jueves, 8 de marzo de 2012

HOLLYWOOD



Una vez más paramos en Los Ángeles.  Esta vez en Hollywood (no podía faltar...).  Conducimos por Sunset Boulevard (¡cómo me acordé del "Crepúsculo de los dioses" con la maravillosa Gloria Swanson...!)  lleno de estudios a ambos lados de la avenida; visitamos Beverly Hills con sus calles arboladas y mansiones alucinantes (lástima no saber de quién eran las casas.  Hay excursiones que te explican de quién es quién pero nosotras ibamos por nuestra cuenta); intentamos ver las huellas de los famosos del  Grauman's Chinese Theatre pero estaba tan abarratoda de gente que era imposible.  Las huellas se encuentran en una especie de patio al lado de este teatro y, claro, toda la gente estaba encima de ellas lo cual hacía imposible verlas.  Decidimos no parar, además nos estábamos asando ¡qué calor!  Seguimos nuestro rumbo.  Atravesamos la carretera de Malibú de nuevo, parando a pernoctar en el precioso San Luis Obispo.  (Continuará)

--------------------------------------------------------------------

Once again we stopped in Los Angeles, this time in Hollywood (we couldn't miss it...).  We drove through Sunset Boulevard (oh, how I remembered  "Sunset Blvd." with marvellous Gloria Swanson...!) full of studios at both sides of the avenue;  we visited Beverly Hills with its tree-lined streets and breathtaking mansions (too bad we didn't know to whom they belonged.  There are bus excursions that do explain which belong to whom but we were on our own);  we tried seeing the famous handprints of the Grauman's Chinese Theatre but it was so full of people that it was impossible.  The prints are in a sort of patio on the side of this Theatre but so many people were standing over them that it was impossible to see them.  We decided not to stop, besides, we were roasting.  It was so hot! We continued our route.  We crossed Malibu once again, stopping for the night in beautiful San Luis Obispo.  (It will continue)








26 comentarios:

Antònia Pons Valldosera dijo...

Hollywood, bosque de acebos ¿significa esto?
Veo que has recuperado los posts. ¡Bien!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Y os fuisteis sin ver las huellas!
Me alegro de que vayas recuperando las entradas perdidas.
Besos.

Asun dijo...

Ya veo que has recuperado las entradas de este año.

¡Ánimo, ahora a por las de septiembre a diciembre! :-)

Besos

Fernando dijo...

Me alegra saber que disfrutas de todos esos viajes tan merecidos.
Besos,
Joker

Merche Pallarés dijo...

ANTÒNIA, pues sí, madera de acebo más que bosque... Gracias por tu ayuda, querideta. Besotes, M.

PEDRO, pues sí. No vimos las huellas... Gracias también queridiño por tu ayuda. Besotes, M.

ASUN, gracias potxola. A ver si las recupero y si no, por ahí estarán flotando por la blogoesfera... Muxus, M.

FERNANDO, sí he disfrutado con el viaje pero ahora con el susto que me ha dado blogger al borrar todas mis entradas, casi me da un síncope... Besotes, M.

Myriam dijo...

¡Ay Merchita mira que tú pernoctar con un Obispo.... jajajajajaa!

Besos

Jabo dijo...

Me alegra mucho saber que solucionaste el problema.
Oye, pero que viajes te pegas!!! que bien.
Abrazo. Jabo

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Merche Pallarés:

¡Cómo me alegro de que hayas recuperado todo, aunque... esperaba que así fuese!

Te he dedicado una entrada rápida, que verás si haces clic en mi nombre.
He aplazado la ‘Sonata de invierno’ de Valle Inclán, hasta mañana, y me he excusado con el profesor Ojeda por no tener los deberes a tiempo.
¿Cómo explico a todo el mundo que mi reloj lleva hora L.A.?

Abrazos.

Marcelo dijo...

Parece una novela de Fitzgerald!
(Por cierto, me gustaría saber alguna anécdota de La Rochelle en Ibiza. Sabes algo de su estancia allí?)
Un beso Merche!

Aldabra dijo...

bueno, veo que ya recuperaste tus entradas, ¿qué mal se pasa, verdad?


así que has estado en jolibud!!... ¡¡que suertuda!!

esas mansiones deben de dar vértigo, ¿no?

biquiños,

Merche Pallarés dijo...

MYRIAM, de pernoctar con un obispo, nada de nada monada... :)) Ni siquiera sé qué obispo era ese tal San Luis pero el pueblo se llama así... Besotes, M.

