domingo, 7 de febrero de 2010

EL MESON DE MARI JUANA (4)



(La foto es de un lugar bastante lujoso. No creo que el mesón de Mari Juana fuese así...)
(The picture is of a more luxurious place. I don't think Mari Juana's inn was anything like it...)


"Alrededor de la candela, los más trasnochadores continuaban charlando y empinando de vez en cuando sus jarras de vino. Uno cuenta cómo se envenenaron su mujer y su hija comiendo una seta muy grande que cogieron junto a la tapia de un cementerio, y cómo se las arreglaba él ahora para cuidar y dar de comer a sus cuatro muchachos que le quedan. Otro narra, con aire fanfarrón, las palizas que le propina a su mujer si pretende regañarle cuando llega borracho a casa. Un vendedor de hierbas medicinales y parches para los callos, de aire un tanto afeminado, hace un historial completo y detallado de sus conquistas...

Cuando, en las noches de invierno, ya todos dormidos, se cerraba el portalón del oscuro zaguán, esta humanidad amontonada, con olor a sudor, a pelo de animal mojado, a estiércol, a frutos podridos y a miseria roncaba estrepitosamente.

Algunas veces, si participaban en aquella cama redonda los miembros de alguna tribu gitana, Estebanillo, el nieto de Mari Juana, dormía atravesado en la puerta del zaguán, no fuera a ser que, además de no pagar los dos reales de hospedaje, se llevaran algo de la cuadra.

En las noches templadas, no se cerraba el portalón, pero no hay miedo de los gitanos, porque éstos dormían a campo raso.

Siempre que a María se le presentaba algun problema doméstico, recurría a Mari Juana. Era raro que ésta no encontrase alguna solución. La posadera tenía fama de tramposa y de apropiarse de todo cuanto se pusiese a su alcance, pero aquella mujer, que se conservaba fresca y activa a pesar de los años, siempre sacaba a María de apuros."

-------------------------------------------------------------------------

MARI JUANA'S INN (4)

Around the chimney, the 'night owls' continued talking; from time to time, gulping down wine from their jugs. Someone tells how his wife and daughter died because they ate a big poisonous mushroom they had found next to a cemetary's wall and how difficult it was for him now to raise and feed his four boys. Another one brags about how he beats his wife if she dares reprimand him when he comes home drunk. A rather effeminate natural herb and corn-patches' salesman, also boasts about his love conquests, thoroughly explaining everything up to the last detail...

When, in winter nights everyone was already fast asleep, Mari Juana closed the huge gate leading to the dark courtyard. This pile of humanity, smelling of body odour, wet animal's hair, manure, rotten fruits and general misery, boisterously snored.

Sometimes, if in that round bed participated some members of a gypsy tribe, Estebanillo, Mari Juana's grandchild, would sleep lying down across the gate so they, apart from not paying the lodging, wouldn't steal anything from the stable.

On balmy nights, the gate was kept open because there was no need to be afraid of the gypsies. They slept outdoors.

Everytime Maria had a domestic problem she would go to Mari Juana. She, nearly always, found a solution. The innkeeper was notorious for being a cheat and appropriating for herself whatever was suitably at hand, but that woman, who was still fresh and active despite her age, always "bailed" Maria out.

18 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que parroquianos más majos...
Dan ganas de prenderles fuego.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

TORO, cada dia te vas pareciendo mas a Justi... Besotes, M.

Asun dijo...

¡Lo qué tenía que ser dormir en estos sitios en aquella época, con todos esos "perfumes" deleitando las pituitarias!
Mejor no pensarlo.

Besos

Myr dijo...

¡Ya lo creo que colocaste la foto de un 5 estrellas!

Buenísimo como Mari Juana sacaba a tu tia-abu siempre de apuros.
LO mismo que dice ASUN aquí antes...
creo que yo hubiera podido dormir en el piso que ya lo he hecho además, pero esos olores...

Besotes

Jan Puerta dijo...

