viernes, 7 de enero de 2011

INQUIETUD EN EL PARAISO



PEDRO OJEDA ESCUDERO (laacequia.blogspot.com) nos ha embarcado en otra aventura literaria, despues del éxito conseguido con nuestra lectura colectiva de "El Quijote".   Ahora toca una trilogía moderna escrita por Oscar Esquivias:  "Inquietud en el Paraíso", "La ciudad del gran rey" y "Viene la noche".  Todos los viernes trataré de resumir  o resaltar los pasajes que más me han llamado la atención.  (Sin traducción al inglés)

--------------------------------------------------------------------------

PEDRO OJEDA ESCUDERO (laacequia.blogspot.com) has embarked us on another literary adventure after the great success of our joint reading of "El Quixote".  This time it's a modern trilogy written by Oscar Esquivias:  "Uneasiness in Paradise", "The City of the Great King" and "Comes the Night".  Every Friday I'll try to resume or pinpoint passages that have caught my attention.  (Without an English translation)

--------------------------------------------------------------------------


Por ahora voy por el kilométrico tercer capítulo del primer volumen pero ya están pasando muchas cosas.  Una ebullición de acontecimientos.  Al principio del primer capítulo asistimos a una elegante recepción en el Salón Rojo del Teatro Principal de Burgos donde se reunían la flor y nata de la burguesía burgalesa de los años 30.   El primer personaje que aparece es el doctor José María Albiñana "...con su mantón de Manila cruzándole el pecho, los botines relucientes, un tequila en la mano y expresión burlona."  El segundo es el "penitenciario de la catedral, don Cosme Herrera".  Éste está en la mitad de una conversación muy acalorada y pedante sobre la "Divina Comedia" de Dante.  Sostiene que el "Infierno"...es literatura, gran literatura..." mientras que el "Paraiso"  "...es teología, de la más iluminadora...más de libro revelado que fruto de la industria de una mente humana."  El "Purgatorio" sin embargo "...no pertenece a ningún género literario o científico...".

El tercer personaje es el muy entusiasta don Perfecto Ruiz Dorronsoro, "uno de los industriales más importantes de la plaza y media España se calzaba con las alpargatas que se confeccionaban en su fábrica."
El cuarto tenemos al poeta seminarista, Rodrigo Gorostiza que cuando el doctor Albiñana le pregunta quién es, el contesta, en su pensamiento: "¡Yo soy aquél que cuando Amor me inspira, escribo cuanto me dice y así lo canto! ¡Quien quiera conocer a Amor, puede mirar el temblor de mis ojos!" Pero en realidad contesta:  "Soy Rodrigo Gorostiza, señor, del seminario de San Jerónimo."
El doctor Albiñana le pregunta si es el Gorostiza de los Gorostiza de toda la vida de Castrojeriz, hijo de don Pedro.  Una vez más contesta pensando:  "¿Don Pedro? ¿Castrojeriz? ¡Por favor caballero! Fue el dios Apolo, bajo apariencia de pastor, quien fecundó a mi madre entre los laureles del Peloponeso."  Y en realidad: "Sí, señor".

Siguen conversando amenamente con sentencias jugosas como la que el doctor Albiñana, sentando cátedra, dice:  "Por razones morfológicas propias de nuestra raza que serían largas de explicar, el español tiene menos materia gris que (pongamos) un alemán.  Sí poseemos ciertas dotes para las Bellas Artes, acuérdese de Velázquez, pero en general muy escasas luces para el pensamiento racional elevado o abstracto, vulgo filosófico, ni siquiera en su versión degradada y entretenida que damos en llamar literatura.  Las letras españolas son pésimas...tanto que, al acabar una novela, en vez de la palabra "Fin" el editor debería poner "Perdón".

Gorostiza, despues de estas conversaciones con Albiñana, se queda perplejo.  No entiende como su padre le admire y se haya "...afiliado a su partido, el Nacionalista Español."  Recortaba todos sus discursos de las Cortes y decía eufórico:  "¡Qué labia, qué verbo, qué razones!  Albiñana es un patriota, la primera inteligencia de España."  Sigue una disquisición sobre lo importante que en su familia era eso "...del escalafón de la inteligencia patria..." Y cómo no podían entender como "...don Gregorio Marañón, 'el tocólogo de la República'..."  había usado su influencia para enchufar a un rival de Albiñana para la "...cátedra de Endocrinología de la Universidad Central".  "...Que tal cátedra la haya ganado alguien apadrinado por un extraviado sexual como Marañón."

