viernes, 29 de enero de 2010

DON QUIJOTE

De ahora en adelante, los viernes, escribiré aquí mi resumen del capítulo quijotesco que leemos en “LA ACEQUIA” el blog de su promotor y alma del proyecto de lectura conjunta, PEDRO OJEDA ESCUDERO, profesor de literatura de la Universidad de Burgos, (sin traducirlo al inglés...)


------------------------------------------------------------------------------


From now on, every Friday I'll write here a resumé of the chapters of DON QUIXOTE that we're reading in “LA ACEQUIA”, blog of its promoter and creator of the joint-reading venture, PEDRO OJEDA ESCUDERO, Literature Professor at the University of Burgos, (without an English translation...)


CAPÍTULO XXXIV (Segunda Parte)

Los pérfidos duques, compinchados con todos sus criados, siguen con sus burlas hacia nuestros héroes. Aprovechándose del encantamiento de Dulcinea y el misterio de la Cueva de Montesinos, ésta vez salen de caza, estrafalariamente vestidos. A Quijo le quieren disfrazar con “un vestido de monte” pero éste se niega y Sancho sí acepta “...otro verde de finísimo paño...con intención de venderle en la primera ocasión que pudiese.”

Llegado el dia, Sancho va encima de su rucio y Quijo “tomó rienda de su palafrén”. Llegaron “...a un bosque que entre dos altísimas montañas estaba...”. Tomaron sus “...puestos, paranzas y veredas...” listos “...con grande estruendo, grita y vocería...”. Con este guirigay no se podían oir los unos a los otros “...así por el ladrido de los perros como por el son de las bocinas.”



“Apeose la duquesa con un agudo venablo en las manos...” (sabía que pasaban jabalíes por ahí) el duque y Quijo hicieron lo mismo pero Sancho “...se puso detrás de todos, sin apearse del rucio, a quien no osara desamparar, porque le sucediese algún desmán”. De repente “...acosado de los perros y seguido de los cazadores, vieron que hacia ellos venía un desmesurado jabalí, crujiendo dientes y colmillos y arrojando espuma por la boca...” Nuestro Quijo (¡valiente!) se adelanta con su escudo y lanza pero Sancho pone pies en polvorosa dejando al rucio a su suerte. Trata de subirse a una encina pero se queda enganchado en una rama y queda colgado en el aire boca abajo. Su sayo verde se rasgó (adiós venta del mismo). Empezó a dar alaridos, pidiendo socorro “...con tanto ahínco, que todos los que le oían y no le veían creyeron que estaba entre los dientes de alguna fiera.”

Quijo acude a los gritos de Sancho y “...vióle pendiente de la encina...y al rucio junto a él, que no le desamparó en su calamidad...” (Entra Cide Hamete de nuevo diciendo “que pocas veces vio a Sancho Panza sin ver al rucio, ni al rucio sin ver a Sancho; tal era la amistad y buena fe que entre los dos se guardaban”). Sancho queda descompuesto al ver su sayo de monte rasgado ya “...que pensó que tenía en el vestido un mayorazgo”.

Sancho le muestra su sayo rasgado a la duquesa y le dice que si cazaran liebres o pajarillos ésto no hubiera ocurrido. Además por qué tienen que matar a un animal que “...no ha cometido delito alguno.”

Aquí el duque le corrige porque “...la caza de monte es el más conveniente y necesario para los reyes y príncipes que otro alguno”. La caza es como la guerra, “...hay estratagemas, astucias, insidias... Se padece frios grandísimos y calores intolerables...” Sigue alabando las cualidades de ese deporte diciéndole a Sancho “...cuando seais gobernador, ocupaos en la caza y vereís como os vale un pan por ciento”. “Eso no—respondió Sancho--: el buen gobernador, la pierna quebrada y en casa. ¡Bueno sería que viniesen los negociantes a buscarle fatigados, y él estuviese en el monte holgándose! ¡Así enhoramala andaría el gobierno!” Piensa que la caza y los pasatiempos serían mejor “para los holgazanes que para los gobernadores” (¡qué crítica más certera!) que el se entretendrá “...en jugar al triunfo envidado, las pascuas y a los bolos los domingos y fiestas, que esas cazas ni cazos no dicen con mi condición ni hacen con mi conciencia”. El duque le dice que así sea porque del dicho al hecho hay gran trecho. Sancho se lanza de nuevo con una sarta de refranes, lo cual enfurece a nuestro Quijo “¡Maldito seas Sancho...cuando será el dia, donde yo te vea hablar sin refranes una razón corriente y concertada!”

