lunes, 23 de junio de 2008

FUTBOL - SOCCER

La locura que se desató ayer porque ¡al fin! España pasó de los cuartos me hizo recordar el Mundial del '82 que se celebró en España. Entonces yo estaba en la ONET (Oficina Nacional Española de Turismo) en Toronto y me conocía al dedillo todas las ciudades dónde iban a jugar los diferentes partidos además de los diferentes países. Estaba hecha una experta. Cuando Italia ganó los cuartos, en Toronto hubo una revolución, coches y más coches con italianos ondeando su bandera y tocando los claxons por todas las calles. Los canadienses no entendían nada. Toronto, una ciudad tan conservadora y silenciosa fué invadida por miles de forofos. Luego ganaron las semi-finales, ya fué el-no-va-más, no había visto tantas banderas italianas en mi vida... y al ganar el campeonato, ni os cuento. ¡Apoteósico! Vivíamos en el barrio italiano y nos fuimos a pasear entre la alegría y entusiasmo de la gente (parecía cómo las típicas fiestas que tenemos en España que para Toronto era todo un acontecimiento--en esos años Toronto tenía la población italiana mas populosa despues de Milán). Al oir que hablábamos español, la gente nos abrazaba, nos besaba, nos ofrecían vino y comida, nos daban las gracias... fué muy divertido.

Yesterday, Spain won the quarter-finals of the European Soccer Championship and it was MADNESS. It reminded me of the World Cup of 1982 that took place in Spain. That year I was working at the Spanish National Tourist Office in Toronto and I knew, by heart, the different cities where the games were going to be played and also the countries. I was an expert... When Italy won the quarter-finals, there was a revolution! Thousands of cars, honking, with Italians waving their flags invaded the streets. Canadians didn't understand a thing. Toronto being such a conservative and quiet city had never experienced anything like it. Then, they won the semi-finals, well, that was QUITE something. I had never seen so many Italian flags in my life! When they, finally, won the championship as you can imagine, it was WILD! We lived in the Italian quarter of the city, and we went walking to see the action (it reminded me of the local fiestas we have in Spain which for Toronto was very rare... Toronto, at the time had the second-largest Italian population after Milan). When they heard us speak Spanish, they embraced us, kissed us, offered us wine and food, thanked us... Anyway, it was a lot of fun.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

And not only did the Italians win the semis, but the final too. There’s a well known picture showing the already old president, Sandro Pertini, shaking hands with our King Juan Carlos when they scored a goal against Germany. They became the world Champions and Paolo Rossi lifted the trophy as the top scorer. They have got it four times already, but last night they couldn’t beat Spanish fury, we got a revenge. pancho

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Como dice Pancho, todos recordamos a Sandro Pertini en el palco de honor celebrando el triunfo. La alegría es contagiosa, por supuesto. Besos.

amelche dijo...

¿Te acuerdas de que jugaron en Elche en el Mundial 82?

Merche Pallarés dijo...

PANCHO, I'm so happy to receive your comment! I think it's because I've gone back to my original comment entrances... I remember Pertini also, happy as a lark when Italy won. He was very lovable... Besotes, M.

PEDRO, sí todos nos acordamos. Fué muy simpático y en Toronto los italianos se desbordaron de alegría. La verdad es que me alegré mucho por ellos. Besotes, M.

AMELCHE, han pasado muchos años pero, sí, recuerdo vagamente que Elche era una de las ciudades dónde se jugaba... Besotes, M.

amador dijo...

Que recuerdos del naranjito. Italia lo celebró, justamente, a lo grande, pero nosotros tuvimos que resignarnos al triste papel de casi todos los campeonatos.

Merche Pallarés dijo...

AMADOR, de lo que no me acuerdo es si España se quedó en cuartos o quedo eliminada antes... Besotes, M.

Fernando Manero dijo...

