domingo, 21 de junio de 2009

LA "GARRAFA" Y RITMO DE VIDA

Nota mia: La "garrafa" era un artilugio para hacer sangría helada.

"Indiferente a los avatares de la decoración del bar, la "garrafa"--que debía de provenir de alguna región levantina--funcionaba a todo gas, con gran disgusto del barman, pues daba un trabajo tremendo. No había mesa en la que a algún comensal no se le ocurriese pedir la maldita "garrafa". El inicio del proceso de elaboración no era excesivamente molesto, porque la paleta, movida por la manivela, giraba sin dificultad dentro del recipiente lleno de liquido, pero, a medida que éste se iba solidificando por la acción del hielo exterior, hacerlo girar siempre a mano, se hacía verdaderamente penoso. María y Miguel decidieron que en la elaboración de la "garrafa"--que se hacía en la bodega--trabajarían los dos, a turnos. Ella daría veinte vueltas a la manivela y él ochenta, alternativamente. Así la faena se hacía más llevadera.

Las horas de trabajo, sobre todo en el bar, eran muchas. Se comenzaba bastante temprano a servir desayunos. Cuando apenas habían terminado éstos, hacia las once y media, empezaban los almuerzos para la clientela francesa. A continuación venía el turno de los españoles, que muchas veces se sentaban a la mesa a las tres y se levantaban a media tarde. Poco tiempo de descanso quedaba hasta empezar las cenas.

Las muchachas francesas lo aprovechaban saliendo a divertirse durante dos o tres horas, pero las de Régil, que no tenían más obsesión que la de "hacer pronto "poltsa"--como decían ellas--para regresar a casa cuanto antes, evitaban el menor gasto. Muchas tardes se las encontraba en un rincón del comedor, ocultas detrás de un cortinón, durmiendo la siesta.

La mujer de Larrabeiti y su hermana se levantaban muchas mañanas antes de amanecer para ir a "Les Halles", el mercado central, donde hacían las compras importantes. Su trabajo de organización y de vigilancia, y aún de ayuda en la cocina, no terminaba hasta las doce de la noche. A pesar de que ambas eran fuertes y animosas, muchas veces terminaban la jornada rendidas de cansancio.

En el bar no se trabajaba tan intensamente, pero sí más tiempo, pues a menudo los clientes permanecían allí hasta las tres de la madrugada.

Este horario de trabajo obligó a Miguel y María, bien a pesar suyo, a cambiar de domicilio, pues más de una madrugada, al salir de su trabajo, no encontraron metro ni autobús que les llevara a Passy y tampoco podían permitirse el lujo de coger un taxi todas las noches.

Alquilaron una buhardilla de la misma casa del restaurante, una habitación mucho más amplia que la de la rue Renoir... pero espantosa. Era muy abuhardillada y la única luz y ventilación la recibía de una ventana de "ojo de buey" que se abría a medias y que estaba situada a dos metros del suelo. Por todo mueblaje, un camastro y una silla cedidos por el portero. Para acceder a esta habitación desde el bar, había que subir ciento treinta y tres escalones.

Cuando María vio aquello, se le apretó la garganta, pero disimuló su disgusto por no apenar a Miguel, quien con su optimismo de siempre salvó la situación con un comentario jocoso."

-------------------------------------------------------------------------------

THE "GARRAFA" AND LIFE RHYTHM

The "garrafa" was a large recipient for making iced "sangría". It was a difficult gadget to handle because it had a wooden blade that had to be cranked manually. Everyone seemed to ask for a "garrafa" which was downstairs in the bar, much to the barman's regret. It was easy at first but once the liquid solidified due to the ice surrounding it, it was very hard work. Miguel and María decided they would take turns to crank it. María would do it twenty times and Miguel, eighty and vice versa, thereby making the task easier.

Working hours, especially in the bar, were long. The restaurant started quite early serving breakfasts, then around 11:30 a.m. the French clientele came for lunch. Afterwards, it was the Spaniards' turn who often ate at 3:00 p.m. and didn't leave until early evening. There was little rest-time left before dinners began.

