martes, 17 de marzo de 2009

SUPERVIVENCIA - SURVIVAL

Mi tia sigue contando que en esos dias de exilio, mientras los hombres "descansaban en interminables siestas para no gastar calorías, sus mujeres sentadas en el prado, en bajas sillas de paja, se dedicaban a confeccionar jerseys y "mañanitas" de punto. Indudablemente, estas "mañanitas" tuvieron gran éxito, pues se vendían fácilmente en las boutiques de Biarritz. Con el producto de las tan solicitadas "mañanitas" y de algunos jerseys, compraban los habitantes de la casa de Beau Rivage las coles y algunas cosas mas, que necesitaban para poder subsistir".

"María (nota mía, mi tia Lolita) hizo por su lado unos muñecos cuyas cabezas y manos estaban talladas en castañas pilongas. Vendió algunos, pero el negocio no pudo continuar, porque las castañas se apolillaban y pronto quedaban los muñecos sin manos y descabezados."

------------------------------------------------------------------

My aunt continues saying that in those times when the men took large afternoon naps in order not to waste calories... their wives sat in the fields in small wicker chairs knitting sweaters and small shawls which afterward they sold, successfully, to the Biarritz boutiques; thereby, they could at least buy some cabbages and other things in order to survive.

My aunt, on the other hand, also made dolls out of chestnuts, she chiselled the head and hands. She sold a few but not for very long because they were soon moth-eaten and the dolls were left without head and hands...

24 comentarios:

Thiago dijo...

ay, cari como siempre y hasta en las dificultades es impresionante... jaja El hombre durmiendo la siesta para no quemar calorías y la mujer trabajando, no? por dios.... Que morro tenían, por mucho refugiados que fueran, pq ellos no sabían hacer manualidades o qué?

Y siempre había oído que las castañas eran buenas precisamente contra la polilla...

Bezos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Menos mal que la situación van cambiando...ahora somos mástolerantes, aunque todavía nos quede mucho...besos

Marcelo dijo...

En estos tiempos de crisis vienen bien historias como estas, donde faltaba todo...(lo material)
Un beso

Merche Pallarés dijo...

THIAGO, TUCCI Y MARCELO gracias por vuestros comentarios pero estoy que trino porque no sé porque la letra se me ha quedado pequeña de nuevo. He ido a "herramientas" para ampliarla y no me hacen caso... No lo entiendo. ¿Sabeis qué puedo hacer? Es que se me ha quedado diminuta...casi ni la veo... Besotes mis queridos, me alegro de que estas historias os gusten, M.

Antònia P. dijo...

La historia la escriben los hombres pero en muchos casos la construyen las mujeres.

Sobre lo de la letra pequeña: depende de si escribes en word y luego copipasteas o si lo haces directamente en el blog.
Si lo haces con un editor de textos: word tienes que ir al tamaño de letra y aumentarla. Si escribes en el blog vas arriba del todo a la izquierda dobde hay dos T y una flechita: pinchas y seleccionas La opción que quieras. Para que el tamano cambie debes seleccionar lo que hayas escrito o hacerlo antes de empezar a escribir.
besos.

Señor De la Vega dijo...

La letra siempre se vuelve diminuta, ante una personalidad y vida, tan grande como la suya.
Su tía, confeccionando jerseys y mañanitas, ¡qué lujo! y con las castañas incomibles inundando el verde, mientras el ronquido de las interminables siestas ahorraban cantos y suspiros.
Ahumadas las castañas, cambian su sino y a la barriga, ahumados los que duermen cambian su ronquido por tosido y también echan barriga.
Un beso, Suyo Z+-----

Juan Luis G. dijo...

Qué historias tan curiosas nos cuentas siempre. Y qué castaña lo de las castañas de las muñecas... ;-)

Besos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Podría resultar idílico, pero la realidad era dura, muy dura. Y las esperanzas, pocas.
Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Un poquito de morro lo de esos hombres, no?

En fin.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

ANTONIA P. Gracias ¡lo he conseguido! Ahora, es demasiado grande... Muchos besotes, M.

SR.DE LA VEGA mi querido jovenzuelo, muchas gracias por su, siempre, muy agudo comentario. Gracias a mi querida y admirada ANTONIA P. he logrado cambiar la letra... (por lo menos veo lo que escribo...). Muchos besotes de castañas humeantes, M.

JUAN LUIS, sí, lo de las castañas tiene tela... ni sé cómo pudo hacer las caras y manos de tan diminutas frutas... para que luego se fueran al garete... ¡Qué pena! Muchos besotes mi querido, M.

PEDRO, eso es un botón de muestra, luego lo pasaron peor... Besotes mi querido, M.

GRACIAS A TODOS LOS QUE HABEIS COMENTADO POR EL MOMENTO...

Merche Pallarés dijo...

