lunes, 16 de abril de 2012

CHIQUI URUÑUELA ZUNZUNEGUI

 


Sigo con mis entrevistas para el "Diario de Ibiza" (sin traducción al inglés).  I'm continuing with my interviews for the Ibiza Journal (without an English translation).
---------------------------------------------------------------------

LLEGAMOS CON 13 BULTOS Y UNA VESPA

Chiqui Uruñuela Zunzunegui es una dama vasca de Neguri, Bilbao, propietaria de "Gastón y Daniela", en la carretera de San Miguel, que ahora se llama "The Shop" y lo regenta su hija Paola.  Es una mujer de gran elegancia y prestancia pero al mismo tiempo sencilla y simpática.  Tiene unos ojos preciosos color avellana, muy vivos y expresivos.

Estamos en su piso de Santa Eulalia, decorado exquisitamente a la manera tradicional, rodeados de cuadros de Elmyr de Hory; de su segundo marido, Fernando Madurga, y de su hija Paola.  Hay profusión de fotos familiares enmarcadas en plata, lo que le da un toque hogareño y, como decimos en euskera, "goxua" (acogedor).  Desde la terraza, además de ver la bahía, también se divisa la Mola de Formentera.

-  De entre los entrevistados que han aparecido en esta sección, parece ser que fuiste la primera en venir a Ibiza.

- Puede que así sea, porque la primera vez que vine fue en 1948.  Tenía diecisiete años y mi abuelo Zunzunegui nos invitó a varios nietos de la misma edad a pasar unas vacaciones en San Antonio.

San Antonio debía ser un erial por aquellos años

-  Era precioso, precioso. Un pueblo de pescadores con muy pocas casas y dos o tres hoteles.  Nos hospedamos en el "Hotel San Antonio", que supongo ya no debe existir.  Cogíamos una lancha para cruzar al otro lado de la bahía.  Me subyugó.  Me enamoré de la isla.  Un día, Antonio Maura, el presidente de la Salinera, nos invitó a Formentera.  Fuimos en un falucho, una especie de "llaüt" donde cabían solo ocho personas y nos metimos ¡trece!  Llegamos empapados porque, como siempre, al atrevesar es Freus el barco se movió de lo lindo.

-  ¡Formentera sí que sería un erial!

Con decirte que las sabinas de ses Illetes tenían telarañas.  Nunca había visto árboles con telarañas.  La playa no tenía la más mínima señal de huella humana.  La arena era una alfombra blanca impoluta completamente virgen.

- ¿Existía algún hotel en la isla?

- ¡Qué va!  Dormimos en la lonja de la salinera.  Pusimos colchones en un lado para las chicas y en el otro para los varones.  Nunca olvidaré que llegamos de noche y cenamos unas judias verdes con patatas riquísimas.

- ¿Cuánto tiempo os quedasteis?

-  Dos días inolvidables.

- ¿Cuándo viniste a vivir definitivamente a Ibiza? 

-  Cuando me casé, en marzo de 1957.  De hecho lo hice con la condición de que nos instaláramos en Ibiza, y así fue.

-  Tu primer marido fue el pintor Stephan Messerschmidt ¿cierto?

-  Sí.  Nos casamos en Bilbao y nos vinimos directamente con trece bultos, una Vespa y muy poco dinero.  Fuimos directamente a San Antonio, al hotel del mismo nombre, porque yo tenía un recuerdo muy entrañable del lugar.  Pero había cambiado tanto que ya no me gustó.

- ¿En 1957 no te gustó?

No, nada.  Lo encontré muy turístico.  Al día siguiente cogimos la Vespa y ¡a tragar polvo por los caminos de Ibiza! (risas).  Hasta que dimos con Santa Eulalia y aquí me he quedado.  Alquilamos la casa de al lado de la iglesia, que pertenecía a los padres del alcalde actual, y pagábamos 300 pesetas al mes.

-  ¿Tenía luz y agua?

Sí, la luz provenía de un motor que existía en el pueblo que se encendía por la noche y hacía un ruido tremendo, una especie de "chop-chop".  Entonces se encendían las bombillas y con cada "chop-chop" la luz oscilaba.  Total, que las velas daban más luz que las bombillas.  También teníamos un depósito de agua:  le dábamos a una palanca y subía el agua.

-  Eres muy amiga de Sandy, del Sandy's Bar ¿cómo le conociste?

