopped by "El Perdigon's" bar to have some "tapas" and a glass of wine and, right after, went out to the country to the spot where the sheep he was interested in, were pasturing. Right there, under the dwarf oaks, the shepherds hung by the legs on the weight's hook, the lambs and rams he had chosen. Once weighed, they were locked in the inn's stables from where, at sunrise, they would be led through shortcuts, to the nearest train station.

While Manolo Tejerón weighed his sheep in the countryside, a fruit seller and his wife, who had left Marmolejo in the early morning, arrived at Candera's square and set up their traveling fruit stall in front of the inn.

The fruitman, looking like a Velázquez jester, chatty and shameless, managed to sell the gullible women, half-rotten bananas and oranges; pears and apples, green and hard as rocks. A vegetable and chestnut salesman also set up shop but his sales were scarce.

A middle-aged man, with white, frizzy hair, wearing a wide blue girdle-sash on his waist, was very successful. He carried in a drawer, hanging from his neck: needles, safety pins, thimbles, scissors, pin boxes, pincushions, buttons and, above all, rubber clothing bands. As soon as a woman passed by him, he said:

--Be careful, m'am! Your panties are falling.

The woman, all flushed, looked down to see if what he was saying was true. The salesman came to her rescue, with a huge smile.

--Don't worry, m'am, don't worry! At this moment they're not falling... but soon they will, I'm sure they will, so it would be wise for you to buy right away the Kul rubber band, of which I have the exclusive rights. (It will continue)

viernes, 14 de mayo de 2010

DON QUIJOTE


Capítulo XLIX - 2ª parte de nuestra lectura colectiva en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés)
-----------------------------------------------------------------------------
Chapter 49 -2nd part of our joint reading in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation)
-----------------------------------------------------------------------------

INCISO A ESTE CAPÍTULO: ¡Ay, lo que daría para que resucitara Cervantes y escribiera sobre la ignominia, injusticia y malas artes que los "poderes" han utilizado contra Garzón! ¡Qué CABRONES! ¡Hála, lo digo así con todas sus vocales y consonantes!

------------------------------------------------------------------------------

¡Por fin Sancho come! Despues de una disertación sobre las "importunidades de los negociantes", el "doctor" le deja cenar: "...salpicón de vaca con cebolla y unas manos cocidas de ternera algo entrada en días." Ataca ésto con tantas ganas que ni que le hubieran dado "...francolines (¿?) de Milán, faisanes de Roma, ternera de Sorrento, perdices de Morón o gansos de Lavajos...".
Le pide al doctor que no le de "cosas regaladas ni manjares exquisitos...porque será sacar a mi estómago de sus quicios, el cual está acostumbrado a cabra, a vaca, a tocino, a cecina, a nabos y cebollas..." Si le dan otras exquisiteces "...los recibe con melindre y algunas veces con asco." Lo que Sancho quiere son las ollas podridas "...que mientras más podridas son mejor huelen..." porque ellas contienen todo lo que a el le gusta.

Sancho habla con el "maestresala", insertando como siempre sus refranes para justificar su cargo pero insiste "...que se tenga cuenta con mi sustento y con el de mi rucio, que es lo que en este negocio importa y hace más al caso...".
Ya está listo para hacer la ronda. No va a admitir en su ínsula ninguna inmundicia, ni holgazanes ni "gente mal entretenida". Pero avisa "...que la gente baldía y perezosa es en la república lo mismo que los zánganos en las colmenas, que se comen la miel que las trabajadoras abejas hacen. Pienso favorecer a los labradores, guardar sus preeminencias a los hidalgos, premiar los virtuosos y, sobre todo, tener respeto a la religión y a la honra de los religiosos." (Ejem, ejem...)

El mayordomo queda maravillado con la sabiduría del gobernador, acabando con una frase lapidaria: "...las burlas se vuelven en veras y los burladores se hallan burlados." (¡A ver si es verdad!)

