viernes, 30 de julio de 2010

DON QUIJOTE


Capítulo LX - 2ª parte de nuestra lectura colectiva en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés).
---------------------------------------------------------------------
Chapter 60 - 2nd part of our joint reading in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation).
---------------------------------------------------------------------

Tenemos a nuestros héroes de camino a Barcelona "...sin tocar en Zaragoza: tal era el deseo que tenía de sacar mentiroso aquel nuevo historiador que tanto decían que le vituperaba". (Otra puya al Avellaneda).

Les llegó la noche "entre unas espesas encinas o alcornoques..." parece que Cide Hamete no lo especifica bien. Se acomodaron, amo y escudero, contra los troncos y "...Sancho, que había merendado aquel día, se dejó entrar de rondón por las puertas del sueño...". Pero Quijo, no; no puede dormir; está dando vueltas a lo que pasó en la Cueva de Montesinos y lo que le dijo el mago Merlín sobre el desencantamiento de Dulcinea "...Desesperábase de ver la flojedad y caridad poca de Sancho su escudero, pues a lo que creía, solos cinco azotes se había dado...". Decide azotarle él.

Se acerca a Sancho, habiendo cogido las riendas de Roci, y "...comenzole a quitar las cintas...en que se sustentaban los greguescos..." En ésto Sancho se despierta y pregunta "--¿Qué es ésto? ¿Quién me toca y desencinta?" "--Yo soy--respondió don Quijote--, que vengo a suplir sus faltas y a remediar mis trabajos: Véngote a azotar, Sancho, y a descargar en parte la deuda a que te obligaste. Dulcinea perece, tú vives en descuido, yo muero deseando...". Le dice que le tiene que dar por lo menos dos mil azotes.

Sancho no está por la labor. Le dice que se quede quieto "...que nos han de oir los sordos". Los azotes tienen que ser voluntarios y no "por fuerza" que él cumplirá con su palabra pero ahora no le apetece azotarse. Le da su palabra "de vapularme y mosquearme" cuando se tercie. Quijo no está dispuesto a que se salga con la suya y, mientras trataba de ponerle las posaderas al aire, Sancho arremete contra su amo, le echa una zancadilla y "...dió con él en el suelo boca arriba, púsole la rodilla derecha sobre el pecho y con las manos le tenía las manos de modo que ni le dejaba rodear ni alentar." (No es por nada, pero ésto es bastante homo...). Quijo le acusa de traidor "¿Contra tu amo y señor natural te desmandas? ¿Con quien te da su pan te atreves?" Sancho le contesta que ni quita ni pone rey "...sino ayúdome a mí, que soy mi señor."

Le hace prometer que no le azotará, a lo que Quijo le contesta con la estrofa de un romance de los Infantes de Lara (Rico dixit) "aquí morirás traidor, enemigo de doña Sancha". Pero sucumbe y le promete que no le azotará. Sancho le libera y se aparta de allí un buen trecho, arrimándose a otro árbol dónde se pega un gran susto porque "...sintió que le tocaban en la cabeza y, alzando las manos, topó con dos pies de persona, con zapatos y calzas. Tembló de miedo, acudió a otro árbol, y sucediole lo mismo." Le llama a Quijo a gritos. Éste acude raudo y le pregunta "...qué le había sucedido y de qué tenía miedo...". Sancho le dice que los árboles tienen pies "...y piernas humanas". Le tranquiliza diciéndole que son ahorcados "...que por aquí los suele ahorcar la justicia...de veinte en veinte y de treinta en treinta..." Señal ésta de que están cerca de Barcelona.

Se alejan de allí, mirando hacia arriba, donde vieron"...los racimos de aquellos árboles, que eran cuerpos de bandoleros". Al amanecer se les presentan más de cuarenta bandoleros "vivos", diciéndoles en catalán, "...que estuviesen quedos y se detuviesen, hasta que llegase su capitán". Quijo está desarmado (su lanza reposa contra un árbol). Espera acontecimientos. Los bandoleros acudieron "...a espulgar al rucio" a saquear las alforjas y la maleta. Sancho se preocupa por sus 200 escudos que tiene guardados "...en una ventrera" ceñida a su cuerpo.

