miércoles, 30 de abril de 2008

SEPARACION - SEPARATION

LLegó el triste dia en que nos separamos, Agustín se fue a Vancouver; Avelino a Murdochville y yo volví a Europa. Unos dias antes de mi partida, hablando por teléfono con una amiga común de Andorra, me pilló llorando. A los pocos minutos, me llamó Agustín queriendo saber porque estaba llorando, le tranquilizé diciendo que no era nada. Al momento me llamó Avelino queriendo saber lo mismo. ¡Qué amigos tan queridos! Nos separamos pero seguimos carteándonos durante todo el tiempo que yo estuve en Paris. Avelino, que venía de una familia republicana cuyos tios eran catedráticos exiliados en México y profesores en la universidad de ese país me dió las señas de toda su familia (todos profesores) para que les contactara caso de que fuera algun dia a México o a España. Tambien me proporcionó la dirección de dos de sus primas que estaban en Paris estudiando en la misma época. Elisa y Pilar, dos mellizas encantadoras, hijas de los catedráticos de México, que tenían mi edad (19 años). Hice mucha amistad con ellas. Hablábamos de Avelino. A el yo le gustaba y ellas me decían que les encantaría que yo fuese su prima. A Avelino le ofrecieron un trabajo fabuloso en la Cerro de Pasco Corporation en Perú. De camino a incorporarse a su nuevo puesto vino a verme a Paris, camino de Galicia a ver a su madre (viuda). Me pidió que me casara con él y que nos fueramos juntos a Perú. Le dije que le adoraba como amigo pero que no estaba preparada para el matrimonio, que esperase algunos años. (Cuando mi madre se enteró de que le había rechazado, puso el grito en el cielo porque Avelino era lo que en la época se decía "un buen partido"). Igual siempre he sido idiota...

The sad day of our separation arrived. Agustin went to Vancouver, Avelino to Murdochville and I came back to Europe. A few days before my trip, a common friend from Andorra called me and caught me crying. A few minutes later Agustin called asking why I was crying, I said that it was nothing. A few minutes later Avelino called wanting to know the same. What great friends they were! We separated but we kept contact writing to eachother whilst I was in Paris. Avelino who came from a Republican family gave me all sorts of addresses of all his family in Spain and México (his aunt and uncle were professors at the University of México) and also of his two cousins, Elisa and Pilar, (twin daughters of the professors in México) who were studying in Paris at the same time that I was and they were my age (19). We became great friends, we spoke about Avelino and the fact that he liked me enthused them because they wanted me to become their cousin... Avelino was offered a great job at the Cerro de Pasco Corp. in Perú. On the way there, he came to Paris and asked me to marry him and go with him to Perú. On the way meeting his widowed mother in Galicia. I told him that I adored him as a friend but that I wasn't ready for marriage, that he should wait a few years. When my mother found out that I had rejected him, she went berserk! because Avelino was, what at the time was considered, a very good match. Maybe I've always been an idiot...

22 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hiciste bien: tomaste tu propia decisión. Me encanta lo libre que has sido siempre. Besos.

TOROSALVAJE dijo...

Seguro que no lo fuíste.

Me juego algo.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

PEDRO Y TORO, Gracias por vuestros comentarios tan amables y cariñosos. Os quiero. Besotes, M.

Dédalus dijo...

Uno transita en la vida y la hace suya a base de tomar pequeñas decisiones. Tú lo hiciste y seguiste caminando. No tiene sentido volver la vista atrás, si no es para recordar con carño (como tú lo haces) lo que un día fue...

Besos, Merche.

P.S. Vengo de CUATROGATOS y he leído tu nota. No entiendo que no puedas comentar en mi blog. No tiene secreto y es como todos...

Merche Pallarés dijo...

DEDALUS, Gracias por tu comentario de nuevo. Pues no, no puedo entrar. Clickeo en la parte de comentarios y no me sale nada. Entonces clickeo en el sobrecito con flecha. Ahí me sale lo que te digo de poner el e-mail de no-sé-quien. Me quedo colgada. Pero me encantó tu carta a Miralles. Preciosa. Besotes, M.

Metis dijo...

hola merche... toi agotaaaaaaaaaa¡

te leo y pienso que monotonia de vida llevo¡¡¡

besoss

SOUSA-POZA dijo...