Despues de cenar, Sancho "...salió con el mayordomo, secretario y maestresala, y el cronista que tenía cuidado de poner en memoria sus hechos, y alguaciles y escribanos, tantos, que podían formar un mediano escuadrón...". Sancho iba con su vara cuando oyeron ruido de sables. Se acercaron y vieron a dos hombres que discutían. La razón: el juego. Uno le debía al otro "más de cuatro reales". Sancho dicta sentencia, que al acuchillador le de cien reales, otros treinta para los pobres de la cárcel. Al otro lo destierra de su ínsula advirtiéndole que no vuelva en diez años sino le colgará de una picota "...y ninguno me replique, que le asentaré la mano. Desembolsó el uno, recibió el otro, éste se salió de la ínsula y aquél se fue a su casa..." Sancho decide que "...quitaré estas casas de juego, que a mí se me trasluce que son muy perjudiciales."

El escribano le advierte que podrá cerrar los garitos pero no las grandes casas de juego donde van los poderosos. Sancho le dice que "...yo sé que hay mucho que decir en eso." (Otra gran crítica social).

Luego aparece un crío que quería escapar de la justicia "...por excusar de responder a las muchas preguntas que las justicias hacen." Era tejedor y tejía "...hierros de lanzas..." Sancho le dice "¿Graciosico me sois? ¿De chocarrero os picáis? ¡Está bien! ¿Y adónde íbades ahora?" Contesta que "a tomar el aire". Las bromitas del muchacho le irritan a Sancho entonces empieza un rifirrafe entre los dos. Sancho le dice "...haced cuenta que yo soy el aire y que os soplo en popa y os encamino a la cárcel. ¡Asilde, hola, y llevalde, que yo haré que duerma allí sin aire esta noche!"

El mozo le dice "¡Par Dios, así me haga vuestra merced dormir en la cárcel como hacerme rey!" Sancho tiene el poder para llevarlo y sacarlo a su antojo. El chico se niega, Sancho insiste, para al final decirle el mozo que no hay fuerza ni cárcel en el mundo que le haga dormir si él no quiere. "De modo--dijo Sancho--que no dejaréis de dormir por otra cosa que por vuestra voluntad, y no por contravenir a la mía." "No, señor--dijo el mozo--, ni por pienso." Sancho le manda a casa.

Luego aparecen dos hermanos travesties, ella vestida de hombre y él de mujer. Ella, jóven y bella de 14 años cuenta que había estado encerrada por su padre los últimos diez años. Quería ver mundo y convenció a su hermano de salir a dar una vuelta por el pueblo (para ella el "mundo") vestidos de esa guisa para despistar a las fuerzas del órden. Empieza a contar una historia interminable intercalada con lágrimas y suspiros. El maestresala queda prendado de la bella moza (aunque su hermano vestido de mujer "...le está como nacido, porque él no tiene pelo de barba y no parece sino una doncella hermosísima..."). Sancho se da cuenta que ha sido una "...gran rapacería..." que no hacia falta tanta historia, tanta lágrima y tanto suspiro; con haber dicho "Somos fulano y fulana, que nos salimos a espaciar de casa de nuestros padres con esta invención, sólo por curiosidad, sin otro designio alguno". Hubiese sido suficiente. Les acompañan a casa no sin antes Sancho advertirles "...de aquí en adelante no se muestren tan niños, ni tan deseosos de ver mundo, que la doncella honrada, la pierna quebrada, y en casa, y la mujer y la gallina, por andar se pierden aína, y la que es deseosa de ver, también tiene deseo de ser vista. No digo más." (No hace falta..., no.)

El maestresala quiere pedir la mano de la moza a su padre "...que no se la negaría, por ser él criado del duque; y aún a Sancho le vinieron deseos y barruntos de casar al mozo con Sanchica, su hija...". Tampoco se la podría negar al ser hija de un gobernador... (por poco tiempo...).

Seguiremos con el L (¡ele!)

miércoles, 12 de mayo de 2010

UNA TRIBU POCO CORRIENTE (2)


"Se veían muchachos espigados y serios, de ojos morunos y narices corvas de torero, hombres de melenas rubias y bigotazos, barbudos de pelo rojizo y pómulos salientes que denotaban origen eslavo.

Casi todas las mujeres eran jóvenes, con gruesos moños negros aceitosos suspendidos sobre la espalda. Entre las más jóvenes, destacaban dos de tipo completamente nórdico. Eran gemelas y rubias como mazorcas de maíz, con nariz respingona, cara ancha y ojos de color miel. Éstas no viajaban en carro, sino en un descomunal automóvil de tipo americano, muy anticuado, convertido en "roulotte", y con cortinillas de flores en las ventanillas. El jefe--que resultó ser el que Catalina y María acababan de ver en el campo--era el marido de una de ellas.