Aparece Roque Guinart, el capitán. Ordena a sus "escuderos" (así se llamaban los bandoleros) que devuelvan todo lo que habían robado. Se fija que Quijo está triste y melancólico. Le dice que no esté triste pues no ha "...caido en las manos de algún cruel Osiris" (Busiris, Rico dixit) sino en las de Roque Guinart "...que tienen más de compasivas que de rigurosas". Quijo dice que no está triste por eso sino por estar desarmado y no haber cumplido con las reglas de la caballería ya que él es don Quijote de la Mancha "...aquel que de sus hazañas tiene lleno todo el orbe."

Roque sabe que "...don Quijote tocaba más en locura que en valentía...". Le había oido nombrar pero nunca se tomó en serio sus hechos, no obstante estaba contento de tenerlo "...para tocar de cerca lo que de lejos de él había oído". Le dedica unos halagos cuando "...sintieron a sus espaldas un ruido como tropel de caballos, y no era sino uno solo, sobre el cual venía a toda furia un mancebo...". Resulta que el mancebo era una manceba, Claudia Jerónima. (Curioso que vuelva a aparecer ese nombre: Jerónima). Venía a buscar a Roque para que le ayudara a recomponer su honra. Parece ser que "Vicente Torrellas, hijo...viome, requebrome, escuchele, enamoreme, a hurto de mi padre, porque no hay mujer, por retirada que esté y recatada que sea, a quien no le sobre tiempo para poner en ejecución y efecto sus atropellados deseos." (¡Toma misoginia!) Cae rendida, él le promete matrimonio pero luego se entera que se va a casar con otra. Va en su búsqueda y le descerraja "...dos balas en el cuerpo". A continuación una disertación sobre el mal de los celos "...las fuerzas invencibles y rigurosas de los celos...".

Antes de morir, Vicente Torrellas hijo, admite que no le ha sido infiel y que quiere casarse con ella. Se casan. El muere. Ella se va a un convento donde tiene una tía abadesa. "Alabole Roque su buen propósito, ofreciéndosele a acompañarla hasta donde quisiese y de defender a su padre de los parientes y de todo el mundo, si ofenderle quisiese." Claudia Jerónima rehusa la oferta.

Vuelve Roque donde están sus escuderos a los cuales Quijo les estaba " ...haciéndoles una plática en que les persuadía dejasen aquel modo de vivir tan peligroso así para el alma como para el cuerpo; pero como los más eran gascones, gente rústica y desbaratada, no les entraba bien la plática de don Quijote". Roque le pregunta a Sancho si le "...habían devuelto y restituido las alhajas y preseas que los suyos del rucio le habían quitado." Sancho responde que sí, menos "...tres tocadores (¡vuelven los tocadores!) que valían tres ciudades."

Uno dice que los tiene y "...no valen tres reales". Quijo interviene diciendo que así es pero que su escudero los estima así "...por habérmelos dado quien me los dio." Roque zanja el asunto repartiendo equitativamente "...todos los vestidos, joyas y dineros y todo aquello que desde la última repartición habían robado...".

A todo ésto aparece un tropel de gente. Roque manda saber quienes son. Mientras esperan, Roque admite a don Quijote "...le confieso que no hay modo de vivir más inquieto ni más sobresaltado que el nuestro." Admite que normalmente es "...compasivo y bienintencionado, pero, como tengo dicho, el querer vengarme de un agravio que se me hizo, así da con todas mis buenas inclinaciones en tierra, que persevero en este estado, a despecho y pesar de lo que entiendo...".
Quijo se queda maravillado al oirle decir esto y sentencia: "Señor Roque, el principio de la salud está en conocer la enfermedad y en querer tomar el enfermo las medicinas que el médico le ordena; ...los pecadores discretos están más cerca de enmendarse que los simples..." Solo queda esperar "...mejoría de la enfermedad de su conciencia...vengáse conmigo, que yo le enseñaré a ser caballero andante, donde se pasan tantos trabajos y desventuras, que, tomándolas por penitencia, en dos paletas le pondrán en el cielo".