Entra la noche, y al alba ya aparecen los personajes de las burlas entre gran algarabía de trompetas, cornetas, tambores e “infinitos lelilíes”que dejaron pasmado al duque, suspendida a la duquesa, admirado a don Quijote, temblando a Sancho. Primero el Diablo que anuncia al Caballero de los Leones que “son seis tropas de encantadores que sobre un carro triunfante traen a la sin par Dulcinea del Toboso. Encantada viene con el gallardo francés Montesinos a dar orden a don Quijote de cómo ha de ser desencantada la tal señora”. Luego aparecen el “sabio Lirgandeo”, “el sabio Alquife” “el hombrón robusto y de mala catadura Arcalaús” todo esto dentro de un ruido infernal de “cornetas, cuernos, bocinas, clarines, trompetas, tambores, artillería, arcabuces y sobre todo el temeroso ruido de los carros...” .

“Y luego se oyó otro, no ruido, sino un son de una suave y concertada música formado, con que Sancho se alegró y lo tuvo de buena señal” Le dijo a la duquesa (que no se apartaba de él ni un segundo) “Señora, donde hay música no puede haber cosa mala”.


Seguiremos con el capítulo XXXV.







20 comentarios:

BIPOLAR dijo...

Querida Merche, esto no sé si podré leerlo porque yo no doy más de sí. Sé que me estoy perdiendo entradas maravillosas relacionadas con El Quijote, pero nuestro grupo de lectura ha crecido tanto. ¡Lo cual es una maravilla! De cuando en vez asomaré la nariz por tus comentarios quijotescos reservándome para tus otras entradas.

Un beso querida amiga

Señor De la Vega dijo...

Sí mi Señora, lo que irrita a Don Quijote son la ristra de refranes y no las verdades como puños que su escudero lanza a los holgazanes Duques.
Cervantes, ahonda en su retórica a través principalmente del sincero Sancho, mostrando al REY DESNUDO, frente a quien quiera verlo.
La representación que llegará después en el bosque, vuelve a evidenciar el esfuerzo en florituras que gastan los poderosos en engañar al débil, pero de fondo, serán solo cantos de sirena de Señores decadentes.
Besos y Suyo mi Señora, Z+-----

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Quiero agradacerte que dediques un rincón semanal para tus comentarios del Quijote. Como saben tus lectores, estás en esta locura desde su inicio y eres una de sus máximas animadoras. Ahora, además, se podrá enlazar tu blog de forma quijotesca. Mil gracias, Merche. Y mil besos.

Cornelivs dijo...

Estupendo tu comentario, y buena la incitiva de los viernes. Yo tambien hago lo mismo.

Besos...!

pancho dijo...

Por fin te decidiste a poner el comentario en tus soles y lunas.(It was high time, not moon)
El hecho de que los duques utilicen tantos recursos para impresionar a DQ y S también puede tomarse como el triunfo de la propia novela. Cervantes es consciente del éxito que ha tenido la primera parte y sospecha la aceptación de la segunda, ¡que no falte de na!

Sobre los grabados: En Internet hay de todo. Lo único que tienes que hacer es buscar en Google Imágenes, tener paciencia para buscar y encontrar lo que te guste. Lo demás ya sabes cómo funciona, ya has subido muchas fotos al blog.

Me encanta pasar por experto cuando soy un novato en estos asuntos. Tiene que ser fácil cuando hasta yo lo manejo.

Myr dijo...

¡Bravo MERCHE por tu iniciativa y enhorabuena!

Besos

amelche dijo...

Es que, si tuvieras que traducir todo eso al inglés...

Silvi (reikijai) dijo...

Como siempre...Genial. Espero me de el tiempo,Merche,para llegar a leer todos.Últimamente me es engorroso …debo muchas visitas. Besitos. Silvi.

Merche Pallarés dijo...

BIPO, te entiendo y te perdono. No te preocupes, querida. Besotes, M.

SEÑOR DE LA VEGA, ¡gracias por su comentario tan certero! Y, sí, como le leí en su comentario en LA ACEQUIA ¡Sancho for President! Al fin y al cabo es el más cuerdo de todos... A sus pies, M.

PEDRO, no sé si mis comentarios semanales serán un poco (o muy) agobiantes para nuestros seguidores pero ¡con tal de estar enlazada! Gracias por tu consejo y el de PANCHO que tambien me lo dijo hace tiempo. Besotes, M.