El resto del capítulo ya se adentra en la antesala del levantamiento militar con opiniones para todos los gustos pero lo que les une a todos es la belleza de Conchita Plaza, "...hija del acaudalado señor Plaza, cuando atravesaba el Salón Rojo con su escote, su espléndido busto, su sonrisa, sus ojos brillantes y su alegría.  Paseaba su belleza con ese aire soberano de la carroza del Corpus..."  "...Si se nombrara a Conchita presidenta del Consejo de Ministros se acabarían los problemas de España...".

Este capítulo es un certero mosaico de la sociedad española y en especial de la burgalesa de esos años pre-guerra inciviles con muchas referencias religiosas, especialmente de la catedral (parece que ya la conozco por dentro...) políticas y militares.  ¡Ah! y con golpes muy cómicos.  No puedo dejar de comentar cuando Gorostiza vuelve al seminario y don Cosme le propone hacer "¡Una expedición al Purgatorio!" y cuando se entera de que Rodrigo "...ha retirado el único ejemplar de la "Vida Nueva" que poseemos, ¿qué es lo que se propone? ...El último alumno que consultó ese ejemplar lo hizo en 1878, ¿qué le parece?  He consultado los registros de la biblioteca.  Teniendo en cuenta que la que poseemos es una edición de 1876,  no podemos afirmar que sea el libro más leído en este seminario, ¿verdad? ¿eh? ¿verdad?"  (Continuará)

38 comentarios:

Thiago dijo...

Uf, esto es peor... porque no tengo ni idea de la obra escogida. Es que ni me suena Óscar Esquivias. Nunca he oído hablar de él, así qué no sé, es algo distinto, me lo tomaré como si fueran post nuevos, al no haber leído los libros.

Claro, nada que ver, con la lectura del Quijote, que al conocerlo, le pillaba tu gracia "resumenatriz" jajaja

Eso si, la ilustración hará feliz a Stulti. Bezos.

Cornelivs dijo...

A ver si pronto tengo el libro...

Besos.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Merche, ya que hoy va de lecturas déjame decirte que ayer leía Las reinas de África, un libro que nos recomendó Cecilia Alameda Sol. Bien pues hay un capítulo dedicado a Isabel Urquiola que se casó con Manuel Iradier. Habla del famoso explorador Stanley, el que encontró a Livingstone y dice que estuvo en Euskadi, en Vitoria en la pensión Pallarés. Fue como encontrarme contigo.
A lo mejor no tenéis nada que ver pero yo me dije: mañana voy al blog de Merche y se lo comento.
Un beso.

pancho dijo...

Es la segunda vez qeu leo la novela y cada vez me encanta más la variedad de registros de este escritor tan joven. En dos párrafos recorre desde la más alta erudición citando a Dante como baja a las expresiones de las casas de latrocinio del barrio de La Alteza. Todo ello de una forma natural sin abrumar en ningún momento, a ello contribuye el tono irónico y el gran sentido del humor de su producción literaria, al alcance de muy pocos. Para mí que su juventud augura buenas perspectivas a la literatura española.

Bien resaltadas las referencias a Dante del seminarista.

Un abrazo y no te quejes que ya llevas muy adelantados los deberes. Como terminen las vacaciones, no sé yo si voy a poder seguir el ritmo.

Romek Dubczek dijo...

Yo tampoco tengo idea de Oscar Esquivias pero al leer el post me acordé de cuando leía a Dante y de esa inscripción terrible a la puerta del infierno que decía: "...lasciate ogni speranza voi che entrate" El hecho de entrar en un lugar para no salir nunca más siempre me produjo cierta claustrofobia. Y tratándose del infierno aún más. Un abrazo, Merche

Ele Bergón dijo...

Merche te agradezco que haya ido presentando tan bien a los personasjes. Yo voy por la pagina 210 y he de confesarte que al principio me fui un poco dificil centrarme en ellos.Habia algunos que se me resistian.

Ya comentare cuando termine el libro

Un abrazo

Luz

Merche Pallarés dijo...

THIAGO, Óscar Esquivias es un joven escritor burgalés (y..., me atrevería a decir que un poco gay...) con un gran talento y seguro que si te adentras en su escritura, te encantará. Yo estoy disfrutando como una enana. No sé si STULTI entra en mi blog pero ¡seguro que la imagen le encanta! Es verdad. Díselo. Besotes, M.

