viernes, 19 de febrero de 2010

DON QUIJOTE


De nuevo mi resumen del Cap. XXXVII - 2ª Parte de nuestra lectura colectiva en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés)
----------------------------------------------------------------------------------------
Once again my resumé of Chapter 37 - 2nd Part of our collective reading in "La Acequia" Pedro Ojeda Escudero's blog (without an English translation)
----------------------------------------------------------------------------------------

Los facinerosos duques están encantados con lo bien que les está saliendo todo... los muy c......s!

Este capítulo es alucinantemente corto y trata más o menos de coloquios "dueñescos". La aparición de la "dueña Dolorida" le trae a maltraer a Sancho, él no quiere que "...esta señora dueña pusiese algún tropiezo a la promesa de mi gobierno..." El había oido decir a un boticario "...que donde interviniesen dueñas no podía suceder cosa buena." El tal boticario estaba que trinaba con ellas, entonces Sancho llega a la conclusión "...que todas las dueñas son enfadosas e impertinentes..." no importa de qué condición sean, entonces "¿qué serán las que son doloridas...como esta condesa Tres Faldas, o Tres Colas? Que en mi tierra faldas y colas, colas y faldas, todo es uno." (Uuy, ¡qué picarón!).

Quijo entra en escena y le manda callar a Sancho, porque la condesa le viene a buscar a ÉL y no "debe ser de aquellas que el boticario tenía en su número...ésta es condesa..." Ya se sabe que las condesas si servían a alguien tenía que ser a "reinas o emperatrices" y en sus casas eran "señorísimas que se sirven de otras dueñas".

Interviene doña Rodríguez. Dice que muchas dueñas en casa de su señora duquesa bien podrían ser condesas "...si la fortuna quisiera, pero allá van leyes do quieren reyes..." y nadie hable mal de ellas, ni de las "antiguas y doncellas" que aunque ella sea de las primeras, las jóvenes no le llegan a la suela de los zapatos "...y quien a nosotras trasquiló, las tijeras le quedaron en la mano". Sancho le contesta "...hay tanto que trasquilar en las dueñas, según mi barbero, cuanto será mejor no menear el arroz, aunque se pegue". La doña le responde que los escuderos siempre han sido enemigos de ellas "...que como son duendes de las antesalas y nos ven a cada paso, los ratos que no rezan, que son muchos, los gastan en murmurar de nosotras, desenterrándonos los huesos y enterrándonos la fama." Dice que "...aunque muramos de hambre y cubramos con un negro monjil nuestras delicadas o no delicadas carnes, como quien cubre o tapa un muladar con un tapiz en dia de procesión... no hay virtud que no se encierre en una dueña."

La duquesa le da la razón pero le advierte que tiene que esperar a cambiar "...la mala opinión de aquel mal boticario, y desarraigar la que tiene en su pecho el gran Sancho Panza." Éste contesta que ya que tiene "humos de gobernador se me han quitado los váguidos de escudero..." y las dueñas le traen al pairo.

Vuelven a sonar el pífaro y los tambores anunciando la entrada de la dueña Dolorida. La facinerosa le pregunta a su pérfido duque si "sería bien ir a recibirla, pues era condesa y persona principal". Sancho se adelanta al duque y le dice que "por lo que tiene de condesa, bien estoy que vuestras grandezas salgan a recibirla; pero por lo de dueña, soy de parecer que no se muevan un paso."

Quijo le pregunta a Sancho quién le ha dado vela en este entierro. Sancho le contesta que él mismo ya que ha aprendido "los términos de la cortesía en la escuela de vuesa merced, que es el más cortés y bien criado caballero que hay en toda la cortesanía..." Y en estas cosas "tanto se pierde por carta de más como por carta de menos, y al buen entendedor, pocas palabras."

El duque asiente "...veremos el talle de la condesa, y por él tantearemos la cortesía que se le debe."

Entran el pífaro y los tambores y seguiremos con el Cap. XXXVIII

12 comentarios:

Cornelivs dijo...

Estupendo comentario quijotesco amiga Merche. Me gusta mucho.

