sábado, 17 de mayo de 2008

NIAGARA

Queridos, al principio de mi andadura bloguera, escribí éste artículo que desaparació en el ciberespacio. Lo vuelvo a repetir.

Cuando llevábamos unos años en Toronto, mi padre compró un coche, un Morris-Oxford. La primera excursión que hicimos fue a las cataratas del Niagara. Preciosas, grandiosas, alucinantes. Tambien en esos años la primera persona negra que ví fué cuando cruzamos la frontera para ver las cataratas desde el lado americano y nos adentramos hasta Buffalo, N.Y. Lleno de negros. ¡Qué diferencia del lado canadiense que no se veía ni uno! En esos años cincuenta, Canada era una sociedad WASP (white anglo-saxon protestant) a más no poder. Creo que el primer negro que ví en Toronto fue en los años sesenta. En fin, como iba diciendo, vimos las cataratas del lado americano. Ahora bien, papá estaba tan entusiasmado con las cataratas que en los próximos DOS años casi todos los fines de semana ibamos a verlas. Las conocí de todas las formas, por arriba, por debajo con los chubasqueros amarillos, en el barco justo debajo con los chubasqueros negros, por el "Spanish Rail" (nombrado así por un pariente nuestro que había sido el ingeniero que había ideado el sistema--una especie de funicular) en frente de ellas. Salvo caerme por ellas (que no estaría aquí escribiéndoos sobre el tema...) las cataratas me las conocía de arriba, abajo y de memoria y me juré que nunca mas ¡iba a ir a las cataratas del Niagara! Cosa que, hasta hoy, he cumplido.

My dears, at the beginning of my blog adventure I wrote about this, but it disappeared in the cybersphere, so I'll repeat it.

After a few years in Toronto, my father bought a car--a Morris-Oxford. The first trip we took was to Niagara Falls. Beautiful, grandiose, magnificent. In those years the first black person I had ever seen was when we went to see the Falls from the American side and we went on to Buffalo, N.Y.--full of blacks! What a difference from the Canadian side where you didn't see ONE coloured person. In those years (fifties) Canada was a very WASPish society. I think the first black person I saw in Toronto was in the sixties. Anyway, as I was saying, we saw the Falls from the American side. My father was so enthused with the Falls that for the next TWO years we went to see them almost every weekend! I saw them from above, from below with the yellow raincoats, from the boat underneath with the black raincoats, from the Spanish Rail (named after one of my relatives, an engineer who built it) in front, so, least of falling over them (which, of course, I wouldn't be writing about them now...) I knew the Falls inside out! I was fed up with the Falls! I swore to myself NEVER to go back. Until now I've kept my promise.

12 comentarios:

Amelche33 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
amelche dijo...

A ver, que me he equivocado y he borrado. Empiezo:

Me suena haberlo leído. ¿Cómo desapareció en el ciberespacio?

El otro día, en el Monasterio de piedra, les decía a mis amigos que si ya era bonito estar allí, con el ruido del agua cayendo, debía de ser impresionante estar en alguna de las grandes cascadas del mundo (por ejemplo, las del Niágara o las del Iguazú).

Merche Pallarés dijo...

AMELCHE (ANA) igual lo leiste porque eres de mis primeros bloggers pero no lo he podido recuperar. Se perdió. No sé porque... Sí, la primera vez que vas (a las cataratas del Niagara) son alucinantes, pero cuando ya has ido cincuenta veces... es otra historia. Besotes, M.

J. Sanz dijo...

Aun así, nunca digas nunca jamás.

Metis dijo...

ya me gustaria yo poder hacer promesas de ésas... digo por la hartura de verlas, creo que no me importaria mucho..

que privilegiada has sido merche, digas lo que digas.

besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Gracias por recuperar este texto.
Las cataratas del Niágara son una de mis asignaturas pendientes. Supongo que la naturaleza es tremenda, el mito maravilloso. Me frena llegar allí y que el comercio haya matado el paisaje.

Merche Pallarés dijo...

J. SANZ, tienes razón... Besotes, M.

METIS, seguro que un año de éstos las irás a ver, aún te quedan MUCHOS años por delante. Besotes, M.

PEDRO, por lo que tengo oido, sí se han vuelto muy comerciales, bueno, las cataratas siguen ahí como siempre (que perogrullada acabo de soltar...) pero el entorno que siempre fue comercial, ahora parece ser que más. Pero, bien valen una visita, eso seguro.

TOROSALVAJE dijo...

Coincido con Metis, tu vida es envidiable.

Al menos por lo que conozco.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

TORO, gracias, he disfrutado de mi vida, sí. Besotes, M.

PILAR dijo...

Fíjate que hasta te iba a regañar, mira la chulita de la Merche, harta estaba de tanto viajar que como la llevaban a las cataratas del Niágara ya no quería volver...
Mecachís...
Y yo sin cruzar el charco. Te das cuenta.
Un besazo Merche.

BIPOLAR dijo...

Me quedo con la fabulosa película y esos pedazos de actores...
Snif y rip por aquella época dorada del cine

Merche Pallarés dijo...

PILAR, seguro que tu tambien irás un año de estos. Besotes, M.

BIPO, la pelicula fue fantástica, tienes razón. Nunca me canso de verla. Además como se rodó en los años cincuenta me trae gratos recuerdos de nuestras excursiones dominicales. Besotes, M.