domingo, 12 de julio de 2009

EL PRECIO DEL REGRESO

"Algunas veces Miguel se encontraba con conocidos de San Sebastián o de Bilbao, pero acabó por rehuirlos, porque se daba cuenta de que, por el mero hecho de verlo exiliado en París, le abordaban con recelo. Comprendió que se trataba de gente ansiosa por volver a España y que, en vista de la marcha de la guerra, poco satisfactoria para las izquierdas, buscaba una fórmula para hacer el viraje.

María se enteró de que un pintor vasco, Aranoa, había expuesto en una sala de los "quais" un Vía Crucis destinado a una iglesia, y se decidió a visitar la exposición. El Vía Crucis era magnífico. Estaba pintado con colores ocres, al estilo de las telas de Sert, pero sobre un fondo plateado en lugar de dorado.

Mientras iba recorriendo los "misterios" del Vía Crucis, un señor se colocó a su lado. Parecía español y daba la sensación de que tenía ganas de conversar con ella. Era un hombre bastante viejo, pero con el pelo muy negro. Usaba unas gafas de un aumento extraordinario, tras cuyos gruesos cristales aparecían los ojos como dos cabezas de alfiler. Su pésima vista lo obligaba a mirar los cuadros con la nariz pegada a ellos.

Enseguida entablaron conversación. Se trataba de un adinerado nacionalista vasco, poseedor de una colección de cuadros de gran calidad. Sobre todo tenía unos Regoyos maravillosos que había podido traer a Francia cuando empezó la guerra. Según le dijo a María, el gobierno francés estaba dispuesto a hacer una exposición de estos cuadros en el Jeu de Pomme, cosa que lo llenaba de ilusión.

Años despues, María llegó a saber que aquella exposición no tuvo lugar porque el gobierno de Franco se interpuso. Los cuadros, más tarde, volvieron a España, y, previo pago de una multa de un par de millones, también su dueño."

--------------------------------------------------------------------------

THE COST OF RETURNING

Sometimes Miguel met up with acquaintances from San Sebastian and Bilbao but ended up avoiding them because he realized that the mere fact that he was an exile, made them uncomfortable. These persons anxiously wanted to return to Spain and, since the war wasn't very favourable for the Republicans, they wanted to find a way of changing allegiances.

María learned that a Basque painter, Aranoa, was having an exhibit in one of the "Quais" Art galleries. It was a "Way of the Cross" destined to a church. She decided to visit the exhibit. It was a magnificent piece of artwork. It was painted in ochre colours, as in the style of Sert, with a silver background instead of a golden one.

While she was admiring the "Mysteries", a man stood next to her. He looked Spanish and seemed to want to talk to her. He was a rather old man although his hair was very black. He wore glasses with such heavy lenses that his eyes looked like pin-heads behind them. His awful eyesight obliged him to look at the paintings with his nose stuck to them.

They quickly began to talk. He turned out to be a very wealthy Basque nationalist, owner of a very valuable art collection. Especially he had an excellent collection of "Regoyo's" which he was able to bring to France when the war started. He was very enthused with the idea that the French Government was arranging an exhibit of his collection at the "Jeu de Pomme".

Years later, María found out that it never took place because Franco's government vetoed it. The collection and its owner, later, returned to Spain but after having paid a fine of a couple of million pesetas.

20 comentarios:

Fernando Manero dijo...

Hay que imaginarse el sufrimiento de esa gente cuando veia su vida al albur del exilio y su patrimonio gravemente amenazado. La anécdota que cuentas es bellísima y desoladora a la vez. El hombre que desea dar a conocer lo que tiene, que necesita contárselo a alguien, que se siente desamparado y sin rumbo, ya en las postrimerías de su vida. Acaba como acabe la historia, es reveladora de una tragedia, que hizo mella en las personas, en los comportamientos, en la convivencia y en la salud. Un fuerte abrazo, Merche

TORO SALVAJE dijo...

Dos millones puede ser mucho o poco depende de lo que te den a cambio.

Si te dan la vida no es mucho.

El dinero lo compra todo. O casi todo.

Besos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

como dice Toto..el dinero es la solución para casi todo...que duro que te quiten lo que es tuyo, máxime cuando es producto de tu esfuerzo. Un abrazo

Selma dijo...

"Comprendió que se trataba de gente ansiosa por volver a España y que, en vista de la marcha de la guerra, poco satisfactoria para las izquierdas, buscaba una fórmula para hacer el viraje."... y le costó a este acaudalado coleccionista un par de millones...

Mille baisers, Merche

Merche Pallarés dijo...

FERNANDO MANERO ¡Qué alegría volver a leerte! ¿Has estado de vacaciones? Sobre tu comentario, sí, que historias más crueles y tristes acarrean las malditas guerras. Besotes, M.

TORO desgraciadamente es así, el poderoso Don Dinero lo puede todo. Besotes, M.

TUCCI, como le digo a TORO el dinero lo puede todo y menos mal que este hombre pudo quedarse con su colección. Besotes, M.

SELMITA pues sí, el precio del regreso... Gros bisous ma belle, M.

Stanley Kowalski dijo...

Es tremendo! Las cosas que habrán pasado durante esa guerra, y nosotros sin enterarnos! Creo que muchos secretos se los han llevado a la tumba.


