martes, 22 de mayo de 2012

CARLOS SANSEGUNDO



Sigo con las entrevistas para el Diario de Ibiza (2001) (sin traducción al inglés)
-------------------------------------------------
I'm continuing with my interviews for the Ibiza Journal (2001) (without an English translation)
-----------------------------------------------

"LA ÉPOCA ROMÁNTICA DE IBIZA HA SIDO ERRADICADA POR EL TURISMO"


Carlos Sansegundo un fortachón del norte, cántabro de Santander por más señas, pintor y escultor que perteneció al mítico grupo "Ibiza '59", es un hombre impetuoso, bregado en cinco matrimonios y un sinfin de viajes.  Como dice su buen amigo, el gran poeta José Hierro:  "Carlos Sansegundo es Guadiana que va y viene, desaparece y reaparece transformado".  Me recibe en su bonito estudio de Santa Eulalia.  El estudio tiene aire de guardería infantil o de cubo de Rubik con todos esos cuadros y esculturas multicolores, alegres, llenas de vida.  Un lugar muy luminoso y acogedor.


¿Qué habías hecho antes de instalarte en Ibiza?

-  En 1955 estudiaba en Bellas Artes de Madrid, conocí a una francesa preciosa con quien me fuí a París.  Expuse en la Galería Kleber donde Jean Cocteau organizó la exposición "Desde Picasso hasta Sansegundo".  El gran escultor inglés Henry Moore vió mis esculturas y se interesó por mi trabajo.  Me escribió una carta ofreciéndome trabajar en su estudio de Inglaterra.  Estuve un año en un pueblecito de Hertfordshire donde aprendí, pero también me aburrí muchísimo.  Decidí regresar a España.  En Madrid expuse en la galería Neblí y en el Museo de Arte Moderno y por las noches me reunía en el Café Gijón con otros pintores:  Cossío, Cristino Mayo y escritores como Camilo José Cela, Buero Vallejo, etcétera.

¿Y cómo descubres la isla?

-    Necesitaba alquilar un estudio pero en Madrid los precios eran caros, entonces Cossío y compañía me dijeron de alquilarlo a las afueras de la ciudad pero la idea no me convencía al no tener vehículo de transporte.  Un día estando de tertulia, aparcó un cochazo delante del Gijón del cual bajó una mujer extraordinaria, bellísima, tocada de turbante y abrigo de visón que entró y pidió un whisky con un ligero acento norteamericano.  Se hizo un silencio y todos quedamos con la boca abierta.  Cossío y Buero me dijeron:  "Sansegundo vete a hablar con ella que sabes un poco de inglés."  Me acerqué y le pregunté si era americana, ella me contestó si yo tenía algo en contra de los americanos.  Le dije que sí, que ellos tenían mucho dinero y yo no tenía "a fucking penny" (una puta perra).  Se rio y me dijo que me invitaba a cenar.  Salimos del brazo (el Gijón enmudeció) y fuimos a cenar a "Horcher".  Hablamos de todo un poco y salió el tema del estudio.  Ella resultó ser Priscilla Huntington, pariente del famoso mecenas norteamericano que fundó la Hispanic Society de Nueva York.  Me dijo que eso se solucionaba fácilmente, bastaba con venir a Ibiza.

La sugerencia te debió de coger de sorpresa.

-  Sí, porque no estaba muy seguro de dónde estaba Ibiza, mi geografía escolar no daba más que para Mallorca y Menorca como Islas Baleares (risas).  Pero vinimos y nos instalamos en una preciosa casa de Playa d'en Bossa, desértica en esa época, donde tenía amplio espacio para trabajar.

¿Qué te pareció la ciudad?

-  Un pueblucho comparado con Santander.  Sin embargo, a los pocos días, paseando por Dalt Vila entré en la galería del Hotel Corsario y quedé impresionado con la exposición de Bob Mumford y de ver esa calidad sofisticada en un pueblo tan pequeño (en realidad cuando entré en la galería pensé que vería los típicos cuadros paisajísticos).

¿Cómo participaste con el grupo Ibiza '59?

-  Esa noche fuimos al bar de Sandy en Santa Eulalia.  Le pregunté si conocía a un pintor llamado Mumford y Sandy me contestó:  "Ahora mizmo te lo prezento".   Lo conocí y vino a mi estudio, quedó alucinado con mi trabajo, así que me presentó al resto del grupo:  Broner, Bechtold, Hans Laabs, etcétera.

