viernes, 13 de agosto de 2010

DON QUIJOTE



Capítulo LXII-2ª parte de nuestra lectura colectiva en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés).
---------------------------------------------------------------------------
Chapter 62-2nd part of our joint reading in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation)
---------------------------------------------------------------------------

"Que trata de la aventura de la cabeza encantada, con otras niñerías que no pueden dejar de contarse" (Larguito, éste...)

Este capítulo va de más burlas, esta vez perpretadas por Antonio Moreno "el huesped de don Quijote, caballero rico y discreto y amigo de holgarse a lo honesto...". (Sí..., sí...)

Lo primero que hizo es desarmar a Quijo y "sacarle a vistas" flacucho y esmirriado "a un balcón que salía a una calle de las más principales de la ciudad, a vista de las gentes y de los muchachos que como a mona le miraban." Mientras tanto Sancho está feliz "...por parecerle que se había hallado, sin saber cómo ni cómo no, otras bodas de Camacho, otra casa como la de don Diego de Miranda y otro castillo como el del duque."

Quijo está hecho un pavo real con los agasajos de don Antonio y sus amigos, mientras comen. Sancho feliz contando sus aventuras. Don Antonio le pregunta si es verdad "...que sois tan amigo de manjar blanco y de albondiguillas, que si os sobran las guardáis en el seno para el otro dia." Sancho lo niega porque a limpio ¡no le gana nadie! y no es nada goloso. Muchas veces él y Quijo se han contentado "...con un puño de bellotas o de nueces..." que les duran "ocho días." Quijo corrobora diciendo que parece "algo tragón" cuando tiene hambre pero que en el tiempo "...que fue gobernador aprendió a comer a lo melindroso: tanto, que comía con tenedor las uvas, y aun los granos de la granada".

Don Antonio se sorprende que hubiera sido gobernador. Sancho le contesta que, sí, fue gobernador de la ínsula Barataria "...diez días la goberné a pedir de boca; en ellos perdí el sosiego y aprendí a despreciar todos los gobiernos del mundo...". (¡Qué visionario nuestro Sancho!)

Despues de comer, don Antonio coge de la mano a Quijo (ejem...ejem...) y se adentran en un aposento donde hay una mesa de "jaspe...sobre la cual estaba puesta, al modo de las cabezas de los emperadores romanos...una que semejaba ser de bronce." Le va a contar una cosa con la condición de que "...lo ha de depositar en los últimos retretes del secreto." Quijo se lo promete "...le echaré una losa encima para más seguridad...que está hablando con quien, aunque tiene oídos para oír, no tiene lengua para hablar...hacer cuenta que lo he arrojado en los abismos del silencio."

El gran secreto es que el busto habla. Se le puede preguntar cualquier cosa que la cabeza contestará. En ese momento, no, porque es viernes. Los viernes tiene libre. "...los viernes está muda, y hoy, que lo es, nos ha de hacer esperar hasta mañana." Que Quijo vaya pensando en lo que quiere preguntarle "...que por experiencia sé que dice verdad en cuanto responde." En un "flash" de lucidez, nuestro Señor de los Leones no le cree "...pero por ver cuán poco tiempo había para hacer la experiencia no quiso decirle otra cosa sino que le agradecía el haberle descubierto tan gran secreto." Salieron del aposento.

Esa tarde "sacaron a pasear a don Quijote, no armado, sino de rua, vestido un balandrán (parecido a un gabán, Rico dixit) de paño leonado, que pudiera hacer sudar en aquel tiempo al mismo yelo." Ordenan a los criados que le entretengan a Sancho para que no salga de casa. Entonces, Quijo montado "...no sobre Rocinante, sino sobre un gran macho de paso llano y muy bien aderezado. Pusiéronle el balandrán, y en las espaldas sin que lo viese le cosieron un pergamino, donde le escribieron con letras grandes: "Éste es don Quijote de la Mancha".

