miércoles, 8 de septiembre de 2010

MUSEO DE DALÍ EN FIGUERES


Despues de nuestra visita a Girona, cogimos el tren de vuelta al pueblo (tuvimos que hacer transbordo en Maçanet). Al dia siguiente decidimos ir a Figueres (dos paradas despues de Girona) a ver el famoso museo... Vuelta al tren hasta Maçanet para hacer transbordo. Le dije a Cristina que era mala época para visitarlo porque habría colas kilométricas y que sería mejor ir en invierno. Pero ella tenía ilusión de visitarlo y, en el fondo, yo también. Para allá nos fuimos. Esta vez salimos temprano (10:00). Llegamos hacia las 12:00. Ese dia había un gran mercado en la plaza principal. Unas verduras y frutas maravillosas (sentí no haberme llevado el carrito de la compra...). Nos fuimos al museo. ¡COLA KILOMÉTRICA! Me negué hacerla porque ODIO hacer colas para ver un museo. Cristina se quedó y yo me senté tan ricamente en una terraza, tomando una caña, unas aceitunas y leyendo el periódico. Una hora despues, Cristina ya estaba cerca de la taquilla, entonces me incorporé a la cola (le invité a la entrada ya que, la pobre, se había sacrificado haciendo la cola...). A todo esto cuando estábamos a cuatro personas de la misma, una pareja de jetas españoles intentaron colarse. ¡La que se armó! La señora delante nuestro, les dijo que hicieran cola como todo el mundo, el chico la insultó y la amenazó con romperle las gafas a la salida, su chica también se puso borde (es que pensarían que todos eramos guiris y se llevaron la sorpresa de su vida al ver que eramos españoles). Yo les dije que eran unos maleducados, unos zafios y unos cretinos y que se fueran hacer la cola (sorprendentemente no me insultaron e hicieron mutis por el foro...sería que mi pelo blanco les infundó respeto...). No entendí tampoco como dos ignorantes como ellos quisieran visitar el museo...

Entramos. Era el metro en hora punta. Ibamos apiñados como sardinas (la mayoría rusos) viendo, más que nada, dibujos de Dalí, su famosa Mae West (sofá en forma de boca, dos cuadros como ojos y la nariz ya no me acuerdo de qué estaba hecha), un coche vintage con unas esculturas que estaba bien y unos cuadros de su hermana de espaldas (¡no la famosa de la ventana!) y UNO famoso de Gala sentada con un pecho al aire, que me gustaron. Lo demás me dejó fría la verdad (lo tendré que volver a ver con calma en invierno). Las masas me horrorizan y, el museo, estaba abarrotado. Así, yo no disfruto. Lo que sí me gustó fueron las joyas que ya las había visto en Toronto en los '60. Estaban en otro local y ahí, sí, había poca gente, o sea, se podían ver. PRECIOSAS. Luego nos enteramos de que se pueden ver las joyas sin necesidad de entrar en el museo principal y ahí ¡no había cola!

El conjunto entre el museo y el edificio kitsch rosa con los huevos en el tejado y panes en las paredes me pareció una americanada de Dalí. Se ve que cuando se hicieron ambos, él hacía mucho la pelota a los americanos, que eran, al fin y al cabo, sus mejores clientes. Todo está hecho a su medida. Por supuesto que sus mejores cuadros "El Cristo de Cadaqués" "El gran masturbador", "El reloj" en fin, sus primeros trabajos, que son los que valen la pena. NO se ven. Esos están en manos de coleccionistas privados. En este museo se ven las sobras.

(Despues del Quijote del viernes, continuaré con las aventuras de Pepe Luis y los mineros de Huelgo)

---------------------------------------------------------------------------

DALI'S MUSEUM IN FIGUERES

After our visit to Girona, we took the train back to my village, changing trains in Maçanet. The following day we decided to go to Figueres (two stops away from Girona) to see the famous museum... Back to the train again and changing in Maçanet. I told Cristina that it wasn't a good time to go as, probably, there would be huge queues and that it would be better to visit it in winter. But she was keen to visit it and, deep down, so was I. So, there we went. This time we set out early (10:00 a.m.) and we arrived at noon. That day there was a marvellous vegetable and fruit market in the main square (I missed not having taken my shopping cart...). We went to the museum. HUGE QUEUE! I refused to stay because I HATE doing queues to visit museums. Cristina stayed and I sat in a terrace with a beer, olives and reading my newspaper. An hour later she was close to the box office and I joined her (I invited her to the entrance as she, poor woman, had sacrificed herself doing the queue...). On top of it all, when we were four people away from the box office, a "smarties" Spanish couple tried to sneak in. The woman in front of us told them to do the queue as we all did. The young man insulted her and threatened to break her glasses when she came out, the girl was also very rude (of course, they thought they could get away with it thinking we were all tourists, but we were Spanish...). I told them that they were very uneducated, uncouth, and cretins and to go back to the queue. Surprisingly, they didn't insult me and, meekly, left... maybe my white hair did the trick...) Anyway, I didn't understand why those two ignorants wanted to visit the museum in the first place...

