jueves, 26 de julio de 2012

RAFAEL RODRÍGUEZ Y MARÍA VILLARROYA



Entrevistas en el "Diario de Ibiza" 2001 - (Sin traducción al ingles)
------------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal 2001 - (Without an English translation)
------------------------------------------

Rafael Rodríguez y María Villarroya son una pareja muy "sui generis" porque siempre se les ve juntos por las calles de Ibiza.  Tienen aspecto de ser pintores bohemios pero la realidad es más prosaica.  Rafael trabajó durante muchos años en el Banco Exterior y María se dedica a sus "labores", aunque en su Zaragoza natal fue propietaria  de la Librería Pons, centro de reunión de la vanguardia local.  Les he incluido en esta lista de personajes porque destacan dentro de la mediocridad ambiental actual.  Nos encontramos en el café de la interesante "Librería Azul", rodeados de fotos de Romy Schneider.

"EN IBIZA TODO EL MUNDO PUEDE CONGENIAR, SEAN PRÍNCIPES O VAGABUNDOS"

Por favor, contádme vuestra llegada a la isla.

- María - Yo fui la primera que vine en 1970 de vacaciones con una amiga.  Llegamos al pequeño aeropuerto  y me enamoré instantáneamente del lugar, recuerdo que le dije a mi amiga:  ¡Aquí vendré a vivir!  Me hizo mucha gracia que nada más bajar del avión alguien me sacó una foto que luego me regaló.  No sabía a cuento de qué me la había sacado (ríe).

¿Qué fue lo que más te llamó la atención al llegar a la ciudad?

-  La galería de Ivan Spence.  La encontré tan original que quedé anonadada.  También me sorprendió el ambiente tan cosmopolita que existía.

¿Qué pasó después de tus vacaciones?

- Volví a Zaragoza, y en 1971 conocí a Rafael.  Nos casamos en 1972.  Siempre le hablaba de Ibiza y de venir pero él no quería saber nada de islas ya que había vivido en Ceuta.  Por fin en 1974 le pedí como regalo que nos viniéramos de vacaciones.  Llegamos un domingo del mes de mayo temprano por la mañana.  Todo estaba cerrado.  No había un alma por la calle.  Fuimos al Hotel Montesol a reservar una habitación y nos dijeron que teníamos que esperar hasta más tarde para que nos la dieran.  Deambulamos por la ciudad desierta.  Rafael estaba desolado (habíamos venido por quince días) y dijo:  ¡Menos mal que es mayo porque si venimos en otra época ésto hubiera sido fatal!  Comimos en la única tasca que estaba abierta, una hamburguesa horrible (ríe).  Pero, en el fondo, yo sabía que Ibiza le iba a gustar.  Al llegar la noche, la cosa por supuesto cambió.  La ciudad empezó a vibrar, todas las tiendas abrieron.  El ambiente era estupendo.  Al día siguiente descubrimos las playas, la que más nos deslumbró fue Benirrás, tan tranquila y desierta, que durante muchos años ha sido "nuestra" playa.

¿Cuándo decidisteis vivir aquí?

-  Todos los años vinimos de vacaciones hasta 1986, cuando decidimos que era mejor mudarnos y tener nuestra base aquí para así poder ir de vacaciones a otros lugares.  Rafael solicitó el traslado del banco a Ibiza, que pensaba que no se lo iban a dar, pero para nuestra sorpresa y regocijo, se lo dieron.  En febrero nos instalamos.

Una vez instalados ¿qué recuerdos se os quedaron más grabados?

-  El carácter de los ibicencos.  En el banco recuerda Rafael que existía un gran compañerismo, sin rencillas ni envidias que tanto abundaban en otros trabajos que había tenido en la península.  Siempre se han portado maravillosamente con nosotros.  Recuerdo una vez que entré en una joyería y ví un reloj que pensé que le gustaría a Rafael porque hacía colección de relojes, pero no pensaba comprarlo.  No obstante, como era el 13 de febrero y al día siguiente era el día de los enamorados, pregunté el precio.  No era muy caro, así que me decidí comprarlo pero no tenía el suficiente dinero disponible (ésto, por cierto, ocurrió en 1990) y no quería pagar con tarjeta.  Les dije que volvería por la tarde.  De pronto me dijeron que eso no, que si lo quería me lo envolvían en papel de regalo y que pasase a pagarles cuando quisiera porque ¡ya me conocían de vista!  Ni en Zaragoza donde era más conocida, me hubiese pasado una cosa igual.

Actualmente ¿no pensais que la isla está demasiado masificada?

-  Todo el mundo está masificado, quizá se note más aquí porque es un lugar pequeño pero sigue siendo algo muy especial la convivencia que existe, el respeto, cada uno va a su aire sin meterse con el prójimo.  La mayor parte de la gente de todo el mundo que viene tiene amplitud de miras, no es de mente estrecha como ocurre en otros sitios.  Luego está el hecho de que no hay diferencias de clase.  Todo el mundo puede conocerse y congeniar, sean príncipes o vagabundos.  En Ibiza no es necesario el dinero para entrar en "sociedad", aquí siempre ha imperado la ¡persona! 