En conjunto, todos parecían más bien adinerados, pero Mari Juana, a pesar de haber hecho el agosto con ellos vendiéndoles vino, aceite y otras provisiones, tuvo buen cuidado de encerrar las gallinas con llave en el gallinero, y como algunos de aquellos gitanos durmieron en el zaguán de la posada, no dejó de tomar la precaución de poner a su nieto Estebanillo a dormir atravesado delante del portón.

A primeras horas del dia siguiente, la plaza estaba casi desierta. Todos los gitanos habían desaparecido. Se veía solamente un mulero con sus bestias cargadas de tejas y piedras de encalar. Había pasado la noche en la posada y se aprestaba a seguir su camino hacia la Venta de la Ciénaga."

---------------------------------------------------------------------------

AN UNUSUAL TRIBE (2)

There were tall and slim young men, with deep, dark eyes, hawk-nosed like bullfighters; men with blond hair and big mustaches; bearded red-heads with high cheek-bones denoting Slavic origins.

Almost all the women were young, with greasy thick black buns hanging over their backs. Among the women, two stood out due to their Nordic look. They were twins, fair-haired like corncobs, snub-nosed, wide faced with honey-coloured eyes. They didn't travel by wagon but rather in a huge American-style vintage car, converted into a "roulotte" (trailer), with flowered curtains on the windows. The chief--who happened to be the man Catalina and María had just seen in the countryside-- was one of the twin's husband.

In general, they all looked well off. Nevertheless, Mari Juana who had made a mint selling them wine, oil and other provisions, made sure the hens were locked in their coop and, since some of the gypsies slept in the inn's hall, took the precaution of having her grandson, Estebanillo, sleep on the floor across the large door.

In the wee hours of the following morning, the square was nearly empty. All the gypsies had disappeared. Only a mule-keeper was there with his animals loaded with tiles and white-washing stones. He had slept in the inn, ready to continue his route towards the Marsh Country Inn.





martes, 11 de mayo de 2010

UNA TRIBU POCO CORRIENTE (1)


"Admiradas de la entereza del muchachito, María y Catalina siguieron su paseo. No habrían andado medio kilómetro, cuando les llamó la atención ver sentado en una piedra grande, al borde del camino, a un señor de chaquetón y sombrero negros, con un foulard granate al cuello. Impresionaba el grave señorío de aquel hombre.

A medida que se aproximaban, María pudo observar la perfección de sus facciones: tez morena, cejas de un solo arco sobre unos profundos ojos garzos, nariz aguileña de líneas impecables y un bigote sedoso y negro que no ocultaba sus labios carnosos, bien modelados. (Nota mia: lo siento que el de la foto no corresponda con la descripción aquí descrita...)

Las dos mujeres pasaron delante de él, y el hombre no se inmutó. Cuando se alejaron, María exclamó:

--¡Qué hombre tan guapo! Será el señor de algun cortijo importante de por aquí.

Catalina soltó una carcajada.

--¡Pero María! ¿No se ha fijado en lo desastrado de su vestimenta? ¡Si es un gitano!--Ante el asombro de María, Catalina prosiguió--: ¡Buena nos ha caido! Seguramente éste será el jefe, y por ahí andará toda la patulea, robando y haciendo de las suyas.

Cuando, ya atardecido, regresaron al pueblo, encontraron la plaza llena de carromatos de gitanos. Era un grupo heterogéneo, formado todo él por gente de la raza calé de distintas nacionalidades. Grupos parecidos se hallaban aquellos días en otros puntos de la comarca. Alguien les informó de que se trataba de una concentración de gitanos que acudían para celebrar el aniversario de la muerte de su reina, fallecida un año atrás y enterrada en un pueblo de aquella sierra." (Continuará)

-------------------------------------------------------------------

AN UNUSUAL TRIBE (1)

María and Catalina, still amazed at the little boy's composure, continued their walk. They hadn't walked half a kilometre when they were surprised to see, sitting on a large rock, by the side of the lane, an elegant man with a black jacket, hat and a garnet-coloured scarf around his neck. His grave stateliness was impressive.

