sábado, 22 de diciembre de 2012

HEMOS SOBREVIVIDO / WE'VE SURVIVED



Como parece ser que hemos sobrevivido al apocalipsis maya...  Os deseo disfruteis de estas fiestas con vuestros seres queridos y tengais un año 2013 más próspero que éste...

¡¡FELICES FIESTAS!!

------------------------------------------------------------------------------

It seems we've survived the Mayan apocalypse...  Therefore, I want to wish you a very Merry Christmas and a Happy New Year!

HAPPY HOLIDAYS!!


domingo, 25 de noviembre de 2012

FERNANDO


Vuelvo de nuevo al blog porque no quiero que desaparezcas de nuestras vidas sin decirte lo mucho que te hemos querido todos, tus ex, tus hijos, nietos, bisnieto, hermanos, sobrinos. Has sido un gran padre, un gran compañero, un gran amante y un gran amigo.  Descansa en paz querido Fernando.

Aparte de mi querido Fernando también ha desaparecido esta semana nuestro querido Tucci.  Que la tierra les sea leve a los dos.



jueves, 15 de noviembre de 2012

VUELVO



Hago una excepción en la ausencia de mi blog para hacerle un favor a mi querida bloguera MARINA del EN EL UMBRAL DE LA NOCHE que nos ha retado a hacer un relato sobre la foto expuesta.  Ahí va mi humilde colaboración:

¡BAAAANG!  El disparo alteró la paz y silencio de una noche que era, aunque tormentosa, normalmente pacífica.  Al principio O pensó que se trataba de un trueno y no le prestó más atención hasta que escuchó el ulular de unas sirenas que se acercaban.  Pararon delante de su casa.  Sorprendida, se levantó, se puso la bata de boatiné y se asomó a la ventana, corrió un poco el visillo y cual no fue su sorpresa cuando vió al vecino del quinto en calzoncillos sosteniendo en su mano derecha un revolver aún humeante  (la lluvia había amainado)  y en un visible estado de shock.  Rápidamente la policia le desarmó, le puso una manta encima y lo introdujeron en el coche policial.  Pero ¿quién y dónde estaba la víctima?  Misterio.

martes, 16 de octubre de 2012

¡ADIOS! por ahora... GOODBYE! for now...



 




Mi blog ya ha cumplido cinco años y, por ahora, me voy a tomar un descanso.  Visitaré los vuestros y trataré  de dejaros un mensaje como siempre.  Muchísimas gracias por haberme acompañado todos estos años.  Hasta pronto.

-------------------------------------------------------------

My blog is already five years old and for the time being I'm taking a rest.  I will visit your blog(s) and will try to leave a message as always.  Thank you for accompanying me all these years.   Read you soon!

jueves, 11 de octubre de 2012

EL LECTOR DE JULIO VERNE (FIN)







No quiero dejar pasar en este final,  la inventiva andaluza con los nombres:  Filo la Rubia, Fernanda la Pesetilla, María Cabezalarga, Isabel Mariamandil, Julián Cabezalarga, Remedios Saltacharquitos, Juan el Pirulete, "Comerrelojes", "Pilatos" "Michelín" "Fingenegocios" "Mediamujer"...

Pero ya tenemos a Nino hecho todo un hombretón (me lo imagino como en la foto que encabeza este escrito).  El personaje es real y se llama Cristino Pérez Meléndez.   De mayor, se une al partido comunista con el mote de "Carajita" y se casa con su compañera Maribel.  Estuvo en Granada trabajando en la clandestinidad durante trece años "habían estado a punto de cogerme varias veces pero siempre me había salvado un sexto sentido, una intuición inexplicable para todos los que no se hubieran criado en un pueblo como Fuensanta de Martos, en una época como la segunda mitad de los años cuarenta.  Yo había abandonado el monte, pero el monte nunca me había abandonado a mi." Hasta que al final le cogen y le caen 20 años, aunque luego quedaron en dos y medio porque le pilló cerca la muerte de Franco y la amnistía política de 1976.   También da, despues de muchos años sin verse, con Pepe el portugués.  "En las primeras elecciones democráticas, José Moya Aguilera, alias  Pepe el portugués, alias Francisco Rojas, alias Juan Sánchez, alias Miguel Montero, alias Jorge Martínez, alias Camilo, ocupó el primer lugar de la lista que presentó el Partido Comunista de España por la provincia de Jaén, y en la que mi nombre ocupaba el último lugar."  (Fin)

jueves, 4 de octubre de 2012

EL LECTOR DE JULIO VERNE (3)




Lectura colectiva de "El lector de Julio Verne" de Almudena Grandes en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés)
------------------------------------------------------------------------
Joint reading of Almudena Grandes' "The Jules Verne reader" in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation)
------------------------------------------------------------------------


Nino va descubriendo la vida.  El amor, cuando observa al malvado Ramis besándo tiernamente a su amada esposa y ¡hasta pintándole las uñas de su pie maltrecho! o cuando Pepe el portugués está jugueteando con  su querida del cortijo de las mujeres donde está Dña. Elena.  También descubre los amores ilícitos entre uno de los guerrilleros de los montes y otra residente del cortijo.  Al final él también acaba enamoriscándose de Elena la nieta de Dña. Elena...  Pero también descubre el odio.  Cuando la matriarca del cortijo le echa en cara que su padre ha matado a su hijo.  Nino se revuelve y le entra un odio que gracias a Pepe el portugués logra encauzar para no atizar más leña al fuego paterno/filial.  Nino se sosiega y sigue observando y escuchando.  Oye los horribles gritos de los torturados en ese cuartel de paredes de papel.  Se da cuenta que algo no va bien y que él no quiere ser parte de ese mundo cuando sea mayor.  Eso lo tiene muy claro y, especialmente, las lecturas a las que ha tenido acceso le han abierto mucho los ojos.  (Continuará)

jueves, 27 de septiembre de 2012

EL LECTOR DE JULIO VERNE (2)


Lectura colectiva de "El lector de Julio Verne" de Almudena Grandes en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés)
------------------------------------------------------------------------
Joint reading of Almudena Grandes' "The Jules Verne reader" in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation)
------------------------------------------------------------------------

Nino por sugerencia de Pepe el portugués acaba yendo a clases de Dña. Elena, maestra repúblicana que vive, con su nieta Elena, en un cortijo repleto de rojas, viudas y solteras.  Con ella aprende  a escribir a máquina, francés y más literatura porque tiene una biblioteca maravillosa en cajas de frutas apiladas debajo de un altillo:  "El origen de las especies"; "Don Quijote de la Mancha"; "Novelas Ejemplares" y un largo etcétera de los clásicos más clásicos y aunque se ha tragado casi todos los libros de Julio Verne,  se queda colgado con "Robinson Crusoe"...  Mientras tanto en el pueblo han matado a "Cencerro" uno de los maquis más buscados.  Pero aunque "Cencerro" haya desaparecido físicamente, su espíritu sigue revoloteando y muy vivo por esos montes agrestes del sur de Jaén.  (Continuará)


jueves, 20 de septiembre de 2012

"El lector de Julio Verne"

JULES VERNE


Lectura colectiva de "El lector de Julio Verne" de Almudena Grandes en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés)
------------------------------------------------------------------------
Joint reading of Almudena Grande's "The Jules Verne reader" in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation)
------------------------------------------------------------------------

"El lector de Julio Verne" es una estampa de la época de la postguerra española en la provincia de Jaén.  Estamos en los años 40 y el que nos va a guiar es Nino, hijo espabilado de guardia civil que vive enclaustrado en el cuartel del pueblo, Fuensanta de Martos, mientras los montes alrededor son un hervidero de maquis (guerrilleros).  La suerte de Nino es conocer a Pepe el portugués, hombre misterioso que vive como un anacoreta  en una cabaña pero quien le despierta la curiosidad por la lectura, descubriéndole a Julio Verne. (Continuará)

P.D.  Perdonad que sea tan escueta pero no puedo estar a la altura de mis estupendos compañeros/as de lectura.  De todas formas tiendo a resumir bastante.  Es mi sino :)

martes, 18 de septiembre de 2012

INFORME #2



VISITA CINEASTA ANTOINE - 2 de mayo, 1999

GUÍA:  Mercedes Pallarés

Me encontré con el "famoso" Antoine en el Hotel Torre del Mar a las 09:30.  Tenía aspecto de hippy trasnochado y ¡encima! con dentadura postiza...., fuimos en coche de alquiler, el cámara Christian, el editor Nick, Antoine (la estrella) y yo a San Jorge donde estuvieron filmando la iglesia; me preguntó si había algo típico, alguna fiesta en algun lugar de la isla.  Le dije que sí que en Sta. Eulalia había un desfile de carros antiguos.  Esto le entusiasmó; entonces compré "Es Diari" (el Diario de Ibiza...) en San Jorge y vi el horario del desfile (a las 12:00 pero en realidad fue a las 14:00) y el baile payés a las 12:30 (14:30).  Quedamos que iríamos a Sta. Eulalia.  Después de filmar la iglesia, fuimos a las Salinas donde también filmaron unas tomas.  A todo ésto ya eran las 11:30 y nos dirigimos como rayos a Sta. Eulalia.  Allí estuvimos hasta las 16:00 donde filmaron a los carros reunidos antes del desfile, el desfile y posteriormente los bailes.  En un momento dado (cuando los carros estaban reunidos en un descampado) Antoine me preguntó si sería posible filmar a algun hippy.  Le dije que los hippies ya iban para la tercera edad y que de los verdaderos quedaban muy pocos, cuando de repente apareció Mora.  Mora es un personaje de Ibiza de hace treinta años (ver entrevista...) siempre muy vistosa con sus atuendos originales y sus sombreros y allí estaba con un vestido muy hippioso que resaltaba su--aún--espléndida figura a pesar de haber cumplido sesenta años, y con su sempiterno sombrero.   Le pedí por favor si podría posar para la cámara lo cual hizo con gran amabilidad porque me conoce de toda la vida.  Antoine quedó más entusiasmado todavía.  Mientras tanto los franceses que merodeaban por allí, le reconocían al instante o sea que sí es famoso en su casa.  Según me dijo estaba haciendo un documental sobre todas las islas del Mediterráneo para el canal de viajes de la televisión francesa que posteriormente venderían al Travel Channel de los U.S.A.  Creo que a Ibiza le tocará un minuto de fama.

