sábado, 4 de agosto de 2012

ANNIE PINDELSCHMIDT


Entrevistas en el Diario de Ibiza -2001 (sin traducción al inglés)
---------------------------------------
Interviews in the Ibiza Journal - 2001 (without an English translation)
---------------------------------------

"EL MERCADILLO DE ES CANAR ANTES ERA OCIO Y AHORA ES NEGOCIO"

Annie Pindelschmidt, de padre belga y madre valona, es una mujer hermosa, alta, que aún conserva su aire hippy, con sus vestimentas y pelo largo.  Fue una de las pioneras del mercadillo de Es Canar y aún sigue vendiendo en el mismo, al igual que en el de Las Dalias.  Me recibe en su casa, decorada muy "sui generis"--yo diría que un poco anárquica como su dueña-- de altos techos y grandes ventanales, con una preciosa vista sobre Dalt Vila.

Cuando llegaste por primera vez, ¿sabías que Ibiza existía?

Sí, porque en 1962, mientras estudiaba en Madrid, ya oí hablar de ella, además vi la pelicula "More".  Adopté el movimiento hippy desde sus comienzos y viajaba a menudo a Marruecos.  En 1969, mi marido y yo vinimos a vivir aquí.

¿Cómo fue vuestra llegada?

Llegamos en avión al pequeño aeropuerto de entonces, que estaba lleno de buganvillas.  Nos fuimos directamente al "Clive's" y la primera persona que conocimos fue a Clive.  Nos instalamos en una pensión de Dalt Vila detrás del restaurante "El Portalón".  Al llegar me llamó mucho la atención la luz y me pareció el ambiente como si fuera una obra de teatro con todos sus habitantes estrafalarios, los actores.

¿Te quedaste?

-  Unos meses, porque en la época viajábamos mucho entre Marruecos, Torremolinos y aquí pero ya en 1973 nos quedamos definitivamente.  Vivimos en una casa payesa detrás de "Las Dalias".

¿Es cuando empezaste a vender en el mercadillo de Es Canar?

-  Sí, aunque siempre había vendido ropa que traía de Marruecos.  Recuerdo que al principio del mercadillo cuando no estaban los puestos adjudicados como hoy en día, había muchísimas peleas entre la gente para asegurarse un buen sitio.  Ya estas peleas no existen porque todo está hipercontrolado (risas).  En los años setenta cuando ganabas, digamos, entre 7.000 y 14.000 ptas a la semana, con ese dinero vivíamos todo el mes.  Lo solíamos celebrar como reyes, por cada billete de mil, una cerveza.  Ahora, el mercadillo se asemeja más a un "Corte Inglés".  Todo está muy organizado.  Antes era ocio, ahora es negocio.

¿Y qué te parece el mercadillo de Las Dalias?

-  Es más selectivo.  Hay un ambiente más de los años '70, más romántico.  También hacen la fiesta del "Namasté" (saludo hindú que significa bienvenida) cada miércoles en los jardines con música, espectáculo y comida que te retrotrae a la época hippy maravillosa.

Sin embargo ¿es cierto que 1975 fue un año trágico para ti?

-  Fue horrible porque mi marido murió a causa de una pelea que tuvo lugar después del desfile de Ad Lib de ese año.  Pensé en marcharme a Bali pero al final me quedé.  Viví en el piso que habíamos comprado en la calle de la Virgen.  Ahí estuve hasta 1979.  Pero en 1980, cuando la calle y el barrio empezó a degradarse--hasta entonces había sido una maravilla porque los niños podían jugar tranquilamente en la calle y existía un ambiente muy simpático todo el año--me mudé con mi hijo a Santa Gertrudis.

¿Debió de ser duro vivir sola en el campo con un hijo?

-  Era fantástico porque una se arreglaba muy bien sola.  Todo era muy fácil, casi no se necesitaba dinero.  Tenía un coche viejo que no tenía papeles ni seguro ni nada  De todas formas la casa siempre estaba llena de gente.

¿Te volviste a casar?

No, casarme nunca, ¡ni pensarlo! pero he tenido dos grandes amores, uno con un árabe de Túnez que parecía un emperador romano (risas) y otro con Pepe Queralt, alías "Pepe buen turrón", con quien sigo desde hace veinte años.

¿Cómo teniendo el espíritu hippy que aún conservas, puedes vivir en un lugar tan materialista?

La salvación para mi y mucha gente es ir a Oriente cada año, a la India, para salir de este mundo consumista en que nos vemos envueltos.  En la India tienes la oportunidad de encontrarte contigo misma, cosa que en Occidente es casi imposible.  El círculo infernal del culto al dinero ha hecho que se pierda el encanto y el valor verdadero de las cosas.

¿Qué piensas de Ibiza ahora?

-  La encuentro desastrosa.  Todo el mundo con prisas.  La Peña y el puerto que era, y es, lo más bonito de la ciudad me pregunto qué es lo que ha pasado para que esté como está.  Que se haya degradado hasta tal punto.  Todo se ha convertido en política e intereses.  Deberían rehabilitar todos los edificios de la Marina.  Recuerdo las camisetas que ponían "Ibiza 100% fun" (Ibiza 100% divertida) ahora debería ser "Ibiza 100% stress".  Ahora todo es política e intereses.  Una lástima.   

¿Piensas seguir viviendo aquí?

-  Siempre tendré un pie en Ibiza, además para los jóvenes que no han vivido lo que nosotros pues para ellos está bien y de hecho hay muchos que lo están haciendo muy bien.  Involucrados en la recuperación de la naturaleza, de la ciudad antigua, etcétera.  Nosotros puede que estemos desencantados, pero ellos quizá cambien las cosas.

      


14 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Conozco quien ha ido a la India y a la vuelta...una depresión. Con eso,no quiero decir que Annie no tenga su razón. La India es demasiado dura para almas sensibles.
Besos, Merche.

Myriam dijo...

Me gusta como describe a sus parejas: el árabe que parecía un emperador romano y el Pepe con ese mote tan gracioso, es como si me lo imaginara.

¡Que bien que la juventud se comprometa con la preservación de la riqueza de la Isla!

Besos

Asun dijo...

Hay mucha gente a la que haber ido a la India le cambia la vida, o al menos la perspectiva.

A lo mejor tengo que ir pensando en hacer un viajecito :)

Besos

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA, me imagino que debe de ser muy fuerte ir de aquí a la India... Besotes, M.

MYRIAM, es una mujer vivida... Sí lo de los jóvenes es fantástico. Besotes, M.

ASUN, sé que a muchos la India les ha cambiado/trastornado. No sé porque pero a mi el Oriente no me atrae, prefiero Sud América cien mil veces. Besotes, M.

no vayas a los toros dijo...

Y tu (vosotras) en aquellos tiempos que llevabas? Faldas largas a lo hippie o mini falda?

amelche dijo...

Qué pena que perdiera a su marido en una pelea, menos mal que luego rehizo su vida. Y qué bonito sería poder trabajar para vivir y no vivir para trabajar, para estar estresados, para tener más dinero...

Un abrazo.

Aldabra dijo...

una mujer fuerte que supo superar las adversidades.

biquiños,

Merche Pallarés dijo...

NO VAYAS A LOS TOROS... ¡Gracias Miguel Vivanco! Pues yo iba muy a mi aire, pantalones bombachos, pareos, vestidos, etc. Besotes, M.

AMELCHE, pues sí, una desgracia... lo del marido... Por lo menos ella toda la vida se ha dedicado a lo que le gusta: vender ropa. Besotes, M.

ALDABRIÑA, pues sí. Muy fuerte. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Insisten casi todos los que entrevistas en lo mismo: el cambio radical de la isla, que parece haber muerto por su propio éxito. ¿Es así y de serlo, hasta qué punto han sido culpables estos mismos que entrevistas tanto por participar en el negocio como por no frenarlo?
Besos.

Ele Bergón dijo...

HOla Merche, vengo a saludarte y darte un fuerte beso

Luz

Myriam dijo...

Me alegro Merchita de que te gusten mis viernes de agosto porque me quedan dos más jijiji verdes que te quiero verdes. Besos

Merche Pallarés dijo...

PEDRO, ELE, MYRIAM, ¡¡¡Gracias mis queridos!!! Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

Corte Inglés al aire libre y en Ibiza.
Un lujo (entonces) al alcance de pocos.

Merche Pallarés dijo...

PACO CUESTA, es verdad, al alcance de muy pocos :)) Besotes, M.