domingo, 28 de febrero de 2010

LA DILIGENTE MATILDITA

ENCINAS - OAK TREES


"Doña Paquita no faltaba ningún domingo a misa, a la que acudia con su prima Matilde y los sobrinos que estuviesen en aquel momento en "El Potrerizo".

La prima Matildita, pequeña, regordeta y graciosilla, vivía siempre con doña Paquita y era una especie de intendente de la finca. Pasaba ya de la cuarentena, y era quien decidía lo que había que plantar en la huerta y se ocupaba, una vez recogidos los frutos, de que quedaran bien almacenados en la enorme despensa. Ella organizaba las matanzas y distribuía el tocino para los hatos de los pastores. Ella vigilaba los salazones, la elaboración de embutidos y la extracción de la miel, así como la recogida de las almendras y avellanas que crecían en la parte de "El Roquero". Matildita era también la que regañaba a las criadas cuando algo no marchaba en la casa y la que facilitaba a Julianillo, el hijo de la cocinera, la lista de las cosas que tenía que traer de la tienda de Gil "El Tullido", de Candera.

En "El Potrerizo" había más encinas que olivos, pero éstos eran suficientes para el aceite que necesitaban en casa y también para las aceitunas aliñadas y en salmuera que consumían durante todo el año. Matildita dictaminaba cuándo había llegado el fruto al grado de sazón exigido para salarlo y prepararlo para su conservación. En ese momento, había que desprender las aceitunas del árbol con mucho cuidado, una a una, sin que recibiesen golpes. También bajo la vigilancia de Matilde, se pasaban las aceitunas por un baño de sosa. Después de bien lavadas, eran sumergidas, en grandes orzas, en una salmuera donde, además de la sal, se habían añadido cortezas de naranja y de limón, pieles de ajo y unos manojitos de tomillo."

----------------------------------------------------------------------------------------

THE HARD-WORKING MATILDITA

Doña Paquita never missed Sunday mass. She always went with her cousin, Matilde and those nephews and nieces who happened to be staying in "El Potrerizo" at the time.

Cousin Matildita, fortyish, short, chubby and cute, lived all year round with Doña Paquita. She was sort of the manager of the estate. She was the one who decided what vegetables and fruits were to be planted and once they were harvested, made sure they were well put away in the large pantry. She organized the pork-killings, distributing the bacon for the shepherds' provisions. She looked after the salting, the sausage making, the honey extraction as well as the collecting of almonds and walnuts which grew in the part of "El Roquero". Matildita was also in charge of reprimanding the maids if something went wrong in the house and who gave Julianillo, the cook's son, the shopping list with the things he had to bring from Gil "El Tullido's" ("The disabled") shop in Candera.

In "El Potrerizo" there were more oaks than olive trees, but the latter were enough for the oil needed in the house and also for the pickled olives they ate all year. Matildita decided when the fruit had reached its peak to be salted and seasoned for its preservation. At that point, the olives had to be picked with great care, one by one, making sure they weren't bumped in any way. Also under Matildita's supervision the olives were dipped in caustic soda and, after being very well washed, went into huge earthen jars where salt, orange and lemon peels, garlic skins and sprigs of thyme were added.

23 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Lástima que Matildita debe estar ya criando malvas porque nos hubiera arreglado el país.

Besos.

Myr dijo...

Qué excelente ese aceite casero de oliva...

( Menos mal que dice "la diligente Matildita" porque primero había leido: " la dirigente maldita" luego limpié mis gafas y afiné la visión...

Beso

Fernando Manero dijo...

Lo que sed dice toda una gobernanta, una jefa de intendencia, un verdadero "cuerpo de casa", la mujer capaz de sostener la hacienda y asegurar el buen funcionamiento y gestión del patrimonio en una auténtica economia de subsistencia. Nada dice la crónica sobre si sabia o no de cuentas, si, entre sus habilidades, estaba el arte del negocio allende los limites del fundo. Talento desaprovechado sin duda, pero es obvio que, más que diligente, era organizada y cabal, tenaz y sufrida, celosa y vigilante. ¿Hubo en ella sitio para el amor o todas sus energías canalizólas en pro del mantenimiento de las labores que permitían la holganza de los demás?. Un fuerte abrazo, Merche.

amelche dijo...

Tiene razón Toro, ¡ja, ja!

Asun dijo...

Sí que era Matildita una mujer con capacidad de organización y mando. No corresponde el diminutivo de su nombre con la función que desempeñaba.

¡Ayyyyy esas aceitunas "aliñás" lo ricas que tenían que estar! Se me está haciendo la boca agua.

Besos

Euphorbia dijo...

Hola Merche, pasaba a saludar... sigo con mis paréntesis algo forzosos y algo pretendidos, no sé, pero por aquí sigo. Espero que estés totalmente recuperada de tu pie, supongo que sí.

Yo mataría por unas aceitunas, me da igual como las hayan aliñadas: me gustan todas.

