miércoles, 9 de julio de 2008

WALLADA

Mi admirado blogger http://capricestfini.blogspot.com/ escribió hace unas semanas un post maravilloso sobre Wallada, una mujer árabe que vivió durante el esplendor del califato de Córdoba, completamente desconocida para la mayoría de nosotros pero que debería conocerse. Os invito a que lo leais en su blog. Es una maravilla. Como introducción, dice lo siguiente: "Nuestro estado social no deja ver lo que de sí pueden dar las mujeres. Parecen destinadas exclusivamente a dar a luz y amamantar a los hijos y ese estado de servidumbre ha destruido en ellas la facultad de las grandes cosas. He aquí por qué no se ve entre nosotros mujer alguna dotada de virtudes morales" (Averroes, Siglo XII). Léedlo.

My admired blogger http://capricestfini.blogspot.com/ wrote a few weeks ago a marvellous post about Wallada, an Arab woman who lived under the splenderous Caliphate of Cordoba, completely unknown to most of us, but who we SHOULD know. I invite you to read it in his blog. It's absolutely beautiful. As an introduction, he writes the following: "Our social estate doesn't allow us to see what women can do. They seem to be destined, exclusively, to giving birth and breast-feeding their children and that state of serfdom has destroyed the ability within herselves of achieving great things. That's why we don't see, among us, any women imbiued with moral virtues" (Averroes, Twelfth Century). Read it.

19 comentarios:

Diego Fernández dijo...

Voy a leerlo inmediatamente.
Besos,
Diego

Francisco O. Campillo dijo...

¿Por qué nos empeñamos en ver todo aquello que nos viene del Islám como retrógrado?
La verdad es que algunas veces, algunos de sus seguidores ayudan bastante, pero no hace tanto, aquí mismo, las mujeres vestían velos, lutos... cuatro días al año bloqueamos nuestras ciudades con unas Procesiones que para qué...

Seguiré tu consejo y leeré el post que nos recomiendas

Devin Town dijo...

Yo también me apunto a la lectura. Muy buena la introducción de Averroes, hace un análisis muy claro y acertado (creo yo) de lo que pasaba en la época (bueno, y pasó hasta hace bien poco o incluso sigue pasando en muchos casos), pero decir que no hay mujeres dotadas de virtudes morales (templanza, fortaleza, prudencia…) creo que es una exageración, se nota que era comentarista de Aristóteles…

Un saludo Merche!!

Abuela Ciber dijo...

Son sentires diferentes, culturas con una larga tradicion, y el respeto a las mismas se impone.
Saludos

BIPOLAR dijo...

Cómo ser mujer y no morir en el intento....
Pasaré a verlo.

(Merche, me he reído de buena gana con tu comentario en mi entrada. Aunque todavía no voy a publicar ninguno. ¡Qué jodía!)

Fernando Manero dijo...

Sigo de cerca a "Capri c'est fini", porque es inteligente, sensible y toca los temas en que varios de esta concurrencia estamos interesados. He leido ese comentario y me parece atinado para describir una situación que, analizada por el gran Averroes, resulta objetiva. Habla del siglo XII y poco más hay que decir. Pero, ¿cómo cabría valorar la situación de la mujer en el ámbito de la cristiandad o del judaísmo?. Diferencia ninguna en el contexto de la época. Pero lo que distingue el texto de Averroes es que mientras el ilustre pensador de Córdoba parece lamentarse de esa situación, en los espacios donde prevalecían las otras religiones del Libro nadie, absolutamente nadie, que se sepa, apreciaba como algo negativo el papel que desempeñaba en la mujer en la época. Tímidamente lo intentaría Lutero en el siglo XV, y así se ensañaron con él, hasta que se olvidó del asunto. Basta simplemente con echar un vistazo a la historia de las mujeres para darse cuenta de que los mismos condicionamientos que denuncia Averroes los vemos en tiempos de la modernidad o de la época contemporánea, ya que el voto femenino no se ha generalizado hasta bien avanzado el siglo XX. En Suiza no lo ha sido hasta 1971. Echad un vistazo, sin ir más lejos, a la legislación franquista para daros cuenta del reconocimiento que edn pleno siglo XX merecia la mujer en una sociedad donde se le privaba de derechos legales y se la quería sumisa, con la pata quebrada y en la cocina. Hoy las cosas han cambiado y desde luego no es envidiable la situación de la mujer en tierras del Islam, atroz en algunos paises. Pero que en el siglo XII alguien comentara en tono crítico la realidad de la mujer es un síntoma que revela, como así ocurrió, que en el Califato de Córdoba soplaron aires de pensamiento que para nada se veían en los lugares de la cruz y la estrella de David. Un abrazo, amiga