Una vez filmada toda la fiesta subimos al Puig donde filmaron la iglesia.  A todo ésto no habíamos comido aún (eran las 16:30) y yo, ingenua de mi, le pregunté qué pensaba hacer para comer y le sugerí "Sa Punta".  Con un gesto horrorizado me dijo que no, de restaurante nada; que comeríamos algun sandwich porque había que aprovechar el sol.  Total que fuimos al Bar Anita de San Carlos donde comimos una tapa cada uno con un botellín de agua (el segundo que bebimos en todo el día).  Filmaron la iglesia.  Continuamos nuestro periplo hasta Cala Nova porque querían filmar una cala salvaje y me acordé que Cala Nova estaba cerca y era bastante salvaje.  Les gustó y estuvieron un buen rato filmando.  A todo ésto ya eran las 19:00 y querían filmar algun acantilado antes de que se pusiera el sol.  Les llevé a Sta. Inés a los acantilados de Ses Margalides (en el camino paramos en Sta. Gertrudis y vieron el Bar Costa).  Bajamos por las rocas hasta divisar Ses Margalides (a todo ésto yo de ayudante llevando el escobón que usan para el sonido).  Este paraje también les apasionó y estuvieron rodando hasta casi la total puesta de sol.  Regresamos a Ibiza via San Antonio (sin parar).  Me depositaron en Juan XXIII a las 21:30.  Antoine por lo menos se dignó a darme la mano y las gracias.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

INFORMES


Revisando unos papeles que tenía en mis archivos, me encontré con varios informes que en un momento dado hice para el Fomento de Turismo ibicenco.
Cuando el Fomento me contrataba para acompañar a periodistas extranjeros o agentes de viaje, al finalizar la excursión tenía la costumbre de proporcionarles con un resumen de cómo había ido la excursión.  (Sin traducción al inglés) (Without an English translation.  Sorry, I'm becoming too lazy...)

VISITA AGENTES PORTUGUESES - 10 y 11 de junio, 1998

GUÍA:  Mercedes Pallarés

El primer día recogimos a los nueve agentes y a un periodista en el aeropuerto.  Muchos iban dormidos debido a la juerga de la noche anterior en Palma, menos el periodista.  Desayunamos en "Malibú" de Salinas.  Casi todos pidieron café con leche, algunos croissants y uno pidió un sandwich de jamón y queso.  Tuvieron tiempo de bañarse lo cual les alegró bastante.  Visitamos la ciudad y los que iban dormidos (los dos gordos y dos de las chicas) no tuvieron más remedio que estar atentos ya que ibamos a pie.  Les gustó mucho la ciudad.  De vuelta en el autobus visitamos la isla pero los dos gordos y dos de las chicas seguían durmiendo aunque intentaban camuflarse detrás de sus gafas de sol.  Uno de los gordos llegó a roncar.  Paramos en Sta. Eulalia a comer en "Sa Punta".  La comida exquisita y el servicio impecable.  Les llevamos de vuelta al hotel para que durmieran la siesta menos al periodista que le dejamos en la ciudad porque quería sacar fotos y pasear por su cuenta.  ¡Menos mal que el periodista estuvo atento a todas las explicaciones!  El chofer de Union Express, Jacinto, muy atento.

Al día siguiente fuimos en el ferry a Formentera.  En la visita a Formentera también algunos iban dormidos pero menos que el día anterior.  Especialmente uno de los gordos (el de Oporto) ni siquiera se despertó cuando paramos en La Mola.  Una vergüenza y una falta de educación tremenda.  Pero este detalle es muy típico del carácter portugués ya que tienen una relación de amor/odio muy extraño con España en general.  El que estaba al tanto de todo fué el periodista, gracias a Dios.  En la travesía y en Formentera no pararon de contarme la cena fabulosa que tuvieron en "C'an Alfredo".  Les encantó.  De hecho cuando paramos a comer en "Es Molí de Sal" no tenían mucha hambre.  La comida, como siempre, deliciosa y el servicio estupendo.  De regreso a Ibiza en el ferry iban la mar de despiertos, cantando y contando chistes.

domingo, 2 de septiembre de 2012

SCHOPPI



Entrevistas en el "Diario de Ibiza" - 2001 - Sin traducción al inglés.

------------------------------------------------------

Interviews in the Ibiza Journal -2001 -  Without an English translation.
------------------------------------------------------

He querido acabar, por ahora, esta serie de entrevistas con un personaje entrañable de Formentera.  El último hippy de la isla:  Schoppi.  Un alemán nacido en Berlín pero que vive en la pequeña Pitiusa desde 1969, que sigue con sus pelos largos rubi-canos, su pañuelo en la frente anudado atrás, y sus vestimentas originales e inconfundibles del hippismo.  Es un gran artista plástico y sus esculturas coloridas se encuentran por toda la isla:  peces, flamencos, una media luna en topless (con pechos)...  Estoy en su casa-estudio estilo "Hansel y Gretel", pero en vez de con caramelos está decorada con sus piezas de cerámica.  Tiene unos ojos azules de mirada electrocutante.  Un hombre maduro que aún conserva su atractivo.

"FORMENTERA ES MI TIERRA, DE AQUÍ NO ME VOY"

¿Por qué recalaste en Formentera en 1969?

No lo sé, la verdad.  Primero llegué a Ibiza y en compañía de unos amigos decidimos venirnos aquí.  Al principio pensé que era una locura porque no sabía qué era Formentera, pensaba que era una roca y nada más.  Luego al pisarla me gustó mucho y decidí buscar una casa para pasar temporadas y así compaginarlo con mi trabajo en Alemania.

¿En Alemania qué haces?

-  Trabajo en publicidad, haciéndo "spots" de coches de diferentes marcas.  Me encargo más que nada de la iluminación.

En Formentera eres más conocido por tus esculturas, ¿cómo y cuándo empezaste con esta actividad?

-  Empecé hace treinta años utilizando lo que yo llamo "cemento pobre".  Lo llamo así porque en las ciudades el tratamiento de esta materia con bloques es diferente y lo mío es más una especie de arcilla.  El interior de las esculturas las relleno con basura, concretamente plástico.  Voy por las playas y recojo todo lo que encuentro, botes de bronceador, botellas de agua, todo me sirve.

¡Qué suerte tienen en Formentera que les mantienes las playas limpias!

-  Pues sí (risas).

¿Qué cambios has notado en la isla en estos últimos treinta años?

-  Todo cambia, es lógico.  Aquí la gente vivía más del campo, de su propio trabajo.  Ahora se vive del turismo, que da más dinero y menos trabajo.  El tiempo cambia, nadie es el mismo.  En todo el mundo pasa igual.

Como conocedor de la idiosincrasia alemana,  ¿qué es lo que buscan tus compatriotas cuando vienen? 

-  El sol, las playas y la naturaleza.  Los alemanes que vienen a Formentera, menos ahora que hace diez años, conocen la diferencia que existe con respecto a Ibiza y casi todos repiten.  Les gusta el cambio de pasar de vivir en sus ciudades con coches, ruido, polución, etcétera, y llegar a un lugar tranquilo donde pueden ir en bici y relajarse.  De todos modos la bici ya va siendo sustituida por los coches, lo cual es una lástima.

Ahora el turismo mayoritario en la isla es el italiano.  ¿Qué opinión te merece?

-   Me gustan porque saben disfrutar de la vida, por ejemplo les verás a todos en la playa contemplando una puesta de sol mientras que a los alemanes, no.  Ahora lo de los "motorinos" es horrible, aunque es debido a que se recorren la isla palmo a palmo mientras que hay alemanes que ni siquiera conocen el faro de la Mola, el Cap de Barbaría ni Espalmador y eso que vienen de vacaciones desde hace ¡treinta años!

Volviendo a tus esculturas, casi todas son de animales ¿por qué?

-   Porque aquí existe un animal muy importante y que es todo un símbolo de la isla:  la lagartija.  También hago serpientes aunque no existan.  Todos los animales que hago son exagerados, fantásticos.  Los colores que uso también son muy importantes, son contrarios a los tonos que hay en Formentera, son muy llamativos y artificiales, justamente para provocar el contraste.

También has hecho figuras de payesas y payeses.

Sí, además les doy a cada una un nombre.  Por ejemplo, una es la Dama de Migjorn, otra la Dama de Illetes, porque todo el plástico que he encontrado lo he buscado en esos lugares.  También está la Señora del Tanga que tiene dentro cuatro baterías de coche.  Es una forma de reciclar.  A mi arte le llamo "pobre" porque la arcilla es barata y el plástico lo recojo en las playas.

¿Tienen éxito tus obras?

Pues sí, hay mucha gente que las tiene en sus jardines e incluso hay personas que se las llevan a Alemania.  El peso no es problema; siempre se puede buscar la forma de transportarlas.  En Alemania gusta mucho este trabajo por sus colores y la fantasía de las piezas.  Además como el país es muy duro, todo es gris, no hay sol, siempre llueve, a la gente le gusta este tipo de colores llamativos.

¿Seguirás viviendo en Formentera?

-  Esta es mi tierra, de aquí no me voy.  Amo Formentera.





domingo, 26 de agosto de 2012

PEDRO ROYO EGUIZÁBAL


Entrevistas en el Diario de Ibiza- 2001- (sin traducción al inglés)
--------------------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal -2001 - (without an English translation)
--------------------------------------------------

Pedro Royo Eguizábal, un riojano logroñés, amante de los placeres de la vida como son el buen comer y el buen beber, cuyos ojos verdes reflejan inteligencia, bondad y generosidad, es el que originalmente puso el nombre de Ibiza en el mapa de Inglaterra.  Ahora  nos lo cuenta en la entrevista que tuvo lugar en el bellamente renovado Hostal La Marina del puerto.

"LA MODA ADLIB FUE EL GRAN DIAMANTE EN BRUTO QUE NUNCA SE LLEGÓ A TALLAR"

¿Cómo fue lo de la introducción del nombre de Ibiza en el Reino Unido?

.  Yo vivía en Londres y vine a Ibiza la primera vez en 1974 de vacaciones.  Me impresionó el  ambiente general de la calle, que era muy especial.  Regresé a Londres con la idea de lo que había visto.  Tenía una tienda de ropa vaquera en Chelsea, en King's Road concretamente, llamada "Revolver" y decidí cambiar la línea de ropa más al estilo de la que había visto en la isla y también cambié el nombre por "Ibiza".

¿De moda adlib?