¿Qué te pareció ese mundo artístico de la época?

Me entusiasmó porque en Madrid y Barcelona seguían estancados en movimientos artísticos sin originalidad, mientras que aquí, gracias a la variedad de talentos y a las múltiples nacionalidades, se estaba haciendo un arte más universal, avanzado y de gran calidad, más en contacto con los movimientos de Nueva York, Londres o Berlín.

¿Es verdad que hiciste un busto de Abel Matutes, fundador del banco?

-  En 1963, tuve una exposición en el Museo de Arte Moderno de Madrid con Genovés, Vento, Mignoni, eramos el "Grupo Hondo".  Un americano me preguntó cuánto quería por toda mi obra expuesta.  Me sorprendió y le contesté que lo que quisiera él.  Me entregó su tarjeta y dijo que me lo pensara, que esperaría mi respuesta en el Hotel Castellana Hilton.  El resto del grupo me advirtió de que lo más probable es que fuera homosexual, pero resultó ser un marchante, me compró todo por 400.000 pesetas (cuatro cuadros).  Entonces pensé ¡con ésto ya puedo vivir el resto de mi vida en Ibiza!  Traje el cheque a Ibiza, fui al Banco Matutes y me dieron el dinero ipso facto sin siquiera verificarlo.  A raiz de eso me encargaron que hiciera un busto del fundador Abel Matutes.  Hoy en dia el relieve se encuentra en la CAM.

También viviste muchos años en Nueva York.

-  Estando de vuelta aquí, recibí una carta del marchante americano diciéndome que fuera a Nueva York para hacer una exposición.  El problema que yo tenía era cómo enviar los cuadros.  Matutes una vez más me ayudó, me dijo que lleváramos la caja en su velero a Barcelona y allí yo podía coger un crucero por el Mediterráneo que finalizaba en Nueva York.  Así lo hice y recuerdo que al llegar a esa enorme metrópoli de noche y ver todas esa infinidad de luces, pensé ¿en cuál de esas luces dormiré yo esta noche?

¿Te casaste de nuevo y te quedaste?

-  Estando mi obra expuesta en la galería, fui a ver cómo habían quedado mis cuadros y me llenó de alegría que uno ya tenía el puntito rojo (señal de que se había vendido).  La galerista--una mujer muy atractiva--se acercó, le dije que yo era el pintor y le pregunté si era verdad que ese cuadro estaba ya vendido.  Me dijo que sí, por supuesto.  Ahí mismo empezamos una larga charla, al final de la cual le pedí que se casara conmigo.  Total que me casé con Ruth Kligman.  Andy Warhol fue nuestro padrino y viví doce años en Nueva York hasta que me divorcié.  Debo decir que en esos años conocí a toda la vanguardia artística de la ciudad:   Motherwell, Rothko, De Kooning, Raushenberg, Jasper Johns, Jackson Pollock y un día coincidí con Dalí, a punto de pasearse por la Quinta Avenida a lomos de un elefante (risas).

¿Es cierto que tu mujer había vivido con Jackson Pollock antes de casarse contigo?

-  Sí, además iba en el coche con él y una amiga cuando tuvieron el trágico accidente dónde fallecieron Pollock y la amiga.  De hecho yo le convencí para que escribiera un libro sobre el tema, cosa que hizo y lo tituló "Mi vida con Jackson Pollock".  Hollywood compró los derechos.  Ahora está demandando por plagio, ya que la pelicula que acaban de filmar está basada en su libro pero se lo adjudican a otro escritor.  Por cierto, la actriz que ha ganado el oscar hace el papel de mi ex, Ruth Kligman.

¿Cómo recuerdas a esos grandes genios de la pintura?

-  Traté muchísimo a De Kooning, que era un señor encantador, de origen holandés con acento, pelo blanco, sencillo.  Aprendí mucho con él al igual que con Henry Moore.  Rothko tenía aspecto de ejecutivo, no era nada bohemio.  Le conocí en una fiesta de artistas y toda la noche estuvo hablándome del colegio de sus hijas, me pareció una maruja, me sorprendió que no hablara de pintura (risas).  En otra fiesta conocí a Jasper Johns, que era homosexual.  De esa fiesta tengo el recuerdo nítido de la entrada de Leonard Bernstein (gran director de orquesta) dirigiéndose a un joven efebo a quien besó apasionadamente en la boca.  Me quedé de piedra.  Luego estaba Motherwell que era un caballero muy millonario.

