viernes, 20 de junio de 2008

MIS PADRES - MY PARENTS

Mi madre iba para solterona. Tenía 25 años y aún no tenía novio ni nada que se lo pareciese. Antes de la guerra (¿civil?) ella se había enamorado de un tal Iñaki que murió en la guerra. Sin embargo mi padre, amigo de mi tio Rafael, siempre la quiso desde que tenía 15 años. En silencio. Llegó la guerra, mi madre y mi amona (por si alguien no sabe a estas alturas, significa abuela en euskera--vascuence) se fueron a Bruselas, mi tio Rafael quedó exiliado en Burdeos para los restos de su vida, tio Pacho (no sé dónde estuvo) y tia Mercedes encarcelada al igual que su marido, tio Gerardo, tricotándole jerseys. Acabó la guerra. Mi amona y mi madre volvieron a Irún. Mi madre era el patito feo de la familia, al contrario de su hermana Mercedes que era un bellezón, tenía todo al revés. Piernas gruesas, pecho pequeño, buena dentadura, eso sí (lo hemos heredado de mi amona) bonitos ojos, pero nariz aguileña un poco torcida...pobrecita. No era fea pero tampoco era guapa. Como iba diciendo, pasó la guerra. Un dia que tia Mercedes estaba en Madrid, paseando por la Gran Vía se tropezó ¡con mi padre! "Hola Manolo, cómo estás...qué alegría de verte..." Papá preguntó por mi madre. Tia Mercedes (encantada) le dijo que estaba en Irún y que seguía soltera. Mi padre, rápidamente, le contactó por carta. A los pocos meses se casaron y tambien se quisieron toda la vida. Hasta que la muerte (de mi padre) los separó.

My mother was on her way to being a spinster. She was twenty-five years old and she didn't have a boyfriend or anything close to it. Before the Spanish (civil?) war she had been in love with someone called Iñaki who died during the war. However, my father, friend of my uncle Rafael, had always been in love with her since he was fifteen. In silence. The war arrived and my mother and grandmother left for Brussels, my uncle Rafael lived as an exile in Bordeaux for the rest of his life, my uncle Pacho I don't know WHERE he was, my aunt Mercedes was imprisonned, knitting sweaters for her husband, my uncle Gerard. The war ended. My grandmother and mother returned to Irún. My mother was the ugly duckling of the family, as regards to her beautiful sister, Mercedes, my mother had fat legs, small breasts, crooked large nose, beautiful eyes and teeth (these we have inherited from my grandmother). She wasn't altogether ugly but she wasn't a beauty. As I was saying, the war ended. One day when my aunt Mercedes was walking in the Gran Vía of Madrid, she bumped into my father! "Manolo, how are you??? I'm SO happy to see you...!" My father asked her about my mother. She very happily replied that she was still single and living in Irún. My father wrote to her and a few months later they were married. They loved eachother until death (my father) did them apart.

25 comentarios:

BIPOLAR dijo...

La necesidad de querer es grande

manuel-tuccitano dijo...

el nemoramiento de antes era para siempre...ahora no ocurre eso, todo es más frio..besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Las historias de amor más hermosas son tan sencillas como ésta, en mitad de tragedias y conflictos. Besos, Merche.

Merche Pallarés dijo...

BIPO, ni que lo digas... Besotes, M.

TUCCI, sí antes se iba más lento en las relaciones y creo que por eso duraban mas. Besotes, M.

PEDRO, me encantan esos amores de antaño... Besotes, M.

GRACIAS A LOS TRES

Antònia P. dijo...

Merche, hoy soy yo la que casi me pongo a llorar. Las historias de tus padres y de tus tíos me ha recordado tanto la historia de amor de los míos. Amor en tiempos de cólera. Mis padres tenían 22 años cuando estalló la guerra, eran novios y no se casaron hasta 1951 con 36. En el intervalo muchos años de campos de concentración y de cárcel.
Un beso muy fuerte.
El libro del que te hablaba ayer es de Torcuato Luca de Tena.
La editorial no sé decirte. Mi ejemplar es del círculo de lectores.
Acabo de buscar en google
http://www.unilibro.es/find_buy_es/libro/editorial_planeta_s_a_/edad_prohibida.asp?sku=692657&idaff=0
Mira en esta dirección. Está a la venta todavía!!!!!
Besos

amelche dijo...

Todo depende de un paseo por la Gran Vía en un momento concreto. La vida cambia en un instante, ya ves.

