miércoles, 26 de mayo de 2010

LA VISITA DE "EL ABATE" (2)


"Cuando, a media noche, llegaron a Candera, todos estaban convencidos de que quien había dirigido el asalto al cortijo era Juan Cachero Montañero, alias "El Abate". Al día siguiente no faltó quien se apresurara a comunicárselo a la mujer del huido. Ésta lavaba ropa, desde muy temprano, junto a un pozo en el campo. A su lado, las hijas del bandolero jugaban con dos ramas de árbol y unas bellotas. Era dos bellezas de cabellera negrísima, como "El Abate", y lucían los maravillosos ojos claros de la madre.

--¡Jacinta!--le dijeron--. Pronto tendrás la visita de tu marido. Ayer estaba en el ventorrillo de "El Lince".

La mujer se puso lívida, pero no contestó.

--Pensará dormir esta noche contigo, ¿no?--insistió el malintecionado correveidile.

Jacinta, sin decir palabra, recogió a toda prisa la ropa y se dirigió, seguida de las niñas, hacia el pueblo. Tenía los ojos brillantes y el ceño hosco. Antes de llegar a casa, tuvo que soportar los insultos de los que encontraba a su paso.

La Guardia Civil de Candera notificó al destacamento de "El Potrerizo" lo que había ocurrido en el ventorro de "El Lince". Apenas habían tenido tiempo estos guardias de reaccionar, cuando apareció en "El Potrerizo" un muchacho, sofocado y sin respiración. Venía a todo correr desde El Melonar, un pequeño poblado lindante con la finca, que se encontraba a dos kilómetros de la vivienda principal de "El Potrerizo". Dijo que los bandidos estaban desvalijando las cinco casas del poblado y que probablemente vendrían a hacer otro tanto en "El Potrerizo".

Doña Paquita no se alborotó ni perdió la serenidad. De acuerdo con los guardias que ocupaban una ala de su casa, se distribuyeron fusiles, pistolas, cartuchos, escopetas de caza y hasta un trabuco que estaba colgado en la cuadra desde los tiempos de "El Tempranillo". Los guardias colocaron sus fusiles sobre el pretil del jardín que dominaba la sierra hacia la parte de El Melonar. Al poco tiempo, de cada ventana de la casa asomaba la boca de un arma de fuego. El mayoral, los zagales, el chófer, el hortelano..., todos estaban al acecho. Hasta doña Paquita, sentada en un sillón de mimbre, detrás de una ventana, con el dedo en el gatillo de la escopeta, aguardaba tranquilamente la llegada del primer bandolero para descerrajarle un tiro.

La cosa no pasó del susto. Los bandidos, advertidos sin duda de la defensa cerrada que se preparaba en "El Potrerizo", renunciaron a asaltarlo, contentándose con el botín obtenido en El Melonar y en el ventorro de "El Lince"."

--------------------------------------------------------------------------

"THE ABBOT'S" VISIT (2)

At midnight, when they arrived in Candera, they were all convinced that Juan Cachero Montañero, alias "The Abbot", was the leader of the tavern's assault. The following day some people didn't lose time to tell his wife. Since the early morning she was washing laundry in the countryside, next to a well. By her side, the bandit's daughters played with two branches and some acorns. They were two beauties with very black hair, like "The Abbot", and had their mother's marvellous clear eyes.

--Jacinta!--they called her--. Soon you'll have your husband's visit. Yesterday he was at "El Lince"
("The Wild Cat's") tavern.

The woman turned livid but didn't answer.

--He'll sleep with you tonight, won't he?--insisted the ill-intentioned gossips.

Jacinta, without saying a word, quickly picked up the wash and, followed by the girls, went into town. Her bright eyes frowning grimly. Before reaching her house she had to put up with the insults of those she met on the way.

Candera's Civil Guard notified "El Potrerizo's" detachment of what had happened in "El Lince's" tavern. Without, hardly, giving them time to react, a young boy suffocated and unable to breathe, arrived in "El Potrerizo". He had ran from "El Melonar" (The melon field), a small settlement next to the estate, two kilometres away from "El Potrerizo's" main house. He said the outlaws were burglarizing the five houses of the settlement and, probably, they would try to do the same in "El Potrerizo".

Doña Paquita didn't budge nor lose her coolness. Coordinating with the guards, that occupied part of her house; rifles, guns, cartridges, shotguns and even a blunderbuss that had been hanging in the stable since who-knows-for-how-long, were distributed. The guards placed their rifles on the garden's wall that dominated the mountains towards "El Melonar". Soon from each window a weapon's head appeared. The foreman, the shepherds, the chauffeur, the gardener..., were all on guard. Even doña Paquita, sitting on a wicker chair, behind a window with her finger on the trigger, calmly waited for the first bandit to appear in order to shoot him to death.

Things didn't go further than a fright. The outlaws, no doubt warned of the tight defense prepared at "El Potrerizo", didn't assault it, content with the booty obtained in "El Melonar"and "El Lince's" tavern.

24 comentarios:

Didac Valmon dijo...

bueno, no me esperaba esto..tenían que haber ido al pueblo a saco...que siempre me han caído bien los bandoleros como este...será que vi Curro Jiménez de pequeño

Asun dijo...