Ay, Señor, qué pronto quedó eliminada España en su Mundial. Perdió con Alemania en cuartos y todo se esfumó. Ni siquiera Naranjito aguantó el tipo e hizo mutis enseguida. Sólo aguantó el Rey, que aguanta lo que echen con tal de aguantar. Hizo de tripas corazón, aunque al final mandó el corazón, pues no en vano nació en Italia y su colega de Roma, el inolvidable Sandro Pertini, se hacia querer, alejado de las miserias de la política italiana, tanto entonces como ahora. No me imagino, cara Merche, lo que puede pasar si los de Luis ganan la Eurocopa. Lo sucedido en Toronto sería un juego de niños con lo que podría llevar a cabo la muchachada de la "roja" y el "podemos", que añora este tipo de glorias tanto como Rajoy ser valorado por los suyos. Que protejan la Cibeles con enormes sacos terreros, que la Catedral de Burgos sea envuelta en celofán, que la Alhambra sea rodeada por un foso de 32 metros, que la Brunete haga guardia junto al acueducto de Segovia y que a la Giralda se la aparezca la virgen con su manto protector. Tampoco estará segura la Moreneta de Montserrat ni las tendrá todas consigo el Alcázar de Toledo. Sólo se salvarán los talayots de Menorca, porque son duros de roer. Con la victoria frente a Alemania el disfrute sería inmenso, saldría a relucir la gloria de la patria modesta y emigrante frente a la potencia alemana, humillada para siempre en su soberbia. Ay, Señor. Pero si es Turquia la adversaria, el delirio será incomensurable, pues de nuevo en muchas mentes aflorará el espíritu de la guerra contra el turco, recordaremos la victoria de Lepanto, pondremos bajo grilletes virtuales a las huríes del serrallo de Estambul, nos reiremos de los lujos de Topkapi e iremos en tromba a El Escorial a desagraviar a San Lorenzo de lo mucho que nos hicieron sufrir los selyúcidas con sus alfanges. Pero que nadie toque a rebato. Antes hay que poner en su sitio, es decir, en la puta calle a los herederos de los mencheviques, bolcheviques y mulaks, que no son mala gente pero de los que tampoco hay que fiarse en exceso. Ay, Señor, qué no haríamos si ganamos la Europa. Reescribir la Historia de España, que tiene muchos pelendengues. Un fuerte abrazo. A por ellossssssssssssssss

Merche Pallarés dijo...

FERNANDO, genial como siempre tu comentario con un repaso a la historia de este país escrito con gracia y sabiduría. Veremos a ver qué pasa con los bolcheviques... (de todo corazón espero que no ganen los nuestros porque veo que me va tocar otra noche toledana con todos esos energúmenos invadiando las calles con sus bocinas, chillidos etcétera). Gracias por tu comentario. Besotes, M.

Antònia P. dijo...

Fernando ¿todo esto por un partido de futbol?
Por Dios, que no alcanzo a comprender tanta furia patria...
En secreto os confesaré que, cuando juega el Barça y está mi yerno si el Barça marca los gritos son inanerrables. A veces pienso en D. Juan.
¿Cúal gritan esos malditos? Pero mal rayo me parta si en concluyendo esa carta (comida, o lo que sea) no pagan caros sus gritos.
Besitos.

Metis dijo...

jejeje pues toronto hubiera enmudecido el domingo....

yo vi un monton de españoles celebrandolo por las calles de sant antoni. que alegria¡.

mejor eso que no tanto oir ingles.

TOROSALVAJE dijo...

Bueno, yo me lo tomo de otra manera, huyo de todo lo que significa banderas, himnos, fronteras y demás patrioterismos.

Siempre han sido la causa de muchos muertos y mucho dolor, y en el fútbol ese tipo de celebraciones encienden mechas que luego son difíciles de apagar.

Besos.

amador dijo...

A veces, con esto del futbol, dramatizan más las situaciones quienes no comparten la afición por este deporte que los más furibundos aficionados. Es cierto que en ocasiones se desatan los ánimos de los más energúmenos, pero guerras existió solo una, la que disputaron durante 100 horas Honduras y El Salvador.

Dédalus dijo...

Es curioso, y será que no me lleva la pasión con el fútbol, pero lo único que recuerdo de aquellos mundiales es la imagen del viejo y entrañable Pertini, dando una lección de ser. Por cierto, como siempre, porque era un encanto. Desde él, Italia no ha tenido en el poder sino pájaros y mangantes...

Besos, Merche.

