viernes, 1 de febrero de 2008

IBIZA (1)

En 1972 decidimos venir a Ibiza. Vinimos en barco desde Barcelona. La llegada fue maravillosa con la vista de Dalt Vila y el precioso puerto. Traíamos nuestro querido "600" repleto de cachivaches. Nos instalamos en los Aptos. Sud de Figueretas con unas vistas al mar y a Formentera. Recuerdo ir a Salinas, la playa vacía y a Sylvia P. conduciendo un todoterreno por la playa que la tuvimos que esquivar para que no nos atropellara! Me dije: "Qué lugar mas extraño con gente conduciendo por la playa..." Fué alucinante. Pero Ibiza era especial. De repente sentí que aquí estaban mis raices, fue una sensación muy extraña ya que yo no tenía raices al ser vasca emigrante (con apellido catalán) y haber vivido en muchos sitios toda mi vida. Cuando llegué, dije aquí me siento a gusto. Este es mi hogar. Adoré Ibiza. Era tan especial con el contraste de las payesas vestidas a la antigua usanza, con sus faldas largas, su pañuelo en la cabeza, su trenza y lazo y los hippies tan originales en sus vestimentas. La Avenida de España era un camino de tierra. El lugar de encuentro era el "Montesol". Decidimos quedarnos (bueno el hermano de Fernando había vivido en la isla desde 1958 y su hermana veraneaba desde 1960). Pero, qué ibamos a hacer en Ibiza. Decidimos montar un negocio y es cuando abrimos nuestro bar-galería de arte el "22" en Calle de la Virgen.

In 1972 we decided to move to Ibiza. We came by boat from Barcelona. The arrival was beautiful with the view of Dalt Vila and its lovely harbour. We brought our dear "Fiat 600" full of luggage and utensils. We settled at the Apts. Sud in Figueretas with a beautiful view of the sea and Formentera. I remember going to Salinas beach, empty, but being nearly run over by Sylvia P. who was driving a jeep through the beach! I thought, how strange, people driving on the beach... It was mind-boggling but Ibiza was special. All of a sudden I felt I had found my roots. Because being a Basque immigrant (with a Catalan last name) and having lived in many places, I was rootless. I felt this island was my home. I loved Ibiza. It was so special with the Ibizan country women dressed the same way they had dressed for centuries, with their long skirts, kerchief on their heads, the braid and the ribbon and the hippies with their colourful and extravagant outfits. The "Avenida de España" was a dirt trail. The "Montesol" was everyone's meeting place. We decided to stay (actually Fernando's brother had lived on the island since 1958 and his sister spent the summers since 1960). But, what were we going to do in Ibiza? It's when we decided to open a bar-art gallery, the "22" in Calle de la Virgen.

6 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Encontrar un lugar en el que uno sepa que está su sitio!
Aun lo busco. No desespero.
Saludos.

Merche Pallarés dijo...

Pedro, pues sí fue una sensación muy extraña. Seguro que tu tambien encontrarás tu sitio en algun lugar. No desesperes! Besotes, M.

Salondesol dijo...

La primera vez que vi Ibiza pensé que tenía una luz especial, entrabamos en el puerto en un buque de transmediterránea, era por la mañana, verano, y el agua estaba en calma, como un espejo... ¡precioso!
Bikos.

Merche Pallarés dijo...

Helena, la mejor manera sin duda de llegar a Ibiza es por barco porque por avión es un desastre de fea con todos esos almacenes. Besotes, M.

METIS dijo...

es que ibiza es IBIZA. yo estoy superorgullosa de serlo y siempre he pensado que no sabria vivir en otro lado que no fuera aqui.

Merche Pallarés dijo...

Metis, supongo que eres ibicenca. Qué suerte tienes!! Besotes, M.