We went in. It was like rush hour in the subway. We were packed like sardines (Russians, the majority) seeing, mostly, Dalí's drawings; the famous "Mae West": a mouth-shaped sofa with two frames as the eyes and the nose which I don't know what it was made from; a vintage car with some statues which was OK; some paintings of his sister but NOT the famous one of her looking out of a window and another of Gala (Dalí's wife) sitting on a chair showing one of her breasts, which I liked. The rest I didn't like at all. I think I'll have to see it in winter more calmly. I hate masses and the museum was absolutely full. I don't enjoy it that way. What I did like were the jewels that I had seen in Toronto in the 60's. They were in another building which wasn't so crowded. One could see them. They were BEAUTIFUL. We found out that one could see the jewels by themselves and there, there was no queue!

The compound, with the museum and the pink building with the eggs on the roof and breads on the wall, I found it to be very kitsch and geared to the American taste. When both buildings were built, you could see that Dalí was catering to the Americans as most of his art collectors were American. His best paintings "The Christ of Cadaqués" "The Great Onanist", "The Melting Watch", etc., i.e., his first great works of art, are NOT in this museum. They're in the hands of private collectors. Here, are the leftovers.

(After Friday's DON QUIXOTE, I'll continue with the adventures of Pepe Luis and the miners of Huelgo).

18 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

¿No están los relojes blandos en ese museo? "La persistencia de la memoria" es su título...me encantan.
Pero mi cuadro favorito es el de la mujer a en la ventana, retrato de su hermana. Es un cuadro pequeñito que está en Madrid, en el "Reina Sofía". Sólo ese cuadrito merece una visita al Reina Sofía. Dalí tiene cosas horrendas , es verdad.

Un beso

TORO SALVAJE dijo...

En Praga casi me lío a palos con unos españoles sinvergüenzas que se querían colar para subir a un autocar.
Unos japoneses a los que adelantaron, y que estaban delante mío, no entendían nada. Estaban paralizados. Les parecía imposible.

Los repugnantes maleducados españoles no contentos con eso se reían de haberse colado y se burlaban de los japoneses.

Creo que hubo un momento que les hubiera pegado un tiro y los hubiera echado a los perros más sarnosos de Praga para que los devoraran.

La mala educación de los españoles es internacionalmente reconocida y odiada.

Que cruz de país.

Besos.

amelche dijo...

No sé cómo se puede tener la cara dura de intentar colarse y, ¡encima protestar y amenazar a los que están haciendo cola! La poca vergüenza no tiene límites.

Voy de anónimo. Tengo cita en psiquiatría... dijo...

¡Demonios! Y con lo tranquila que volvías tú a la cola, relajada, tras el piscolabis. ¡Es que no tienen educación!
Ja,ja,ja,ja...

Acepta la broma.
Un beso.

Asun dijo...

Jetas te los encuentras en todos sitios, pero lo de estos clamaba al cielo.

Cuando yo vi el museo había gente pero no tanta. El inconveniente era que iba con otro compañero y un grupo de unos 20 alumnos de 13 años, así que te puedes imaginar que no disfruté lo mismo que si hubiera sola.

Besos

Stanley Kowalski dijo...

Veo que hay vivillos que se quieren colar en todas partes! Hay algunos que no tienen respeto ni vergüenza, hay gente ignorante muy respetuosa. Tal vez, al ver semejante multitud, sus intenciones eran robar a algún desprevenido, no justamente ver las obras.
Coincido con vos, ni loco hago colas para ver nada!

Hablando de otra cosa, los turrones de Girona son muy famosos, verdad? Al menos aquí los venden como famosísimos, y te los cobran como tal!

BESOTES HERMOSA!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Tengo el mismo odio que tú a las colas. Y en ellas, a ese especímen típico español que intenta colarse o colar a otros.
Besos.

Thiago dijo...

jaj que maja eres, cari, que natural, me encanta leerte con esa naturalidad. Y además jubiladad pero rumbosa, ahí invitando a la entrada a tu amiga.

Tienes razón con Dali, y es que él era como era, capaz de lo mejor y de lo peor, de hacer cosas sublimes y de las mayores horteradas. Igual que tienes razón que a mi tampoco me gusta hacer colas par ver nada y menos un museo, así no hay manera.

Bezos.

amelche dijo...