The French waitresses used to leave for two/three hours to have a little bit of fun but not the Basque ones who saved every penny in order to go back to their village as soon as possible. Often they took a nap behind the heavy dining-room curtain.

Larrabeiti's wife and sister woke up very early in order to buy in "Les Halles", the central market. Their job of organizing and controlling, besides helping in the kitchen, didn't end until midnight. Even though they were strong and lively, they often finished extremely exhausted.

The work in the bar wasn't so intense but the hours were longer because often clients didn't leave until 03:00 a.m.

This timetable caused Miguel and María to move from their attic in the Rue Renoir to another attic above the restaurant because often they couldn't find a subway or bus to return to Passy and they couldn't afford the luxury of taking a taxi every day.

Even though this attic was bigger than the one in the Rue Renoir, it was uglier. It only had a porthole window, two metres high, which only half-opened. Furniture was scarce--a bunk bed and a chair provided by the doorman. In order to reach the attic, from the bar, they had to climb up one hundred and thirty-three steps. When María saw it, her heart sunk but she didn't let her disappointment show in order not to hurt Miguel's feelings who was, as always, quite optimistic and saved the situation with a funny comment.

24 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que ritmo de vida... desde luego.
Un bar es muy esclavo, y muy pesado también.

Besos.

Antònia P. dijo...

133 escalones parece el título de una película de suspense.
No sabía yo que la sangría se tenóa que revolver constantemente.
Un beso.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Sin duda, se lo curraron bien. Visto de lejos parece una aventura literaria, pero en el momento ¡qué esfuerzo, qué agallas para seguir adelante!

amelche dijo...

De todas formas, allí irían sólo a dormir, porque el día se lo pasaban en el restaurante. Y si se ahorraban en transporte, pues más para salir después en los días libres o ahorrar para la vuelta a España.

Antonio Aguilera dijo...

Merche querida:
te robo el texto para leerlo en casa (impreso en papel), y te comunico que formas parte de mi coment al Quijote de ahora: sólo fue una misoginia transitoria.

Luego vuelvo......que me voy a comer al gallino muerto con arroz.

besote

Selma dijo...

Esta Garrafa, de la cual no tenía idea.. debió inspirar para hacer los granizados o fue al revés...

Se merecieron el éxito, porque parar no paraban.. El comentario jocoso.. ¿en la próxima entrada..?

ces escaliers.. les conduisaient.. au septième ciel.. c'est çà? ;-)

Mille bisous, Merche!

Merche Pallarés dijo...

TORO sí, MUY esclavo (nosotros tuvimos uno en Ibiza) por lo tanto toda mi familia hemos tenido experiencia en la restauración... Aunque el nuestro de Ibiza era más de andar por casa. Besotes, M.

ANTONIA P. yo tampoco conocía ese artilugio pero era para hacerla granizada. Por eso, lo de las vueltas a la manivela. Besotes, M.

CECI me parece que no tenían otra opción mas que aguantar... Tiempos difíciles, querida. Besotes, M.

AMELCHE claro que solo irían a dormir y sí que se ahorraban el transporte, pero imagínate despues de una jornada agotadora tener que subir 133 peldaños... Dentro de todo, reconozco, que fueron unos exiliados privilegiados. Besotes, M.

ANTONIO AGUILERA ya te he leido y te he hecho otro comentario en tu blog. Espero que el gallino muerto con arroz te haya sentado bien. Besotes, M.

SELMITA supongo que sí fue un artilugio para hacer granizados. Lo del comentario jocoso, no lo cuenta pero conociendo a mi tio seguro que le dijo que ella acabaría con un tipín de película y el adelgazaría tambien. Gros bisous, ma belle, M.

Antonio Aguilera dijo...

Una vez ya ingerido y digerido el gallino de marras que te dije antes, leì varios folios de los blogs de los colegas, y aquì me tienes de nuevo.

¡¡Qué no daría yo por pillar esa garrafa llena de sangría fresquita!!, y si tiene unos buenos cascos de melocotón naufragando allí mejor que mejor.