Fernando Manero dijo...

Ah, se me olvidaba. Tened en cuenta que en su reflexión Averroes señala que "nuestro estado social no deja ver lo que de sí pueden dar las mujeres". Atribuye el problema a la sociedad y al modo de gobernarla, dejando bien claro que las mujeres pueden "dar de sí", es decir, se les reconoce cualidades que, en un contexto distinto, podrían descubrir sus capacidades y posibilidades. A mi juicio, un texto bien seleccionado, y sin duda innovador. Gracias

Devin Town dijo...

Con tu permiso Merche vuelvo de nuevo con el texto ya leído.

Estoy de acuerdo con lo que dices en tu último comentario Fernando, es interesante que Averroes señale como culpable del estado de las mujeres en el siglo XII a la sociedad (eso tengo que reconocer que me ha sorprendido para bien), pero insisto en lo que he dicho antes; del estado en el que se encuentran (las mujeres) por culpa de la sociedad (dice Averroes) no puede inferirse la falta de virtudes morales; puede inferirse su estatus, su comportamiento sumiso, sus malas condiciones… pero eso no querría decir que careciesen de virtudes morales (y doy por hecho que cuando habla de virtudes morales habla de las virtudes señalas por Aristóteles ya que Averroes era uno de los mejores comentaristas del filósofo griego). De hecho aunque es verdad que en muy pocos textos antiguos podemos encontrar una defensa de la mujer y que en este la hay, no deja de ser una defensa muy floja (al dar por hecho que las mujeres que le rodean no tienen las virtudes morales que son la templanza, la fortaleza, la prudencia y la justicia creo recordar).

Se puede decir a lo dicho que obviamente justicia no recibían las mujeres, pero cuando se habla de justicia como virtud moral se refiere a la capacidad individual de dar a cada uno lo que le corresponde, es decir, ser justos con el prójimo y Averroes al decir eso da por hecho que las mujeres no son justas, ni prudentes, ni poseen templanza….

Que conste que no intento meterme con nadie eh!! El texto me ha gustado mucho. Esta es solo mi humilde opinión. Me he pensado mucho si publicar este comentario por miedo a que le moleste a alguien, espero que no sea así ya que no es mi intención y si alguien se siente ofendido; mis disculpas de antemano.

Saludos Merche!!! Un abrazo!!!!!

Merche Pallarés dijo...

DIEGO, sí léelo. Besotes, M.

FRAN, hasta hace bien poco, como muy lúcidamente explica Fernando Manero en su comentario, las mujeres estaban marginadas en este país. Besotes, M.

DEVIN, en referencia a tus dos comentarios, creo que Averroes más que nada se refiere a la "virtud sexual" cuando se refiere a la falta de moralidad de las mujeres. La mayor parte eran madres y amas de casa, las que se salían de la regla eran "ligeras de casco" de hecho como se las considera hoy en dia en algunas sociedades. Besotes, M.

ABU, pues sí, por supuesto que el respeto a las diferentes culturas, se impone. Besotes, M.

BIPO, eres un caso... ¡guapa! Besotes, M.