-  Fue en 1957, en Barcelona.  El Hotel Manila le encargó un mural a Stephan y allí conocimos a Sandy.  Era y es encantador.  Recuerdo que nos reímos mucho con sus anécdotas.

-  ¿Qué te pareció la llegada de los hippies?

-  Maravillosa.  Gente pacífica fuera de serie.  Se me quedó grabada la redada que les hicieron a los pobres en Santa Eulalia.  Estábamos en el bar de Sandy y vi una gran cantidad de guardias civiles uniformados por la calle principal.  En un descampado había un montón de hippies.  Pensé ¡qué bonito!  Unos tocaban la guitarra, otros flautas y los niños jugueteaban alrededor, todos tan pacíficos y dulces que supuse que el desfile de guardias era debido a que estaban de procesión por el día del Carmen.  Pero resultó que el alcalde de la época les había convocado a todos en el descampado con la excusa de que les iba a proporcionar viviendas, pero ¡era para meterlos en la cárcel!   Como no cabían en la de Ibiza les llevaron a Palma, pero al no tener cargos contra ellos (muchos eran abogados, médicos... En fin gente, con profesiones dignas en sus países de origen) los tuvieron que soltar.  Ese día también irrumpieron en el bar de Sandy dos guardias con escopetas y nos gritaron que saliéramos del local.  Sandy, con un gesto firme y enérgico, apartó las escopetas con las cuales nos estaban encañonando y les dijo:  "En mi bar no se aceptan armas".  Nos quedamos lívidos.  Le dije a Sandy que se había jugado el pellejo porque no olvidemos que estábamos en plena época franquista.  Otro amigo me dijo:  "¿Has visto qué horror?  toda la Guardia Civil de la isla aquí".  Verdaderamente, fue un episodio muy triste.

-  Además de la redada, ¿te acuerdas de alguna otra anécdota?

-  Un suceso luctuoso que me quedó grabado ocurrió en 1958.  Era un día gris y tétrico de tormenta.  De mañana, muy temprano, oímos un tiro en la calle principal y un gran revuelo de gente, mucho barullo.  Un hombre había pegado un tiro a otro al parecer porque eran enemigos desde la guerra, pero había cargado tanto su escopeta de postas que no mató a nadie.  Sin embargo, sí hirió a muchos alrededor.  Stephan pintó un cuadro de la escena.

¿Dónde está ese cuadro ahora?

-   En realidad no me acuerdo, pero creo que se vendió al poco tiempo en una exposición que hizo en Madrid.

-  Cambiando de tema, ¿cuándo abriste Gastón y Daniela?

-  Fue en 1976, cuando falleció mi segundo marido, el también pintor Fernando Madurga.  La tienda me ayudó a sobreponerme del dolor que supuso su pérdida.  La regenté hasta hace dos años, en que se la dejé a mi hija, Paola.

-  ¿Qué te parece la isla hoy en día?

-  Es una lástima que haya tanto asfalto, pero Santa Eulalia sigue teniendo el encanto de un pueblo incluso en el mes de agosto.  Siento una gran pasión y un gran amor por Ibiza.  No la cambiaría por nada.







21 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Chiqui Uruñuela una negurítica que no pone verdes a los hippies. Nos sorprendes con tu inventario ibicenco, Merche.

Pero...qué envidia me da esta gente, hija.

Besos, Merche

enletrasarte(Omar) dijo...

me encantó la entrevista,
saludos desde Uruguay

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA, los hippies originales que vinieron a Ibiza y Formentera eran hippies de oro. Gente muy guapa, de mucho dinero y con sus carreras universitarias. Lástima que luego se infiltraran pseudo-hippies que terminaron dando mala fama al movimiento. Besotes, M.

ENLETRASARTE (OMAR), gracias de nuevo por tu visita y me alegro mucho de que te haya gustado la entrevista. Besotes, M.

pancho dijo...

Estos personajes cuentan una historia idílica de la Ibiza de antes de la invasión. Pero está bien que sepamos que existió. Esta entrevistada es más lista y esquiva que los anteriores, no cuenta tanto y se le nota que sabe mucho más, o también puedo ver visiones.

Un abrazo.

Asun dijo...

