viernes, 22 de octubre de 2010

DON QUIJOTE



Capítulo LXXII - 2ª parte de nuestra lectura colectiva en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés).
------------------------------------------------------------------
Chapter 72nd - 2nd part of our joint reading in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation).
------------------------------------------------------------------

Este capítulo es otra arremetida contra el Avellaneda.  Aparece en el mesón "...un caminante a caballo".  Resulta ser don Álvaro Tarfe, personaje que salía en la versión apócrifa.  "Mira, Sancho:  cuando yo hojée aquel libro de la segunda parte de mi historia, me parece que de pasada topé allí este nombre de don Álvaro Tarfe".

Quedan en preguntárselo.  Al aterdecer, se encuentran en el portal del mesón.  El tal Tarfe le pregunta a Quijo a dónde se dirige, le dice que a su aldea "...que está aquí cerca, de donde soy natural.  Y vuestra merced ¿dónde camina?"  Le dice que va a Granada.  Buena tierra.  Quijo le pregunta como se llama, le dice que Álvaro Tarfe "--Sin duda alguna pienso que vuestra merced debe de ser aquel don Álvaro Tarfe que anda impreso en la segunda parte de la historia de don Quijote de la Mancha recién impresa y dada a la luz del mundo por un autor moderno."

Dice que sí, es él y que "...el tal don Quijote...fué grandísimo amigo mío...fuí el que le sacó de su tierra...y que viniese a unas justas que se hacían en Zaragoza..." .  Quijo le pregunta si le parece que él es "...ese tal don Quijote que vuestra merced dice?"  Le contesta que no de ninguna manera.  "--Y ese don Quijote--dijo el nuestro--¿traía consigo a un escudero llamado Sancho Panza?"  "--Sí traía...y aunque tenía fama de muy gracioso, nunca le oí decir gracia que la tuviese."

Sancho entra al trapo y le contesta que "...el decir gracias no es para todos, y ese Sancho...debe de ser algún grandísimo bellaco, frión y ladrón juntamente, que el verdadero Sancho Panza soy yo, que tengo más gracias que llovidas;...ándese tras de mí por lo menos un año y verá que se me caen a cada paso, y tales y tantas, que sin saber yo las más de las veces lo que me digo hago reír a cuantos me escuchan; y el verdadero don Quijote de la Mancha, el famoso, el valiente y el discreto, el enamorado, el desfacedor de agravios, el tutor de pupilos y huérfanos, el amparo de las viudas, el matador de las doncellas, el que tiene por única señora a la sin par Dulcinea del Toboso, es este señor que está presente, que es mi amo:  todo cualquier otro don Quijote y cualquier otro Sancho Panza es burlería y cosa de sueño".

Álvaro Tarfe le cree aunque le tenía más "...de comilón que de bien hablado, y más de tonto que de gracioso...".  Se da cuenta de que se ha equivocado entre el don Quijote "bueno"y el "malo".  Dice Quijo "--no sé si soy bueno, pero sé decir que no soy el malo."  Le dice que nunca estuvo en Zaragoza "...por sacar a las barbas del mundo su mentira...".  Que se fue a Barcelona "...ARCHIVO DE LA CORTESÍA, ALBERGUE DE EXTRANJEROS, HOSPITAL DE LOS POBRES, PATRIA DE LOS VALIENTES, VENGANZA DE LOS OFENDIDOS Y CORRESPONDENCIA GRATA DE FIRMES AMISTADES, Y EN SITIO Y EN BELLEZA, ÚNICA; Y AUNQUE LOS SUCESOS QUE EN ELLA ME HAN SUCEDIDO NO SON DE MUCHO GUSTO, SINO DE MUCHA PESADUMBRE, LOS LLEVO SIN ELLA, SÓLO POR HABERLA VISTO."  (¡Olé la loa a la maravillosa Barcelona!).

Quedan en firmar delante del alcalde "...de que yo no soy el don Quijote impreso en la segunda parte, ni este Sancho Panza mi escudero es aquel que vuestra merced conoció."  Don Álvaro dijo que así lo hará.  Mientras, Sancho trata de explicarle lo de los azotes para desencantar a Dulci.  Don Álvaro no entendía eso de los azotes.  Sancho le dice que era muy largo de explicar...  Van a comer y aparece el alcalde.  Quijo hace que el Tarfe firme "...que no era aquel que andaba impreso en una historia intitulada "Segunda parte de don Quijote de la Mancha", compuesta por un tal de Avellaneda, natural de Tordesillas."