Sí, venía a buscar ropa con regularidad, pero aquí no estaban preparados para el mercado exterior, por lo tanto organicé a unas cuantas modistas en Londres para hacer más o menos el mismo estilo, aunque lo diversifiqué con colores (la moda adlib era más bien blanca) y con influencias indias e indonesias, países que por cierto sí estaban más preparados para exportar.

¿Qué te pareció la moda adlib?

-  Era una mezcla muy explosiva de ingenuidad y sensualidad.  Siempre he pensado que la moda adlib fue el gran diamante en bruto que nunca se llegó a tallar.

Seguiste con tu tienda en Londres ¿cuánto tiempo?

-  Esa fue la primera, luego tuve una cadena de catorce tiendas "Ibiza" por toda Inglaterra, Escocia y también Irlanda.  Como yo diseñaba (había hecho un año y medio de Bellas Artes en Logroño), monté unos almacenes "Ibiza Manufacturing" en Birmingham, en Londres y en Düsseldorf, de donde se vendía al por mayor, al final también vendí franquicias con el nombre de "Ibiza".  De hecho, cuando se lanzó el Seat Ibiza en el Reino Unido me llamaron para hacerla conmigo porque aprovechaban la fama que había conseguido con el nombre.  También  la revista "Model Magazine" todos los años escogía la modelo del año y todas las aspirantes iban vestidas con nuestra ropa o sea que "Ibiza" se identificaba enseguida, sin siquiera ver la etiqueta.  También a la modelo ganadora le regalaban un Seat Ibiza.

¿Cómo es que abandonaste todo y te instalaste en la isla?

A finales de los ochenta hubo una recesión en Inglaterra, entonces me planteé dónde quería estar, y como aquí ya me había hecho una casa a principios de los ochenta, decidí venir.  Monté una tienda en el Carrer d'Enmig de la Marina y un almacén de venta al por mayor en la calle Figueral.  Aunque al principio venía solo los veranos porque en Madrid también tenía un almacén en la calle Tirso de Molina.

Ahora ya vives aquí permanentemente, ¿desde cuándo?

Hacia 1999 decidí que lo que realmente me tiraba era Ibiza y ya me instalé definitivamente cuando adquirí el Hostal "La Marina" del puerto.

Bueno, ¿y qué te parece?

-  Me parece que hay otra industria muy importante que se está echando a perder:  la música.  Recientemente he estado en Pekín y sorprendentemente en una zona de bares musicales ponían la música de Ibiza, por cierto en muchos lugares del mundo  "Ibiza" es más conocida que España...  Ahora mismo se está repitiendo la misma historia que pasó con la moda a nivel musical y turístico porque la música no se produce ni se exporta desde aquí, sino que la realizan y producen en Inglaterra u Holanda.  Una lástima.  Otra cosa, por ejemplo tenemos algo fantástico como es la zona antigua de la ciudad, especialmente este barrio de la Marina que no se está aprovechando al 100%.  Es una pena que un casco antiguo tan bonito esté dejado de la mano de Dios y de los políticos.

¿Quizá ahora hay esperanzas con el nuevo consorcio del patrimonio que se ha creado, no crees?

-  Sí, tengo entendido que realmente en un futuro inmediato va a haber unos cambios sustanciales en los cuales yo estaré encantado de colaborar y hacer todo lo necesario  para que así sea.

¿Y la polémica Eivissa/Ibiza?

-  Yo dejaría el nombre tal y como está porque no hace falta complicar más las cosas.





 

 


lunes, 20 de agosto de 2012

MARY COOPER


Entrevistas en el "Diario de Ibiza" 2001 - sin traducción al inglés.
-------------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal, 2001 - without an English translation
-------------------------------------------

Mary Cooper es una bella y coqueta dama londinense de bellos ojos azul claro que llegó a la isla en los setenta.  Durante años fue locutora del programa de radio inglés de la inolvidable Radio Popular de Ibiza.  Me recibe en su preciosa casa payesa, rodeada de plantas y flores.  Nos sentamos en el amplio salón con la chimenea encendida.  En un momento dado me enseña el resto de las habitaciones y tengo que decir que el cuarto de baño es como de "Las mil y una noches".  Una pasada.

"CUALQUIER LUGAR QUE HAYA MEJORADO EN SERVICIOS ESTÁ DETERIORADO EN OTROS SENTIDOS"

Mary, antes de llegar a Ibiza vivías en Roma.  ¿Qué te trajo por aquí?

Vinimos porque mi marido estaba enfermo y el médico le aconsejó que se fuera a un lugar de aire más puro.  Decidimos venir aquí porque ya conocíamos la isla; habíamos venido de vacaciones varias veces.  En principio nos ibamos a quedar sólo seis meses pero, aunque mi marido no mejoró, decidimos quedarnos.

¿Qué te pareció?

Al principio no me gustó nada porque yo adoraba Roma y estaba acostumbrada a vivir en grandes ciudades, París, Londres...  Cuando llegamos nos instalamos en esta casa que había pertenecido al actor inglés Nigel Davenport.  Jamás había vivido en el campo y mi idea de jardinería eran las jardineras de ventana, las macetas.  De repente me encontré sin electricidad, teniendo que sacar agua del pozo.  La verdad es que no era mi idea de una buena vida aunque la casa es muy pintoresca, la parte más moderna tiene doscientos años y la vieja ni te cuento (risas).

Pero veo que sigues aquí...

-  Sí y ahora la adoro.  Es una de las más bonitas de la isla, claro que la reformamos, ahora tiene electricidad, agua, piscina.  Muy habitable.

¿Cuándo te enamoraste de la isla?

Cuando conocí a los ibicencos y a la gente tan maravillosa que vivía aquí, tan cosmopolita, personas con tanto talento e inquietudes artísticas, pintores, escritores, etcétera.

¿Te sigue gustando?

-  Me sigue gustando y no desearía vivir en ninguna otra parte aunque es importante alejarse de vez en cuando, pasa lo mismo con todas las islas pequeñas.  Cuando viajo, generalmente voy a Londres o a Tailandia porque aunque parezca increible, estoy emparentada con la familia real de ese país.

Veo que tienes fotos de la reina de Inglaterra y de Lady Di con tu nieta, pero ¿lo de Tailandia?

-  Mi prima carnal está casada con el hijo del rey.

Qué curioso.  Volviendo al tema de Ibiza, ¿qué te han parecido los cambios que han tenido lugar en estos últimos treinta años?

-  Cualquier lugar que haya mejorado en servicios está deteriorado en otros sentidos.  Ahora vivimos de manera más civilizada.  Se puede encontrar cualquier producto o cosa que se necesite.  Tenemos muy buena atención médica.  Recuerdo que siempre iba a Londres a ver al dentista y al médico.  Ahora no es necesario, tengo dentista y médicos excelentes aquí.
Los ibicencos han mejorado su economía enormemente; en un momento dado creo que no se fiaban mucho de los extranjeros pero ahora algunos de mis mejores amigos son ibicencos.
Habiendo llegado hace años por sólo una estancia de seis meses, estoy feliz de pasar el resto de mi vida en Ibiza.  No la cambiaría por nada.

¿Cómo llegaste a trabajar para Radio Popular?

-  Yo había trabajado para la BBC, así que un día llamé preguntando porque no había un programa en inglés y me contestaron que porque no había nadie que lo pudiera hacer.  Cuando les dije que había trabajado para la BBC, me contestaron que si podía empezar al dia siguiente (risas).  Trabajé para ellos hasta que el Diario de Ibiza me ofreció llevar un programa en inglés; fui "head hunted" (talento cazado) (risas).  Lo llevé hasta que se mudaron.  Luego trabajé para el Diario como editora de la edición inglesa que duró poco tiempo.

Debes de tener montones de historias de la radio, cuéntame algunas...

-  Cuando trabajé aquí, entrevisté a todo famoso que llegaba a la isla, les llamaba y les pedía una entrevista, me sorprendía que fueran tan amables y tan dados a colaborar porque muchos estaban simplemente de vacaciones y pensaba que me mandarían a tomar viento, pero no,  siempre me contestaban: "Yes, how wonderful!"  (Sí, qué maravilloso).  Siempre estuvieron contentos y disponibles para hablar delante de un micrófono.

¿Entrevistáste a Sarah Ferguson, la Duquesa de York?

No, porque cuando venía no era famosa.  Aún no se había casado con el príncipe Andrés.  ¡Ojalá hubiera tenido poderes adivinatorios y le hubiera entrevistado!  ¡Menuda exclusiva! (risas).

¿Historias de tus días en la BBC?

-  Recuerdo cuando tuve que entrevistar a la escritora Nancy Spain.  Tenía un programa en directo   llamado "Woman's Hour" (La hora de la mujer) que aún existe, con más de once millones de oyentes.  Llegó la tal Nancy vestida de hombre, muy mari-macho, y tuvimos un pequeño ensayo antes de ir a comer porque el programa empezaba a las 14:00.  El tema era sobre la nueva ala que habían inaugurado en el British Museum.  A la hora del comienzo del programa llegó Nancy borracha como una cuba y cuando le pregunté qué le parecía la nueva ala, ella me contestó:  "Y, a ti ¿qué te parece?"  Total que tuve que improvisar durante quince minutos sobre el museo (sin haber visto el nuevo adosado) porque la señora Spain no daba pie con bola.  Fue mi mayor pesadilla (risas).

Debió de ser horrible, sí.  Ahora ¿a qué te dedicas?

-  He fundado el "Theatre Trust of Ibiza" un grupo de teatro inglés en Sta. Eulalia.  Estamos ensayando en "Las Dalias" un musical que, para cuando salga esta entrevista, ya habremos presentado en el Casino.  Estoy muy entusiasmada con este proyecto.


domingo, 12 de agosto de 2012

MAURICI CUESTA, "MAURI"


Entrevistas en el "Diario de Ibiza" 2001 - Sin traducción al inglés
--------------------------------------------
Interviews in the "Ibiza Journal" 2001 - Without an English translation
--------------------------------------------

Maurici Cuesta i Domínguez, más conocido como "Mauri", es un catalán recio y campechano que ha hecho muchísimas cosas en su vida:  diseñador gráfico e industrial, interiorista, serigrafista, fotógrafo, pintor y músico de jazz.  Fue co-fundador del "Hot Club; del "Club Armónica" de Barcelona y del primer club de jazz de Ibiza, "L'amfora", una cueva natural en Dalt Vila.  En 1957 fue miembro de la tripulación de la expedición "Junco Rubia Hong-Kong-Barcelona 12.000 millas" cuya misión era traer por primera vez en la historia un junco chino al Mediterráneo.