Fernando Manero dijo...

ANTONIA, querida, sin duda es un comentario exagerado el que hago, intrascendente y sólo motivado por el humor y el buen ambiente que se respira en vuestros blogs. Pero si observas lo que ocurre cuando algun equipo asciende de división o gana una competición, sea cual sea, te encontrarás con manifestaciones de júbilo que no se aprecian en ningún otro caso. Las mayores manifestaciones que yo he visto en mi ciudad no han estado inducidas por la defensa de ninguna causa noble o por una protetas contra algo o por una reivindicación justificada. Nada saca a la calle tante gente como el futbol. ES el delirio y la locura. Nunca se ven tantas banderas rojas y gualdas, tantos rostros pintados con los colores patrios como en un partido de futbol solemne y decisivo. No hay ideologías en juego. Todos se suman a los colores que unen para la ocasión. Prepárate, preparáos, amigos, si la selección española llegase a ganar la Eurocopa, después de tantos años de frustración y decepciones, los tambores y trompetas que nos acompañarán en el Valle de Josafat, para cuando ocurra aquello del Juicio Final, serán una simple rondalla frente a los sonidos, gritos, alaridos y clamores que inundarán los cielos del país durante cuarenta días y cuarenta noches, por lo menos. Un abrazo

BIPOLAR dijo...

Jeje, vendetta vendetta....
A mi los italianos me han gustado siempre... y sobre todo ayer Buffón, qué detalle tirarse al suelo cuando vio venir el balón... qué mono

El árbitro un cenizo y con una necesidad imponente de acudir a la clínica Baviera

Merche Pallarés dijo...

ANTONIA, me estoy percatando que lo más interesante de mi blog son los comentarios de Fernando Manero...qué facilidad en el uso del lenguaje, qué sabiduría, con qué gracia expone sus ideas...en fin, es un lujo tenerle (al igual que todos los demás que entrais y haceis vuestros comentarios a mis humildes historietas). Besotes, M.

METIS, pues sí, para San Antonio, sería un gran alivio escuchar el italiano en vez de el inglés... Besotes, M.

TORO, sí es causa de muchos conflictos esperemos que España no llegue al final contra Turquía... qué como dice Fernando Manero sería recordar tiempos pasados. Un horror. Besotes, M.

AMADOR, gracias de nuevo por tu comentario. No me acuerdo de esa "guerra"... Besotes, M.

DÉDALUS, me parece que lo de Pertini, que era entrañable, se nos quedó grabado a todos. Sí, en la política italiana ya no quedan personajes como él. Una lástima. Besotes, M.

FERNANDO, ¡NOOOOOOOO! Que NO ganen, por dios... Besotes, M.

BIPO, espero de todo corazón que la única hazaña que hayan logrado los nuestros sea pasar de cuartos... Besotes, M.

GRACIAS A TODOS POR VUESTROS COMENTARIOS TAN CARIÑOSOS Y AMENOS

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Sí, es así. El fútbol, tiene esas cosas, la gente festeja con alegría desbordante cuando gana su equipo... y los latinos, tú ya sabes, son pura sangre y euforia!!

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

En realidad, no sólo los latinos son tan eufóricos a la hora de festejar... Creo que hasta los esquimales gritan a lo loco, cuando gana su equipo!... ¿Los esquimales, alguna vez ganaron en algún deporte?..

Merche Pallarés dijo...

CHUQUIS, los esquimales más bien deben de jugar al hockey sobre hielo pero tampoco me acuerdo que hayan ganado nada, la verdad... Si ganaron alguna vez, todo pasó en silencio nórdico... Besotes, M.

Salondesol dijo...

Yo estoy con torosalvaje, ¿cuándo entenderán que el futbol es otro deporte más? que más que enfrentar o dividir tendría que unir.
Besitos wapa.

Merche Pallarés dijo...

SALONDESOL, eso sería lo ideal pero el mundo, querida, va al revés... Besotes, M.

manuel-tuccitano dijo...

pues ahora los italianos...se habrán quedado con dos palmos...jaja..besos

Merche Pallarés dijo...

TUCCI, algun dia les tendría que tocar... Besotes, M.