Pude leer tan solo tu ultima entrada. Me embargo la emocion y copie el resto para leer despues con calma una a una.
Escribeme: sousapoz@lantic.net

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Noooo, pero eso no es ser idiota!, eso es ser íntegra. Uno se casa o se va a vivir con su pareja, cuando está enamorado... de todos modos, si no es así, no dura!... por eso se separan tan pronto algunos...

SOUSA-POZA dijo...

Acabo de escribirte un correo pero no lo veo por ninguna parte: supongo que no se aun como funciona esto. A ver si sale este.

Es falso que me dijiste que no estaba preparada para el matrimonio, que esperase algunos años: me diste unas calabazas como una casa!

Escribeme: sousapoz@lantic.net

Merche Pallarés dijo...

AVELINO, ¡¡¡Esto de internet hace milagros!!! Quien nos iba a decir que nos encontraríamos despues de tantos años... ¡Qué alegria, querido amigo! Ya verás que tu y Agustin sois famosos por mis posts. Por cierto ¿quién fue el famoso político que estuvo en Toronto y comió mi famosa tortilla?
Ahora no tengo mucho tiempo para extenderme. Ya te escribiré. ¡Qué bueno haberte encontrado! Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

METIS, tranquila que tu todavía tienes toda la vida por delante. ¡Ya vivirás y disfrutarás! Pronto se irán los del Imserso y estaré un poco mas desahogada. Te llamaré para que tomemos un café. Besotes, M.

CHUQUIS, Gracias por vuestro comentario siempre tan cariñoso y bienvenido. Ya vereis que mi entrañable Avelino Sousa-Poza ¡ha aparecido! Estoy que no quepo en mi de gozo porque es tan fantástico dar con viejos amigos... Besotes, M.

SOUSA-POZA dijo...

Pues si, ni Avelino Sousa-Poza ni Agustin Ares Senra fueron imaginaciones de Maria Pallares, y aqui estoy yo como testigo.

Lo que se perdio esta chica! Debio de haber seguido el consejo de su madre.

De lo que no me acuerdo es de la famosa tortilla ni del politico en cuestion, pero seguro que tambien es cierto.

Merche Pallarés dijo...

AVELINO, ¡¿ Qué no te acuerdas del famoso político?! No me fastidies. ¿Dónde está Agustín? Seguro que él sí se acuerda porque tu siempre fuiste un poco despistado... Como veras, en España, la gente me conoce como Mercedes y/o Merche mientras que en Canada todos me conocíais como María. Qué cruz de nombres. ¡Ojalá! me hubiera llamado simplemente "O"--Mª de la O-- No hubiese tenido tantos problemas... Te escribiré, querido. Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

AVELINO, me acabo de acordar que cuando lo del famoso político, tu no estabas. Fué cuando volví a Toronto desde Paris y compartí piso con Yolanda (que por cierto la pobre está con un cancer terminal). Besotes, M.

PILAR dijo...

Hombre, si tenías 19 años como entiendo despue´s de leerte, no me extraña que les dijeras que no estabas preparada. Pero, hija no tuviste ni un pequeño rollito???
Perdón por mi indiscreción.
Hija es que a mí me cantan con 19 años un fandango de esos, y ahí mismo me deshago.
Besitos, Merche.

Merche Pallarés dijo...

PILAR, nada ni un beso en la boca, y mucho menos un rollito. Yo, aunque hoy en dia suene raro, era virgen muy virginal (eran otros tiempos, querida). Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

Merche, me imagino a este hombre convertido en un hacendado de esos y a tí con muchos niños colgando de tus faldas. Creo que hiciste bien.

Merche Pallarés dijo...

BIPO, pues yo no me imagino así. Con hijos sí, pero viviendo como una reina, con mayordomo, ama de llaves, cocinera, doncellas, jardinero y toda la parafernalia que acompaña a los muy adinerados. Pero escogí otra forma de vivir. Besotes, M.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Apareció Avelino, me mueeeero!!!!!

Merche Pallarés dijo...

CHUQUIS, siiiiiiii. Besotes, M.

Carlos dijo...

Merche, tu historia con Avelino está contada en Global Galicia, el blog a través del cual lo encontraste. Está enlazado tu blog. Felicidades.

Merche Pallarés dijo...

CARLOS, gracias por tu comentario, yo tambien os he dejado uno. Besotes, M.