As they came closer, María observed his perfect features: tanned skin, well-arched eyebrows over deep blue eyes, perfect aquiline nose and a silky, black mustache which didn't hide his full well-formed lips. (My note: sorry! the picture I've posted doesn't correspond to this description...)

The two women walked by him, the man didn't move. When they were farther away, María exclaimed:

--What a handsome man! He must be the owner of an important "cortijo" of this area.

Catalina let out a loud laugh.

--But María! Didn't you notice his ragged clothes? He's a gypsy!-- to María's amazement, Catalina continued--: Well, wait now, what we're in for...! I'm sure he's the chief and around here must be the rest of the tribe, stealing and doing their shenanigans.

When, in the early afternoon, they went back to Candera, they found the square full of wagons and gypsies. It was a heterogeneous group, formed by different gypsy nationalities. Other similar groups were in other parts of the vicinity at the time. Someone informed them that it was a gypsy concentration in order to celebrate the anniversary of their queen's death the previous year, who had been buried in one of the mountain villages. (It will continue)

lunes, 10 de mayo de 2010

LA TIMOCRACIA - THE "GIPPED-DEMOCRACY"



Hago otro inciso en los relatos de mi tía para hablaros de este tema tan candente que nos afecta a TODOS.

La "democracia" no lo dudo es el mejor sistema para guiarnos a TODOS pero, en lo que se ha convertido, "timocracia", NO. Cada dia los ciudadanos estamos más ahogados, que si impuestos, que si nuevos artílugios que nos OBLIGAN a comprar: bombillas ecológicas con la excusa de que ahorramos energía cuando son muchísimo más caras y al principio dan una luz mortecina que tardan en alumbrar y, cuando lo hacen, me recuerdan a la luz fantasmal de mi infancia. El TDT dichoso que funciona peor que la TV analógica de toda la vida. Aparato eléctrico para controlar los vátios que gastamos. Sillas de niños en los coches hasta que cumplan siete/ocho años, cascos, cinturones de seguridad (vale, éstos últimos salvan vidas... a veces, no siempre). Nos damos cuenta ¿quienes se estarán forrando con estas obligaciones? Los politicastros y sus amigotes de siempre, queridos. Mientras nosotros, LOS CIUDADANOS, cada vez más ahogados, más doblegados, más controlados, más vigilados. ¿Creeis que ésto deberíamos de aguantar? Pues yo no. ¡REACCIONEMOS de una puñetera vez! Somos la MAYORÍA. No tenemos porque estar sometidos a una minoría política, empresarial y especuladora que solo va a lo suyo y nos están hundiendo a todos. No hace falta que hagamos una revolución sangrienta, simplemente con que la mayoría no pagase impuestos y se negase a comprar estos artilugios "obligatorios", ganaríamos muchísimo terreno, que falta nos hace. Si no, seguiremos siendo ovejas que cuando una se levanta se levantan todas (como cuenta el pastorcillo de mi post anterior).

-----------------------------------------------------------------------------------

I make another incision in my aunt's stories to write about this very actual subject which affects us ALL.

I don't doubt that "democracy" is the best political system that exists, but NOT in what it has become: a "Gipped-democracy". Everyday, CITIZENS, are more strangled: taxes, new products they OBLIGE us to buy: ecological light bulbs, which are much more expensive and take time in lighting, at first they're very faint and when they finally light up, remind me of the dim lighting of my childhood. The TDT (new TV system) which works worse than the old analogical one. A new electrical apparatus to control the volts we spend. Children's chairs in cars until they're seven/eight-years-old, helmets, safety belts (OK, the latter save lives but...not always). Do we realize who is benefitting from all these obligations? Politicians and their friends, as always. While we, the CITIZENS, each day, are more strangled, more doubled, more controlled, more undermined. Do you think we should put up with this? Well, I don't. Let's REACT for once in our lives, for goodness sake! We're the MAJORITY. We can't be undermined by a political, business and speculative minority that only look after their own profits, thereby, drowning all the rest. We don't have to have a bloody revolution, simply, if the majority refused to pay taxes and buy these "obliged" products, we would win a lot of ground. I think we need it. Otherwise, we will continue being sheep, that when one stands up, they all do, as the little shepherd boy says in my previous post.

domingo, 9 de mayo de 2010

EL PASTORCILLO VALIENTE


"Una tarde, María paseaba con Catalina, la hija de Mateo, por las afueras del pueblo, y en el camino se cruzaron con un pastorcito que llevaba un rebaño bastante grande.