CORNELIVS, disfrutarás. Besotes, M.

ANTÒNIA, pues, hija, no tenía ni la más mínima que existiera una pensión Pallarés en Vitoria pero, te aseguro, desde que estoy en Catalunya (bueno, no tanto ahora como cuando viví aquí a finales de los sesenta...). Veía pastelerías, sastrerías, panaderías, ferreterías Pallarés ¡por todas partes! Se ve que es un apellido MUY proletario y ¡a mucha honra! Besotes, M.

PANCHO, ¡Ay! entre "El Hereje" de Delibes y esta trilogía no doy abasto, querido, y eso ¡que estoy jubilata! Verdaderamente, estoy disfrutando muchísimo con este "Paraiso". ¡Me encanta su sentido del humor! Lo encuentro más inglés en su estilo literario, con esa dúctil ironía tan ausente, en general, de la literatura española (exceptuando nuestro Quijo...).

ROMEK, ¡Pues descúbrele! Es un escritor genial. Seguro que te encanta y no tendrás tanta claustrofobia... Muchos besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

ELE, tu comentario entró despues de mis contestaciones. Sí, hay tantos personajes que una tiende a perderse pero trataré de mantenerlos a raya en mis comentarios de los viernes. Besotes, M.

Asun dijo...

Cierto que este tercer capítulo es interminable. Parece que toda la novela fuera el tercer capítulo. Yo también estoy en él y sin acabarlo todavía.

Yo también me liaba con los personajes, pero ya los voy centrando, aunque todavía hay alguno que se me cuela. Tendré que releer los dos primeros capítulos para acabar de ubicarlos.

Besos

Merche Pallarés dijo...

ASUN, cuando te dije que ya estaba en el tercer capítulo (yo tan contenta...) ¡nunca pensé que iba a acaparar medio libro! Bueno ya he pasado al cuarto y ahora estoy en el quinto (me faltan 100 páginas para acabar). En mis comentarios de los viernes, apuntalaré los personajes que aparecen para que nadie se despiste... Besotes, M.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

miedo me dais con el tercero...estoy con el segundo y no me engancha...uf cunado llegue al tercero...paciencia y constancia es lo que me queda....besos


pd: el otro día vi una entrevista en la tv y creí reconocerte en la calle...¿no habrás salido en tv?

Merche Pallarés dijo...

TUCCI, aguanta que es muy interesante la historia. ¿Yo? ¿En la tele? No creo querido a eso de que con todas esas cámaras callejeras, no me hayan grabado de extranjis... Besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

Veo que ya te has hecho con él. Se pasan buenos ratos con esta "Inquuietud...".
Dices que te atreverías a decir que Esquivias es un poco gay...Lo es, lo dice abiertamente y es un tema que flota en sus novelas y cuentos. Así, suena muy fuerte oír a un mamarracho como Albiñana apuntar en su libretita: "Dante es marica". En sus cuentos,´el tema aparece más explícitamente, dolorosamente.


Un abrazo, sigamos leyendo y analizando, con placer, su obra.

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA, pues me alegro de saber que lo diga abiertamente, como tiene que ser. Nunca es bueno esconder los verdaderos sentimientos. Yo, por ejemplo, lo tengo muy claro si fuera hombre sería gay sin duda alguna. Besotes, M.

Euphorbia dijo...

Veo que al fin pudiste conseguir los libros. Yo estoy leyendo tan a trozos que no me cunde. Ahora que acabaron las fiestas espero encontrar una rutina de tiempo de lectura en algún rincón.
Un beso

Merche Pallarés dijo...

EUPHORBITA ¡Lo tienes que leer y participar en nuestro club! Una vez que te adentras se lee en un periquete. ¿Qué tal vas con tu flamante coche? Besotes, M.

Manuel dijo...

Hola Merche:
Gracias por pasar por mi rincón.
No tenía idea de este escritor. Ya buscare sobre él.

Saludos

Z dijo...

Ni idea del libro pero por el estilo de tu resumen me parece un poco parecido a la primera novela de Marta Rivera de la Cruz (Que veinte años no es nada), muy recomendable. Lo que no puedo sacarme de la cabeza es la imagen del Dr. ese con mantón de Manila, que si voy yo un día por la calle (no digamos en mi trabajo) con mantón de manila me dirán de todo menos bonito. A no ser que sea el Orgullo Gay, pero como ahora quieren multar por exceso de ruído, pues creo que pasaré de ir. Que además hace mucho calor en Madrid en esas fechas y se lleva más lo de lucir cacho.

