martes, 15 de enero de 2008

TORMENTA EN EL ATLANTICO- STORM IN THE ATLANTIC

Ahora que recuerdo mi travesía en el "Conte Biancamano", os quería contar sobre la tormenta alucinante que nos aconteció antes de llegar a Halifax (Nova Scotia). Parece ser que yo sali a mi padre, excelente marinero, porque no me marée en ningun momento de la travesía mientras que mi madre y hermano estuvieron en el camarote, mareados, durante todo el viaje (7 dias). Yo correteaba por todo el barco sintiendo una libertad jamás antes experimentada. Es cuando fui al bar y pedí una coca-cola como os cuento en mi precedente blog. Un dia tuvimos una tormenta. Vientos fuertísimos, olas de, por lo menos, treinta metros de altura bañando las cubiertas del barco. En los salones, los grandes ceniceros se escurrían de un lado para el otro. A la hora de comer, yo era la única que apareció en nuestra mesa y el pobre Georgio, nuestro camarero, con la cara más blanca (tirando a verde) que una sabana, me servía con profesionalidad diligente. No había nadie alrededor. Todos mareados. A mi me encantó ver el mar tan enbrabecido, disfruté con esas olas gigantescas, el barco bamboleándose de estribor a babor, jamás pensé en el peligro, solo disfruté de la fuerza de la naturaleza en su estado puro.

Now that I remember my trip on the "Conte Biancamano" I wanted to tell you about the storm we came across just before reaching Halifax (Nova Scotia). It seems to be that I took after my father, an excellent sea-man, because I didn't get sea-sick once during the whole trip while my mother and brother were in their cabins during the whole journey (7 days). I ran around the ship savouring my new-born freedom (that's when I went to the bar and asked for the coke that I mention in my previous blog). One day we had a very heavy storm. Highly strong winds, waves reaching thirty metres that crashed and washed the decks, the high ashtrays in the ballrooms sliding from one side to the other. At lunch-time I was the only one at our table, and poor Georgio, our waiter, white (nearly green) as a sheet, served me with professional diligence. No one was around. Everybody was sick. I loved seeing that enraged sea, the huge waves, the ship swaying from one side to the other. I never thought of the danger. I just enjoyed the force of nature in its pure state.

10 comentarios:

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

A mí no creo que me hubiera resultado muy agradable la travesía. Será porque soy de Rioseco.
Saludos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Merche,no me hables de los mareos,cuando era pequeña cada año iba con mi madre(mi padre se quedaba de Rodriguez en BCN) a casa de unos amigos en Palma de Mallorca a pasar 15 días,bien pues yo,solo poner un pie en el barco ya estaba vomitando,aquel olor especial de los barcos no lo podía soportar y no te digo nada de cuando empezaba a navegar,ibamos en el Ciudad de Barcelona y tardaba 8 horas.Terrible !!
De mayor no he puesto los pies en ningun barco.

amelche dijo...

A mí creo que tampoco me hubiera gustado. No sé si me mareo, porque sólo he subido en el barco que va de Sta.Pola a Tabarca (30 min) y en un ferry de Irlanda del Norte a Escocia (unas 2 horas creo que fueron) y nunca me he mareado, pero con tantas olas, igual sí.

Merche Pallarés dijo...

Pablo, Mª Eugenia y Ana, pues gracias a Dios que no me mareo porque me paso la vida haciendo la travesía Formentera-Ibiza!! De hecho cuando me rompí el tobillo fue un dia de muy mala mar iendo a Formentera, me resbalé y ¡adios tobillo! Besotes, M.

m.eugènia creus-piqué dijo...

MERCHE.
Es que la travesía de Formentera a Eivissa tambien la he hecho yo al igual que estos cruceros de la Costa Brava y no me mareo,es solo cuando subo a un barco de verdad.Que mala pata tengo con lo que me gustaría hacer un buen crucero por estos mares de dios.
Es que no lo quiero ni intentar !

Merche Pallarés dijo...

Por cierto, queridos, os pido disculpas por mis faltas de ortografía que odio cometer!! Dónde digo que el mar estaba "enbrabecido" (¡horror!) quise escribir: "embravecido". Las prisas a veces me juegan malas pasadas...Besotes, M.

METIS dijo...

buff callaaaaa como aguantaste??
yo la travesia ibiza-barcelona (8 horas) me maree como nunca y dije que nunca mas. si hasta para ir a formentera me mareo¡¡¡¡

lo que cuentas me recuerda a la peli "poseidon" que vi ayer justamente, estilo "titanic" por si no la has visto, y te aseguro que se me quitaron las ganas de coger un barco.

besos

Merche Pallarés dijo...

Querida Metis, sí he visto las dos pelis que mencionas, pero es curioso que cuando eres un crio no percibes el peligro pero ahora que lo he vuelto a recordar, fue una tormenta terrible. Nos podría haber pasado cualquier cosa! Besotes, M.

Salondesol dijo...

¡¡¡Jajaja...!!! Dichosa, ingénua e inconsciente juventud... Yo recuerdo un temporal de Ibiza a Formentera, al pasar por los Freus, casi tocabamos la arena del fondo con las manos... y ya en tierra supimos que muchas sabinas y pinos de Cala Sahona fueron arrancados de raíz por los fuertes vientos (de más de 100 km. por hora).
Bikos.

Merche Pallarés dijo...

Helena, me sorprende que en un dia asi saliera el barco...ultimamente siempre los cancelan si el mar está muy mal pero sí que hace años no los cancelaban mucho... Besotes, M.