Según les dijo, se llamaba Gerineldo. Era todavía un niño. Llevaba pelliza de cabra, un viejo sombrero negro y las piernas envueltas en bayetas amarillas, sujetas con las cintas de su calzado, que consistía en una especie de abarcas hechas con trozos de neumático. Cruzada sobre el pecho, una tira de cuero de la que pendía un zurrón. Era la estampa clásica del pastor.

Las mujeres le preguntaron a dónde se dirigía, y él les dijo que iba hacia los prados de un monte llamado "El Corralón". Cuando el pastor con nombre de cuento de hadas se quitó el sombrero para rascarse la cabeza, Catalina y María pudieron ver su rostro atezado y expresivo.

--¿Qué llevas en el zurrón?--le preguntaron.

El chico les mostró media hogaza de pan de centeno y una caja de metal, dentro de la cual guardaba un trozo de tocino.

--¿Es ésa tu comida?--le preguntaron--. Y, ¿cuándo volverás a casa?

El chico dijo que estaría apacentando las ovejas hasta el anochecer del día siguiente.

--Hoy dormiré a campo raso--añadió--, y para comer, además de ésto, ya encontraré algunas bellotas.

--Y cuando duermes, ¿no se te escapan las ovejas?--le preguntó María.

Gerineldo explicó que cuando él dormía, dormían también las ovejas.

--¡Y poco miedo de que se me escapen!--dijo--. Antes de dormirme, ato a una de ellas con una cuerda a mi muñeca. Si alguna oveja se levanta por algo, todas las demás se levantan también, y la que está atada a mi muñeca me da la señal de alarma.

--¿No te da miedo andar solo por esos montes?

--No voy solo. Me acompañan mis ovejas. Lo único que me preocupa es que me pueda picar alguna tarantulilla.

-------------------------------------------------------------------

THE BRAVE LITTLE SHEPHERD

One afternoon María and Catalina, Mateo's daughter, were taking a walk outside the village when they met up with a little shepherd who was leading quite a large herd.

He told them his name was Gerineldo. He was still a child. He wore a goat-hair jacket, an old black hat and his legs covered in thick, yellow cloth, held together by the strips of his shoes, which were rubber sandals made with pieces of old tires. Crossing his chest, a leather band from which hung a shoulder bag. He was the vivid image of a classical shepherd.

The women asked him where he was going and he said to the fields of a mountain called "El Corralón". When the shepherd, with the fairy-tale name, took off his hat to scratch his head, Catalina and María saw his tanned, expressive face.

--What are you carrying in the shoulder bag?--they asked him.

The boy showed them half a large loaf of rye bread and a metal box inside of which he kept a piece of bacon.

--Is that your food?--they asked him--. And, when will you be back home?

The boy told them he would be pasturing his sheep until the following day's nightfall.

Tonight I'll sleep in the open air--he added--, and, besides this, I'll eat some acorns that I'm sure to find.

--And, when you're sleeping, the sheep don't flee?--María asked him.

Gerineldo explained that when he slept, the sheep also slept.

--No worry that they flee!--he said--. Before I fall asleep, I tie one of the lambs with a rope to my wrist. If any lamb stands up, they all stand up so the one tied to my wrist warns me.

--Aren't you afraid of going alone through these mountains?

I'm not alone. The sheep are with me. The only thing that worries me is a tarantula's bite.

viernes, 7 de mayo de 2010

DON QUIJOTE


Capítulo XLVIII - 2ª parte de nuestra lectura colectiva en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés)
-----------------------------------------------------------------------------
Chapter 48 - 2nd part of our joint reading in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation)
-----------------------------------------------------------------------------

Debido a sus magulladuras gatunas, nuestro Quijo estuvo "seis días sin salir en público". Una noche "estando despierto y desvelado, pensando en sus desgracias y el perseguimiento de Altisidora..." sintió que alguien abría la puerta de su aposento. Pensó que era su admiradora Altisidora, empeñada en que le fuera infiel a la Dulci de sus amores. ¡Ni hablar! NUNCA la dejará de adorar aunque esté transformada "en cebolluda labradora" "ninfa del dorado Tajo" que esté con Merlín o Montesinos "...que adondequiera eres mía y adoquiera he sido yo y he de ser tuyo."