Merche Pallarés dijo...

Antonia, querida, creo que la foto que te has puesto no te hace justicia. Eres muy joven y ahí pareces muy mayor. Cambiala. Seguro que eres GUAPISIMA y JOVENCÍSIMA. Sí, que historias de amores en los tiempos del cólera, lo que tuvieron que aguantar los pobres... Besotes, M.

Antònia P. dijo...

http://www.unilibro.es
Prueba con esta dirección. Arriba a la derecha hay un buscador. Pones el título y el autor y te llevará al libro. Hay 3 ediciones. Pinchas en el título del libro y ya podrás comprar.
Seguramente te pedirán datos modo de pago. Lo normal.
Besos

Francisco O. Campillo dijo...

Merche

En VERBA VOLANT -un blog que nos gusta a ambos- has dejado este comentario:

"Cuando era pequeña correteando por el campo con mis dos perros, la eternidad era un concepto que me absorbía los sesos «estar muerta para siempre, siempre, siempre...» Me angustiaba. Mismo así dormía tranquila. Hoy en dia no me preocupa en absoluto. Ni la muerte, ni el infierno, ni la eternidad. La vida, sí, un poco mas pero tampoco me quita el sueño. Eso es lo bueno de estar loca... La vida sería insoportable sin un grado de locura aceptable que yo, a mucha honra, poseo. Besotes, M."

¡Cuantas veces he pensado lo mismo que tú cuando era sólo un niño!

Y como no sabía como decírtelo, te lo he dejado aquí, aunque no pegue nada. Perdón por la intromisión.

TOROSALVAJE dijo...

Como me gustan estas historias Merche, no me canso de decírtelo, las leería sin descanso.

Además las cuentas con una gracia insuperable.

Besos.

Fernando Manero dijo...

Pero, bueno....¿qué es eso de que tu madre no era guapa?, ¿será posible?, ¿Pero dónde está tu concepto de la estética, Merche Pallarés?, ¿cómo se puede decir eso con los rasgos que apuntas y una vez conocemos tu rostro en los alardes del Alarde?. Donde esté una mujer con piernas gruesas, pecho pequeño, bonitos ojos, nariz aguileña, propia de los descendientes de Aitor, y encima con bonitos ojos, ... ahí está la belleza... física, tal y como la veo, tal y como la intuyo. ¿Y qué decir de la belleza moral, de la hermosura de una mente despierta, sensible, solidaria y amante de lo mejor que tiene el ser humano?. Cuando todo eso se da, como es el caso, ahí tenemos la belleza integral. ¿Y, si no, de qué, el gallardo y bien plantado Manolo iba a recordar a aquella moza que vivía en Irún, y donde todos los de buen ver bebían los vientos por ella, aunque no se atrevían a decirle nada, pues era de alta alcurnia y de muchos posibles, inalcanzables para la mayoría de los galanes que en el paseo irundarra se limitaban a admirar sus bellos ojos sin atreverse a decirle nada? Eso es lo que pasaba en la pequeña villa guipuzcoana de entonces, donde los amores eran apocados y las palabras no les salian a la boca a los que suspiraban por la antigua novia de Iñaki, al que la guerra (incivil) segó
la vida. Por eso, el idilio surgió en Madrid, un día de primavera bajo el sol de la Gran Via, que entonces era bastante cutre pero que, respecto a las demás ciudades de España, y salvo Barcelona, rezumaba modernidad y mucho tronío. Tía Mercedes no tuvo que decir mucho, pues el apuesto Manolo tenía a la dama de Irún en sus pensamientos más sentidos. Y cómo la tenía, mon Dieu. No pensaba en otra cosa, pues bastó saber dónde estaba para decirle “aquí estoy yo” y quiero compartir las pocas peras que tengo contigo. Había pocas peras pero mucho amor. Y eso es lo que cuenta. En unos pocos meses, boda al canto y a disfrutar mientras se pudiera. ¿Cómo se puede explicar esta historia de esperanzas satisfechas, de amores encontrados, de ilusiones compartidas, si no es porque hay belleza a raudales?. Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

ANTONIA, he ido simplemente a www.unilibro.es, he seguido las instrucciones, les he dado todos mis datos pero nada. Que no sirven. Vamos a ver, el título del libro es "La Edad Prohibida" o, simplemente "Edad Prohibida" porque el error igual radica ahí. Cambia la foto, Antonia. Besotes, M.