"LA IBIZA ACTUAL NO TIENE NADA QUE VER CON EL PARAISO QUE YO CONOCÍ"

Un hombre de muchas y variadas inquietudes, lleno de energía.  Nos encontramos en su local Arteca, en la carretera de San José, decorado con algunos de sus bellos cuadros y cantidades ingentes de fotografías.

Mauri, ¿el junco chino duró mucho tiempo en el Mediterráneo?

Se quedó en Barcelona durante muchos años al lado de la caravela Santa María y la gente lo iba a visitar.  Luego una productora de cine lo compró y se lo llevó, creo que a Marbella y ya le perdí la pista.

¿Cuándo viniste a la isla?

En 1960 vine a pasar quince días de vacaciones y me quedé.


¿Qué fue lo que te impresionó tanto para quedarte así, sin más?

-  No existían clases sociales.  Ricos y pobres se sentaban en la misma mesa.  No existía discriminación.  Esto me llamó mucho la atención, también el hecho de que la gente no tuviera llaves de sus casas ni llevaran relojes.  El ritmo de vida tan placentera hacía que para citarte con alguien se dijera: "ens trobarem a sol post" (nos encontraremos a la puesta de sol) y ¡nunca fallaba! Te encontrabas con esa persona sin siquiera haber especificado el lugar de encuentro.  También era un paraiso para la pesca y no había contaminación.

¿Cuándo decidiste abrir L'Amfora?

En 1961.  Mi pasión siempre ha sido el jazz.  Originalmente, L'Amfora había sido una casa de pisos en Dalt Vila.  Al hacer obras descubrieron una pared que sonaba hueca, la tiraron y se encontraron con una cueva llena de escombros (sacaron más de cien carros de escombros) y allí es donde fundé mi primer club de jazz.  Al principio, por las tardes venían los beatnicks y los bohemios; por la noche había baile para los turistas.

¿También tocabas algún instrumento? 

-  Empecé tocando el contrabajo con Tete Montoliu, que era mi vecino en Barcelona, y luego lo dejé porque yo era muy malo (risas).  Me pasé a la armónica y gané, más bien ganamos, con el cuarteto Los Bascópulus, dos veces el campeonato de España.

Perdóname, soy muy ignorante, ¿qué significa Bascópulus?

El nombre viene de una pelicula americana cuyo título no recuerdo, en el cual el actor principal, Cary Grant, se llamaba Joe Bascópulos, el nombre nos hizo gracia y decidímos llamarnos así pero en vez de con la "o" al final pusimos una "u".

Tengo entendido que también colaboraste con el gran arquitecto Josep Lluis Sert.

-  Sí, diseñé los muebles de su casa en Cap Martinet.

¿Qué tal era como persona?

-  Era un hombre encantador, un hombre que sabía escuchar, nada presuntuoso ni pedante.  En la época era el decano de la Facultad de Arquitectura de Harvard y estaba considerado uno de los mejores arquitectos de España, también había colaborado con Le Corbusier.  Él hizo la urbanización de Cap Martinet y de hecho vienen estudiantes de arquitectura de todo el mundo para ver cómo es la integración de la arquitectura con el paisaje.  Él siempre decía que Ibiza era una isla hecha a medida del hombre.

Hiciste muchas cosas en Ibiza, aparte de abrir el primer club de jazz...

-  A partir de 1977 fui cofundador y presidente del cine-club Ibiza, también organicé el VII Congreso Internacional de Diseño Industrial ICSID en el puerto de San Miguel, diseñé varias portadas de la revista Eivissa del Institut d'Estudis Eivissencs, colaboré con este diario haciendo dibujos humorísticos y chistes, fui cofundador de la revista independiente de izquierdas UC en tiempos de la dictadura, también fui cofundador y vicepresidente de la primera escuela privada de izquierdas en la que ambos sexos estudiaban juntos, fue la defenestrada "Escuela Blat" en San Rafael y también co-fundador del primer partido nacionalista de Ibiza ENE (Esquerra Nacionalista Eivissa) que después de 1989 pasó a llamarse Entesa Nacionalista i Ecologista.  Actualmente soy presidente y fundador de la Associació Artística Cultural Arteca Club, un espacio dedicado a la promoción de toda clase de actividades relacionadas con el arte y la cultura, música, cine, pintura, etcétera.

¡Casi nada!  También se ve que tu hijo, Maurici, sigue tus pasos como regidor de turismo y de comercio del Ayuntamiento.  Ahora bien, tendrás bastantes anécdotas de aquella época.

Cuando llevaba dos días en la isla, todo el mundo sabía que había un catalán montando un bar en Dalt Vila.  El boca a boca funcionaba con extrema rapidez, casi más que ahora con tantos teléfonos (rie).  También recuerdo a un secretario del Ayuntamiento de Ibiza, que entró en el "Ebussus" a buscar a su mujer, que estaba jugando una partida de ramé, y dijo en voz alta:  "A ver las rameras, que vengan" (risas).

¿Qué te parece la Ibiza actual?

La Ibiza actual no tiene nada que ver con el paraíso que yo conocí.  Respecto a la diferencia entre la Ibiza de ayer y la de hoy, aparte de la degradación ambiental, sobretodo de las playas y el desbordado furor por el cemento, lo que creo más lamentable es la "pérdida de identidad" que va aumentando a medida que se va llenando de gente de todos los países que vienen a la isla a ganar dinero exclusivamente, sin importarles lo más mínimo y sin ningún interés en conocer su idioma, su cultura, historia, sus costumbres y sus gentes, que la mayoría se permite la desfachatez de criticar, lo que demuestra su pobre nivel cultural y su falta de educación y de respeto.  Mucha gente no se ha enterado aún de que Ibiza es ante todo Eivissa. 



 


sábado, 4 de agosto de 2012

ANNIE PINDELSCHMIDT


Entrevistas en el Diario de Ibiza -2001 (sin traducción al inglés)
---------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal - 2001 (without an English translation)
---------------------------------------

"EL MERCADILLO DE ES CANAR ANTES ERA OCIO Y AHORA ES NEGOCIO"

Annie Pindelschmidt, de padre belga y madre valona, es una mujer hermosa, alta, que aún conserva su aire hippy, con sus vestimentas y pelo largo.  Fue una de las pioneras del mercadillo de Es Canar y aún sigue vendiendo en el mismo, al igual que en el de Las Dalias.  Me recibe en su casa, decorada muy "sui generis"--yo diría que un poco anárquica como su dueña-- de altos techos y grandes ventanales, con una preciosa vista sobre Dalt Vila.

Cuando llegaste por primera vez, ¿sabías que Ibiza existía?

Sí, porque en 1962, mientras estudiaba en Madrid, ya oí hablar de ella, además vi la pelicula "More".  Adopté el movimiento hippy desde sus comienzos y viajaba a menudo a Marruecos.  En 1969, mi marido y yo vinimos a vivir aquí.

¿Cómo fue vuestra llegada?

Llegamos en avión al pequeño aeropuerto de entonces, que estaba lleno de buganvillas.  Nos fuimos directamente al "Clive's" y la primera persona que conocimos fue a Clive.  Nos instalamos en una pensión de Dalt Vila detrás del restaurante "El Portalón".  Al llegar me llamó mucho la atención la luz y me pareció el ambiente como si fuera una obra de teatro con todos sus habitantes estrafalarios, los actores.

¿Te quedaste?

-  Unos meses, porque en la época viajábamos mucho entre Marruecos, Torremolinos y aquí pero ya en 1973 nos quedamos definitivamente.  Vivimos en una casa payesa detrás de "Las Dalias".

¿Es cuando empezaste a vender en el mercadillo de Es Canar?

-  Sí, aunque siempre había vendido ropa que traía de Marruecos.  Recuerdo que al principio del mercadillo cuando no estaban los puestos adjudicados como hoy en día, había muchísimas peleas entre la gente para asegurarse un buen sitio.  Ya estas peleas no existen porque todo está hipercontrolado (risas).  En los años setenta cuando ganabas, digamos, entre 7.000 y 14.000 ptas a la semana, con ese dinero vivíamos todo el mes.  Lo solíamos celebrar como reyes, por cada billete de mil, una cerveza.  Ahora, el mercadillo se asemeja más a un "Corte Inglés".  Todo está muy organizado.  Antes era ocio, ahora es negocio.

¿Y qué te parece el mercadillo de Las Dalias?

-  Es más selectivo.  Hay un ambiente más de los años '70, más romántico.  También hacen la fiesta del "Namasté" (saludo hindú que significa bienvenida) cada miércoles en los jardines con música, espectáculo y comida que te retrotrae a la época hippy maravillosa.

Sin embargo ¿es cierto que 1975 fue un año trágico para ti?

-  Fue horrible porque mi marido murió a causa de una pelea que tuvo lugar después del desfile de Ad Lib de ese año.  Pensé en marcharme a Bali pero al final me quedé.  Viví en el piso que habíamos comprado en la calle de la Virgen.  Ahí estuve hasta 1979.  Pero en 1980, cuando la calle y el barrio empezó a degradarse--hasta entonces había sido una maravilla porque los niños podían jugar tranquilamente en la calle y existía un ambiente muy simpático todo el año--me mudé con mi hijo a Santa Gertrudis.

¿Debió de ser duro vivir sola en el campo con un hijo?

-  Era fantástico porque una se arreglaba muy bien sola.  Todo era muy fácil, casi no se necesitaba dinero.  Tenía un coche viejo que no tenía papeles ni seguro ni nada  De todas formas la casa siempre estaba llena de gente.

¿Te volviste a casar?

No, casarme nunca, ¡ni pensarlo! pero he tenido dos grandes amores, uno con un árabe de Túnez que parecía un emperador romano (risas) y otro con Pepe Queralt, alías "Pepe buen turrón", con quien sigo desde hace veinte años.

¿Cómo teniendo el espíritu hippy que aún conservas, puedes vivir en un lugar tan materialista?

La salvación para mi y mucha gente es ir a Oriente cada año, a la India, para salir de este mundo consumista en que nos vemos envueltos.  En la India tienes la oportunidad de encontrarte contigo misma, cosa que en Occidente es casi imposible.  El círculo infernal del culto al dinero ha hecho que se pierda el encanto y el valor verdadero de las cosas.