Aldabra dijo...

Te has puesto ya manos a la obra y lo has hecho muy bien, Merche, entre la lectura, y los comentarios de todos, vamos a terminar por sabernos los libros de Esquivias, de pé a pá.

El lunes iré a la biblioteca a cambiar este primero por el segundo. Y a ver si me gusta tanto como éste.

biquiños y buen finde.

Merche Pallarés dijo...

MANUEL, gracias por tu visita. Si lo encuentras y lees esta trilogía, seguro que te encanta. Besotes, M.

Z, pues no conozco ese libro ni esa escritora. Lo buscaré cuando tenga tiempo... El Dr. Albiñana va con mantón de Manila porque está entre amigos en el Salón Rojo que era una especie de club privado de la burguesía burgalesa (Uy, qué trabalenguas...). No te recomiendo que vayas así a tu trabajo, eso no, querido. Besotes, M.

Z dijo...

La conoces, la conoces, pero no te das cuenta. Fue la finalista del premio planeta del año 2006 con un libro llamado En tiempo de prodigios. Que a mí me caía muy bien hasta que acabo de leer que anduvo metida apoyando a Galicia Bilingüe y esto le quita mogollón de puntos. Y mira que me gusta y cuando tuve oportunidad de hablar con ella en la feria del libro fue supersimpática y quedamos para repetir la charla en Lugo y todo (los dos nacimos allí). Qué cosas tiene el mundo.

Por cierto, "Que veinte años no es nada" ganó el premio Ateneo Joven de Novela de Sevilla en el 1998, igual así te resulta más fácil de encontrar. O siempre te lo puedo dejar yo, jajaja.

Merche Pallarés dijo...

ALDABRIÑA, ¡Ya lo acabé! Ahora tengo que acabar "El Hereje" de Delibes (que lo estoy siguiendo en el blog de PANCHO) y luego hincaré los ojos a "La Ciudad del Gran Rey" que si ABEJITA dice que es un poco como el "Cautivo" quijotesco, miedo me da... Veremos... Tus aportaciones, querida, sí que son ¡fantásticas! Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

Z, ¡eres un rayo! Pues, hijo, sigo sin caer quién es... Pero averiguaré aunque no tendré tiempo de leerla por ahora porque, como lees, estoy metida en varios berenjenales literarios y ¡aún! tengo que leer el último de Vargas Llosa, de Umberto Eco y de Eduardo Mendoza. Esos no me los quiero perder. Besotes literarios, M.

Z dijo...

A mí el hereje de Delibes me venció, no fui capaz de pasar de sus primeras diez páginas. Y de Vargas Llosa... qué quieres, empecé la fiesta del chivo pero me aburría un poco. Lo siento, pero a medida que cumplo años me vuelvo menos paciente para decidir si me gusta un libro o no. Más o menos lo mismo que con los hombres, jajajaja.

Merche Pallarés dijo...

Z, ya veo que estamos en un chat... Mira, "El hereje" también se me hizo un poco cuesta arriba al principio pero ahora que me he metido en él, (voy por el Cap. VIII) lo encuentro ¡fabuloso! Y "La fiesta del chivo" de Vargas Llosa ¡me apasionó! ¡¿Cómo que no te gustó?! Referente a los hombres, ahí no me meto... Besotes de nuevo, M.

Z dijo...

Jajajaja, un chat no, tampoco es eso (¿o quizás sí?) es que me aburro y si sigo mirando blogs ajenos voy a parecer una sucursal de la CIA. La fiesta del chivo... yo es que creo que me pilló en un mal día, no sé, a lo mejor lo cojo de nuevo otro día con ganas y me gusta. Lo mismo me pasó con La pimpinela escarlata o El fantasma de la ópera.

Y sí, de los hombres no vamos a hablar. Que a este paso me voy a meter a monje de clausura (aunque lo de hermitaño me vaya más por carácter). Prometo intentar no comentarte nada más en este post. De hecho creo que me voy a hacer uno nuevo para mi blog a ver si así me quito el gusanillo de lo de escribir :P

Merche Pallarés dijo...