FRAN, ¡cómo eres! Ahora todo el mundo sabe que estoy loca... pero es muy simpático de tu parte de que lo hayas revertido a mi blog... Es verdad, no sabes lo agradecida que estoy a mi locura que me permite ver los acontecimientos desde una altura desde la que no me afectan. Me resbalan (menos la situación de los saharauís. Eso no me resbala, al contrario pienso que lo que haceis tu, Xela, y nuestra maravillosa Antonia es impagable. Sois seres maravillosos y os quiero mucho). Besotes, M.

AMELCHE, el destino, querida... Besotes, M.


TORO, gracias de nuevo. A mi tambien me encantan tus maravillosas poesías. Aunque cuando llego y veo que hay 100 comentarios, me da una pereza comentar... Besotes, M.

Metis dijo...

no dudo que tu padre debio adorar a tu madre con locura. Ya no existen amores de antaño, de esos que el enamoramiento se formaba en la niñez y se engrandecia con los años...lastima¡

besos merche

pegame un toque cualquier dia y nos vemos guapa.

Merche Pallarés dijo...

FERNANDO, tus comentarios son ¡una novela completa! Describes tan bien los acontecimientos, los desenlances, y los finales que ¡chapeau! ¡me encantan! Gracias. Besotes, M.

METIS, sí, siempre he pensado que los amores que se forjan en la juventud son los que más perduran... eso pasó con mis tios y con mis padres. Te llamo un dia de éstos, guapetona. Besotes, M.

Antònia P. dijo...

Merche: el título Edad Prohibida.
Luca de Tena autor. Te saldrán tres ediciones. Le das al título y luego compras.
No sé si cambiaré la foto. Las cámaras no me quieren demasiado.Tengo 56 años, 57 en noviembre, así que joven..joven... pues como que no.
Besos

DianNa_ dijo...

Dos historias preciosas, Merche, esta y la anterior.
Me gustó mucho tu sencilla manera de contarlas, gracias :)

Besos^^

Marcelo dijo...

Preciosa historia...Y me ha gustado eso de tener todo al revés...suele ocurrir, no crees?

Merche Pallarés dijo...

ANTONIA gracias, volveré hoy a intentarlo. Chica, 56 es joven...y, ¡qué dices que la camara no te quiere! A ti te quiere todo el mundo. En la foto se ve que eres guapa pero se te ve mayor. No te hace justicia. Besotes, M.

DIANNA, gracias por tu visita. Te leo en otros blogs y me hacen mucha gracia tus comentarios. Leí lo que escribiste sobre los alimentos en la época del Quijote. Muy bueno e interesante. Besotes, M.

MARCELO, sí, desgraciadamente, suele ocurrir... Besotes, M.

Mariana dijo...

AAy Merche! que historia!!! me acabas de matar de amor, como decimos en Argentina.
Reconozco que la historia de este país, sobre todo en tiempos de Guerra Civil me ha atrapado…Cuando leo o me cuentan historias como estas, me emociono hasta la médula.
besos, Mariana.

amelche dijo...

A mí también me encantó el comentario de Fernando Manero. Además, seguro que pasó así, tal cual lo cuenta él.

Merche Pallarés dijo...

MARIANA, me alegro de que te hayan gustado mis "historietas" como yo las llamo, pero como habrás leido, tengo un blogger de lujo, Fernando Manero, que ya ves lo que ha escrito...¡precioso! Gracias por tu comentario. Besotes, M.

AMELCHE, Fernando Manero es un caso. El sí que escribe de maravilla. Además me ha hecho gracia la descripción que hace de mi padre--gallardo y bien plantado--porque era así. Era muy guapo. A ver si cuando venga mi hija cuelgo una foto de ellos. Besotes, M.

amelche dijo...

¿Ves? Sabía yo que había pasado exactamente así. ¡Ja,ja!

Merche Pallarés dijo...

AMELCHE, la historia de Fernando está mucho mejor escrita que la mía, sin duda alguna... Besotes, M.

el ruso dijo...

Merche; hoy pase a dejarte el mensaje del último post (4 de julio) y me he enganchado leyendo desde ese último hasta aquí, me encanta como cuentas tus vivencias, pasare más amenudo.
Te dejo un gran cariño

Merche Pallarés dijo...

RUSO, gracias por tu visita. Yo tambien te leo en otros blogs y me gustan tus comentarios. Besotes, M.