FERNANDO ¡cómo siempre un comentario brillante! Has hecho un análisis tan concienzudo que no puedo añadir mas. La época del Califato de Córdoba debió de ser maravillosa, especialmente la existencia de Wallada es un ejemplo. Besotes, M.

FERNANDO, Averroes era un adelantado... Besotes, M.

DEVIN, me alegro que se cree un debate en mi blog. Estoy ilusionada. Besotes, M.

GRACIAS QUERIDOS/AS POR VUESTROS COMENTARIOS

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Lo leí. Aquella época del islam en España es una de los grandes momentos culturales de la Península. No debemos renunciar a ello.
(Esta tarde, Quijote.)

Merche Pallarés dijo...

¡PEDROOOO! Qué estupendo leerte de nuevo. Sí ya sé que hoy toca Quijote (menudo capítulo más enrevesado...). Besotes, M.

DianNa_ dijo...

Cariño, ando castigada por telefónica, se me joío la conexión , me tira todo el rato.

Paso a dejarte besos jajaj, llevo media hora sin caer.

Cuando se me arregle esto entraré a ese blog.

Besitos cariño, pasa feliz día

CARMEN--- dijo...

Hola merche, mi nombre es Carmen y soy asidua del blog de dianna, hoy me pasé por éste rinconcito, he leído el artículo de Wallada, me gusta todo lo árabe, será que soy cordobesa.En cuanto al trato que siempre ha tenido la mujer en cualquier sociedad, no sólo en la árabe, pienso que el hombre siempre la ha tenido relegada por miedo " y que ningún caballero se me ofenda ".Sabes que la naturaleza ha dado la maternidad a la mujer y eso no es aleatorio ni casual.La mente de un hombre es más manejable que la de una mujer, de ahí que el poder casi siempre esté en manos del hombre, se manejan mucho mejor entre ellos.

CARMEN--- dijo...

Perdón, se me lovidó mandarte besos y saludos

Antònia P. dijo...

Merche, lo he leído y me ha parecido muy interesante. Una transgresora y rebelde. Me gusta esta Wallada.
No ,como dice Fran o todo lo que viene del Islam es retrógrado. Omar Khayam un poeta escribió:
"Bebamos, amada mía, el dulce vino porque, al amaneces, es mejor encontrar el aliento de un borracho que la palabra del intolerante. O algo por el estilo.
Besos y gracias por descubrirme este blog. Iré por allí con más calma.

Merche Pallarés dijo...

DIANNITA de mi vida y de mi corazón, sé que lo estás pasando muy mal con este internet de nuestros amores... No te preocupes. Entiendo si no puedes entrar y dejar tu siempre bienvenidos comentarios... ¡HOY TOCA QUIJOTE! Besotes, M.

CARMEN, ¡gracias por tu visita! Te he leido en el blog de Dianna y me gustan tus comentarios. Sí, las mujeres siempre hemos estado relegadas a un segundo plano... pero no te olvides que detrás de un gran hombre siempre está una mujer... En el fondo, querida, mandamos nosotras solo que lo tenemos que saber hacer... con nuestras artes (que las tenemos). Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

ANTONIA, Capri es maravilloso. Me gusta todo lo que escribe. El Rubayat de Omar Khayam... leí todas sus poesias cuando era adolescente. ¡Me encantaba! Besotes, M.

manzacosas dijo...

Hola, MERCHE. Pues si eso decía Averroes hace algún tiempecillo, imagina lo que diría de vivir ahora. Estamos en un mundo demencial, y ya hasta me canso de denunciar esa estúpida discriminación. Un saludo. Manzacosas

Merche Pallarés dijo...

MANZA, ahora creo que nos hemos pasado (en el mundo occidental, me refiero) porque ni tanto ni tan poco. Las mujeres hemos conseguido muchísimo, lo cual es MUY positivo pero en algunos casos se abusa de un feminismo a ultranza (caso del léxico: miembros/miembras) que no creo sea producente. Gracias de nuevo por tu muy bienvenido comentario. Besotes, M.