viernes, 25 de marzo de 2011

VIENE LA NOCHE




Lectura colectiva de la trilogía de Óscar Esquivias: "Inquietud en el paraiso", "La ciudad del Gran Rey" y "Viene la noche" en el blog de PEDRO OJEDA ESCUDERO "La Acequia".  (Sin traducción al inglés).

------------------------------------------------------

Joint reading of Oscar Esquivias' trilogy:  "Uneasiness in Paradise", "The City of the Great King" and "Comes the Night" in PEDRO OJEDA ESCUDERO'S blog "La Acequia".  (Without an English translation).

------------------------------------------------------

Me salto varias fechas porque quiero llegar a la famosa carta.   Sara y Jaime han regalado a Benjamín, "Inquietud en el paraiso" y "La ciudad del Gran Rey".   Los lee mientras va en tren a Burgos a ver a su hermano moribundo.  Al acabar la lectura está indignado y decide escribir al autor de los mismos, o sea, a Esquivias.  Entrega la carta a su hijo Jaime para que la lea.  Su hijo le pregunta si le han gustado.  "--Nada, absolutamente nada.  Son una mierda pinchada en un palo.  Anda, lee la carta, a ver qué te parece."

En esta misiva, se aclaran muchas dudas sobre los personajes de los tomos anteriores:

"...mi madre se encargaba... de lavar y coser la ropa de varios oficiales solteros y también la de algunos sacerdotes (e incluso canónigos), entre otros la del penitenciario don Damián Herrera (en el que usted parece inspirarse para su Don Cosme... ).

"...dos de mis hermanos (Aurelio y Benito) ingresaron con beca en el Seminario Metropolitano de Burgos y estos mismos sacerdotes la recomendaron al señor Dorronsoro para que la empleara en su fábrica de alpargatas, con lo que completó los ingresos de las coladas (bien menguados, y no quiero decir con esto que los señores curas fueran roñosos)."

"...cierta vez, estando yo enfermo de sarampión, apareció en mi casa... doña Pilar Dorronsoro con un Meccano...; recuerdo al educadísimo padre Zamora, que siempre me entregaba una moneda a escondidas (cuando le besaba la mano)... Era un hombre sabio, (eso usted no lo dice en su novela);  Le podría citar rasgos de bondad del general Dávila, del comandante Paisán...".

"...fueron modelo de honradez y civismo (y hasta de santidad), como el citado padre Herrera o el arzobispo doctor De Castro (muy de derechas, pero hombre íntegro a carta cabal), a don Manuel Santamaría, o el capitán Mingo, o el general González de Lara, o los señores Dorronsoro, o tantos otros (todos) que usted cita en sus libros sólo para escarnecerlos."

"... me presenté voluntario a la "División Azul"... dónde serví a las órdenes del comandante Paisán y, para mi fortuna, coincidí con mi querido padre Zamora...era capellán de aquellos bravos soldados que luchábamos contra el comunismo (soy anticomunista, sí)."

"Los milicianos del Quinto Regimiento (¿le suena?) buscaban a unos sacerdotes salesianos... detuvieron a mi padrastro, a mi hermano Benito y a un amigo suyo... El amigo de mi hermano, seminarista como él, se llamaba Rodrigo Gorostiaga (Gorostiza en su novela)... No sé cómo piensa contar el destino de Gorostiaga a sus lectores, qué ocurrencias habrá reservado para su próximo libro.  Lo que yo sé es que, junto a mi hermano Benito y a mi padrastro, lo condujeron a la checa de Francos Rodríguez y con ellos y otros más fue ejecutado (fusilado, mejor, asesinado)... en la Dehesa de la Villa."

"Le aseguro que el Madrid de aquellos meses (años) era una ciudad mucho más aterradora que la candorosa del Gran Rey".

Luego, en un post data, enumera los errores que ha encontrado:   "en el año 36 no había palomas en las calles de Burgos..." Una gran dama como la señora Dorronsoro jamás se hubiese rebajado a echarles pan.  "...  en el Espolón...nunca hubo ningún olmo y menos del porte que usted describe...;  usted llama al alcalde "García Lozano", pero debería saber que su apellido completo era "García y García Lozano"...;  la palabra "tanatorio" era entonces absolutamente desconocida y tampoco se usaba "confesionario"... la palabra común en 1936 era "confesonario"...; en aquellos años no se conocían los "rulos" o al menos yo no recuerdo que mi madre los utilizara...; el historiador señor Rilova aparece en la bibliografía citado como Rivola.  Podría añadir varias erratas más (falta de acentos, signos de puntuación y otras cosillas), así que le recomiendo a usted y a su editor mayor esmero en lo sucesivo...".

Con esta carta, Esquivias ha dado un giro muy inteligente y aclarador además de una lección de autocrítica, magistral.  Me ha gustado.

La próxima semana el desenlace final.

15 comentarios:

Euphorbia dijo...

Buenos días,
La carta de Benjamín me parece fruto de la indignación que le produce ver su pasado deformado por ojos ajenos, por alguien que no estuvo allí y considera un intruso. Todas las situaciones tienen muchos prismas.
Un beso
Gemma

Thiago dijo...

jaja eso de "una mierda pinchada en un palo" lo dice mucho mi madre, jaaj


Bezos.