La puerta se abrió. El Caballero de la Triste Figura (nunca mejor dicho...) "Púsose en pie sobre la cama, envuelto de arriba abajo en una colcha de raso amarillo, una galocha en la cabeza, y el rostro y los bigotes vendados--el rostro, por los aruños, los bigotes, porque no se le desmayasen y cayesen". Parecía un fantasma... "Clavó los ojos en la puerta, y cuando esperaba ver entrar por ella a la rendida y lastimada Altisidora, vio entrar a una reverendísima dueña con unas tocas blancas repulgadas y luengas...".

El pensó, al principio, que era "...alguna bruja o maga..." pero cuando se dieron de bruces, los dos se asustaron al verse. Sobresaltada la dueña "...volvió las espaldas para irse..." con tal mala pata que se le cayó la vela (me ha sorprendido que no ardiera la estancia...) se tropezó con sus faldas y dió con su cuerpo en el suelo. Quijo, "...temeroso, comenzó a decir: --Conjúrote, fantasma, o lo que eres, que me digas quién eres y que me digas qué es lo que de mí quieres..." que Quijo le salvará, si es alma en pena aunque sea del purgatorio, porque "...para ésto tomé la orden de la caballería andante...".

La pérfida admite que es la dueña Rodríguez. Nuestro Señor de los Leones quiere saber "...¿por ventura viene vuestra merced a hacer alguna tercería? Porque le hago saber que no soy de provecho para nadie, merced a la sin par belleza de mi señora Dulcinea del Toboso." Cree que está haciendo de celestina y viene a traerle un recado de Altisidora. La dueña le dice que no, que no está para "...semejantes niñerías..." a esas alturas de su vida. Sale del aposento a encender otra vela y le dice que volverá a contarle sus "cuitas".

Quijo, no obstante, se queda mosqueado y piensa "...¿Quién sabe si el diablo que es sutil y mañoso, querrá engañarme ahora con una dueña lo que no ha podido con emperatrices, reinas, duquesas, marquesas ni condesas?... ¿Y quién sabe si esta soledad, esta ocasión y este silencio despertará mis deseos que duermen, y harán que al cabo de mis años venga a caer donde nunca he tropezado? En estos casos "...mejor es huir que esperar batalla." Reconoce que no está en su juicio ¡cómo puede una vieja causar lascivia! (No olvidemos que gallina vieja da mejor caldo...).

Estas dueñas no tienen buenas carnes y suelen ser impertinentes, fruncidas y melindrosas "¡Afuera, pues, caterva dueñesca, inútil para ningún humano regalo! ¡Oh, cuán bien hacía aquella señora de quien se dice que tenía dos dueñas de bulto con sus antojos y almohadillas al cabo de su estrado, como que estaban labrando, y tanto le servían para la autoridad de la sala aquellas estatuas como las dueñas verdaderas!"

En ese momento se lanza a cerrar la puerta para no dejar entrar a la dueña Rodríguez; pero, ella ya estaba allí. No tuvo más remedio que dejarla entrar. Ella pregunta si "...estamos seguras, señor caballero..." Quijo pregunta "...si estaré yo seguro de ser acometido y forzado." Ella pregunta "¿De quién o a quién pedís, señor caballero, esa seguridad?" "A vos y de vos la pido, porque ni yo soy de mármol, ni vos de bronce, ni ahora son las diez del día, sino media noche..." En una estancia así de cerrada debió de ser "...donde el traidor y atrevido Eneas gozó a la hermosa y piadosa Dido." (En el fondo, fondo, creo que estaba deseando yacer--por no decir echar un polvo-- con la dueña...).