Hay que ver lo que trabajaban nuestros mayores, de sol a sol, (no librándose ni los días nublados).
Aunque por aquí también trabajemos lo nuestro hasta hace pocos años.
Ahora que ya uno da menos el callo, para colmo de males, se dedica a criar barriga y engendrar tendinitis (bueno, ahora cogí una fisio joven que me curó en una semana).
Y es que la gallina vieja hará buen caldo pero.......jajaja)))
Ya le dije a la mía que la cambiaré por dos de 25.

Jolín que no se me quita hoy la vena misógina.

Me lo pasé bien hoy con las bromas
Espero que tú también.

Un besote mientras

Stanley Kowalski dijo...

Con lo que me gusta la sangría, me hubieran odiado. Antes de subir esa cantidad de escalones, prefiero dormir en el suelo!


BESOTES DIOSA Y BUENA NOCHE DE DOMINGO!!!

BIPOLAR dijo...

¡Vaya vida más esclava. Algo que no ha cambiado hoy en día. Creo que es de los peores trabajos, los relacionados con cocina, camareros, mesoneros, etc...! no hay descanso posible.

y para colmo 133 escalones...

(creo que el idioma inglés, nunca lo había pensado así, aporta detalles más específicos de los objetos porque los tiene que definir más, en el español se da por supuesto el significado de una palabra... arf, arf.. no sé si me he explicado)

Abejita de la Vega dijo...

Te pongo la poesía de Lope de Vega entera, aunque poco tenga que ver con las peripecias de tu tía.
Se te nota cada vez más metida en harina con los comentarios del Quijote.Este Quijo nos seduce.
Bueno, el poema y juzga la salida de tono de aquella señora:

Pues andáis en las palmas,

ángeles santos,

que se duerme mi Niño,

tened los ramos.

Palmas de Belén

que mueven airados

los furiosos vientos

que suenan tanto;

no le hagáis ruido,

corred más paso.

Que se duerme mi Niño,

tened los ramos.

El Niño divino

que está cansado

de llorar en la tierra

por su descanso,

sosegaros quiere un poco

del tierno llanto.

Que se duerme mi Niño,

tened los ramos.

Rigurosos hielos

le están cercando;

ya veis que no tengo

con qué guardarlo.

Ángeles divinos

que vais volando,

que se duerme mi Niño,

tened los ramos

(Lope de Vega)
Besos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

en mi etapa de dieciocho - veinte añitos regente un bar de un club deportivo para sacarme unas perrillas en verano y se de lo que hablas...

Que rica la sangría con melocotón y canela en rama...y fresquita...eso es lo que pega ahora....besos niña

Merche Pallarés dijo...

ANTONIO AGUILERA gracias por lo de gallina vieja... (estoy de broma). Lo que os pasa a los quijoteros como tu, Tucci, Pancho y otros es que la lectura de nuestro Quijo os está volviendo más misóginos de lo que ya erais... Ahora, una fisio jóven cura la tendenitis y todas las "itis" que hagan falta. No faltaría mas. Muchos besotes, M.

STANLEY no dudo de que alguna noche que otra no hubieran dormido en el bar... Besotes, M.

BIPO sí, un restaurante, además si abre a todas horas (el nuestro de Ibiza era sólo para cenas) es un trabajo matador. El inglés es un idioma más conciso que el castellano. Si te he entendido bien tu dices lo contrario ¿no? Si me das un ejemplo, te lo explico mejor. Arf,arf (me ha encantado...). Besotes, M.

ABEJITA uy, ¡qué largo! pero es un poema muy tierno y precioso. Esa mujer que te increpó era una ignorante. De todas formas siento mucho que tengais que lidiar con gentuza así. El otro dia en "las palabras del agua" el blog de Diego Fdez. Magdaleno (lo tengo linkeado) puso dos viñetas muy aclaradoras que creo te gustarán. Muchos besotes, M.

TUCCI creo que TODOS hemos tenido alguna experiencia en algun momento de nuestras vidas, en la restauración... Leo que a los andaluces se os hace la boca agua pensando en la sangría fresquita... Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Thiago dijo...

dios, 133 escalones? suena a peli de Hichtcoock, jajaj. Pobres.