Z dijo...

jolines, menuda carta la que le envía, jajaja. La verdad que es increíble la sabiduría que tenía Ramón de Campoamor cuando dijo aquello de que "en este mundo traidor nada es verdad o mentira, todo es según el color del cristal con que se mira", como bien dice Euphorbia. No sé, Merche, me parece una idea muy original poner lo de la carta en el tercer libro, no?

Myriam dijo...

¡jajajajaja muy bueno! Y mi Benjamín querido, se olvidó de citar a los chinos en esta carta, que no los había en Burgos en esa época.

También a mí me encantó la autoparodia de Esquivias. NO hay mejor cosa que reirse de uno mismo.

Besos

Asun dijo...

La carta de Benjamín a Esquivias es, como se suele decir, un puntazo.

Además, después de que el lector lleva leídas un buen número de páginas y no encuentra la relación de este libro con los dos anteriores, de repente aparece la conexión que nos deja a todos perplejos.

Un beso, Merche.

pancho dijo...

También yo destacaría la excelente prosa de Benjamín, un modelo para los que hacemos resúmenes.

Se trata de una jugada maestra del autor, gran lector del Quijote, seguro.

Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

EUPHORBITA, parece que Benjamín conocía a todos los personajes, sí, y bajo su prisma eran santos. Besotes, M.

THIAGO, es una excelente autocrítica, muy valiente. Besotes, M.

Z, es MUY original y muy cervantino. Besotes, M.

MYRIAM, pues al contrario que a tí, Benjamín Torbes no ha sido santo de mi devoción. No le he aguantado. Por mucho que le encantara la literatura y la poesía, su actitud tan déspota hacia su mujer Teresa y hasta con su amante Clarita, me ha desagradado enormemente aunque al final se comporta... Besotes, M.

ASUN, así es. Esa carta explica muchas incógnitas que quedaron colgadas en "La ciudad...". Especialmente el destino de Gorostiaga/Gorostiza. Genial su inclusión en este tomo. Besotes, M.

PANCHO, sí, la inclusión de esa misiva es muy quijotesca. Ahora lo de la prosa de Benjamín, vale está bien pero eso de "resumirla", querido, es un chiste ¿no? Besotes, M.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Quiero creer que la carta es una especie de fe de erratas de su primer libro, porque si no, resultaría autobombo, autopromoción. Además, sin que tenga consecuencias posteriores.

Merche Pallarés dijo...

CECI, creo que sí es una fe de erratas pero no quiero creer que Esquivias lo hace por autobombo. Lo veo más bien como autocrítica. A ver lo que dice el profe. Besotes, M.

Aldabra dijo...

Pues sí que es una buena forma de dotar a los tres libros de un hilo conductor. Óscar sabe muy bien lo que se hace. Es un fenómeno lleno de sabiduría. Sinceramente me he quedado asombrada con estos tres libros. Biquiños.

Thiago dijo...

jaj el mismo se saca los defectos en unos P.D. como que no había palomas en Burgos en el 36? jaja Ya es afinar, eh...


bezos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

En efecto, Merche, esta carta es una de las claves de toda la trilogía.
Besos.

Antonio Aguilera dijo...

Sí, a todos nos ha gustado mucho la carta. Yo la he leído esta mañana mientras Mildred limpiaba la casa por abajo. Yo en la cama leyendo, sin hacer ruído.

Esquivias, cual Cervantes, expone algunas críticas que le harían a los dos libros anteriores. Es lógico, el tema de la Guerra "Incivil" es muy peliagudo.
Por cierto, que he cambiado mi imagen de perfil, a Garzón lo dejé poniendo una denuncia en Estrasburgo contra el Supremo, porque argüye que los delitos de genocidio no prescriben ni pueden ser amnistiados...con dos Güevos el tío.
Ahora que me acuerdo, ¿sabes algo de una movilización ciudadana para el 15 de mayo?. Puse alguna información en el facebook, pero estoy intrigado por saber quienes lo organizan (te lo digo porque tú eres de las que te apuntas a un bombardeo. Yo también)

Grandes Besos Merche

Abejita de la Vega dijo...

La carta me encanta, no he llegado a comentarla todavía. Acaba de ponerse malo el tío Aurelio, en mi comentario.

Hay otra carta más importante todavía, más adelante.

Me gusta el Benjamín lector pero me cae gordísimo en su relación con Teresa y con Clarita. Y dice que le da asco tocar a las viejas, el capullito de alhelí, no te mata.

Un besazo

Merche Pallarés dijo...

ALDABRIÑA ¡Y yo con tus investigaciones! Besotes, M.

THIAGO, sí, Esquivias hila MUY fino... ¡Léelos que te gustarán! Besotes, M.

PEDRO, aclara muchas cosas, sí. Besotes, M.

ANTONIO, ando muy desaparecida de Facebook y no me he enterado de esa mani para el 15 de mayo. Trataré de enterarme. Lo de Garzón, me parece muy requetebien. Seguro que en Estrasburgo gana y los del Supremo se quedan con las posaderas al aire que es lo que se merecen. Hoy iré a ver tu nueva imagen. Besotes, M.

ABEJITA, fui a tu blog pero no tuve tiempo de leerte en profundidad. Volveré. La segunda carta es tan corta que ya ni me acuerdo de qué iba... ¡Ah, sí! ahora me acuerdo, de la mujer que enumera los que fueron fusilados del otro bando entre ellos su padre. Benjamín, por supuesto, está furioso. Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS