lunes, 4 de junio de 2012

ARMIN HEINEMANN


Entrevistas en el Diario de Ibiza (2001) (Sin traducción al inglés)

------------------------------------------

Interviews in the Ibiza Journal (2001) (Without an English translation)
------------------------------------------

"SABÍA QUE IBIZA ESTABA EN ESPAÑA PERO NO EXACTAMENTE DÓNDE"

Armin Heinemann y Stuart Rudnik son los "Zipi y Zape" de la moda ibicenca.  Socios de la longeva boutique "Paula's" en la Calle de la Virgen.  Entrevisto a Armin en el Montesol rodeados de horribles copias de los cuadros de Botero.  Armin sigue teniendo un ligero aire hippy.  Lleva dos pendientes en cada oreja así como su sempiterna marca roja hinduista en el entrecejo y el pelo corto pero con coleta.  Tiene ojos de lince y el cuerpo fibroso, sin duda debido a la vida espartana que lleva en su casa payesa sin agua y sin luz a estas alturas del Siglo XXI.


Armin, ¿cuándo y por qué viniste a Ibiza?

-  En 1972, debido a problemas personales con mi ex-mujer en Alemania, su emancipación femenina, etcétera, cogí a mis dos hijos Paula y Mopitz y, literalmente, me escapé.  Un amigo me habló de Ibiza.  Sabia que se encontraba en España pero no sabía exactamente dónde.  Vinimos de casualidad porque lo único que yo quería era fugarme a cualquier sitio.

  ¿Cual fue tu impresión?

No tuve impresión.  Estaba tan preocupado y abrumado por mi situación personal que no me fijé en nada.  Me dirigí como un zombi a las señas de un bar en la  Calle de la Virgen, que resultó ser "The Tavern", donde un amigo me dijo que me ayudarían.  No tenía ni idea de los horarios de los bares.  Me senté delante del "Tavern" a las nueve de la mañana y hacia el mediodia me percaté que ya no abriría por la mañana.  La  vecina que vivía encima, que posteriormente sería la que haría los sombreros de "Paula's", me habló de un hostal en Talamanca.  Llegué al hostal y, con ayuda del diccionario, me entendí con la dueña.  Me instalé por dos semanas.  Al anochecer acosté a los niños y me fuí al "Tavern" a solucionar mis problemas.

¿Los solucionaste?

-  En parte, sí.  Me encontré con muchas personas que escucharon atentamente todas mis desventuras.  Cuando acabé, ellos me contaron las suyas, que resultaron ser parecidas (risas).  También conocí a una mujer que quería alquilar una casa en San Juan y allí me instalé.

¿Fue cuando decidiste quedarte?

-  En el campo conocí una vida diferente.  Descubrí a los ibicencos.  Una gente muy, muy amable de una gran calidad humana, un sentido de familia muy fuerte y una tolerancia extraordinaria.  Eso me gustó mucho porque me ayudaba a superar mis problemas.  Era un bálsamo para mi corazón.  Decidí quedarme.

Tu eres arquitecto, ¿cómo se te ocurrió abrir una boutique?

Poco a poco fui conociendo gente.  Como había llegado en octubre, todo el mundo me hablaba de la temporada turística, que yo desconocía totalmente.  Conocí a un chico que quería vender una tienda de artículos de cuero y algunas blusas en el número 4 de la Calle de la Virgen.  No tenía intención de comprar nada porque, efectivamente, quería seguir con mi carrera de arquitecto, pero el chico estaba tan desesperado por vender que bajaba y bajaba el precio.  Al final sucumbí porque la oferta era muy tentadora.  Compré pensando en abrirla en la temporada y después venderla.

¿Así empezó Paula's?

Más o menos.  Pocos días después de comprar el local me encontré con un sobre debajo de la puerta.  Era de una señora que quería comprar tres blusas que había visto durante el verano.  Me puse a buscar por toda la tienda y encontré una que correspondía a la descripción que hacía la señora.  Busqué entre los papeles la dirección de una modista.  La encontré en Santa Gertrudis.  Ella me confirmó que había hecho esa blusa y que podía hacer mas.  Las hizo y se las mandé a la señora, que me pagó espléndidamente.  Decidí comprar más tela y confeccionar más blusas.  Así fue el principio de Paula's.  Entre los patrones de la modista y mis diseños posteriores empezamos a hacer vestidos.  Pieza por pieza.  Así empecé un negocio sin inversiones, día a día, sin deudas, sin créditos, y así he seguido hasta hoy.

¿Cómo conociste a tu inseparable socio, Stuart?

Durante la primera temporada necesité ayuda en la tienda porque yo tenía que ocuparme de mis hijos.  Empleé a una joven inglesa, pero ella atraía a más hombres que a clientas.  Decidí buscar otra persona.  Encontré a Stuart sentado en la calle vendiendo hierbas ibicencas en pequeños paquetes hechos con cartones que encontraba en la basura.  Le contraté.  Fue un gran acierto.  Stuart ha sido el que dio el empujón que Paula's necesitaba porque era el que decoró y decora la tienda y el escaparate.    Stuart ha sido la simbiosis perfecta para el negocio.  Unas decoraciones muy originales y teatrales.  Es artista de artes plásticas.

Vuestra ropa ha sido y es muy internacional.   En una pelicula americana reconocí que la actriz principal llevaba vuestros vestidos.

-  Llegamos a vender nuestra producción en tiendas de Beverly Hills y Nueva York.


Las telas, ¿las diseñas tu?

Sí, lo hago todo de manera artesanal.  Compro el hilo, decido la manera de tejerlo, diseño los estampados a mano y hago los patrones con las modistas ibicencas.  Por supuesto que toda la confección se realiza en la isla.


También diseñaste e hiciste la decoración de algunos montajes del Ballet Nacional de Cuba de Alicia Alonso...

Conocí a Alicia Alonso a través de Pilar de Goitia, una amiga común, en Barcelona en 1987.  La ví en el Liceo y le seguí en su gira por España.  Cuando le faltó un traje de noche para el 50 aniversario del American Ballet Theatre, en Nueva York, se lo hice.  Después colaboré en cuatro ocasiones:  "Retrato de un Vals", "Cleopatra", "La Cenicienta" y "Yurislady" para el Festival Internacional de Ballet de La Habana.  El más emocionante fue "La Cenicienta", porque debido a mi producción y después de veinte años, el Ballet de Cuba actuó en Estados Unidos.  Tuvo un gran éxito.


¿Echas de menos tu trabajo de arquitecto?

-  De vez en cuando sigo trabajando.  Acabo de diseñar y construir una casa enorme en Holanda.


¿Qué piensas del "antes" y "después" de Ibiza?

-  La sentimentalidad del "antes" a mi no me va.  Yo vivo "ahora" y el cambio que se produce en todo momento es lo que da energía a mi vida, por lo tanto para mi Ibiza sigue teniendo la misma atracción de siempre porque los ibicencos siguen con las mismas cualidades humanas y la naturaleza tiene el mismo encanto.  El aire y la luz tienen la misma magia.  Estoy encantado con la vida en la isla.  Sigo viviendo en el campo en una casa payesa sin luz, sin agua, sin gas y sin baño.


¿También en invierno?

Sí.  Me ducho fuera con un cubo de agua de la cisterna.


Hay que tener valor..., ¿sigues en la misma casa de San Juan?

No.  En 1976 me mudé a mi propia casa, donde vivo en compañía de gallinas, pavos y gatos.  Cultivo mi propia huerta y estoy rodeado de almendros.  Un paraíso.



NOTA MIA:  En estos últimos años Armin ha sido un entusiasta introductor de la ópera en Ibiza.  Cada año hace un montaje de gran éxito.  Yo llegué a ver dos de sus óperas:  La Traviata y, si no me equivoco y recuerdo bien, La Bohème "en Ibiza" o sea en plan hippy.  Un planteamiento muy original.

12 comentarios:

pancho dijo...

Llegar a Ibiza en Octubre es como entrar por la puerta de atrás, cuando todo termina. Entra con el pie cambiado, pero poco tarda en establecerse. Y no le hace falta ni ducha. Hace como los antiguos: usa la regadera del huerto, o el Mare Nostrum que está bien cerca. Me ha encantado saber de este personaje tan a contrapelo, pero gran emprendedor.

Un abrazo.

Asun dijo...

El de este hombre es un ejemplo muy claro de que hay que estar atento a las señales que se nos presentan en la vida y aprovecharlas. Fíjate como pasó de estar hecho polvo y desesperado a iniciar un negocia y resurgir de las cenizas.
Las casualidades no existen. Todo pasa por y para algo.

Buena filosofía de vida la que sigue Armin.

Besos

Abejita de la Vega dijo...

Me encanta la foto de Armin con las modistas. Me las imagino cortando y cosiendo montones de hermosos vestidos amplios y blancos...que ellas no se ponían.

Un gran personaje Armin, gracias por dárnoslo a conocer.

Besos

Myriam dijo...

Disfruté mucho esta entrevista. Este Armín es todo un personaje. Ahora eso de vivir sin baño ni agua caliente.... ajjjjjjjjj te lo regalo.

Besos

Merche Pallarés dijo...

PANCHO, sí, llegar en octubre era como llegar por la puerta trasera... Me ha gustado tu descripción :) Besotes, M.

ASUN, lo de Armin es toda una lección de supervivencia en tiempos convulsos. Besotes, M.

ABEJITA, las modistas (esa foto a mi también me gusta) hacían de todo menos vestidos blancos porque el estilo de "Paula's" era más bien estampados :) Besotes, M.

MYRIAM eres una friolera, ja,ja... Pero, sí, en invierno es un poco difícil de aguantar... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Este personaje se ha convertido en mi preferido de cuantos entrevistaste -al menos, de las entrevistas que has difundido hasta ahora-. ¡Qué tipo!
Me ha gustado mucho lo de Zipi y Zape.
Besos.

Merche Pallarés dijo...

Pedro, Armin es y ha sido muy especial. Yo le quiero y admiro mucho. Besotes, M.

Romek Dubczek dijo...

Es que Alemania es definitivamente un lugar para huir :)

saludos,

Romek

Aldabra dijo...

¡que tipo tan interesante!, al que al igual que el resto de tus personajes desconocía por completo.

Asun tiene razón, hay que aprovechar el momento sin enredarse con el pasado.

biquiños,

Merche Pallarés dijo...

ROMEK, gracias por tu visita y comentario. Besotes, M.

ALDABRIÑA, como te dije estos personajes no son "famosos" por lo tanto, aparte de, quizás, Nina (la mitad del duo Nina y Frederick que fueron famosos en los '60/70) que aparecerá más adelante, no conoces a nadie. Normal. Besotes, M.

TORO SALVAJE dijo...

Soy pesado pero no me cansaré de insistir.
Intenta editarlas.
Por probar no pasa nada.
Yo las disfruto mucho.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

TORITO, vale, gracias, lo intentaré :) Besotes, M.