jueves, 28 de octubre de 2010

LOS VIAJES DE DANIEL



"En la fonda, donde la matanza era más importante, pues se sacrificaban tres cerdos, la habían pospuesto para después de Navidad, porque, antes, Daniel tenía por costumbre ir a pasar dos o tres días a Córdoba.

María salía del teléfono público, cuando vio a Justiniana preparando una maleta en el cuarto de la fonda que daba al portal.

--¡Qué hay, Justiniana!  ¿Va usted de viaje?--le preguntó.
--No. Yo no.  Es para Daniel.  ¡Ya sabe usted!  Como todos los años, se va a pasar unos días en la ciudad.

María observó que estaba metiendo en la maleta unos pantalones raídos, un chaleco zurcido, al que le faltaban dos botones, y dos camisas mudadas.

--¡Pero Justiniana! ¡Qué ropa más vieja le está poniendo!
--¡Lástima no tenerla aún más vieja para ponérsela! ¡Para lo que va a hacer allí!
--Pero, ¿qué clase de trabajo tan sucio es ese?
--Trabajo..., trabajo... ¡Vaya trabajo!  Bien sé yo lo que va a hacer mi Daniel en Córdoba.  Meterse en casas de malas mujeres, gastarse los cuartos con la primera pingona que le haga tilín y emborracharse hasta caer por el suelo como un cerdo.  El año pasado, me trajo destrozado el traje que acababa de estrenar.  Por eso ahora le meto en la maleta lo peor que encuentro.
--¿Y ya se contentará?--inquirió María
--Se tendrá que contentar.  ¿No me contento yo con lo que él hace...?

A pesar del tono desabrido, no parecía que le preocuparan demasiado las previsibles calaveradas de su marido, porque Justiniana, aunque no alegró su desapacible expresión, siguió colocando tranquilamente las prendas en la maleta, como si su marido saliese de viaje de negocios."

-------------------------------------------------------------------------

DANIEL'S TRIPS

In Daniel and Justiniana's inn, the swine slaughtering, the most important, because three pigs were sacrificed, was postponed until after Christmas because, traditionally, Daniel used to spend two or three days in Córdoba.

María was coming out of the public telephone, when she saw Justiniana packing a suitcase in a room facing the inn's entrance.

--Hi, Justiniana!  Are you going away?--she asked her.
--No.  Not me.  It's  Daniel.  You know...like every year, he spends a few days in the city.

María saw that she was packing threadbare trousers, a mended vest with two buttons missing and two used shirts.

--But..., Justiniana!  You're packing very old clothes!
--It's a pity they're not older!  For what he's going to do there...!
-- What kind of grimy work is he going to do?
--Work..., work...  Yeah..., work! I know what my Daniel is going to do in Córdoba.  He's going to go to those houses of bad women and spend his money on the first tart that tingles him and get drunk until he falls  down like a pig.  Last year, he came back with a destroyed new suit.  That's why now I pack the worst clothes I can find.
--Do you think he'll approve? María inquired.
--He'll have to approve.  Don't I approve what he's doing...?

In spite of her disgusted attitude, she didn't seem to mind her husband's shenanigans.  Because, although Justiniana didn't change her expression, she, slowly, continued packing as if her husband was going on a business trip.

14 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Menuda pinta de dandy tendría Daniel en Córdoba.
Seguro que en vez de cinturón usaba una cuerda.

Besos.

Asun dijo...

Menudas tragaderas tenía que tener la pobre Justiniana para aguantar con tanto estoicismo las aventuras de "su Daniel". Como muchas mujeres de aquella época, imagino. Y encima le preparaba ella la maleta. Tiene narices.
Seguramente hoy en día todavía quedará más de una Justiniana.

Besos

Paco Cuesta dijo...

Ella, siempre tan precavida.

Myriam dijo...

Nimia venganza la de la sufrida Justina.

Thiago dijo...

jaj por dios, eso eran "cosas de hombres" no, que la mujer debía asumir con tranquilidad cristian? anda que si lo hiciera una mujer vaya pilingui que sería...

Y lo malo es que aún quedan muchos resabios de ese machismo rampante.


Bezos.

Cornelivs dijo...

Me gusta la narración Merche. Me gusta mucho, me he sumergido en ese ambiente...!

Besos.

Merche Pallarés dijo...

TORO, ja,ja...seguró que sí. Besotes, M.

ASUN, pues no me sorprendería... y además víctimas de malos tratos, ¡tiene narices! Besotes, M.

PACO CUESTA, sí, tan tonta... Besotes, M.

MYRIAM, sé que eran otras épocas pero yo, en esa situación, le digo que se haga la maleta él o la madre que lo parió... Besotes, M.

THIAGO, machismo...machismo... solo hay que oir las "perlas" que sueltan algunos de nuestros políticos como el alcalde de Valladolid, sin ir más lejos. Besotes, M.

CORNELIVS, porque será que me dá que no LEES los posts... bueno, supongo que los tuyos sí. Besotes, M.

Cristina dijo...

Me gusta tu blog ;)



Un abrazo

www.desdebellaterra.com/trotamundos

Merche Pallarés dijo...

CRISTINA, gracias por tu comentario. He ido a tu blog y también me ha gustado. Besotes, M.

Marcelo dijo...

Me encantó esta frase: "gastarse los cuartos con la primera pingona que le haga tilín"
Es genial!!!

miguel.V. dijo...

Te dije que iba a estar.... ausente

Por estar, estoy en Madrid, donde te mando la vista que se ve desde mi ventana.

Hoy voy para Burgos.

Merche Pallarés dijo...

MARCELO, a mi también me hizo gracia esa descripción... Besotes, M.

MIGUEL V. ¿Dónde te has metido? He visto muchos tejados y antenas... Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

La Justiniana igual de sufrida que el cerdo

Merche Pallarés dijo...

BIPO, ja,ja,ja... Igualito. Besotes, M.