Llegan los viajeros: "dos caballeros a caballo, dos peregrinos a pie, un coche de mujeres con hasta seis criados... dos mozos de mulas". "Cogiéronlos los escuderos en medio, guardando vencidos y vencedores gran silencio, esperando a que el gran Roque Guinart hablase...". Roque les pregunta quienes eran a donde iban y cuánto dinero llevaban. Le contestan que son "...dos capitanes de infantería" tienen "...su compañía en Nápoles". Se dirigen a Barcelona para embarcar en cuatro galeras que les llevarán a Sicilia. Llevan "...dos cientos o trescientos escudos". Los peregrinos también van a embarcar rumbo a Roma y llevaban sesenta reales. En el carruaje iba "...doña Guiomar de Quiñones, mujer del regente de la Vicaría de Nápoles, con una hija pequeña, una doncella y una dueña..." y los seis criados que les acompañan. Llevan seiscientos escudos.

Roque hace cuentas y ve que tienen novecientos escudos y sesenta reales. Dice que a ver a cuánto toca a cada uno de sus sesenta escuderos. Éstos, llenos de júbilo, gritan "--¡Viva Roque Guinart muchos años, a pesar de los "lladres" que su perdición procuran!". Se afligieron los capitanes, entristeció la señora regenta "...y no se holgaron nada los peregrinos, viendo la confiscación de sus bienes". Les tuvo en suspense unos cuántos minutos pero luego acabó pidiendo prestado sesenta escudos a los capitanes y ochenta a la señora regenta "...para contentar esta escuadra que me acompaña, porque el abad, de lo que canta, yanta, y luego puédense ir su camino libre...". Les da un salvoconducto para que no les vuelvan a atacar "...algunas escuadras mías que tengo divididas por estos entornos...". Los capitanes quedan muy agradecidos y "...la señora doña Guiomar de Quiñones se quiso arrojar del coche para besar los pies y las manos del gran Roque, pero él no lo consintió en ninguna manera...".

"...Trayéndole aderezo para escribir...Roque les dió por escrito un salvoconducto... Admirados de su nobleza, de su gallarda disposición y extraño proceder, teniéndole más por un Alejandro Magno que por ladrón conocido." Uno de los escuderos de Roque dice que "...nuestro capitán más es para frade que para bandolero: si de aquí en adelante quisiere mostrarse liberal, séalo con su hacienda, y no con la nuestra." Al oir ésto, Roque, sacó su espada y "...le abrió la cabeza casi en dos partes, diciéndole: --de esta manera castigo yo a los deslenguados y atrevidos. "Todos enmudecieron y no osaron levantar la voz ...tanta era la obediencia que le tenían".

Roque luego escribe una carta "...a un su amigo a Barcelona" (ay, ay, ay, mucho me temo que va a ser Sansón Carrasco...) diciéndole que Quijo está con él y que en cuatro dias él y Sancho "...se le pondría en mitad de la playa de la ciudad, armado de todas sus armas, sobre Rocinante su caballo, y a su escudero Sancho sobre un asno y que diese noticia de esto a sus amigos los Niarros, para que con él se solazasen...". (¿Vuelven las burlas?)

Seguiremos con el LXI.

10 comentarios:

jose alfonso dijo...

Callejadelahogueraii pusiste en el enlace, no cinco sino diez mil latigazos te daba yo...
...ii, ji, ji, ji!!!!
Eso sí, doy besos por latigazos.
Comenzaré: Ya tienes el primero.

Merche Pallarés dijo...