Llámaba tanto la atención que nuestro Quijo no podía entender cómo hasta los muchachos le reconocían. Pero un "castellano" que le vió, le dijo "--¡Válgate el diablo por don Quijote de la Mancha! ¿Cómo que hasta aquí has llegado sin haberte muerto los infinitos palos que tienes a cuestas?" Le dice que está loco y que se debería quedar en casa porque "...tienes propiedad de volver locos y mentecatos a cuantos te tratan... Vuélvete, mentecato, a tu casa, y mira por tu hacienda, por tu mujer y tus hijos, y déjate de estas vaciedades que te carcomen el seso y te desnatan el entendimiento." Don Antonio le despacha con cajas destempladas "...seguid vuestro camino y no deis consejos a quien no os los pide...". El "castellano" hace mutis por el foro.

"Llegó la noche, volviéronse a casa, hubo sarao de damas...". Se organiza un baile con la mujer de don Antonio y sus amigas. Hay dos que eran "...pícaras y burlonas..." (sigue un comentario misógino, para variar...). Éstas le sacan a bailar "...a don Quijote, que le molieron, no sólo el cuerpo, pero el ánima. Era cosa de ver la figura de don Quijote, largo, tendido, flaco, amarillo, estrecho en el vestido, desairado y, sobre todo, nonada ligero." Le requiebran "a hurto las damiselas...y él tambíen como a hurto las desdeñaba..." Nada, que Quijo se las tiene que quitar de encima proclamando de nuevo "...señoras, con vuestros deseos, que la que es reina de los míos, la sin par Dulcinea del Toboso, no consiente que ningunos otros que los suyos me avasallen y rindan."

Diciendo ésto "...se sentó en mitad de la sala en el suelo, molido y quebrantado de tan bailador ejercicio." Le llevan en volandas a su habitación. Sancho le acompaña y le dice "--¡Nora en tal, señor nuestro amo, lo habéis bailado! ¿Pensáis que todos los valientes son danzadores y todos los andantes caballeros bailarines?... Si hubiérades de zapatear, yo supliera vuestra falta, que zapateo como un gerifalte, pero en lo de danzar no doy puntada."

Al dia siguiente fueron a ver lo que les contestaba la cabeza parlante. Todos hacen una pregunta que el busto contesta más o menos acertadamente. Por ejemplo cuando don Antonio le pregunta cuántos estaban ahí, la cabeza responde "Estáis tú y tu mujer, con dos amigos tuyos y dos amigas de ella, y un caballero famoso llamado don Quijote de la Mancha, y un su escudero que Sancho Panza tiene por nombre." Se les erizaron los pelos a todos.

Llega la pregunta de Quijo "¿fue verdad, o fue sueño lo que yo cuento que me pasó en la cueva de Montesinos? ¿Serán ciertos los azotes de Sancho mi escudero? ¿Tendrá efecto el desencanto de Dulcinea? La cabeza contesta a la gallega, más o menos, que sí, que no. El último en preguntar es Sancho "¿Por ventura, cabeza, tendré otro gobierno? ¿Saldré de la estrecheza de escudero? ¿Volveré a ver a mi mujer y a mis hijos?" La respuesta "--Gobernarás en tu casa; y si vuelves a ella, verás a tu mujer y a tus hijos; y dejando de servir, dejarás de ser escudero." "--¡Bueno par Dios!--dijo Sancho Panza--. Esto yo me lo dijera: no dijera más el profeta Perogrullo." "--Bestia--dijo don Quijote--, ¿qué quieres que te respondan? ¿No basta que las respuestas que esta cabeza ha dado correspondan a lo que se le pregunta?" "--Sí basta--respondió Sancho--, pero quisiera yo que se declarara más y me dijera más." (Como siempre Sancho es el que no se cree nada de nada...)

Luego Cide Hamete Benengelí nos descubre el secreto de la cabeza parlante "...la tabla de la mesa era de palo, pintada y barnizada como jaspe, y el pie sobre que se sostenía era de lo mismo, con cuatro garras de águila que de él salían para mayor firmeza el peso. La cabeza, que parecía medalla y figura de emperador romano (siento que la que he puesto en la cabecera no corresponda...), y de color de bronce, estaba toda hueca...todo esto venía a responder a otro aposento que debajo de la estancia de la cabeza estaba... En el aposento de abajo correspondiente al de arriba se ponía el que había de responder, pegada la boca con el mismo cañón, de modo que, a modo de cerbatana, iba la voz de arriba abajo y de abajo arriba...". (¡Qué lío se montaban para entretenerse...!)