TORO, tu comentario entró despues de mis respuestas. Sí, los hombres tenían MUCHO morro... ¡Hay que ver! pero como muy bien dice ANTONIA P. la historia la escriben los hombres pero en muchos casos la construyen las mujeres... Muchos besotes y gracias por tu comentario, mi querido Toro, M.

Capri c'est fini dijo...

Qué interesante la inventiva que se puede sacar de las cosas cuando hay una necesidad de por medio... Sin duda, fue una de las épocas más difíciles de nuestra tierra, al menos la última. Y ahora nos quejamos de la crisis, una postguerra si que es una crisis y lo demás son tonterías de despachos y bancos.

Un beso.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Después de tanto sufrimiento, le echaron agallas para salir adelante... Aunque a mí lo de las castañas me ha hecho gracia, lo confieso, a pesar de que es triste

Stanley Kowalski dijo...

Qué vivencias, Merche! Nunca mejor puesto el nombre del post, pues, por lo que veo, había que hacer cualquier cosa para poder sobrevivir.

BESOTES

mariana dijo...

Me encantas Merche, me he puesto al día con tus cosas, y tus historias, eres alucinante.
Un abrazo!!!!

Selma dijo...

Sigue apasionante y tremendo a la vez... Gracias Merche, por brindarnos la ocasión de conocer todas estas peripecias...
A por más aunque tal y como lo dices va a peor...

Besitos mi Merche!

Merche Pallarés dijo...

CAPRI, la necesidad es la madre de todas las invenciones, como muy bien sabes... Muchos besotes, M.

CECI, lo de las castañas es muy gracioso, la verdad es que yo tambien me reí al leerlo. Muchos besotes, M.

STANLEY, como le digo a CAPRI la necesidad consigue milagros... Muchos besotes, M.

MARIANITA, me alegro de que te gusten mis historietas y ¡ahora! las de mi tia abuela... Muchos besotes, M.

SELMITA, seguiré contando aunque ahora estoy super-ocupada yendo a Formentera con mis abuelos (bueno, los de mi quinta...). Gros bisous, ma mignonne, M.

DianNa_ dijo...

Pues nada, habrá que empezar a aprender a hacer punto para sobrevivir a esta crisis que ataca a fondo.

Que tiempos le tocó vivir a nuestros abuelos... ¡todos, unos verdaderos supervivientes!

Besos, cariñito

Fernando Manero dijo...

¿Te das cuenta, querida Merche, de la cantidad de ideas, hechos, mensajes y lecciones que es posible extraer de ese relato?. Es impresionante que en tan pocas lineas se encierren tantas observaciones sobre lo que significa la lucha por sobrevivir, de lo que el ingenio humano nos ofrece manifestaciones increibles. Este fin de semana iré a Donostia y quizá dé una vuelta por Irún, a donde no he ido desde hace mucho tiempo. Brindaré por tí. Un fuerte abrazo

northshorewoman dijo...

your aunt's stories tell of everyday events with an eye to detail, bringing to life the time and places that she relates.

I have never heard of a chestnut doll. Were they tiny? Did you have one as a young girl?

Why were the men saving calories?

FERNANDOG dijo...

Yo, hoy en día, sería incapaz de lograr la azaña de tumbarme a hacer la siesta dejando que mi mujer sacase el carro adelante,sin que me llevase un zapatazo como el que casi le dieron a Bush en toda la cara.
Que arte tenían los machos de aquella época!!.

Besos,

FernandoG

Merche Pallarés dijo...

DIANNITA, sí, tendremos que aprender a tricotar porque nunca se sabe... Besotes vampi, M.

FERNANDO gracias. Si vas a Irún no te olvides de acercarte a Beraún (está cerca de la Iglesia del Juncal). Lástima que no he hablado con Jaime sobre los esmaltes. Muchos besotes, M.

NORTHSHOREWOMAN, no, I never saw nor had those chestnut dolls. I don't know how she did it! Re the men saving their "calories" is an ironic way of saying that they didn't do anything... In those times, in Spain, men really didn't help with "homey" chores... Thank you for your always very welcome comment, my dear. Hugs, M.

FERNANDOG sí, hoy sería impensable... Los hombres habeis evolucionado mucho... Me he reido con lo del zapatazo. Besotes, M.

GRACIAS A TODOS

pancho dijo...

I can’t believe men were all the time resting. There is no point in having a rest when you didn’t get tired before.
Mornings should have been very cold in that situation. So they were very successful knitting shawls ( odd word. It sounds me to sharks ) I’m riveted by your story.

Merche Pallarés dijo...

PANCHO the men were tired from fishing and hanging out in bars talking about their great catches and the news that came from the south... Shawls are "toquillas" o "mañanitas" what my aunt and the other women knitted. Now you know another word for your vocabulary... Besotes guapetón, M.