"LLegó la tarde, partiéronse de aquel lugar...".  Cada cual tomó su camino, uno "...que guiaba a la aldea de Don Quijote y el otro el que había de llevar don Álvaro." Antes de llegar a la encrucijada, Quijo le contó todo sobre el desencantamiento de Dulci, "...el cual, abrazando a don Quijote y a Sancho siguió su camino, y don Quijote el suyo, que aquella noche la pasó entre otros árboles, por dar lugar a Sancho de cumplir su penitencia, que la cumplió del mismo modo que la pasada noche, a costa de las cortezas de las hayas, harto más que de sus espaldas...".

El Señor de los Leones, contó "tres mil y veinte y nueve" azotes con lo cual quedó "... contento sobremodo, y esperaba el día por ver si en el camino topaba ya desencantada a Dulcinea su señora...".  Llegaron al alto de una loma desde donde divisaron su aldea.  Sancho "...se hincó de rodillas y dijo: --Abre los ojos, deseada patria, y mira que vuelve a ti Sancho Panza tu hijo, si no muy rico, muy bien azotado.  Abre los brazos y recibe también tu hijo don Quijote, que, si viene vencido de los brazos ajenos, viene vencedor de sí mismo, que, según él me ha dicho, es el mayor vencimiento que desearse puede..."  "--Déjate de esas sandeces--dijo don Quijote--, y vamos con pie derecho a entrar en nuestro lugar, donde daremos vado a nuestras imaginaciones, y la traza que en la pastoral vida pensamos ejercitar."

Seguiremos ¡CON EL PENÚLTIMO! LXXIII

17 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Ya sabía yo que te ibana a gustar esas elogiosas palabras hacia la Ciudad Condal. Las colocas con mayúscula, que en Internet equivale a decir en voz alta. A Cervantes, le fue bien allí, pienso...

Ese lechugino de la pintura podría ser Tarfe, el avellanesco que da en quijotesco. Creo que ronda mi ordenador, tan poco visitado últimamente.

Besos

Cornelivs dijo...

Buenas palabras de Cervantes hacia Barcelona, sin duda, una de las ciudades -en mi opinion- mas bonitas de España.

Por cierto, hablando de Cervantes: ¿Las habia pronunciado de haber vivido en el Siglo XX, en vez de en el XVI?

Besos.

Thiago dijo...

ajja que mono y conmovedor es Sancho por dios,... "vencedor de sí mismo"!!! Es un filosofo... Y me encnata cuando dice, que: "que sin saber yo las más de las veces lo que me digo hago reír a cuantos me escuchan", jajaj Pobriño mio.

Y como te sale la vena nacionalisa, jaaj pero tiene razón quijote en lo que dice de Barcelona, yo lo rubrico.


Bezos.

pancho dijo...

Cervantes utiliza estos últimos capítulos para poner al apócrifo en su sitio, pero al mismo tiempo le da una fama que de ninguna manera habría tenido de haberlo silenciado. Esto lo podemos afirmar cuatrocientos años más tarde. Debemos agradecerle al Avellaneda la lección de narrativa que da Cervantes cuatro siglos antes.

A mi juicio los elogios de Barcelona por parte de DQ son innecesarios. Síntoma claro de un síndrome de Estocolmo. En el mismo párrafo dice una cosa y la contraria, ambigüedad cervantina la llaman.

Sólo nos quedan dos capítulos para ver el camino que toma la imaginación de DQ, pero su recuerdo dará pie a encauzar la de los lectores por diferentes derroteros.

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA, seguro que ronda tu ordenador y pronto le darás vida... ¡Ah! y sé que en el internete las mayúsculas son como si habláramos en alto, por eso lo he escrito así para que quede bien claro lo que pensaba Cervan de esa bella ciudad. Besotes, M.

CORNELIVS, pues creo que sí las hubiera pronunciado en este siglo porque Cervan era muy suyo, muy ecuánime y justo y le hubiera importado un pepino la opinión de la mayoría/minoría españolista. Besotes, M.

THIAGO, me alegro mucho de que hayas descubierto a Sancho, su verdadera esencia, en estos capítulos. Tanto Quijo como él son entrañables y tiernos, uno con su locura y el otro con su filosofía muy pegada a la tierra. Ya falta poco para "the end"...sniff... Besotes, M.

¡PANCHO! ¡Qué manía le tienes a Barcelona! No me lo puedo creer... Quijo no dice lo contrario ni tiene síndrome de Estocolmo...(¡por todos los dioses!) en ese párrafo, simplemente admite que no tuvo suerte: "...los sucesos que en ella me han sucedido no son de mucho gusto, sino de mucha pesadumbre..." pero sin embargo, queda contento "sólo por haberla visto". ¡El colmo del altruismo y de la nobleza! Me encanta. Besotes, M.