Acaban cogiéndose de las manos. "Aquí hace Cide Hamete un paréntesis y dice que por Mahoma que diera por ver ir a los dos así asidos y trabados desde la puerta al lecho la mejor almalafa de dos que tenía." (Esto de la "almalafa", no lo he entendido muy bien... aunque Rico explica que era una chilaba magrebí. Esperaré a la explicación de "La Abejita"). "Entrose, en fin, don Quijote en su lecho, y quedose doña Rodríguez sentada en una silla algo desviada de la cama, no quitándose los antojos ni la vela. Don Quijote se acurrucó y se cubrió todo, no dejando más de el rostro descubierto...".

Quijo le pide que ya puede "...descoserse y desbuchar todo aquello que tiene dentro de su cuitado corazón y lastimadas entrañas..." La Rodríguez le cuenta que es asturiana, de muy buen linaje, que le "trujeron" a Madrid para trabajar de doncella y aprendió a hacer "...vainillas y labor blanca". Sus padres la dejaron sirviendo, luego murieron. Se quedó huerfana. Se enamoró de ella un escudero "...hombre ya en días, barbudo y apersonado, y, sobre todo hidalgo como el rey, porque era montañés." Se casaron, nació una hija y aunque ella no murió en el parto, su marido sí murió. Comenzó a llorar. Contó que murió cuando su ama que la llevaba en las ancas, "...llena de coléra y enojo, sacó un alfiler gordo o creo que un punzón del estuche, y clavósele por los lomos...". El marido gritó de dolor, se retorció y cayó al suelo dando con doña Casilda (que así se llamaba la ama) en el duro asfalto (bueno, tierra prensada). Esto fue causa de muchas burlas por parte del vulgo "...y por esto, y porque él era algún tanto corto de vista, mi señora le despidió, de cuyo pesar sin duda alguna tengo para mí que se le causó el mal de la muerte".

Así se vino al reino de Aragón con su hija que es bellísima, un primor "...Canta como una calandria, danza como el pensamiento, baila como una perdida, (en el S.XVII, ¿se bailaba así, tipo discoteca?) lee y escribe como un maestro de escuela y cuenta como un avariento." "Debe de tener... diez y seis años, tres meses y cinco dias, uno más a menos." (Raro que no lo sepa exactamente...). Se enamoró de "un labrador riquísimo" pero "...debajo de la palabra de ser su esposo burló a mi hija, y no se la quiere cumplir...". La dueña quiere que Quijo "...tomase a cargo el deshacer este agravio...". Luego despotrica contra Altisidora diciendo que no le llega a su nena ni a la suela de los zapatos. Empieza a criticar a la duquesa. Quijo le pregunta qué es lo que le pasa "a mi señora duquesa".

Le dice que su hermosura es debida "...a dos fuentes que tiene en las dos piernas, por donde se desagua todo el mal humor de quien dicen los médicos que está llena." "--¡Santa María--dijo don Quijote--. ¿Y es posible que mi señora duquesa tenga tales desaguaderos?... Pero tales fuentes y en tales lugares no deben de manar humor, sino ámbar líquido. Verdaderamente que ahora acabo de creer que esto de hacerse fuentes debe de ser cosa importante para salud."

"Apenas acabó don Quijote de decir esta razón, cuando con un gran golpe abrieron las puertas del aposento, y del sobresalto del golpe se le cayó a doña Rodríguez la vela de la mano, y quedó la estancia como boca de lobo... Luego sintió la pobre dueña que la asían de la garganta con dos manos, tan fuertemente que no la dejaban gañir...". Mientras otro le alzó las faldas y "...al parecer con una chinela le comenzó a dar tantos azotes, que era una compasión..." (ejem...ejem...). Quijo se quedó petrificado en su lecho. Esperando que no le atacaran pero sí que lo hicieron "...porque en dejando molida a la dueña los callados verdugos...acudieron a don Quijote y, desenvolviéndole de la sábana y de la colcha, le pellizcaron tan a menudo y tan reciamente, que no pudo dejar de defenderse a puñadas, y todo esto en silencio admirable."

Esto duró media hora "...saliéronse los fantasmas, recogió doña Rodríguez sus faldas y, gimiendo su desgracia, se salió por la puerta afuera, sin decir palabra a don Quijote, el cual, doloroso y pellizcado, confuso y pensativo, se quedó solo...".

Seguiremos con Sancho en el XLIX.