Y gracias por tus comentarios y por el afecto que desprendes. Me siento muy honrado.

Un abrazo enorme

Stanley Kowalski dijo...

Muy buena idea la de esta lectura colectiva de El Quijote. Yo lo leí en el colegio y obligado!

BESOTES MERCHE QUERIDA Y BUEN FINDE!

pancho dijo...

Un poco de vidilla para la tropa nunca viene mal. Ya vendrán tiempos mejores en los que haya que emplearse a fondo.

Sancho piensa en gobernador, los asuntos de dueñas le agotan. Su tiempo es ya demasiado valioso para gastarlo en asuntos intrancesdentes.

Paco Cuesta dijo...

¡Como defiende su territorio nuestro amigo! Unos le mandan callar, otras le reprenden, él ve que le acecha algún peligro en su carrera hacia la gobernación y.... hace lo que puede.

Jan Puerta dijo...

Los miedos aparecen en sancho cuando parece cerca su ínsula.
Hace cuatro siglos, en las barberías ya se cocía mucho.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

CORNELIVS, me alegra de que te guste mi humilde resumen quijotesco y estoy MUY contenta de que hayas vuelto a esta nuestra tribu bloguera. Besotes, M.

STANLEY, me he lanzado tarde a publicar mis resúmenes pero ya llevamos ¡casi dos años con nuestra lectura virtual! La verdad es que la iniciativa de nuestro profe PEDRO O.E. ha sido fantástica porque es una forma muy amena de ¡por fin! leer El Quijote. A ver si te apuntas. Besotes, M.

PANCHO, sí, se ve que Sancho está impaciente por ser gobernador... Me da mucha pena pensar en el chasco que se va a llevar... Pobret. Besotes, M.

PACO CUESTA ¡Exactamente! Como le digo a PANCHO, Sancho está que se muerde las uñas... Besotes, M.

JAN PUERTA, las barberías seguro que eran lugares donde se aprendía mucho. Besotes, M.

Myr dijo...

Gusta, gusta porque lo escribes muy divertido. Y para que veas, SANCHO es muy buen alumno, aprendió de DQ mucha cortesía.

Besotes
PD SEguro que te gustpo que el Cap. fuera corto. hehehhe

Merche Pallarés dijo...

MYR, sí que me gustó que fuera corto, sí. Temo el siguiente... Besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

Merche, a mí también me gustó el capítulo corto. Me he puesto ya con el siguiente que es largo pero no concluye nada. La Trifaldi es una petarda, es como esas mujeres que te dan tantos detalles que se eternizan...Bueno, yo también soy un poco Trifaldi, je, je.
A Sancho no le dan vela en este entierro, pero mete el cucharón, que ahora tiene humos de gobernador.
Las dueñas es un tipo de mujer venida a menos, viuda o solterona, que busca el arrimo de parientes o conocidos ricos.Existe todavía, aunque sea especie en extinción. De este tipo social eran las parientes pobres, las damas de compañía, as institutrices, etc. Era un tipo de mujer que, con la incorporación real de la mujer al trabajo, ha desaparecido.Como era clase débil, se cebaban en ellas: alcahuetas, cotillas,un poco salidas...pobres mujeres.
Pones el alma en el comentario quijotesco y ahora , en tu blog, mejor.Cabalguemos por tierras de Aragón.
Un beso

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA ¡¿No concluye nada?! Ay, ¿¿¿cuántos capítulos más vamos a tener que aguantar a estos malvados duques y sus burlas??? Confieso que me estoy cansando. Esto es MUCHÍSIMO peor que el episodio del cautivo... y el de los "star-crossed lovers" ¡Anselmo y Lotario! Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Se ve que tu enfado con los Duques va en aumento! Pues ya verás, ya: te irá creciendo la indignación capítulo a capítulo.
Besos y perdón por el retraso en el comentario, apenas he tenido tiempo este fin de semana.

Merche Pallarés dijo...

PEDRO, tu comentario siempre se echa de menos, especialmente en el Quijote pero supuse que estabas muy liado. Lo importante es ¡que has llegado! Gracias. Besotes, M.