¿Qué piensas de Ibiza ahora?

-  La encuentro desastrosa.  Todo el mundo con prisas.  La Peña y el puerto que era, y es, lo más bonito de la ciudad me pregunto qué es lo que ha pasado para que esté como está.  Que se haya degradado hasta tal punto.  Todo se ha convertido en política e intereses.  Deberían rehabilitar todos los edificios de la Marina.  Recuerdo las camisetas que ponían "Ibiza 100% fun" (Ibiza 100% divertida) ahora debería ser "Ibiza 100% stress".  Ahora todo es política e intereses.  Una lástima.   

¿Piensas seguir viviendo aquí?

-  Siempre tendré un pie en Ibiza, además para los jóvenes que no han vivido lo que nosotros pues para ellos está bien y de hecho hay muchos que lo están haciendo muy bien.  Involucrados en la recuperación de la naturaleza, de la ciudad antigua, etcétera.  Nosotros puede que estemos desencantados, pero ellos quizá cambien las cosas.

      


jueves, 26 de julio de 2012

RAFAEL RODRÍGUEZ Y MARÍA VILLARROYA



Entrevistas en el "Diario de Ibiza" 2001 - (Sin traducción al ingles)
------------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal 2001 - (Without an English translation)
------------------------------------------

Rafael Rodríguez y María Villarroya son una pareja muy "sui generis" porque siempre se les ve juntos por las calles de Ibiza.  Tienen aspecto de ser pintores bohemios pero la realidad es más prosaica.  Rafael trabajó durante muchos años en el Banco Exterior y María se dedica a sus "labores", aunque en su Zaragoza natal fue propietaria  de la Librería Pons, centro de reunión de la vanguardia local.  Les he incluido en esta lista de personajes porque destacan dentro de la mediocridad ambiental actual.  Nos encontramos en el café de la interesante "Librería Azul", rodeados de fotos de Romy Schneider.

"EN IBIZA TODO EL MUNDO PUEDE CONGENIAR, SEAN PRÍNCIPES O VAGABUNDOS"

Por favor, contádme vuestra llegada a la isla.

- María - Yo fui la primera que vine en 1970 de vacaciones con una amiga.  Llegamos al pequeño aeropuerto  y me enamoré instantáneamente del lugar, recuerdo que le dije a mi amiga:  ¡Aquí vendré a vivir!  Me hizo mucha gracia que nada más bajar del avión alguien me sacó una foto que luego me regaló.  No sabía a cuento de qué me la había sacado (ríe).

¿Qué fue lo que más te llamó la atención al llegar a la ciudad?

-  La galería de Ivan Spence.  La encontré tan original que quedé anonadada.  También me sorprendió el ambiente tan cosmopolita que existía.

¿Qué pasó después de tus vacaciones?

- Volví a Zaragoza, y en 1971 conocí a Rafael.  Nos casamos en 1972.  Siempre le hablaba de Ibiza y de venir pero él no quería saber nada de islas ya que había vivido en Ceuta.  Por fin en 1974 le pedí como regalo que nos viniéramos de vacaciones.  Llegamos un domingo del mes de mayo temprano por la mañana.  Todo estaba cerrado.  No había un alma por la calle.  Fuimos al Hotel Montesol a reservar una habitación y nos dijeron que teníamos que esperar hasta más tarde para que nos la dieran.  Deambulamos por la ciudad desierta.  Rafael estaba desolado (habíamos venido por quince días) y dijo:  ¡Menos mal que es mayo porque si venimos en otra época ésto hubiera sido fatal!  Comimos en la única tasca que estaba abierta, una hamburguesa horrible (ríe).  Pero, en el fondo, yo sabía que Ibiza le iba a gustar.  Al llegar la noche, la cosa por supuesto cambió.  La ciudad empezó a vibrar, todas las tiendas abrieron.  El ambiente era estupendo.  Al día siguiente descubrimos las playas, la que más nos deslumbró fue Benirrás, tan tranquila y desierta, que durante muchos años ha sido "nuestra" playa.

¿Cuándo decidisteis vivir aquí?

-  Todos los años vinimos de vacaciones hasta 1986, cuando decidimos que era mejor mudarnos y tener nuestra base aquí para así poder ir de vacaciones a otros lugares.  Rafael solicitó el traslado del banco a Ibiza, que pensaba que no se lo iban a dar, pero para nuestra sorpresa y regocijo, se lo dieron.  En febrero nos instalamos.

Una vez instalados ¿qué recuerdos se os quedaron más grabados?

-  El carácter de los ibicencos.  En el banco recuerda Rafael que existía un gran compañerismo, sin rencillas ni envidias que tanto abundaban en otros trabajos que había tenido en la península.  Siempre se han portado maravillosamente con nosotros.  Recuerdo una vez que entré en una joyería y ví un reloj que pensé que le gustaría a Rafael porque hacía colección de relojes, pero no pensaba comprarlo.  No obstante, como era el 13 de febrero y al día siguiente era el día de los enamorados, pregunté el precio.  No era muy caro, así que me decidí comprarlo pero no tenía el suficiente dinero disponible (ésto, por cierto, ocurrió en 1990) y no quería pagar con tarjeta.  Les dije que volvería por la tarde.  De pronto me dijeron que eso no, que si lo quería me lo envolvían en papel de regalo y que pasase a pagarles cuando quisiera porque ¡ya me conocían de vista!  Ni en Zaragoza donde era más conocida, me hubiese pasado una cosa igual.

Actualmente ¿no pensais que la isla está demasiado masificada?

-  Todo el mundo está masificado, quizá se note más aquí porque es un lugar pequeño pero sigue siendo algo muy especial la convivencia que existe, el respeto, cada uno va a su aire sin meterse con el prójimo.  La mayor parte de la gente de todo el mundo que viene tiene amplitud de miras, no es de mente estrecha como ocurre en otros sitios.  Luego está el hecho de que no hay diferencias de clase.  Todo el mundo puede conocerse y congeniar, sean príncipes o vagabundos.  En Ibiza no es necesario el dinero para entrar en "sociedad", aquí siempre ha imperado la ¡persona! 

 

 

  


viernes, 20 de julio de 2012

ROSSETTA MONTENEGRO


Entrevistas en el "Diario de Ibiza" -2001 (sin traducción al inglés)
-----------------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal - 2001 (without an English translation)
-----------------------------------------------

"PARA MI LA NOCHE ES EL MÁSTER DE LA VIDA"

Rossetta Montenegro es la reina de la noche ibicenca, relaciones públicas de "Pachá", una mujer atractiva que no aparenta ni muchísimo menos la edad que tiene, y que tampoco voy a divulgar aquí...  Llegó a la isla en 1972 con su novio y posteriormente marido, el arquitecto Luis Cervera.  La entrevista transcurre en su coqueto piso de Marina Botafoch con excelentes vistas a Dalt Vila.


Rossetta, naciste en Venezuela, ¿cierto?

-  Sí, pero en 1969 me instalé en Madrid cuando trabajé para las Líneas Aéreas Venezolanas (Viasa) como encargada de los VIP's en el aeropuerto de Barajas.


¿Cuál fue tu impresión de Ibiza al llegar?

-  Mi primera impresión fue como si en otra vida ya hubiera estado aquí, como si una fuerza telúrica me hubiera traido de vuelta a mis raices, todo me era familiar y cercano.  Fue una sensación muy curiosa y de hecho sigo aquí.

Viniste de vacaciones pero luego te quedaste ¿por qué?

-  Porque a Luis lo nombraron delegado de la Dirección de Bellas Artes para Ibiza encargado de la restauración de la catedral y del museo arqueológico; por lo tanto conocí a todo tipo de gente involucrada con la cultura.  Fue una época maravillosa e interesante.

¿Dónde vivíais?

-  Al principio tuvimos un apartamento encima del "Mono Desnudo", luego otro en Sa Penya y al final vivimos en Can Ros, en Roca Llisa.

Luego os separásteis ¿qué hiciste después?

-  Bueno, eso de separarnos no es exactamente así, digamos que seguimos viviendo juntos pero no revueltos desde hace veinticinco años ya que tenemos un hijo maravilloso.  Yo empecé a trabajar como relaciones públicas en el restaurante "Las Dos Lunas", después en el "Ku" (ahora "Privilege") y "Pachá", luego en "Amnesia" y ahora estoy de vuelta en "Pachá".  

¿No te cansa el trabajo de noche?

- No, no me cansa la noche.  Descanso durante el día y además tengo todo el invierno para reposar.  Para mí la noche es el "máster" de la vida.  La gente sale de noche no sólo para divertirse y deshinibirse sino para desahogarse.  Te cuentan cosas.  Tienes que ser una buena oyente, saber escuchar.  Luego en invierno lo empiezas a rumiar y te hace reflexionar.  La noche te deja proyectar tu alma y tu verdadera personalidad.

¿Justificas el desmadre nocturno de las noches ibicencas?

-  La noche en todo el mundo siempre ha sido y es desmadrada.  En el imperio romano existían bacanales y orgías, además de adorar al becerro de oro.  En las culturas indo-americanas se fumaba hierba alrededor de fogatas para hacer sus fiestas.  Erik Fromm en su "Arte de amar" las define como estados orgiásticos.  La noche es la evasión.  Luego se vuelve  a lo normal que es el sacrificio, la rutina, el trabajo, el dolor..., la vida.


Pero ¿no crees que la noche ibicenca se ha degradado y vulgarizado?

-  No, no lo creo.  El que degrada es el individuo o las masas pero por el contrario la noche cada vez va a más tanto en servicios, espectáculos, fantasía, etcétera.  Es una fuente de trabajo y de riqueza impresionante y en la que se encuentran involucrados grandes profesionales del sonido, de la imagen y de la iluminación.


¿Qué te parece la Ibiza actual?