Un espectador de la trama soy.
Yo también me hubiese quedado dormido atravesado como “Estabanillo”.
Un abrazo

Marcelo dijo...

Me llamó primero la atención la foto, menos mal que aclaraste el punto. Y el vendedor de hierbas, qué tipo de conquistas contaría?
Un beso Merche

pancho dijo...

I agree with you, this fantastic (translation) description of misery atmosphere: “This pile of humanity, smelling of body odour, wet animal's hair, manure, rotten fruits and general misery, boisterously snored”, doesn’t have anything to do with the also fantastic bar of the picture, full of traditional ornaments.

Your aunt doesn’t seem to have been very fond of gypsies.

I keep on learning from your translations.

Paco Cuesta dijo...

Ese mesón debía de llamarse El Gran Teatro del Mundo. Te sugiero propongas el cambio a la comunidad de usuarios.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

ASUN, sí, mejor no pensarlo... Besotes, M.

MYR, en la próxima entrada verás de qué "apuros" la sacaba. No eran nada del otro mundo, la verdad. Cosas prácticas. Besotes, M.

JAN PUERTA, ya sé que eres un eremita errante y te veo durmiendo atravesado en el portón...je,je... Besotes, M.

MARCELO, ¡eso mismo lo pensé yo! Seguro que era de mujeres porque en aquellos años y entre tanto cafre no podría admitir la verdad. Besotes, M.

PANCHO, no, the picture does not do justice to Mari Juana's inn but it's the only one I found! I'm glad that you're learning with my translations. That was the reason of my blog when I started it. Besotes, M.

PACO CUESTA, pues no está mal tu sugerencia... ¡Gracias! Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

No, no tiene pinta de que fuera así el mesón, no.
Besos.

Fernando Manero dijo...

¿Y quién ocupaba los aposentos que en la parte superior de la vivienda acondicionados estaban para que los huéspedes de posibles pudieran pernoctar?. De esos nadie habla, porque eran para gentes de horca y cuchillo. Tengo la impresión de que las dormideras en multitud eran, en cambio, para parroquianos sin peculio, a los que se dejaba pasar la noche tras haber libado ad sacietatem y contado las historias que les llevaban a alargar la recogida hasta las tantas. Caíanse de puro agotamiento, sin una brizna de agua y jabon que aliviera sus pestilencias. Eran paisanos de pan y vino, pero no de lecho. Cuando la gitanada llegaba, no habia problema pues los cuartos ya se habian desvanecido en la bebida y en el conducho consumidos antes de la pernocta. Qué lastima no saber las historia del representante de parches para callos. Seguro que daria para más de una obra de Valle Inclán. Un abrazo, amiga.

Merche Pallarés dijo...

PEDRO, es la única que encontré... Besotes, M.

FERNANDO, ¡Me ha encantado el léxico que has usado! He aprendido mucho. Bueno, los que pernoctaban en los aposentos superiores, no deberían estar mucho más cómodos que los que dormían a ras del suelo ya que las camas estaban infestadas de chinches... Siempre es un gran placer recibir tus comentarios, querido. Besotes, M.

Cornelivs dijo...

Te sigo, querida Merche.

Besos...!

alex dijo...

Me encanta imaginarme toda la historia alredeor del Mesón, que bueno.

Un beso cielo

Merche Pallarés dijo...

CORNELIVS, vale, gracias. Besotes, M.

ALEX, ¡Qué tiempos aquellos! Cuánta miseria tanto económica como humana... Besotes, M.

Franki dijo...

que bien descrito, respiras el volumen y su ambiente.
Besos

BIPOLAR dijo...

:D Fernando
(Creo que como tu tía no nos relatará la increíble historia del representante de parches para callos, la iniciaré yo)

Pues me sumo al comentario de Paco Cuesta.

Merche Pallarés dijo...

FRANKI, me ha gustado eso de "respiras el volumen"... Besotes, M.

Ay, BIPO, síííí, escribe sobre el vendedor de parches para los callos. Seguro que lo bordas. Besotes, M.