Claro que Cide Hamete Benengelí nos informa "...que hasta diez o doce días duró esta maravillosa máquina...temiendo no llegase a los oídos de las despiertas centinelas de nuestra fe, habiendo declarado el caso a los señores inquisidores...". Mandaron que se deshiciese de ella ¡presto! "...pero en la opinión de don Quijote y de Sancho Panza la cabeza quedó por encantada y por respondona, más a satisfacción de don Quijote que de Sancho."

Luego "...diole gana a don Quijote de pasear la ciudad a la llana y a pie..." Sancho le acompaña. Llegan a una imprenta. Quijo queda maravillado porque "...hasta entonces no había visto imprenta alguna y deseaba ver como fuese. Entró dentro...y vio tirar en una parte, corregir en otra, componer en ésta, enmendar en aquella...". Pregunta a todos qué están haciendo, uno le dice que está imprimiendo una traducción de un libro "toscano". Sigue una disertación sobre los traductores. Los únicos que valen son los que traducen el griego y el latín "...y el traducir de lenguas fáciles ni arguye ingenio ni elocución..." añadiendo luego "Y no por esto quiero inferir que no sea loable este ejercicio del traducir, porque en otras cosas peores se podría ocupar el hombre y que menos provecho le trujesen."

Siguió su periplo por los diferentes "cajones" hasta que se topó con la "Segunda parte del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha", compuesta por un tal, vecino de Tordesillas.
(Aprovecha Cervan para denostar de nuevo al Avellaneda) "--Ya yo tengo noticia de este libro, y en verdad y en mi conciencia que pensé que ya estaba quemado y hecho polvos por impertinente; pero su San Martín se le llegará como a cada puerco...".

Sale Quijo de la imprenta bastante despechado.

Seguiremos con el LXIII

19 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Don Quijote vive muchas cosas nuevas en Barcelona, aunque la intención de sus huéspedes sea la misma que la de los Duques. Y todavía no ha terminado la cosa...

JuanK dijo...

Yo es que no me acuerdo muy bien de la historia del Quijote...Esta me parece muy interesante....


Saludos

Stanley Kowalski dijo...

De esta parte recordaba muy poco. Gracias por traerla a mi memoria!

BESOTES PRECIOSA!

Merche Pallarés dijo...

PEDRO, no, no ha terminado... Estoy de las burlas ¡hasta la coronilla! Besotes, M.

JUAN K. Si quieres ponerte al dia, tengo los resúmenes desde el primer capítulo en el blog "La Acequia" de PEDRO OJEDA ESCUDERO. En esta segunda parte es cuando he empezado a publicarlos aquí. Lo digo porque para refrescarte la memoria los puedes leer más resumidos. Gracias por tu visita de nuevo. Besotes, M.

STANLEY, te digo lo mismo que a JUAN K. Besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

Merche: este capítulo es muy extenso y toca muchos palillos. Yo ando con el comienzo del baile. Tú lo has hecho de un tirón y muy bien.
Las bromas de los duques eran una farsa mucho más montada, con todos los lacayos subordnados alas gracias de los señoritos. Aquí es un juego de Antonio Moreno para entretener a sus amigos. Y hay una voz discordante, la del castellano. Con los duques, eso ni soñarlo.
A ver si encuentro tiempo para repasar esos comentarios de Tucci,Pancho y tú.
Yo me incorporé hacia el 18 o 19 de la primera parte, llevo dos años aquí. Yo ya estaba leyendo el Quijote y tuve que ir hacia atrás, no me costó. Y no era mi primera lectura...Pero como ésta con vosotros , ninguna.

De todas maneras quiero escribir algo en los capítulos del principio que me faltan.

Un beso

Asun dijo...

Ay MERCHE, me parto de risa con tus "ejem... ejem..."

Aunque es viernes no voy a hacer como la cabeza parlante que en 5º día de la semana descansa. Aunque como estoy un poco mística sólo te diré que en este capítulo nuestro Quijo parece un mono de feria, de aquí para allá para que todos lo miren y se rían. En finsssss... volvemos a las andadas.

Besos

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA, tus comentarios a los capítulos son largos pero muy amenos e instructivos porque casi siempre los conectas a algun hecho histórico o a algun libro, caso del "Lazarillo" (que lo tengo que leer...). Tus personajes secundarios han sido ¡antológicos! Besotes, M.