Adoro Ibiza.  Creo que es inevitable el crecimiento que hay.  Tiene que haber una evolución.  Puede ser más bonito o más feo porque la gente querrá hacer pisos, hoteles, etcétera y ya es imposible volver atrás.  Cada día encuentro algo nuevo:  un olor, una flor, una luz diferente, siempre pasa algo.
Ibiza me ha ayudado muchísimo a evolucionar y me encanta reencontrarme con mi gente por lo menos una vez al año.



sábado, 14 de julio de 2012

NICHOLAS BESSET-SCIBORG


Entrevistas en el "Diario de Ibiza" - 2001 (sin traducción al inglés)
--------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal - 2001 (without an English translation)
--------------------------------------

"TODAVÍA ME FASCINA LA AUTENTICIDAD DE LOS IBICENCOS"

Nicholas Besset-Sciborg, arquitecto especializado en escenografía teatral, parisiense, hijo de artistas--madre rusa y padre francés--nació y vivió en el ambiente bohemio de Montparnasse, donde aún se sentían las huellas dejadas por grandes pintores como Picasso, Modigliani, Foujita.  Fue vecino del gran mimo Marcel Marceau.
Es un hombre atractivo de pelo cano que no le avejenta nada, al contrario, le hace más interesante.
Me recibe en su preciosa casa payesa construida por él, en los alrededores de Sta. Gertrudis.  En la cocina se encuentran sus dos hijas mellizas adolescentes, rodeadas de su pandilla y su mujer que va y viene haciendo sus cosas.  Nos acomodamos en su amplio "atelier" alrededor de la enorme chimenea, al calor de un fuego crepitante.

Me ha encantado la cueva de piedra que tienes al lado de tu casa ¿La construiste tu?

Le di una mano a un amigo escultor que viene a pasar temporadas.

Es una maravilla, un verdadero nido de amor que además se complementa maravillosamente con el entorno, parece una extensión de la tierra misma.

Me alegro de que te guste.

Es preciosa.  Dime ¿cuándo descubriste nuestra maravillosa isla?

La primera vez que vine fue en 1967 de vacaciones.  Un amigo escultor francés, nacido en Argelia, me hablaba mucho de España.  Decidimos venir.  Nos fuimos a la Costa Brava y de ahí a Barcelona donde nos embarcamos en el último momento, en un barco que no sabíamos si iba a Mallorca, Menorca o Ibiza.  Pagamos el pasaje a un marinero una vez a bordo (en aquellos tiempos se podían hacer esas cosas).  Llegamos a Ibiza al amanecer y nos quedamos boquiabiertos, mi amigo quedó deslumbrado porque le recordó a Argel.  Nos enamoramos de la ciudad,  entonces recordé que un amigo hindú de París ya me había hablado de la luminosidad de la isla y ví que no se equivocaba.  Fue una experiencia maravillosa.

Una vez desembarcados, ¿qué fue lo que más te llamó la atención?

-  La gente tan variopinta, la belleza de su arquitectura y el color de la tierra.

¿Cuánto tiempo os quedasteis?

-  Diez días.  También fuimos a Formentera, que nos entusiasmó.  Convivimos con unos hippies americanos en una cueva.  Fue una experiencia muy especial y descubrimos el encanto que tiene la pequeña pitiusa.

¿En qué año viniste definitivamente?

En 1975.  Al volver a París estuve involucrado, como casi todos los estudiantes de la época, en la revolución de mayo del 68, luego acabé mis estudios de arquitectura y trabajé en el cine y la televisión francesa pero Ibiza me tiraba  Decidí dejarlo todo y venirme a vivir aquí.

Cuando te instalaste ¿a qué te dedicaste?

-  A pintar, aunque seguía haciendo trabajos de arquitectura tanto aquí como en Cataluña, Francia y Alemania.

¿Qué recuerdos tienes de aquella época?

Las cenas de los miércoles en el Bar Costa de Sta. Gertrudis.  Nos reuniamos un grupo bastante heterogéneo de residentes e ibicencos.  Cada uno pagaba 500 pesetas más el vino consumido a voluntad y aportaba algún producto comestible; el cocinero nos hacía la cena.  Eran muy divertidas porque luego bailábamos y el mejor bailarín o bailarina era obsequiado con una botella de cava.
También tengo grabada la imagen de una pareja anciana de ibicencos que vivían encima de "La Tierra" que en el momento más álgido de la noche, cuando el bar estaba abarrotado de gente guapísima (sobre todo las mujeres), ellos cogían unas pequeñas sillas de anea y se sentaban en el balcón a ver el espectáculo.  Ésto me llamaba mucho la atención porque en cualquier otro lugar se hubieran quejado del ruido o la mujer se hubiera enfadado con su marido al ver cómo miraba a las mujeres, etcétera, pero ellos no, con mucha paz y tranquilidad se sentaban allí hasta que entraban a acostarse.

Ay, los ibicencos son únicos...  Por cierto, a los que vivís en el campo, os sigue encantando la isla pero ¿qué cambio ves que pueda estropear su imagen idílica?

Todavía me fascina la mezcla de gentes que existe, lo cosmopolita que es y el respeto que nos tenemos unos a otros, la autenticidad de los ibicencos manteniendo su lengua y sus tradiciones.  El contraste de pasar de la tranquilidad del campo a la locura de las discotecas.  Sin embargo, con la entrada masiva de trabajadores foráneos y peninsulares, debido al auge tan tremendo de la construcción--que tiene que parar en algún momento porque la isla es del tamaño que es--temo que en un futuro no muy lejano esta convivencia y armonía actual pueda resquebrajarse, debido a las frustraciones que puedan surgir por la falta de trabajo tanto del lado de los isleños como de los demás.
También me sigue llamando la atención la belleza de sus olivos, algarrobos y almendros y ya no hablemos de su arquitectura, ese volúmen tradicional pero casi abstracto, como cubos que dan un ritmo de la luz.



     


viernes, 6 de julio de 2012

NINA VAN PALLANDT


Entrevistas en el "Diario de Ibiza" - 2001 (sin traducción al inglés)
----------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal (without an English translation)
----------------------------------------

"AHORA IBIZA ES UN MINI MIAMI, PERO EL CAMPO SIGUE SIENDO MARAVILLOSO"

La encantadora, generosa y desprendida baronesa Nina Van Pallandt, mitad del famoso duo "Nina y Frederick", es una mujer que fue bellísima y que aún conserva esa belleza nórdica, serena y elegante.  Vive en un coqueto y funcional apartamento decorado a la manera escandinava, simple, luminoso, con mucha madera y muchas ranas por todas partes; en el suelo, en las paredes y en las cortinas.

¿Por qué tantas ranas?

-  (Ríe) cuando vinimos a Ibiza en 1963, vivimos en Can Parella en San Carlos.  Teníamos una alberca con ranas, la gente que nos venía a visitar pensó que me encantaban estos animales y entonces empezaron a regalármelas y las he ido coleccionando.

Frederick y tú, aparte de haber sido un dúo muy famoso, también fue tu marido y padre de tus tres hijos.  ¿Cómo le conociste?

-  Se puede decir que nos conocíamos de toda la vida porque nuestras madres eran amigas desde la infancia, pero dado que nuestros padres eran embajadores y siempre estábamos de viaje, no nos conocimos hasta que yo tuve 14 años y Frederick 15, cuando coincidimos en Dinamarca.  Luego nos casamos en Ginebra (Suiza) en 1960.

¿Cómo es que decidisteis instalaros en Ibiza?

-  Frederick quiso comprar una huerta de naranjos en Marruecos pero yo no quería vivir en ese país.  Además, yo estaba enamorada de España desde que en mi adolescencia vi a José Greco, un bailarín flamenco, dar un recital en Dinamarca (ríe).  Un buen día, Frank Powis un amigo de Frederick y de los Blackstad que ya vivían en Ibiza, nos habló de la isla.  Llegamos al viejo aeropuerto y nos fuimos a Dalt Vila, nos miramos y decidimos que éste era nuestro lugar.  Otro día que fuimos al bar de Sandy, conocimos a Chiqui Uruñuela (Nota mía:  Los que habeis seguido estas entrevistas, recordareis que también les hice a estos dos personajes) y ella nos enseñó una casa ruinosa llamada "Parella" que estaba en la montaña  La compramos y pasamos los dos años y medio siguientes restaurándola.  Quedó igual a como había sido antes excepto que le añadimos dos baños.  Un detalle curioso de la casa fue cuando encontramos unas monedas del S.XVII en la chimenea.  Parece ser que era una antigua y arraigada tradición al hacer la casa, introducir monedas en la chimenea porque traerían prosperidad.

¿Cual fue tu primera impresión de la isla?

-  La tierra roja.  Quedé alucinada con el color de la tierra porque desde mi infancia, donde la había visto en Brasil, no había vuelto a ver tierra roja en ningún otro lugar.  El olor de las hierbas del campo, la grandiosidad y luminosidad del cielo que tampoco había visto desde mi estancia en África.  También me fliparon los algarrobos y los almendros.

¿Qué recuerdos tienes de aquellos años?

-  Era maravilloso ver crecer a mis hijos en el campo, sin televisión, correteando desnudos.  Yo también iba siempre descalza.  Un dia que fuimos a buscar a Frederick al viejo aeropuerto (ibamos todos descalzos) un señor embutido en un uniforme marrón nos cerró el paso y no nos dejó entrar.  Nos dijo que no podíamos entrar ¡sin zapatos!  Entonces yo, muy digna y ligeramente arrogante, le dije que podía comprar el dichoso aeropuerto.  Pero ni así nos dejó pasar (risas).
Siempre dábamos muchas fiestas en casa, solía ir muy temprano por la mañana (a las 7) a comprar bloques de hielo y a dejar todas las bandejas de los canapés en los frigoríficos de Casa Mayans, luego me iba a casa de Elmyr de Hory (Nota mía:  el falsificador...) donde siempre estaba Howard Sackler (Nota mía:  el director de teatro...) y charlábamos durante horas porque eramos los únicos despiertos a esas horas (Ríe).
Recuerdo que Elmyr tenía fotos de antepasados que solía comprar en el Rastro de Madrid, presumiendo de que eran "sus" ancestros.  Era un caso.  También solíamos ir por las noches al bar de Alejandro Vallejo-Nájera, "La Columna" porque todos y todas estábamos enamorados de él.  Era guapísimo y encantador.
Ibamos a "La Tierra" cuando la llevaba Arlene, al bar de Sandy en Sta. Eulalia (era el único que tenía teléfono).
Otro pasatiempo favorito era sentarnos en "Los valencianos" a ver la llegada y salida de los barcos para ver quién llegaba y quién se iba.  Las despedidas eran muy emotivas, con los rollos de papel higiénico volando al viento.

Tu casa era encalada todos los años, cuéntame cómo lo hacíais.

