viernes, 26 de febrero de 2010

DON QUIJOTE

(Imaginad que la foto es de una mujer, ¡yo!)


Capítulo XXXVIII - 2ª parte de nuestra lectura colectiva en "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés)
-----------------------------------------------------------------------------------------
Chapter 38 - 2nd Part of our collective reading in "La Acequia" Pedro Ojeda Escudero's blog (without an English translation)
-----------------------------------------------------------------------------------------

La farsa continua y se monta un "show" de mucho cuidado. Doce dueñas vestidas "...de unos monjiles anchos...de anascote batanado..." (me suena a bata boatiné...) entran, a paso de procesión, formando dos hileras y detrás aparece la condesa Trifaldi "...a quien traía de la mano el escudero Trifaldín de la Barba Blanca... vestida de finísima y negra bayeta por frisar...". Parece ser que si estuviera frisada "descubriera cada grano del grandor de un garbanzo de los buenos de Martos...". Sigue una descripción detallada de su falda con tres puntas, de ahí su nombre "Trifaldi" o sea, "la condesa de las Tres Faldas". Aunque (aquí aparece Cide Hamete Benengelí de nuevo - ¡ya le echaba de menos!) en realidad se debería de llamar la condesa Lobuna por la cantidad de lobos que había en su condado. Si hubieran sido zorros, se hubiera llamado la condesa Zorruna...

Cuando acabó de aparecer el "dueñesco escuadrón" los duques y Quijo se levantaron y se acercaron dando doce pasos para recibirla. "Ella, puestas las rodillas en el suelo, con voz antes basta y ronca que sutil y delicada, dijo: Vuestras grandezas sean servidas de no hacer tanta cortesía a este su criado, digo, a esta su criada..." (Era el mayordomo...). Siguen unas rimbombantes presentaciones por ambas partes, llegando a preguntar la condesa "...si está en este gremio, corro y compañía el acendradísimo caballero don Quijote de la Manchísima y su escuderísimo Panza." (Confieso que me he reido...) a lo que responde nuestro querido y adorable Sancho
"...aquí está y el don Quijotísimo asimismo, y, así, podréis, dolorosísima dueñísima, decir lo que quisieridísimis, que todos estamos prontos y aparejadísimos a ser vuestros servidorísimos."

Interviene Quijo con su siempre sarta de razones caballerescas pero advirtiéndo a la Trifaldi que "...no habéis menester, señora, captar benevolencias, ni buscar preámbulos, sino a la llana y sin rodeos decid vuestros males, que oídos os escuchan que sabrán, si no remediarlos, dolerse de ellos". Oyendo ésto la Dolorida se tiró a los pies de nuestro Quijo queriendo abrazarlos "Ante estos pies y piernas me arrojo, ¡oh caballero invicto!... (me ha recordado a la peli "Invictus"...) ¡cuyas verdaderas fazañas dejan atrás y escurecen las fabulosas de los Amadises, Esplandianes y Belianises!" Diciendo ésto se volvió hacia Sancho diciéndole que era lo más de lo más de los escuderos y "...bien puedes preciarte que en servir al gran Don Quijote sirves en cifra a toda la caterva de caballeros que han tratado las armas en el mundo." Sancho le dice que su amo le ayudará porque sabe que "me quiere bien, más ahora que me ha menester para cierto negocio... Vuesa merced desembaúle su cuita, y cuéntenosla, y deje hacer, que todos nos entenderemos."

Mientras tanto los pérfidos duques y su, más pérfida todavía, servidumbre, reventaban de risa... La dueña Dolorida empieza su retahíla, situándonos en el "...famoso reino de Candaya, que cae entre la gran Trapobana y el mar del Sur, dos leguas más allá del cabo Comorín" (seguro que TUCCI nos lo encuentra en el mapa...). Nos cuenta que fue "señora de la reina doña Maguncia, viuda del rey Archipiela..." cuya hija la infanta Antonomasia estaba bajo su tutela. La niña, de 14 años, era un bellezón "...la más bella del mundo...". Se enamoraron de ella "...un número infinito de príncipes...". Sin embargo en la corte estaba "un caballero particular" que bebía los vientos por ella "...que tocaba una guitarra, que la hacía hablar, y más que era poeta y gran bailarín, y sabía hacer una jaula de pájaros...". Sin embargo "...todas sus gracias y habilidades fueran poca o ninguna parte para rendir la fortaleza de mi niña, si el ladrón desuellacaras no usara del remedio de rendirme a mi primero... él me aduló el entendimiento y me rindió la voluntad con no sé qué dijes y brincos que me dió...".

Total que el tal caballero llamado don Clavijo, conquista a la Dolorida cantándole seguidillas "Pareciome la trova de perlas, y su voz, de almibar." Entonces ella hace de alcahueta con la niña. Don Clavijo acaba haciéndole un bombo a Antonomasia aunque la dueña luchó por casarlos. A la niña, a la cédula o al galán, acaban mandándoles a casa de un alguacil "de corte muy honrado..." (no me ha quedado clara esa parrafada... Tendré que leer a mis compañeros)
Sancho le dice que se de "priesa, que es tarde y ya me muero por saber el fin de esta tan larga historia." (Nosotros tambien, nosotros tambien... bueno, por lo menos, yo).

Seguiremos con el XXXIX

12 comentarios:

Paco Cuesta dijo...