(ahora veo que Antonia P. ha dicho lo mismo, jajaj). Bezos.

Stanley Kowalski dijo...

Gracias querida Merche por visitarme.
Sos un amor!!

BESOTES Y BUENA SEMANA HERMOSA!!

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

Uff, qué estrés... y encima deciden mudarse justo encima del trabajo y ¡ala! después de estar todo el día currando, ¡a subir 133 escalones! Ni loca, antes me duermo en alguna mesa de las del bar.
Besos.

pancho dijo...

Making a living is always hard in war times, no matter if you are in or out the country. I'm afraid your uncle Miguel was to deal with ir with more rithm, four to one in favour of him. That is the way I understand the rivalry. you always win, no matter the way you try to do it.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Exportando la sangría a París, sí señor! Reitero que me parece que, por la necesidad del exilio, abrieron un camino de exportación de la gastronomía española más que interesante.
Besos.

Franki dijo...

Recuerdo que de pequeño, se hacia el helado y granizado, con este aparatito...trabajo duro, recuerdo.
Terrible, acabar la jornada con 133 escalones.
saludos

Merche Pallarés dijo...

THIAGO, sí, Hitchcock total... Besotes, M.

STANLEY, de nada, corazón. Besotes, M.

DESPLAZADOS, ¿A qué sí? Muy fuerte. Creo que yo tambien dormiría en el bar... Besotes, M.

PANCHO, you're so right, making a living is always hard but more so in wartime. Regarding the rivalry, if I've understood you correctly, there was none between my aunt and uncle. On the contrary, they took turns cranking the gadget. Besotes, M.

PEDRO, sí, pues parece ser que pusieron la sangría y la gastronomía española en el mapa de París. Besotes, M.

FRANKI ¿conociste la "garrafa"? Qué suerte... Yo conocí, en mi infancia, un aparato pequeño para hacer helados pero ese artilugio del cual escribe mi tia, no he visto nunca. Lo de los 133 escalones, muy fuerte, la verdad... Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

FERNANDOG dijo...

MERCHE:

Siempre he admirado a todo aquel que se dedica a gestionar un restaurante, y una vez más, tu post de hoy me confirma lo esclavo y complicado que es este tipo de negocio..Verdaderamente hay que tener auténtica vocación.

Volviendo al tema de nuestra "amiga" guardamuelles de La Sabina, me he reido mucho imaginándome al Director de la Autoridad Portuaria "liado" con semejante personaje, ya que el funcionario en cuestión tiene la viva imagen de un cura de la posguerra, de aquellos que te pegaban en las llemas de los dedos con una regla..Jo,Jo,Jo. Me muero de la risa solo de pensar en la Gestapo Formenterense liada con "su jefe"..Cuando vuelvas a Formentera, si tienes humor suficiente, fijate bien en su cara y comprobarás que tiene unos bigotes de esos que "pinchan"...Espero que antes de jubilarme la vea algún día nadando en aguas portuarias con gorra de plato incluida..Es un sueño que espero se haga algún día realidad...

Lo de las multas, algún día que podamos coincidir en Formentera, te lo contaré tomando tranquilamente una copa..pero descuida que no se trata de ningúna actuación "criminal" por mi parte..

Besos,

FernandoG

FERNANDOG dijo...

Perdón yemas y no llemas.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

FERNANDOG, al jefe de la autoridad portuaria no le conozco pero si dices que tiene pinta de cura...entonces ¡no digas mas! están hechos el uno para el otro. Seguro que están liados en una relación sado/maso como te dije. A la susodicha la tendré que ver con lentes para apreciar ese bigote que dices... Igual voy a Formentera este viernes ¿estarás? Bueno, te llamo y vemos. Besotes, M.

Isabel Huete dijo...

Yo siempre he dicho que no hay peor trabajo que el de servir en un bar-restaurante. Estoy segura que mi paciencia y mi espalda no lo soportarían...
Besotes.