¿Regresaste a Ibiza?

-  Sí, en 1974 regresé y me instalé en Roca Llisa.  Me quedé un año más o menos, porque en ese tiempo vivía a caballo entre Madrid y Nueva York.  Al conocer a mi cuarta mujer, decidimos volver a instalarnos en Nueva York donde nos quedamos durante quince años.

Ya llevas varios años viviendo de nuevo en la isla, como si no pudieras alejarte mucho tiempo de ella, ¿es así?

-   Cierto, desde 1992 vivo aquí.  Por supuesto que la isla tiene un imán difícil de explicar pero aquella época maravillosa de romanticismo que ha sido desplazada por el turismo, más ventajoso económicamente, ha erradicado aquel toque mágico que puso a Ibiza en el mapa internacional.   

¿Qué piensas de ella ahora?

-  Cierro los ojos y no quiero verla.  Ignoro toda la fealdad que me rodea.  Me dedico a trabajar muchísimo y punto.  Eso es lo positivo.  Cada año sigo volviendo a Nueva York.






18 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Hoy me voy a Ibiza una semana. Disculpad mi ausencia de vuestros blogs. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Me ha hecho gracia lo de bregado en 5 matrimonios!
Quizá tenga razón, la masificación ha matado el romanticismo en todos.
Feliz viaje, Merce. Un beso.

Pedro Ojeda Escudero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Merche Pallarés dijo...

PEDRO, te borré el segundo comentario que salió repe... Y, sí, la masificación mata el romanticismo..., desgraciadamente. M. Besotes, M.

Aldabra dijo...

¡cuanto estoy aprendiendo con estas entrevistas!

biquiños,

Asun dijo...

¡Concho, y tan impetuoso! ¡Cinco matrimonios, nada menos!

Está visto que donde ponía el ojo ponía la bala. Una charla con una galerista y acaba en boda jajajaja. ¡Hija, qué facilidad para conquistar!

Que lo pases bien en Ibiza.

Besos

Anónimo dijo...

Excelente entrevista , sin duda . Alguien debería convencer a este individuo de que nos deje como testimonio un libro en el que recoja la letra pequeña de sus grandes vivencias junto a personajes de tanta envergadura. Entrar por primera vez en un blog y encontrarme con esta entrevista , me deja fidelizado a él por los siglos de los siglos. Felicidades.
C.L.N. Valldemossa .

Jabo dijo...

Hola Merche: me ha gustado mucho la entrevista, y además me ha hecho recordar cuando pasé allá por el año 78 una semana en santa Eulalia. Que recuerdos, madre!
Abrazo. Jabo

amelche dijo...

Asun tiene razón, a esa velocidad, ¡lo raro es que no se casara con 20 por lo menos! Aunque le duraban bastante, 12 y 15 años no es moco de pavo.

amelche dijo...

Pásalo bien en Ibiza, un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Escultor de piedras y de mujeres.

Que disfrutes en tu isla, aunque ya no sea la de antes, para ti lo es.

Besos

Myriam dijo...

Buen viaje a Ibiza, Merche , que lo disfrutes y gracias por habernos dejado a este cántabro fortachón.

(creí que ya te había dejado comentario, peor se ve que no pude hacerlo cuando leí la entrada)

Besos

Ele Bergón dijo...

La verdad que los personajes de tus entrevistas pueden decir como Neruda "Confieso que he vivido", bueno creo que tú también lo podrías decir y ahora te vas a tu maravillosa isla. ¡Que lo pases muy bien, disfruta que el tiempo está para eso, para vivir con intensidad!

Un abrazo

Luz

Merche Pallarés dijo...

¡Ya estoy de vuelta! Gracias mis queridos por vuestros comentarios. Besotes, M.

Myriam dijo...

(Merchita: suelo colgar mis entradas a las 9.30 de la mañana hora de España. Ya está, por lo tanto, colgada la segunda parte. Gracias por tu interés, querida amiga. Besos)

Cristian dijo...

La verdad que estuvo hermosa la entrevista, y la mujer de Broner tambien dice lo mismo de Ibiza, y por otra parte es un lastima que madrid sea tan cara que no le de oportunidad a los artistas

Mark Stevens dijo...

I have a painting by Carlos Sansegundo. Is anyone interested in purchasing it?

Mark Stevens dijo...

I have a painting by Carlos Sansegundo. Is anyone interested in purchasing it?