Esa estampa de doña Paquita sentada en el sillón de mimbre con el dedo en el gatillo parece como de película del oeste.
Seguro que alguien les advirtió de la encerrona que les habían preparado, si no para rato dejan de saquear "El Potrerizo".

Besos

Juan Luis G. dijo...

Hola querida Merche.

El continuo ajetreo que tengo me dificulta visitarte con toda la asiduidad que mereces.

Te mando un saludo y un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Creo que la última persona que tuvo un apodo de este tipo y que correspondía a este mundo fue El Lute. Luego vinieron los jóvenes delincuentes del estilo de El Vaquilla.
Ahora tenemos a gente más miserable: El Bigotes, El Curilla...

TORO SALVAJE dijo...

Doña Paquita era de armas tomar (nunca mejor dicho).

Besos.

Paco Cuesta dijo...

En el caso de Juán Cachero la publicidad cumplió su función. Evitó lo peor.

Merche Pallarés dijo...

DIDAC, si hubiesen ido no hubieran tenido escapatoria. Todos hechos fiambres. No eran tontos, no. Besotes, M.

ASUN, totalmente de peli del oeste. Alguién les sopló la defensa que tenían preparada en "El Potrerizo". Yo creo que fue el chófer... Besotes, M.

JUAN LUIS G. siempre es un placer recibir tus comentarios pero entiendo que cuando no se puede, no se puede. No te preocupes querido que sé que entre tu casa, los ratones del techo, tu mujer, tu hija y tu bici ¡no paras! Besotes, M.

PEDRO, sí, ahora tenemos salteadores de poltronas...¡Qué vergüenza! Besotes, M.

TORO, sí, nunca mejor dicho... Besotes, M.

PACO CUESTA, así es, evitó una escabechina. Besotes, M.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Esta historia parece un western. ¿Sabes que me gustan mucho? Los buenos, los de antes. Me encanta esta Doña Paquita con el trabuco a punto para llevarse por delante a quien la quisiera robar. Si todos fuéramos como ella... habría menos chorizo de guante blanco. Aunque cuando te enteras de que lo son ya tienen 2la pasta" a buen recaudo y ellos tan tranquilos, por la calle. Pongamos que hablo de Millet y compañía que aquí hay pa dar y vender.
Un besito.

Merche Pallarés dijo...

ANTÒNIA, y no te digo aquí con el Matas... ¡Es para matarlos a todos! Besotes, M.

Thiago dijo...

jaja me encanta la imagen cari de la "abuela bandolera" eh, se la tengo que regalar a mi abuela, jaaja

Pero al fin era "El Abate" el causante de tantos robos o qué? Es que no me queda claro, igual era de la propia Guardia Civil que ya sabes que algunos caen en la tentación, jaja


Bezos

Merche Pallarés dijo...

THIAGO, según explica mi tia había varias bandas de bandidos escondidos en Sierra Morena, una liderada por "El Abate" y otras por otros. ¿No te acuerdas la del famoso "El Herrerillo" y los papeles que mi tia nunca remató? Ahora, no me extrañaría nada que hubieran guardias civiles metidos en el ajo... Besotes, M.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Antes los bandidos tenían un toque romántico..y se daban al monte por el hambre...los de hoy día ni son románticos, ni se dan al monte...solo tienen hambre de dineros...besos

Marcelo dijo...

Que se parece a la provincia de Buenos Aires...hoy mismo!

Merche Pallarés dijo...

TUCCI, efectiviwonder. Hoy en dia son simples chorizos desalmados. ¿Viste la entrevista ayer de Iñaki Gabilondo con el presidente de ATTAC? Muy interesante; si está en Youtube, te recomiendo que la veas. Besotes, M.

MARCELO, ja,ja...¿Igual que Buenos Aires? Besotes, M.

Kety dijo...

Cuántas Marianas Pinedas ha habido y habrá.

Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

KETY, hoy en dia necesitaríamos otra María Pineda, sin duda alguna. Besotes, M.

salvadorpliego dijo...

Muy brava, Doña Paquita. Me recuerda a las Adelitas de la revolución Mexicana de 1910.

Un placer leerte. Saludos.

Merche Pallarés dijo...

SALVADORPLIEGO, gracias por tu visita. Y, sí, doña Paquita era como las "Adelitas" mexicanas. Me alegro de que te haya gustado. Besotes, M.

amelche dijo...

Yo me imagino perfectamente a Doña Paquita con el arma. Lo que no sé es cómo no salió ella sola pegando tiros y ahuyentando al personal.

Merche Pallarés dijo...

AMELCHE, porque no habían atacado todavía, mujer... Besotes, M.

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

ajajaja NO podía esperar menos de Doña Paquita, "la mujer de armas tomar".

Besos

Merche Pallarés dijo...

MYR, yo tampoco me la imagino de otra manera... Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

Puf tiene la dulzura de la abuelita de Piolín.

Muy bueno el comentario de Pedro.

De todas formas estaban "forrados" de viandas. De estrecheces nada.