 

 

  


20 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

La moda de los setenta era muy elegante, qué nostalgia da esa foto. Un empleado de banca y un ama de casa, Ibiza todo lo integraba, a juzgar por lo que cuentas. Y la ausencia de ambientes tóxicos en el trabajo es un dato que habla muy bien de tu querida isla. El paisaje y el paisanaje, de diez.

Besos, feliz verano.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenos días, Merche Pallarés:

¡Qué gracia, lo de sus labores! ¡Y -el concepto- quedaba reflejado hasta en el DNI!
¡Cómo marcan los años las modas del vestir y los peinados!.
Miro la fotografía, y al comparar -en la reciente-, a Rafael se le ve relajado y feliz, a María un poco menos. Quizás ella pensaba que -al llegar a casa- le esperaba enfrentarse al cumplimiento de sus obligaciones-profesionales.

Abrazos.

Myriam dijo...

¡Qué ganas de que sea mayo jajaja!

Besos

Asun dijo...

De todas las entrevistas que has puesto éstas creo que son las personas con profesiones e historias de vida menos estrambóticas.

Les costó llegar a instalarse pero al final llegó jajajaja.

Besos

Bertha dijo...

Preciosa entrevista, que bonito si todos nos comportáramos con ese desprendimiento y sobre todo que impere el respeto a las personas...sean de la condición que sean.

-Han mejorado con los años se les ve bien jeje.

Un abrazo Merche!

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA, algunas vestimentas de los años '70 me gustan pero otras como los pantalones de pata de elefante no me gustaban nada... Es verdad que Ibiza integra a todo el mundo aunque ahora muchos visitantes se están pasando de rosca... Besotes, M.

GELU, ja,ja... Igual tienes razón en lo de que le esperan sus "labores"... Besotes, M.

MYRIAM ¿a qué sí? ja,ja... Besotes, M.

ASUN, había de todo en la viña del señor, je,je... Besotes, M.

BERTHA, así era, todos integrados y respetándonos mucho. Y, sí mejoraron con los años :) Besotes, M.

amigoplantas dijo...

Sí es cierto, la librería Pons

Ele Bergón dijo...

Querida Merche, con estas entrevistas que vas dejando por aquí dan ganas de instalarse también en Ibiza, pero claro con una máquina del tiempo que nos lleve a otros años.
La libertad y el respeto es lo que más me gusta

Un abrazo

Luz

Merche Pallarés dijo...

AMIGOPLANTAS, gracias por su visita. Creía que era mi amigo Miguel Vivanco pero creo que me he equivocado... Saludos, M.

ELE, sí, ¡cuánto daría por volver a la Ibiza de aquellos años maravillosos! Pero, en fin, la vida va "evolucionando" (¿?) ¡Qué le vamos a hacer! Besotes, M.

TORO SALVAJE dijo...

Veo que Ibiza abría las puertas a todo el mundo.
Eso está bien eh...

Besos.

Merche Pallarés dijo...

TORO, sí, Ibiza era única en ese aspecto. Como he dicho tantas veces era un oasis en la España de la época. De ahí su fama mundial.

amelche dijo...

¡Cuánta gente se mudó a Ibisza! En la primera foto me recuerda a Joan Manuel Serrat.

Merche Pallarés dijo...

AMELCHE, en aquellos años todo dios se iba a Ibiza... Besotes,M.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Merche Pallarés:

A continuación de leer esta entrevista, y tu detalle de la decoración del lugar en el que la realizaste, con las fotografías de Romy Schneider, me hizo preparar dos entradas en mi blog de cine.
una dedicada a Romy-Sissi
y otra a Romy-Kitty.
Y a ti, por supuesto.

Abrazos.

Merche Pallarés dijo...

GELU, gracias de nuevo por tu comentario y tus links a Romy Schneider alias "Sissy". Creo que te gustará saber que la primera entrevista que publiqué en mi blog a ANTONIA MAXWELL, ella y sus hermanos son descendientes de la famosa Sissy de carne y hueso. De hecho son los últimos descendientes directos del Rey Sol. Si lees cualquier libro sobre los Habsburgo lo verás. Besotes, M.

Aldabra dijo...

me encanta eso de que lo que importa es la persona porque es lo que debe ser, por otra parte.

y yo todavía sigo sin conocer a Ibiza y al paso que vamos, no me cojo vacaciones hasta la jubilación... en fin.

biquiños,

Gelu dijo...

Buenos días, Merche Pallarés:

Estaré un tiempo sin conexión a internet. Me apunto -para cuando vuelva a tenerla de nuevo- hacer una entrada de ‘ El gatopardo ‘
pues como te dije tu amiga Antonia Maxwell, me recordaba a Claudia Cardinale.

Abrazos

Merche Pallarés dijo...

ALDABRIÑA, seguro que conoces Ibiza ¡antes de tu jubilación! Aún te quedan muuuuchos años hasta entonces :)) Besotes, M.

GELU, gracias por todos tus links siempre tan interesantes. Disfruta de tus vacas... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

En la foto se les ve felices y tranquilos. Adaptados a una isla acogedora como ellos mismos expresan. ¿Qué habrá sido de ellos?
Besos.

Merche Pallarés dijo...

PEDRO, Buena pregunta. De ellos no he vuelto a saber nada. Tengo que enterarme... Besotes, M.