Z, es que tú y yo creo que somos los únicos que estamos dando la tabarra en esto de los blogs... Los demás están MUY desaparecidos, por ejemplo, nuestro profe PEDRO O.E. ¿Dónde estará el condenado que no ha aparecido en cinco días? Algo MUY poderoso le tiene que mantener ausente... Mira, lo de Pimpinela Escarlata no me acuerdo (aunque parezca mentira porque soy de la época...) pero "El fantásma de la opéra" nunca la he podido tragar, creo que he intentado verla dos o tres veces pero no hay manera. No me gusta. Bueno querido ahora sí que corto porque ya es hora de que me vaya a dormir. Soy como las gallinas, ya sabes... Besotes, M.

Myriam dijo...

Por aquí ando Merchita, al principio de este libro me enrollé con tanto personaje histórico mezclado con personaje fictivo. Pero cuando salí del berenjenal del Salón Rojo y un poco más, me terminé el libro en un santiamén que me gustó mucho, por su prosa ágil, por su ironía, por su profundidad. También fuí leyendo aparte sobre la Historia de España de la primera mitad del siglo XX.

(Y al Hereje me lo terminé ya y me encantó, ya se lo comenté a Pancho).

Un besote y muy buen fin de semana.

Merche Pallarés dijo...

MYRIAM, sí, al principio ambos libros--El Hereje y éste--se hacen un poco cuesta arriba pero luego son muy interesantes. A ver si hoy acabo El Hereje y empiezo El gran rey... Besotes, M.

Kety dijo...

Merche, que trabajadora, con entradas como ésta, se tiene una idea del libro -pendiente de tenerlo-.

Besos

Aprovecho a visitaros los días que tengo ordenador, de momento en el pueblo no tengo, tendréis que perdonar mis ausencias.

Antonio Aguilera dijo...

Estaría digno y gracioso de ver el Dr Albiñana con el mantón cruzado al pecho (es posible que fuera costumbre entre los masculinos, no sé).
Luego el Sr Dorronsoro que fabricaba alpargatas para media España, ya he leído por mitad del libro que vive en una villa de lujo, pero está amancebado con una chica pobre; motivo para que la hermana del Dorronsoro éste le líe la bronca. Pero no te adelanto más acontecimientos, pues no sé por donde vas. Yo esto lo he leído esta mañana, mientras mi Mildred planchaba /ahora estoy rebajado de servicios caseros, por la cosilla que ya sabes).

Gracias por cierto por tu ayuda. Ahora he topado con un matasanos que me inspira más confianza, estoy mejor.

También detalla muy bien Esquivias lo groseros que son los militares y los fachas en general, cómo dicen del Doctor Marañón que es un extraviado sexual.
La belleza de Conchita Plaza, como bien relatas, une a todos, y de todas las ideológias. Aunque ella no se juntaría con un "enmallado" de izquierdas, de aquel timepo, ni de ahora como un servidor. ¡AY, los pobres!! jjajaja

Besos Merche

Merche Pallarés dijo...

KETY, ¡qué placer leerte! Ya te veo pronto escribiendo la trilogía Esquiviana en verso... Besotes, M.

ANTONIO AGUILERA, creo que el Dr. Albiñana tenía MUCHA pluma... Aunque, para disimular, era un machista retrógado pero su partido estaba lleno de mozuelos...
Ya he acabado de leerlo y me ha gustado mucho.
Me alegro de que ya estés mejor, querido. Por cierto, nunca encontré la versión larga que me mandó mi hermano... No sé ¡dónde fue a parar!
Seguro que Conchita Plaza acabaría casándose en la catedral, por supuesto, con un meapilas de tres al cuarto, con pasta, eso sí, pero sin satisfacerla sexualmente. Mejor le hubiera ido con un "enmallado" de izquierdas, como dices... Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Veo que esto se anima. Me gusta tu forma de quedarte con los gestos y palabras de los personajes: en esto, Esquivias es de los mejores novelistas españoles actuales.
Besos.

Merche Pallarés dijo...

PEDRO, gracias por aparecer. Echaba de menos tus comentarios, cariñín. Me alegro de que mi aportación te guste. Es un gran aliciente para mi. Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

Como bien dices el valor descriptivo de la obra es abrumador.

Merche Pallarés dijo...

PACO, abrumador es poco... pero es MUY ameno, se le perdona todo. Besotes, M.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Leyendo tu resumen, me entran ganas de leerlo. Voy a buscarlo por aquí.
Y a ver si no me despisto y me apunto a las rimas de Bécquer.

Merche Pallarés dijo...

CECI, seguro que te encanta. ¡Únete a nuestro club de lectura ahora y cuando leamos las Rimas! Besotes, M.