Muchas gracias por el comentario, sos un amor!!

BESOTES HERMOSA Y BUENA SEMANA!!!

josealfonsomartínez dijo...

Nada que ver con tu post, Ibiza no es manca, Merche, amiga mía. Córdoba bien vale un paseo, pero, ¿y la isla...?
Si hasta mí llegaste, en qué buenahora... Te he visto algunos posts muy interesantes y aquí me quedo.
Nos vemos.
Un beso.

Víctor dijo...

Coño, dos millones de la época era mucho dinero, pero mira, si los tenía…mejor inversión que esa…
¡¡¡Besos!!!

Antònia P. dijo...

Aún recuerdo los que regresaron del exilio: Francia, Rusia, Méjico...Algunos se quedaron, otros sólo venían de vacaciones.
Recuerdo a un amigo de mi padre que estuvo en Francia luchando en la Resistencia. Regresó a la muerte de Franco. Nos encontramos en Montserrat en una reunión de mutilados de guerra. Nos estuvo buscando todo el día hasta que nos encontró. Exhibía su Legión de Honor concedida por el gobierno francés.
Murió en Basilea en aquel famoso partido del Barça en el que Reixach falló un penalty. Le dió un infarto. Hacía nada que había regresado aunque no al pueblo, vivía en Barcelona y no le gustaba mucho, añoraba a sus amigos y compañeros de antes de la guerra e incluso se vió con una antigua novia que tuvo antes del desastre. Sólo para saludarse después de tantos años. Ambos se habían casado pero el afecto seguía allí como un bello recuerdo de lo que pudo ser y no fue.
Un abrazo y gracias por estas historias entrañables.

Merche Pallarés dijo...

STANLEY, en la próxima entrada que haga del libro de mi tia, de pasada, rozando, menciona la entrada de los alemanes en París... Besotes, M.

JOSEALFONSOMARTINEZ, gracias por tu comentario. Yo tambien estoy encantada de haber descubierto tu blog. Seguiremos en contacto. Besotes, M.

VICTOR pues sí, en esa época era un dineral, espero que le haya valido la pena. Besotes, M.

ANTONIA P. ¡Me encantan tus relatos! Has escrito una mini-novela en un plis-plas (me ha encantado su reencuentro con su antigua novia). Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Aquellos tiempos de incertidumbre, en los que no todos querían seguir adelante con sus ideas y buscaron transiciones personales. No todos pueden ser íntegros, por eso, hay que recordar a los que sí lo fueron.
Besos.

josealfonsomartínez dijo...

Gracias, Merche, cuánto placer.
Intento llegar a algún sitio con ese poemilla. Ya te contaré: aún es pronto.
Mientras, espero tu actualización.
Asaeteándote a besos.

Silvia_D dijo...

Hola Merche
No soy esa tal "S" que se proclama tan única y original y que dice que mato por ser como ella... es más, me la trae muy al pairo después de ver las chabacanadas que ha escrito porque la confundís conmigo.
Sólo quería aclararlo porque no sé que te ha llevado a pensar que soy ella... tengo mi blog y mi nick y mi avatar/es y poca o ninguna gana de imitar a esa pollita :P
Si vuelves a tener dudas, te ruego que ya que estamos en contacto diario por facebook o aquí o msn o hot mail, me lo preguntes y no corran bulos por ahí.

Besos, nena :)

Merche Pallarés dijo...

PEDRO sí, que fácilmente cambian algunos de chaqueta... Besotes, M.

JOSEALFONSOMARTINEZ, ¿¿Aseateándome a besos?? Nadie me había dicho algo tan bonito desde hace mas de ¡cuarenta años! ¡Andalú tenías que ser! Gracias y ¡Olé! Me ha encantado... Yo sigo con mis besotes bien grandotes... Besotes, M.

DIANNA, perdona solo la confundí contigo en el blog de VICTOR y no la encontré chabacana para nada, por eso pensé que eras tu. Ahora ya lo tengo claro. No volverá a ocurrir, tranqui. Muchos besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

JOSEALFONSOMARTINEZ, si no te importa te he linkeado en mi blog. Besotes de nuevo, M.

josealfonsomartínez dijo...

No me lo puedo creer, Merche. Acabo de comentarte, no en ésta, sino en otra entrada tuya más reciente, y blogguer no me lo permite. Intento una y otra vez acceder al lugar anterior y tu blog me devuelve aquí, indicándome que "mi solicitud no ha podido..."
Igual es que, en estos mismos instantes estás actualizando. No sé. La entrada que busco se refiere a un intercambio de cuadros a cambio de sustento y... y no la encuentro. Me quedé a medias. Lo intentaré más tarde.

josealfonsomartínez dijo...

Nada. No hay manera.

Merche Pallarés dijo...

JOSEALFONSOMARTINEZ, tus comentarios han entrado. Sé que Google a veces pone impedimentos a las entradas a mi blog. No sé porque, la verdad. Será porque soy "politicamente incorrecta"... Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

ah si yo fuera un director de cine..., rápidamente cobrarían vida todos estos personajes

Si se investigaran las trayectorias de las obras de arte, nos llevaríamos alguna sorpresa.

Me gusta lo que indica Pedro.

Merche Pallarés dijo...

BIPO, tambien he pensado que saldría una peli muy interesante de este libro... Besotes, M.