JABO, tú haciendo el Camino de Santiago y yo haciendo el Camino Real (claro que en coche...) que así se llaman esas carreteras del sur de California... Besotes, M.

GELU, he clickeado tu nombre pero no he visto nada excepto tus datos (ahora visitaré tu blog...). ¡No me hables de la Sonata de Invierno! Estoy de Brado y sus tejemanejes amatorios con cándidas novicias ¡hasta el moño que no tengo! Para que luego admita que siempre fue gay...

Cómo es que tienes el reloj con el horario de L.A.? Besotes, M.

MARCELO, tengo un libro de otro escritor francés que vivió en Ibiza y por el cual me enteré que Drieu La Rochelle vivió en la isla. Lo tendré que buscar y volver a leer lo que dice y después te cuento ¿OK, queridiño? Besotes, M.

ALDABRIÑA, ja, ja... sí en Jolibud... ¡Qué graciosa eres! Las casas eran, sí, alucinantes pero alguno de los árboles que las rodeaba lo eran ¡aún más! Pena que no sacamos fotos porque muchos eran rarísimos que yo no había visto en la vida (o por lo menos de la manera que estaban podados hacía que no los reconociera...). Estoy contenta de haber recuperado mis posts... Besotes, M.

GRACIAS DE NUEVO MIS QUERIDOS

Abejita de la Vega dijo...

Así decimos: Jolibud.¡Viva Jolibud y vivan las entradas recuperadas!

¿Hay acebos en Jolibud?

Besooos

Marcelo dijo...

Gracias divina!

TORO SALVAJE dijo...

Sigo disfrutando de tu viaje.
Gracias.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA, sobre los acebos, la verdad es que no me fijé... :) Besotes, M.

MARCELO y TORO, gracias a vosotros. Besotes, M.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas tardes, querida Merche Pallarés:

Como bien dices, al hacer clic en mi nombre salen mis datos, y tenías que volver a hacer clic en el título de mi blog.
Te dejo el enlace directo con la entrada -de la película que te gusta-, y que te dediqué.

Abrazos

P.D.: Llevo 9 horas de diferencia, porque no consigo cambiar mi reloj del Blog. Ya no pierdo más tiempo intentándolo.

Merche Pallarés dijo...

GELU, ¡Gracias ya lo he visto! Lo del reloj, lo dejamos y ya está :)) Besotes, M.

Z dijo...

Pero Merche, tú qué haces viajando por yankilandia???? jajajaja, si la última vez te dejé por Menorca!

Ay, chica, si no paras quieta ni un minuto. Así no hay quien te siga el ritmo, jajaja.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

esa sería una ilusión que creo no cumpliré....visitar la ciudad de los dioses del celuloide....que gozada

(siento lo de las letras ...pero me entraban cantidad de comentarios basura)

Merche Pallarés dijo...

Z, ¿De dónde has salido, desaparecido? Mira que eres... y la última vez que me leiste estaba en Ibiza no en Menorca... Besotes,M.

TUCCI, seguro que algún día (si uno de tus hijos se va para allá...) también conocerás ese mundo. Lo de las letritas odiosas es debido a que no tienes un buen antivirus... Besotes, M.

Ele Bergón dijo...

Me distraigo un poco y casi me pierdo Hollywood y luego Beverly Hills con esas calles llenas de árboles y esas mansiones, qué lujo. Todo de película.Lo de las huellas fue una pena, pero es verdad, hacía tanto calor que mejor ir hasta San Luis Obispo.

Espero lo próximo

Un abrazo

Luz

pancho dijo...

Next time the visit to those fingerprints is compulsory, no matter getting up much earlier. (I'm jocking) You are lucky to visit such well known places.

Maybe when I'm retired... but it's so far away.

Hugs

Merche Pallarés dijo...

ELE, ¡Uy! ¿qué casi te pierdes Hollywood? Muuuu mal... ja,ja... Besotes, M.

PANCHO, when one retires one has A LOT of free time... Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Kety dijo...

Merche, vaya recorrido que estamos siguiendo, tú por las Américas, mi hijo -ahora- por Nueva Zelanda, y mientras los demás con los dientes largos.;-))

Besos

Paco Cuesta dijo...

¡Magnifico! por vuestra cuenta como extrañas en el paraiso.

Merche Pallarés dijo...

KETY, pues ¡a viajaaaar! aunque acabo de publicar un inciso... Besotes, M.

PACO, exactamente, por nuestra cuenta. Además ¡para qué queríamos saber donde vivía quién si a la media hora ¡quiá! a los cinco minutos... lo hubiésemos olvidado! Besotes, M.