Stanley: Los turrones son de Jijona, un pueblo de mi tierra. Y, si no, de Alicante. Y son muy buenos, sí.

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA, no, no estaban o, por lo menos, yo no los ví (había tanta gente...). A mi también me gusta el de su hermana en la ventana y, sí, creo que lo ví en el Reina Sofía ahora que lo dices... Besotes, M.

TORO, sí, es para matarlos... Hay tanta mala educación hoy en dia... Besotes, M.

AMELCHE, sí, no tienen perdón de los dioses... Besotes, M.

JOSÉ ALFONSO, pues sí, yo iba tan tranquila y tuve que presenciar esa escena terrible... Acepto la broma por supuesto. Besotes, M.

ASUN, sí, éstos clamaban al cielo. No me lo podía creer. Yo también tendré que volver en una época más tranquila. Besotes, M.

STANLEY, pues no me extrañaría lo que tu dices que su intención más bien era la de robar... El turrón, como te dice AMELCHE, es el de Jijona y es muy bueno. Besotes, M.

PEDRO, estamos de acuerdo. Besotes, M.

THIAGO, gracias por los piropos y veo que también estamos de acuerdo tanto en lo de Dalí como en lo de las colas. Besotes, M.

AMELCHE, gracias. Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Myriam dijo...

Siempre hay algún avivado que se quiere colar. Que bueno que les pudiste para el carro.

También yo odio las colas.
Besos
PD- Dalí no me gusta y nunca me gustó.

Paco Cuesta dijo...

Dalí es un personaje controvertido y genial.

Vicente B dijo...

Acabo de aprender una cosa, si voy acompañado a algún sitio y hay que hacer cola, dejaré a la otra persona en la cola y me iré a tomar cañas... jajaja, muy bueno. Lo de la mala educación me temo es el pan nuestro de cada día. Es muy preocupante el desparpajo que le pone la gente, no importa la edad, que mala educación, empieza a dar asco trabajar con gente, aunque afortunadamente son pocos, pero uno pasa mucha vergüenza ajena...
Por cierto cuando venga, voy unas horas y me quedo en Girona, ya que voy de escala. Si no puedo llegarme te llamaré, pero hasta finales de octubre nada. No voy con Metis esta vez, pero espero que algún día en invierno podamos ir... qui lo sá?.

Un beso guapa.

Vicente B dijo...

Por cierto, supongo que alguna vez habrás estado, pero si no, te aconsejo que visites Cadaqués en cuanto puedas. Precioso pueblo blanco que te recordará un poco tu querida Ibiza.

Merche Pallarés dijo...

MYRIAM, me sorprendió que no me insultaran porque con la señora de delante se ensañaron... Pienso que igual no entendieron lo de "zafios y cretinos". Pensarían que eran piropos...
Hay cuadros de Dalí que me gustan mucho y sus joyas (debido grandemente al orfebre/joyero que las hizo porque Dalí únicamente las diseñó...)son dignas de ver. Pero en ese museo había muchas mamarrachadas. Besotes, M.

PACO CUESTA por eso es genial... Besotes, M.

VICENTE B. eso es lo malo la vergüenza ajena que uno pasa... Pues a ver si me llamas, por lo menos, cuando vengas. Aún no he podido ver tu link porque hoy fui a Barcelona a inscribirme en la U. de Barcelona en los cursos para los viejetes pero ya no había plazas. Tendré que esperar al año que viene... Además, me he enterado que en Literatura (que era la asignatura que me interesaba) hay una lista de espera de ¡40 personas! (la cabida es de 50) Ya me veo el año que viene durmiendo en la calle para ser ¡la primera en matricularme! Besotes, M.

P.D. Acabo de leer tu otro comentario sobre Cadaqués. Sí que me gustaría ir pero tendré que esperar a que venga alguien ¡con coche! Y, por las fotos que he visto, sí que se parece a mi illa querida.

BIPOLAR dijo...

Me enantó el museo y la obra de este hombre, se le ocurría cada cosa, hay que tener huevos.

Del arte a secas no se come.

No tolero a los jetas.

Merche Pallarés dijo...

BIPO, claro que Dalí tenía muchos huevos... No hay más que ver el edificio de la foto... Las joyas son lo único que valen la pena en ese museo hortera y kitsch. Besotes, M.

northshorewoman dijo...

I, too, despise queues, especially for museums or other public entertainment places . And it seems in each queue there is an obnoxious couple or group trying to break into line. I'm glad you told this couple off and sent them with their heads hanging to the back of the line.

I once experienced this similar rush of people at an exhibit; it was in Germany for the expo 2000. After the first building, I left to just hang out and wait for my friends. I don't think art is meant to be looked at in a rush.

I enjoyed your vignette!