¡Oh, sí! y me encantaba ver a los payeses cómo preparaban la cal.  Solían llamarse con la concha de cuerno para reunirse, hacían una especie de iglú de piedras, introducían astillas y quemaban el conjunto durante 72 horas hasta que comenzaba a salir humo blanco (igual a cuando se escoge un nuevo Papa).  Otra cosa muy importante de aquellos años es que jamás había fuegos forestales porque los payeses limpiaban el bosque de rastrojos.

La concha de cuerno se llama "corn" y "brular es corn" es la acción de soplarlo.  ¿Es cierto que Frederick también tocaba la xeremía en vuestros conciertos?

-  Sí, la aprendió a tocar y al final de todos nuestros conciertos explicaba al público el origen del instrumento y de paso sobre lo maravillosa que era Ibiza.
En todos nuestros viajes y encuentros con la gente, "Ibiza" era la palabra mágica para sentirnos como en familia.  Ni New York, ni París, ni Los Ángeles, ni ningun otro lugar provocaba ese sentimiento de algo compartido, especial y único.

¿Qué pensaste de la llegada de los hippies?

Al principio de los sesenta no ibas al "Montesol" sin mangas largas y falda como respeto hacia los ibicencos que eran nuestros anfitriones, solo a finales de los sesenta ya nos pusimos pantalones.  A raiz de la pelicula "More", Ibiza fue invadida por hippies  A mi lo que me molestó, es que hasta su llegada la vida era muy placentera en la isla, los escritores, pintores y artistas en general dejaban a deber en las tiendas pero siempre pagaban.  Existía un respeto mutuo entre los ibicencos y nosotros.  Sin embargo algunos hippies se pasaron.  No pagaban sus deudas, alquilaban casas y quemaban el mobiliario.  Hacían barbaridades.  Ésto me enfurecía y dolía muchísimo.  No sé cómo los ibicencos aguantaron tantos desmanes.

¿Qué te parece Ibiza ahora?

Ahora es un mini Miami, pero el campo sigue siendo maravilloso.  No se puede frenar el progreso y, aunque me entristezca, sigo amando Ibiza.  







martes, 3 de julio de 2012

MICHAEL MILLS


Recientemente ha muerto un muy buen y querido amigo de Ibiza.  Me he permitido copiar un video que le hicieron en su casa (espero que salga el link...).
Siento no haberle entrevistado pero nunca quiso....

-----------------------------------------------------------

A very dear friend from Ibiza has recently died.  I've taken the liberty of copying a video that was filmed in his house (I hope it comes out...).
I'm sorry that I never interviewed  him but he never wanted...

http://youtu.be/QkcjhaqZiEM 

Bueno, he visto que sí sale.  Michael es el que lleva la chaqueta blanca y tiene el pelo blanco.
-----------------------------------------
Alright, I've checked that it does come out, Michael is the one with the white jacket and white hair.
-----------------------------------------
ADIOS QUERIDO E INOLVIDABLE AMIGO.  QUE LA TIERRA TE SEA LEVE.
-----------------------------------------
GOODBYE DEAR AND UNFORGETTABLE FRIEND.  MAY YOU REST IN PEACE.
  

sábado, 30 de junio de 2012

LEAH LEIBERT


Sigo con mis entrevistas en el Diario de Ibiza (2001) (sin traducción al inglés)
--------------------------------------------------
I'm continuing with my interviews for the Ibiza Journal (2001) (without an English translation)
--------------------------------------------------

"IBIZA SE HA DEGRADADO Y VULGARIZADO ENORMEMENTE"

Leah Leibert, genio y figura hasta la sepultura, es una batalladora americana de Nueva York que llegó con la primera oleada de hippies a finales de los sesenta.  Fue una de las vendedoras pioneras del primer mercadillo hippy que existió en la isla, el de los arcos del Patio de Armas.  Aunque en la actualidad tiene setenta y cinco años (no los aparenta para nada) no era de la generación de los hippies pero adoptó con gusto sus maneras de vestir y de vivir.  Lleva su pelo blanco corto y tiene una figura delgada que la rejuvenece.  Es muy andarina y siempre va acompañada de sus dos perritos marrones de raza indefinida.  Me recibe en su amplio piso lleno de esculturas, pinturas y tapices orientales amén de profusión de plantas.  Los perritos juguetean alrededor y uno de ellos insiste en traerme un hueso de plástico para que yo se lo tire y así lanzarse corriendo a recogerlo.

Antes de hablar de tu llegada a Ibiza, ¿es cierto que perteneciste al Ejército norteamericano?

Sí, cuando acabó la II Guerra Mundial estuve de telefonista en Berlin.  La ciudad estaba destrozada y el olor que impregnaba el ambiente era nauseabundo.  La gente mayor intentaba rehacer sus casas con ladrillos que encontraban entre los escombros.  Todo era muy patético y triste.

¿Cuándo y por qué entraste en el ejército?

-  Cuando estalló la guerra, yo trabajaba en un almacén textil de Nueva York etiquetando las prendas y estudiando comercio por la noche.  Me aburría como una ostra y encima mi novio fue llamado a filas.  Decidí incorporarme también pero sólo tenía dieciocho años y había que tener veinte para hacerlo, entonces falsifiqué toda mi documentación (incluida la firma de mi padre) y me aceptaron en la Second Airborne Army (Segunda Armada de Transporte Aéreo) el 7 de diciembre de 1943.

¿A dónde te enviaron?

-  A una clínica dental de San Francisco, California, como recepcionista pero lo que más hacía era jugar al baseball y al baloncesto, que me encantaba.  Tuve una experiencia inolvidable jugando al baseball en el Presidio (un parque de San Francisco) porque mi padre también había jugado allí durante la I Guerra Mundial.

Qué coincidencia..., ¿por cierto, llegaste a ver a tu novio?

No, porque cuando me destinaron a Europa, él regresó a Estados Unidos.  La verdad es que pasamos toda la guerra cruzándonos (risas).

¿Alguna anécdota digna de mención?

-  Nuestro jefe, el General Gavin, un hombre muy apuesto, muy atractivo que todos pensábamos tuvo un "affaire" con Marlene Dietrich, ya que venía muy a menudo a cantar para nosotros más que nada debido, creo yo, a esta circunstancia.  Siempre cantaba sentada en un taburete enseñando sus largas y legendarias piernas.

¿Qué hiciste cuando acabó la guerra?

-  Regresé a Nueva York y empecé a trabajar como camarera en un barco de cruceros.  Cuando vendieron el barco, hice un curso de cocinera y pastelera.  Quise entrar a trabajar en la marina mercante pero no me aceptaron con la excusa de que los barcos mercantes solo tenían retretes para hombres.  Pedí trabajo a tres compañías y las tres me rechazaron.  Las denuncié por discriminación y gané.

Te darían un buen dinero... ¿Y después?

-  Trabajé en un mercante durante tres meses.  Era la única mujer y fue horrible.  Lo dejé y me vine a Europa con unos amigos.


¿Fue cuando llegaste a Ibiza?

-  Primero estuvimos viajando durante cuatro meses, y estando en Marruecos conocí a Chris Smith que tenía una casa en San Miguel.  El nos habló muy bien de la isla y decidimos venir.

¿Qué te pareció al llegar?

-  Maravillosa.  Llegamos un día de diciembre, el sol brillaba, el aire era limpio y nítido y la gente que veía muy original y auténtica.  Me enamoré de la isla.  Nos instalamos en una casa payesa de San Lorenzo sin agua y sin luz.

Fuiste una de las primeras vendedoras del primer mercadillo hippy de los arcos, ¿cómo fue eso?

-  Alrededor de la casa había muchas cañas de mimbre, empecé a tejer unos triángulos de lana de diferentes colores que en México llaman "Ojos de Dios"Los colocaba en las cañas.  Una amiga tenía un puesto en los arcos y se ofreció a vendérmelos.  Solía bajar cada mañana en autobús para dejarle los "Ojos" y volvía por la noche para ver si había vendido alguno y llevarme el resto.  Una vez me entregó quinientas pesetas de unas ventas y me sentí millonaria porque en la época era muchísimo dinero.

Pero yo te recuerdo con tu propio puesto

-  Porque mi amiga decidió irse de Ibiza y me dejó su puesto y así estuve durante doce años.  Cada dos semanas pagaba setenta y cinco pesetas al ayuntamiento.

  Has tenido tu propia boutique en Dalt Vila ¿no?

-   Cuando decidieron quitar los puestos de los arcos en los ochenta, me asocié con unos amigos y llevamos una tienda pero al poco me harté y decidí abrir mi propio local.  Lo he tenido hasta este año.  Allí estaba muy relajada, sentada, haciendo mis joyas, un trabajo que me gustaba mucho porque era muy creativo y eso que aparte de un curso de arte donde destaqué en diseño y combinación de colores que había hecho estando en el ejército, no tenía ni idea de como hacerlas.  En el fondo siempre fui autodidacta.

Recordarás un montón de anécdotas teniendo la tienda tan céntrica como la tenías

-  Sí, recuerdo cuando vino la Reina Sofía.  Venía con un pañuelo en la cabeza que sólo dejaba ver su cara y la vi tan alta (yo pensaba que era más bajita) que le dije en inglés:  "You look a lot like Queen Sofía" (se parece mucho a la reina Sofía) y ella me contestó:  "I am Sofia" (soy Sofia).  Muy agradable.  Me compró unos pendientes.  Un fotógrafo alemán le sacó una foto saliendo del local que yo posteriormente enmarqué y ese verano los pendientes se vendieron como rosquillas.
Otra vez entró el diseñador Gucci que compró un montón de cosas.  Le dije que le haría un descuento.  La señora que le acompañaba me susurró al oido que era Gucci entonces le contesté que me importaba un pimiento si era Gucci o Pucci, que le haría el descuento igual.

Y, ahora, ¿qué te parece Ibiza?

-  Un desastre.  Estoy deseando que llegue el verano para marcharme.  El invierno aún me gusta pero ya no puedo con los veranos.  Se ha convertido en una pocilga, todo sucio, gente fea y de clase baja por todas partes.  Los ibicencos se han vuelto demasiado avariciosos, todo está carísimo.  ¡Qué diferencia con la Ibiza de antes!  Se ha degradado y vulgarizado enormemente aunque  también es verdad que todo el mundo está igual, pero Ibiza me duele.  Por ejemplo, todavía hoy recibo tarjetas de navidad de visitantes que me compraron en los arcos, que yo muchas veces ni me acuerdo quienes eran, pero en estos últimos años he visto una gran diferencia en la gente que nos visita--no tienen educación, entran como Pedro por su casa sin el más mínimo decoro (los ingleses sin camiseta) sacando fotos sin pedir permiso, manoseando todo para después no comprar nada  Tuve que poner letreros por la tienda prohibiendo las fotos.
Las discotecas se están haciendo los amos de todo, ¡hasta ya tienen sus propias boutiques! y la gente joven disfruta de un paraiso artificial, virtual y creen que como están en Ibiza, pueden hacer lo que quieran.  Una vergüenza.