ASUN, ay, sí, se ve que nuestro Quijo era carne de escarnio... Pobret. Besotes, M.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Y tu que con la salida de. La casa de los duques pensabas que las burlas habían acabado...como me acordé de ti al leerlo. Pero no negarás que ahora las bromas son "light" y que nuestros protagonistas se defienden a las mil maravillas. Besos

Thiago dijo...

jaja no sólo hay misoginía, por lo que veo, que eso de que contesta "a la gallega" tb. cae en el tópicazo y la descalificación regional como hiciera Dª Rosa Diez...

Desde luego nada como Sancho, siempre tan cuerdo.


Bezos.

Merche Pallarés dijo...

TUCCI, sí, son más light pero son burlas igual. Sancho es el que no se deja avasallar pero Quijo... Ay, mi Quijo... Se cree todo a pies juntillas. ¡Qué ingenuo es! Besotes, M.

THIAGUIÑO, eso de "a la gallega" lo puse en honor a ti porque SABÍA que me ibas a hacer un comentario al respecto... Mira, ese topicazo sobre los gallegos me he enterado desde que Rajoy está en la oposición porque siempre los de tu gremio mencionan que "como buen gallego no se sabe si sube o baja". Éste rasgo gallego, antes, no lo conocía. Igual que si los catalanes son tacaños (no lo son) y los vascos brutos (algunos hay). En fin, que tienes razón en criticarme porque a mi tampoco me gustan las etiquetas. Créeme que lo hice como un guiño hacia ti.
Y, sí, Sancho es el más cuerdo de la pareja porque lo que es Quijo... Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

Se me ocurre que hay una cierta nostalgia en las preguntas de don Quijote y Sancho a la famosa cabeza. ¿Será que están cansados de tan azarosa vida?

Merche Pallarés dijo...

PACO CUESTA, es que Quijo ya está desesperado por ver a su Dulci desencantada... Besotes, M.

Anónimo dijo...

Sí merche, larguito este capítulo Siete folios imprimí para leerlos a los postres; pero tú no te quejes que estás jubilata y tienes bastante tiempo; si supieras lo sufrío que es un autónomo buscando la vida en la carretera cada día jajaja.

Como dices, Sancho en su salsa, pensando que está de nuevo en otras bodas de camacho; mientras al pobre don Quijote le toman el pelo de lo lindo: es curioso que no a tomaron con Sancho.
Me gustaría ver escenificado "el sarao" con las dos gachonas dándole marcha al Quijote. Al final Sancho tuvo que recogerlo en brazos del suelo.
Pues en la Peña Pobre hizo cabriolas sin descanso, pero claro pensaba en Dulcinea.

Feliz retiro en tierras catalanas. Cuidado con las tormentas de verano que se vieron en Telediario.

Cuídate, Besos.

Antonio Aguilera dijo...

Verdaderamente tu blog está encantado MERCHEEEEE.
Me salió el comentario como anónimo.

Merche Pallarés dijo...

ANTONIO AGUILERA, menos mal que te has descubierto porque estaba pensando ¿quién será este anónimo? Además sin dar la cara (no me gustan). Pues igual sí, está encantado. Algo raro está pasando en mi blog ¿estarán Quijo y Sancho metidos en él? ¿Cervan? ¿Cide Hamete Benengelí? Besotes, M.

Firvulag dijo...

Merche, lo de cogerlo de la mano supongo que querrá decir que lo tomaría del brazo, que parece más lógico ¿no?, en caso contrario te quedas corta con los ejem... ejem...

Saludos.

Merche Pallarés dijo...

FIRVULAG, ¡gracias por tu visita! y, sí, supongo que le cogería del brazo... Besotes, M.

Kety dijo...

Merche, veo que le has cojido un cariño especial a nuestro amigo Alonso y sufres cuando se burlan de él. Ya queda poco para que acabe.

Gracias por tus comentarios en mi blog, a pasar de mis ausencias.

Besos

Merche Pallarés dijo...

KETY, es que tus resúmenes poetizados son ¡una maravilla! No te preocupes por no aparecer tan a menudo. Sé que estás con obras. Muchos besotes y gracias por tu comentario, M.