TORO SALVAJE dijo...

Barcelonaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa (cantada como Freddy Mercury y Montserrat Caballé)

Besos misántropos (aunque no me creas).

pancho dijo...

No te enfades, Merche, sólo trato de interpretar lo que Cervantes escribe. En el comentario decía que quizás Cervantes trate de arrepentirse de haber situado en las playas de la Ciudad Condal la derrota de Don Quijote y el trato que allí recibió. Seguro que conoces este artículo de
Javier Marías que salió en el paisito.

Paco Cuesta dijo...

Queda perfectamente claro que Barcelona era importante en ese momento e indudablemente lo es hoy.
Para un SORIANO, TUROLENSE o GADITANO, su tierra es también lo más importante. ¡Es magnifico!

Stanley Kowalski dijo...

Vos creés que Cervantes opinaría igual sobre Barcelona si viviera ahora? Ojo, que no conozco Barcelona, lamentablemente.

Muchas gracias por tu visita (en el video, Carole King canta una estrofa de la canción sola)

BESOTES HERMOSA Y ESPERO QUE PASES UN FINDE SOÑADO!

Merche Pallarés dijo...

TORO, ¿sabes? La presentación de esa canción de Freddy Mercury y Montserrat Caballé se hizo en el "KU" de Ibiza y ¡yo estuve allí! Fue emocionante.
Quita, quita, de misántropo nada... NO te creo. Besotes, M.

PACO CUESTA, creo que Cervan rinde esa loa a Barcelona porque es donde le imprimieron su Don Quijote y estaba muy agradecido. Claro que también Soria, Teruel y Cádiz son PRECIOSAS. España es un mini-continente y tiene de todo para todos los gustos, nieve, desierto, páramos, paisajes lunares y volcánicos, bosques, playas, en fin... una maravilla. Besotes, M.

STANLEY, seguro que hoy en dia Cervan opinaría ¡mucho mejor que en el S. XVI! Barcelona es una ciudad fascinante. La tienes que conocer y suscribo todo lo que dice Cervan/Quijo en este capítulo.

Pues me perdí esa estrofa de Carole King... Lo volveré a ver. Que pases un buen finde tu tambien, querido. Muchos besotes, M.

Myriam dijo...

jejeje esos halagos de Barcelona, parecen una propaganda de turismo...
Como se ve que era en ese entonces una ciudad importante.

Besos

Asun dijo...

jajajajajajaja,Qué a gusto te has quedado con ese "peaso" párrafo todo en mayúsculas.

Vaya repaso le está dando Cervantes al Avellaneda en estos últimos capítulos. No desaprovecha ocasión.

Besos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Desde luego, lo que tuvo que sufrir Cervantes al ver publicada la segunda parte de su obra por un desconocido... Pero sin duda sabe con acierto poner los puntos sobre las íes.... Besos

Merche Pallarés dijo...

MYRIAM, y lo sigue siendo ahora... Besotes, M.

ASUN, sí, me he quedado MUY satisfecha con esa parrafada. Lo del Avellaneda es que fue too much y comprendo a Cervan que se quisiera desquitar de su versión y hundirle en las profundidades del infierno literario. Cosa que logra con creces... Besotes, M.

TUCCI, como le digo a ASUN, Cervan sí que le dió publicidad al plagiador Avellaneda pero lo hundió irremisiblemente.
Andas muy desaparecido de mi blog últimamente... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Tienes razón, Merche, todo el capítulo está pensando en dejar maltrecho para siempre a Avellaneda.
Besos.

Merche Pallarés dijo...

PEDRO, especialmente este final de la segunda parte. Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

Se le acaban los días a Cervantes, y como su vida corre paralela a la de su Quijote, debe de cometer un homicidio literario, que para él creo que fue casi como suicidio, o agorero de su propia muerte.

Debió de sufrir mucho con el "gachó" Avellaneda, lo que le restaba de vida estuvo obsesionado con él. No debió Cervantes de darle tanto "bombo" a este usurpador porque por ello el Avellaneda tomó la fama que tiene.

Auqnue si el Apócrifo no se publica, tal vez la 2ª parte de Cervantes tampoco: conque no sabemos si condenarlo o premiarlo.

Más besos

PD. Gracias por tu comprensión, me agobio un poco porque el final del Quijote es muy importante y ando de cabeza.