JOSÉ ALFONSO, cuando desaparecieron mis links, me armé un lio para volver a ponerlos. Perdona. Lo intentaré de nuevo. Gracias por tu beso, mejor que latigazos... No soy sadomaso... Muchos besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

¿De dónde son esos árboles gigantes? Es una bonita imagen.

¿Menudo comentario éste! Pero Merche ha podido con todo.

Seguimos sin noticias del superprofe, espero que esté bien y pasándoselo bien, como apunta Ele , mi amiga Luz.

Esa manera que tiene Sancho de inmovilizar a Quijo es muy homo..., dices tú. Es una buena manera de pararle, que ya iba a zurrarlo con las riendas, tan decidido. Esto de ser criado en el XVII tenía estas servidumbres.

Aquí aparece otra vez la mujer deshonrada que , la muy tonta, desea casarse con el deshonrador, como la hija de la Rodríguez...al enemigo que huye, puente de plata.

Incide también en la imagen de la fémina vestida de varón. Les gustaba mucho eso a los lectores, parece ser.

¿Qué peligrosa era Cataluña entonces! Ven ahorcados a los bandoleros y lo consideran como señal inequívoca de estar en tierras catalanas. Ese pueblo donde vives, el del alcalde tan cumplido, debe ser mucho más pacífico.

Un beso, Merche.

Merche Pallarés dijo...

ABEJITA, los árboles los he sacado de Google. Nuestro superprofe me tiene MUY preocupada. La manera de sujetarle a Quijo es por la confianza de que ya existe "entrambos" y a Sancho no le importa nada subirle a la chepa... La hembra vestida de varón daba mucho morbo a los de su época y a la actual... Aún, en mi pueblo, no he visto ahorcados desde los árboles... El alcalde es majete, de CIU, pero majete. Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

Merche no te dejas idea en blanco por largo que sea el capítulo: y éste me ocupó seis folios enteritos. Es que, como ando toda la semana de viaje, es más cómodo leer en folio; sobre todo con el café...por esos restaurantes de Vandalia.

Lo de la rodilla de Sancho en el pecho de don Quijote tembién me ha "escandalizado"; creo que Cervantes se ha pasado: mal ejemplo para las generaciones venideras, aunque serán tan pocos lo que leerán El Quijote.

Un bandolero elevado a los altares. No comprendo el cariño que Cervantes demuestra por él; a no ser que no capte la idea y sea con ironía: confieso que no lo entiendo.

Espero que no pases mucha calor en ese pueblecito que elegiste. Está cerca de la playita??. No sé yo si tú eres muy anfibia o más bien de tierra adentro jajaja.

Beso grande Merche

Paco Cuesta dijo...

Verdaderamente no debió ser para Sancho muy gratificate el hecho de sentir que lo desvestían con ánimo de azotarle. La rebelión del escudero es cuando menos entendible.

Merche Pallarés dijo...

ANTONIO AGUILERA, creo que Cervan lo pinta tan bueno a Roque para que los bandoleros que escucharan (porque no creo que supieran leer) la historia de nuestros héroes, allá en el campo alrededor de una hoguera, se sintieran culpables.
Sí, estoy muy cerca de la playa, la cual no he pisado aún este verano. Besotes, M.

PACO CUESTA ¡por supuesto! Encima que el pobre Sancho estaba durmiendo... ¡Para matar a Quijo! Besotes, M.

Asun dijo...

Escuché el capítulo el martes pasado (o sea, el día 27) en el coche mientras iba de viaje, y no lo había tocado de nuevo, así que tu resumen me ha venido de perlas para recordarlo.

Me pasa a mí eso de ir andando por el bosque y rozarme la cabeza con unos pies colgando y me tienen que buscar en el Polo Norte.

Besos

Merche Pallarés dijo...

ASUN, lo de las piernas colgando es a-co-jo-nan-te, sí. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me temo que sí, querida amiga, que vuelven las burlas, pero nunca serán tan elaboradas y crueles como las d elos Duques. Y, además, serán más breves.
Besos.