¿Algo mas?

Sí.  Otra cosa que me enfurece es que no pueda llevar mis perros a la playa desde mayo a octubre cuando yo pago impuestos, y sin embargo vengan unos turistas y ellos sí que pueden hacer lo que les de la gana.  No es justo.

 


sábado, 23 de junio de 2012

LYDIA HATVANY



Entrevistas en el "Diario de Ibiza" 2001 - (sin traducción al inglés)
--------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal 2001 - (without an English translation)
--------------------------------------

Lydia Hatvany de Martínez Campos, nacida en un castillo con el título de Baronesa de Hatvany, nieta de la Duquesa de la Torre, es otra de las bellezas que llegaron a Ibiza en los años cincuenta.  Alta, delgada, con unos preciosos ojos verdes, el pelo blanco largo (de joven era caoba) lo lleva en un coqueto "chignon" que le favorece enormemente.  Estamos en su espacioso piso, decorado con un ligero toque japonés y como música de fondo una enigmática melodía tántrica.

"TENGO FE EN LA NUEVA GENERACIÓN IBICENCA"

Hablas el castellano con un ligero acento inglés ¿a qué es debido?

-  Pasé mi infancia en Inglaterra.  Mi madre que era española, se casó con un húngaro y se fue a vivir a Hungría, donde nací.  Cuando estalló la II Guerra Mundial nos tuvimos que refugiar en Londres.


¿Cuándo viniste a la isla por primera vez?

- En 1954, a los diecisiete años.  Vine a pasar el mes de septiembre con mi abuela, que tenía una casa preciosa en San Antonio cuando éste era un bellísimo pueblo de pescadores.

¿Qué impresión te causó?

Un sueño total.  Un mundo tan diferente, tan africano, tan poético y auténtico.  En casa de mi abuela había una noria y la mula iba dando vueltas para sacar el agua.  La cocina era de carbón.  También me llamó mucho la atención los diferentes aromas:  del mar, de las hierbas, de las flores.
El día que llegué, mi abuela me vino a buscar muy temprano al muelle de Ibiza.  Llegué en el barco que traía el correo acompañada de gallinas y cerdos.  Cogimos uno de los dos taxis que existían entonces y tardamos ¡tres horas! en llegar a San Antonio.

¿Tanto tiempo?

Sí, porque parábamos en todas las casas payesas del trayecto.  Había que entregar recados, recoger alguna cuerda para atar algo suelto del motor, beber unas hierbas...  La carretera no estaba asfaltada, tenía la sequedad típica de septiembre y muchos baches.  Viajamos envueltos en una nube de polvo, botando de un lado a otro.

Un viaje muy pintoresco e inolvidable.  ¿Cuándo te instalaste definitivamente?

Seguí viniendo todos los años de vacaciones pero en 1970 ya me quedé a vivir con mis dos hijos  Vivimos en una casa payesa que reformé, por supuesto sin electricidad.  Cuando daba fiestas venían los músicos de Ibiza a tocar en vivo e ilustres artistas de fuera como Taj Mahal.  Para mis hijos la isla fue un paraiso, sin ningún peligro, crecieron libres y salvajes con el cielo como techo y el campo su jardín.

Y ¿de qué vivías?

Mi pasión siempre ha sido la pintura, pero cuando mis hijos eran pequeños no podía dedicarme sólo a pintar, entonces abrí una boutique en la cuesta de la Drassaneta llamada "Azibi" (Ibiza al revés).  Diseñaba todo lo que vendía y lo que agradezco mucho a Ibiza es que me dio la oportunidad de desarrollar mi creatividad con libertad.  La boutique era unisex, que era una novedad en la España de entonces.

¿Cuánto tiempo la tuviste?

Seis o siete años  Posteriormente cuando mis hijos crecieron, iba a Nueva York a vender mis modelos.  En aquellos años el mundo de la moda se inspiró muchísimo con las creaciones que hacíamos en Ibiza.  Venían de todo el mundo a inspirarse y copiarnos básicamente.

¿Te has quedado aquí todos estos años?

-  Bueno, viajo mucho pero sí, mi casa, mi base, está aquí.

¿Qué piensas de los cambios que han tenido lugar en la isla?

-  Reconozco que el mundo entero ha cambiado.  He seguido volviendo a Ibiza a través de estos años con una gran nostalgia de la poesía que la isla era para mi.  No he querido realmente hacer frente a los cambios que no me gustan pero no se pueden ignorar porque están ahí.  Veo muchísimas cosas muy feas que me dan pena porque han ignorado la belleza y el encanto que tenían.  ¿Dónde están las avenidas con árboles que existían antes?  Excepto la entrada de San Antonio todas han desaparecido.  Las playas están muy sucias.
La hospitalidad y la gran acogida que siempre nos brindaron los ibicencos también se ha esfumado, pienso que ahora han saboteado la riqueza de su arquitectura y del campo a favor de los negocios y las riquezas materiales.  Tienen la enfermedad de la "cementosis" y lo que está enterrado debajo del cemento es difícil recuperarlo.

¿Qué ideas tienes para una posible mejora de la isla?

-  Desgraciadamente no veo muchas posibilidades, aunque parece que por fin han controlado un poco la edificación.   Sin embargo tengo fe en la nueva generación ibicenca porque es fantástica.  Han sabido aprovechar la oportunidad de estudiar fuera, de ver otros mundos y creo que les deberían dejar que tomen las riendas del destino de estas islas.

¿A qué te dedicas ahora?

-  A mis pasiones.  La pintura y el Reiki, un sistema japonés de sanación natural.  De hecho soy Maestra de Reiki.  Ahora tengo tiempo para dedicarme a tiempo completo a mis pasiones y el campo de Ibiza sigue inspirándome.

  

   

domingo, 17 de junio de 2012

ANTONIO VILLANUEVA


Entrevistas en el Diario de Ibiza (2001) (sin traducción al inglés)
----------------------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal (2001) (without an English translation)
----------------------------------------------------

 "IBIZA HA PERDIDO UNA OPORTUNIDAD ÚNICA DE MANTENER UN PARAISO"


Antonio Villanueva, atractivo toledano, bastante donjuanesco y un gran, gran pintor, llegó a Ibiza en 1968 después de un periplo por París donde comenzó a pintar en serio.  Antes había hecho tiras satíricas para dos periódicos de Madrid, "Informaciones" y "Pueblo".
Estamos en su espacioso estudio de altos techos, rodeados de música y literatura, temas de algunos de sus bellísimos cuadros.

Antonio, tu época en estos dos ya desaparecidos diarios debió de ser muy estimulante.

-  Hacía una tira llamada "Jeremías" y, sí, fue muy estimulante porque conocí a grandes periodistas como Raúl del Pozo, Paco Umbral, Cuco Cerecedo y muchísimos mas.


¿Cómo es que decidiste dejarlo todo y venirte a Ibiza?

- Yo era muy trotamundos y mucha gente me hablaba de la isla.  Llegué en avión y alquilé una casa que pronto se fue llenando de amigos; todos quedamos encantados con Ibiza.


¿Qué es lo que más te llamó la atención?

Lo que más me impresionó fue la cantidad de gente de diferentes clases sociales que vivían y convivían sin diferencia alguna, el punto de unión era la gran calidad humana de todos los que aparecían por aquí.  Eramos una gran familia, como si nos conociésemos de antes.  En Santa Eulalia, Sandy's Bar era el lugar de reunión  Había muchos ingleses, canadienses, americanos, suecos.  Yo no hablaba mucho inglés pero creían que era muy sabio porque a todos les contestaba: "It doesn't matter" (no importa)--frase que me salía muy bien--y, claro, todos pensaban que era un genio (risas).  En aquellos tiempos yo era prácticamente el único español entre ese grupo de extranjeros.

¿Algún recuerdo en especial?

Yo era muy amigo del pintor Mompó.  A raiz de un infarto que tuvo y una vez repuesto, vino a verme porque quería saber cómo se fumaba la marihuana ya que el médico se la había recomendado.  Yo no tenía marihuana en ese momento o sea que puse tabaco desmenuzado en una pipa y le advertí que tuviera cuidado porque la primera vez se podía marear.  Dio unas largas caladas a la pipa y..., se mareó (risas).

Estudiaste ingeniería y luego te dedicaste a pintar ¿también estudiaste en Bellas Artes?

-  No, no creo en las academias de pintura.  Aprendí en París visitando los museos e inspirándome con los cuadros de los grandes pintores.


También hiciste una pelicula, ¿no?

-  Hice un corto titulado "Fuga sin tocata, 2ª parte" que por cierto ganó el premio Internacional de Cortos de Ibiza.


Según Sandy, tu salvaste al propietario del Circo Azul, ¿te acuerdas de cuánto recaudó?

La cifra exacta no la sé pero recaudó lo suficiente para dar de comer a sus animales, pagar sus deudas y poder salir de la isla.


¿Cual es tu opinión de la Ibiza actual?

Pienso que se ha perdido una oportunidad histórica única de mantener un paraiso.  Ha sido debido a una falta de cultura y sentimientos, básicamente.  Es un círculo vicioso.  Vienen trabajadores de fuera que luego se quedan, compran casas con hipotecas que no pueden pagar, las casas se quedan obsoletas y por lo tanto continuan edificando.  Tampoco ayuda el turismo masivo.  Se está perdiendo calidad de vida; antes era un placer conducir, ahora es un tormento.


¿Crees que tiene arreglo?

Pienso que aún hay algo que se puede hacer.  Replantearse la cuestión, saber dónde se quiere ir y sobretodo dónde no se quiere ir.


¿Cuales son tus próximos proyectos?

-  En febrero tengo una exposición en Abu Dhabi invitado por los Emirato Árabes, también estoy trabajando en un libro sobre Ibiza pero no la típica, sino su esencia, el absoluto de la isla.  Estoy muy entusiasmado con este proyecto.  Y, de ahora en adelante, he decidido ponerme a pintar bien y en serio (risas).