Un beso y saludos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Esta mujer llevaba el mundo en la cabeza, no cabe duda. Menos mal que era gobernanta y no dueña.
Besos.

Merche Pallarés dijo...

TORO, pues sí. Tan diligente como era... Besotes, M.

MYR, seguro que tambien era una dirigente maldita... No ibas mal encaminada, no. Besotes, M.

FERNANDO MANERO, no se dice pero seguro que sabía de cuentas y las llevaba al detalle. ¡Menuda era Matildita! Ahora, de amores, creo que no disfrutó mucho... Besotes, M.

AMELCHE, pues sí.

ASUN, a mi tambien me encantan las aceitunas aliñadas o sin aliñar. Besotes, M.

EUPHORBITA, ¡qué alegría leerte! Ya me pongo zapatos o sea que mi pie va mejor. Gracias. En mayo/junio me mudo cerca de Barcelona o sea que ¡nos veremos! Besotes, M.

PEDRO, Doña Paquita era muy lista... Ella era la dueña pero su prima, la gobernanta... Así cualquiera, no te digo... Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Thiago dijo...

Matildita era, por lo visto, una especie de Tia Tula, no? Bueno, el post genial, mira tú por donde se sabe como se hacer las ricas "aceitunas aliñás" de Andalucía, jaja

Eso sí, ¡qué encinas más raras!, no? nunca las vi con esas ramas, jaa

Bezos.

Cornelivs dijo...

Este año pasado preparé una orza de aceitunas con romero, tomillo, ajo y pimenton, al estilo rustico...(vieja receta de mi padre)...Mmmm, estaban deliciosas.

Besos amiga.

Merche Pallarés dijo...

THIAGO, pues sí, muy parecida a la "Tia Tula" (qué película más fantástica basada en un libro de Delibes ¿no? Es que la vi hace años en Canada y ya no me acuerdo quién la escribió).
Las fotos de las encinas las he sacado de Google. Yo tampoco las había visto así, nunca. Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

CORNELIVS, tu comentario entró despues de contestar a THIAGO. Me parece que todos hemos aprendido cómo aliñar aceitunas... Besotes, M.

northshorewoman dijo...

I love the photo of the old oak trees! Cousin Matildta seems like a very organized and efficient woman. I'll bet the olives made under her watchful eye were delicious!

Marcelo dijo...

Definitivamente, Matildita era diligente!

Merche Pallarés dijo...

NORTHSHORE, I'm sure they were... Hugs, M.

MARCELO, MUY diligente, sí señor. Besotes, M.

Marcelo dijo...

magnum=viagra

Montserrat Sala dijo...

Me ha encantado tu pasaje de hoy, por el gran conocimento del costumbrismo, rural y casero, que posees, i que tan bien describes en tus entradas. muchos besos.

Merche Pallarés dijo...

MARCELO, gracias. Besotes, M.

MONTSERRAT SALA, creo que no sabes. Te explico. Estos posts costumbristas no los escribo yo, son capítulos de un libro que escribió mi tia-abuela, Dolores Salís, cuando tenía 80/90 años titulado "Exilios" y que comprende unos años desde 1936-1945. Mi tio fue destinado a Candera en Sierra Morena a supervisar una mina de wolframio, mineral muy deseado por los alemanes durante la II Guerra Mundial. Yo simplemente lo traduzco al inglés. Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

Se me ha quedado la boca con un sabor a aceituna "raja" (sigo sin tildes en este ordenador donde tengo la Internet), con un saborcillo algo pasado de ajo.
Me recordo, cuando aun no era abtemio, la taja que cogimos en una aldea de Priego.
Estuvimos mediodia bebiendo vino de Montilla, sin almorzar, y comiendo aceitunas rajas con sabor a mucho ajo, por unico manjar.
Una copa de vino y una tapita de aceitunas....asi casi hasta 20.

El efecto sinestesico que me ha producido leer el texto y los comentarios.....casi me hacen echar la papa jajaja, con perdon por la descripcion.

Voy pabajo pal quijoteeeeee

Merche Pallarés dijo...

ANTONIO AGUILERA, ¡Me imagino la cogorza que cogisteis! Seguro que ya no quieres ni oir hablar de las aceitunas rajás... Besotes, M.

pancho dijo...

I've gone to collect green olives in the summer to season and eat them. My mother was and still is in charge of the task, very similar to the one described by your aunt. I remember collecting olives as an arduous task. It used to be very cold in winter.

These oak trees are quite different from ours, but still great.

Merche Pallarés dijo...

PANCHO, I've also picked olives! Every year (in January) very good friends of mine who have a country house in Guadalajara invited the British Ambassador and practically all the staff of the Embassy in Madrid for lunch and we all picked olives, Ambassador included. It was a lot of fun. My friends would then give the sacks to the local oil mill. Thank goodness those days used to be sunny! Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

:D :D TORO

nos cuenta cosas muy interesantes. cáscara de naranja y de limón con piel de ajo. es curiosísimo