El caballero, "invictus" por el momento, me temo que le espera alguna derrota moral.
Sobre la dueña hay sus dudas, cierto que intentó casarlos pero ella misma declaró "me hizo postrar y dar conmigo por el suelo". Podría no ser trigo limpio.
Un abrazo.

pancho dijo...

A Sancho le cansan tantos rodeos de dueñas sin fundamento. En el fondo no tiene ninguna intención de descubrir el pastel del engaño, le va la ínsula en ello.

Algunas se merecen un novio poeta, como Don Clavijo o mejor.

Muy buena comparación, Mandela y DQ. Los dos tuvieron un sueño y lucharon por él. El problema de DQ es que su triunfo dependía de la voluntad de su creador. Ahí quedan sus enseñanzas que trascienden el tiempo, para los luchadores que quieran montar a su grupa y luchar por un mundo mejor.

Thiago dijo...

jaaj Siento en el alma haberme perdido todo esto que os traéis entre manos. No lo pillo del todo, pero me parece muy divertido y creativo...

bezos, cari.

Abejita de la Vega dijo...

Lo de la cédula, la coyunda, el vicario y el alguacil estaba enmarañado y nos cuesta entenderlo porque nuestras costumbres, afortunadísimamente, difieren de las del mal llamado Siglo de Oro (ni siglo, ni de oro).
¿Te imaginas a una chavala de hoy firmando un papel, para acostarse con su novio?
¿Has echado cuentas de lo que nos falta para el gran final ?
Lo digo porque me he acostumbrado a los comentarios y a extraerle el jugo al Quijote. y , después paso a ver qué zumo os ha salido a vosotros. Tu zumo de esta semana tiene muy buen sabor.

Un abrazo candayés, Merche

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es la chica la que acaba "depositada" hasta ver qué pasa con ella. La ironía de Cervantes es grande: se trata a la Infanta como a cualquier jovenzuela y cae en manos de los "honestos" alguaciles de la época.
En fin...
Besos.

Merche Pallarés dijo...

PACO CUESTA, no creo que sea solo moral la derrota ¡se va a dar con un canto en los dientes, nuestro pobre Quijo! La dueña, POR SUPUESTO, que no es trigo limpio, es MUY sucio. Besotes, M.

PANCHO, me parece que Sancho es el único que se está dando cuenta de las burlas (Quijo está en la inopia...) pero se cuida muy mucho de no dejar entrever nada, para no perder ¡su ínsula! Tienes razón. Besotes, M.

THIAGO, sí, es una pena que no participaras desde el principio porque nos lo estamos pasando ¡pipa! Ahora bien, ¡CERVANTES ERA UN GENIO GENIAL! Qué facilidad tenía para escribir sobre lo que fuera: la condición humana, las guerras, los amores encontrados y desencontrados, la política, la crítica, y el maravilloso retablo de su época (NO muy diferente de la nuestra, dicho sea de paso...). Besotes, M.

ABEJITA, he calculado que terminaremos para el mes de mayo del 2011 (más o menos). Espero seguir viva. Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

¡PEDROOOO! Tu comentario llegó despues de mis contestaciones. Bueno, veo que Antonomasia era la depositada en la morada del alguacil que debe ser un CABRONCÍN de mucho cuidado... Mañana leeré el XXXIX. Besotes, M.

Myr dijo...

Yo que tú, siendo esa de la foto, me ponía la peluca del Sombrero de BIPO.

jajajajja Besos

PD Bueno, bueno, tampoco importa lo cabroncín que puede ser el alguacil, ya que la pobre A. no puede quedar dos veces embarazada :-)

Myr dijo...

MERCHE: ¿Cómo que mayo 2011? Yo conté los capítulos y me daba max. Dic 2010. Claro que nunca fuí buena en matemáticas...pero...

Merche Pallarés dijo...

MYR, bueno, lo he calculado a ojo la verdad. Aunque quizá el último capítulo sí acaba en diciembre pero luego tenemos el epílogo y las notas complementarias... Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

Doce dueñas vestidas al estilo monjil si que es, como tu le llamas, un show. No se donde irian esta gente a por tanto vestuario.

Si Cervantes la bautizo de Trifaldi por hacer honor a sus vestimentas, porque si la llega a llamar zorruna hubiera hecho honor a... los zorros del lugar??, o a lo ligerilla de cascos que era la gachona.
No necesito dedicarle muchos requiebros el fabricajaulas para rendirla, con unas seguidillas se ve que tuvo.
Es que algunas no llegan (o no llegaban, como cuando yo era mozo), y otras se pasan, como esta dueña, necesitada...la pobre de varon.

Luego se le queda la niña preña como una gata, como yo le decia a mi Mildred que lo estuvo tres veces.
AY, estas dueñas.

Besotes Merche, hoy estoy de fiesta, que es el dia de Al-Andalus y estamos de copillas.

Merche Pallarés dijo...

ANTONIO AGUILERA, ¡Feliz dia de Al-Andalus! Hoy hemos tenido nuestro dia festivo de Baleares. Fui a Formentera y vi unos caballos andaluces preciosos paseándose por un prado cercano al parking de autobuses. No entendía qué hacían allí pues nunca antes los había visto en mi vida. Alguien me dijo que era por el dia de Andalucia que había sido el dia anterior. O sea, que vuestro dia llega hasta nuestra Formentera...
De la Trifaldi Dolorida mejor no hablar... ¡Mira que dejarse engatusar por unas seguidillas! Falta de varón seguro. Besotes, M.