CORNELIVS, gracias y lo sé que tu haces lo mismo porque te leo... Besotes, M.

PANCHO, supongo que será fácil pero yo he ido a Google y he pedido grabados y me han salido todos los de Doré pero cuando voy a publicarlos me sale lo del HTML que no lo acepta. Explícame como lo haces tu, porfa. Besotes, M.

MYR, gracias pero no quisiera agobiaros. No hace falta que me hagais comentarios porque al fin y al cabo lo mio son simples resúmenes. Besotes, M.

AMELCHE ¡¿Te imaginas?! Horror. Besotes, M.

SILVI, lo entiendo y como le digo a MYR no hace falta que me hagais comentarios. Ya somos muchos y es árduo y difícil seguir a todos. De todas formas gracias por tu apoyo, querida. Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

`Tù no seràs la ùltima en publicar, querida amiga. Este revulsivo lo hace en Sàbado o en Domingo: cosas de los autònomos, gajes el oficio.
Por ello, no sè si habràs observado, que me muevo sòlo en findes o festivos.

Me llevo, como de costumbre, tu texto impreso y luego nos vemoosssss

Paco Cuesta dijo...

Sancho está manifestándose como un analista muy certero de la situación, junto a sus absurdos aparecen con frecuencia frases geniales.

Merche Pallarés dijo...

ANTONIO AGUILERA, sí que me he percatado que tu apareces los findes. Pero, por lo menos, apareces. ¡Gracias! Besotes, M.

PACO CUESTA, Sancho, en el fondo, era MUY sabio. Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Asun dijo...

Pues yo, como ya dije en el blog de PEDRO, como estoy recién incorporada a la lectura, estos capítulos todavía me quedan muuuuuuyyyyyyy lejos, así que de momento no lo leo, por lo tanto no opino. Tal vez mas adelante cuando llegue...

Besos

Merche Pallarés dijo...

ASUN, para ayudarte, si quieres, a ponerte al dia te sugiero que leas todos mis resúmenes de los capítulos que ya he hecho en el blog de PEDRO. Te perderás los últimos que no he hecho desde el 15 de Dic. pero hasta esa fecha he hecho resúmenes de todos. Tu busca y encontrarás. Besotes, M.

MeTis dijo...

niña, y si nos cuentas algo tambien de tu viajecito?

un beso wapa.

Merche Pallarés dijo...

METIS, no hay mucho que contar sobre mi viaje a Madrid (comilonas familiares) y a Barcelona (buscar casa y operación de juanete). No es muy interesante, que digamos. Besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

Encantada de leer tus comentarios quijotescos en este blog solar y lunar.
Estos duques no reparan en gastos para montar su burla.Fuego, instrumentos,lelilíes moros, ...perfecta representación.Pero Sancho pilla detalles como el del diablo que habla de Dios y su conciencia.Buena gente hay en el infierno, dice con guasa el escudero. Pero se cree lo de la ínsula. Cree lo que quiere creer.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA, efectiviwonder, Sancho, muy cuco, cree lo que quiere creer. Eso de los "lelilíes" me ha encantado. Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

Tildas de pèrfidos a los duques y te doy toda la razòn: mira que tratar asì a nuestros "hèroes".
Yo en alguno ocasiòn tambièn los he tratatado de hèroes a nuestro Quijote y a Sancho. No recuerdo que ningun otro comentarista lo haya hecho; conque choca esa mano por coincidir.

Eso de deajr al Rucio a su suerte no me ha gustado. Seguro que de haber sido el àrbol màs grande lo hubiera subido con èl. De todas formas el borriquete no le teme ni al oso negro y se espera a que su amo baje: eso sì que es fidelidad, no lo de las mujeres de hoy en dìa (Um! me parece que la +ultima expresión quizás sobre).

No me gusta que maldiga don Quijote a Sancho porque diga una sarta de refranes. Sancho es un colega legal que en más de una ocasión ha expresado el cariño por su amo.

Capítulo bastante divertido, verdad Merche?; pero creo que el siguiente no le va a la zaga.

Besos grandes muchacha

Merche Pallarés dijo...

ANTONIO AGUILERA, lo del borrico sí que es fidelidad. Tienes razón. Lo de las mujeres sí que algunas son más casquivanas que antes pero seguro que las hay muy fieles ¿tu Mildred, por ejemplo? Me ha gustado mucho tu comentario quijotesco. Gracias, querido Antonio. Muchos besotes, M.