Lo que dice Abejita, una negurítica (me ha hecho gracia el término) amiga de los hippies, pero claro, ya dices que eran hippies con dinero y con formación. Habría que haber visto si hubieran sido hippies con menos posibles, porque eso que dice de que "eran abogados, médicos... gente con profesiones dignas en sus países de origen...", ¡como si el ser fontanero o agricultor o barrendero no fueran profesiones dignas!

Besos

Merche Pallarés dijo...

PANCHO, justamente por eso sugerí a Joan Serra, director del Diario de Ibiza, de hacer estas entrevistas porque son un testimonio de como era la isla antes de la "invasión" como tu muy bien dices :) Besotes, M.

ASUN, a mi también me ha gustado eso de "negurítica" inventado por ABEJITA. Muy descriptivo, ja,ja... Lo que dices de los fontaneros, agricultores o barrenderos ¡claro que son oficios dignos! pero dudo de que se hubieran embarcado en el movimiento hippy de aquellos años con su filosofía de "hacer el amor y no la guerra", pacifista y anti nuclear. Conceptos un poco elevados, quizás, para ellos. Digo yo... Besotes, M.

Myriam dijo...

Muy linda entrevista.

¡Qué asco ese alcalda, hacerles esa encerrona mintiendo asi!

¿"Gastón y Daniela" tiene algo que ver con la firma del mismo nombre con sede en Barcelona y Madrid? ¿o que vendía?

Besos

Merche Pallarés dijo...

MYRIAM, ese alcalde era un facha de mucho cuidado... Lo de "Gastón y Daniela" creo que sería una franquicia pero, sinceramente, no lo sé. Besotes, M.

Ele Bergón dijo...

Ya veo que sigues con las entrevistas. Como dice Pedro, no las tenías que haber dejado. Sabes muy bien el hacer que las personas te cuenten su propia vida a la vez que vamos conociendo la Ibiza de otras épocas que fueron muy interesantes.

Enhorabuena

Besos

Luz

Aldabra dijo...

¡que guapa y que sonrisa!

¡que vidas tan aventureras e interesantes!

lo hacías/haces muy bien, Merche.

biquiños,

Merche Pallarés dijo...

ELE, esa fue mi intención al hacer estas entrevistas. Que la gente supiera porque Ibiza tuvo la repercusión internacional que tuvo y sigue teniendo. Besotes, M.

ALDABRIÑA, ¡Gracias! me encanta que te gusten, queridiña. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Hoy quiero resaltar una cosa, Merche: lo bien que está titulada esta entrevista. No sé si el titular fue tuyo o del periódico, pero es excelente.
Cómo me gusta esta serie tuya.
Besos.

Marcelo dijo...

Me gusta más "Gastón y Daniela" que "The shop"

Marcelo dijo...

Diste en la tecla: una mujer que tiene gran elegancia y prestancia, al mismo tiempo es sencilla y simpática.

Marcelo dijo...

"En mi bar no se aceptan armas" es de antología

Marcelo dijo...

Qué maravillas de entrevista, entrevistada y entrevistadora! ganas me dan de visitarles.

TORO SALVAJE dijo...

Me ha gustado mucho la entrevista.
Telarañas en los árboles...
Que bueno!!!

Besos.

Merche Pallarés dijo...

PEDRO, la verdad es que no me acordaba si era yo o el periódico quién ponía los títulos, o sea, que le he escrito a Joan Serra, director del Diario de Ibiza y ésto es lo que me ha contestado:

Hola, Mercedes
No lo recuerdo. Lo más probable es que hubiera de todo. Si los tuyos tenían gancho periodístico y encajaban en la maquetación, se mantenían. Si no se cambiaban o se modificaban para encajarlos. Es lo que hacemos habitualmente y supongo que también con tus entrevistas.

Saludos
Joan Serra

MARCELO, ¡Gracias por tus CUATRO comentarios...! Me alegro mucho de que te estén gustando las entrevistas, queridiño, y sobre todo que te estén entrando ganas de visitar Ibiza :) Besotes, M.

TORO, ¡Imagínate! ¡Telarañas! Too much... Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

Como se dice ahora, pones en valor al movimiento hippie

Merche Pallarés dijo...

PACO, ja,ja,... Besotes, M.

Anónimo dijo...

Estimada chiqui. Soy el hijo de Rafael del Zarco...¿recuerda esas exposiciones de Stephan en la Galería Quixote? me gustaria saber que fue del pintor Stephan. le ruego me escriba a jaimedelzarco@yahoo.es.