lunes, 24 de agosto de 2009

A PIE BAJO EL SOL DE AGOSTO (6)

ALISOS - ALDERS

"Salieron antes de que apareciese el primer feriante. Tras las cuatro horas de sueño María se encontraba ligera y dispuesta a seguir la aventura, pero Miguel, aunque no lo confesaba, estaba realmente cansado. Antes de emprender de nuevo la marcha, tomaron un café con leche en el pueblo.

Con el relente de la mañana, el viaje resultaba soportable, pero a medida que avanzaba el dia, se iba caldeando el ambiente y el caminar se hacía penoso. Por fortuna, pudieron bañarse en una especie de charca formada por un arroyuelo.

Despues del baño, se pusieron a comer al borde del agua, debajo de unos alisos, y durmieron la siesta. Tras el descanso, emprendieron de nuevo la marcha, pero no tuvieron ánimos para seguir andando cuando llegó la noche.

En el pequeño hotel de la estación de un pueblecito de labradores, durmieron como reyes en una limpísima y mullida cama con dos colchones.

Cuando se pusieron de nuevo en camino, el sol se hallaba ya muy alto. La carretera estaba bordeada de árboles frondosos, que suavizaban las molestias del calor canicular, pero ¡con qué gusto hubieran recibido un buen chaparrón!

A medida que avanzaba la mañana, se daban cuenta de que el dia se presentaba alarmantemente caluroso. Al mediodia, el calor ya era insoportable. María observó que la voz de Miguel bajaba de tono y se alarmó al recordar que tiempo atrás había padecido un ligero trastorno cardiaco.

En un punto de la carretera donde la cuneta estaba cubierta de hierba y los árboles del borde eran frondosos, se sentaron a comer. Esto del "casse-croute" les parecía al principio muy divertido, pero estaban ya hartos de comer tanta alcachofa, tanta sardina y tanto paté. Para colmo, en el fondo de la mochila no les quedaba más que una manzana para postre.

Se encontraban al borde de una carretera muy recta. Desde lejos se veían los vehículos avanzando hacia ellos. Ahora divisaban un extraño carromato tirado por una caballería que se iba aproximando lentamente. No podían comprender qué era aquello, y no se dieron cuenta de qué se trataba hasta que estuvo muy cerca. Era el carro de un vendedor de helados. Llevaba un cartel grande con la bandera española roja y amarilla anterior a la República y un letrero que decía "Gutierrez. Les delices du Pole Nord" (las delicias del Polo Norte)." (Continuará)

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

WALKING UNDER THE AUGUST SUN (6)

They left before the first market-seller appeared. María felt wonderful after her four-hours' sleep, ready to continue the adventure, but Miguel, though he didn't admit it, was really tired.
Before starting their walk, they had a white coffee in the village.

With the morning dew, the trip was bearable but as the day went on, what with the growing heat and the walking, it was tough. Thank goodness they were able to wash themselves in a sort of pond formed by a stream.

After the dip, they ate besides the stream under some alders, and took a nap. After the rest, they continued walking but when night fell they didn't have the energy to continue.

They took a room in a small hotel by the train station of a farmers' village, where they slept like kings in an extremely-clean, soft, bed with two mattresses.

When they undertook the trip again, the sun was quite high. The road was bordered by lushly-leafy trees which softened the unbearable heat. Oh! How happy they would have been if they had a good downpour!

As the morning advanced, they realized that it was going to be an alarmingly hot day. At noon the heat was insupportable. María observed that Miguel's voice was low. She was consternated remembering that a way back Miguel had had slight heart problems.

At some point of the road where the ditch was covered by grass and the trees bordering it were leafy, they sat to have lunch. This "casse-croute" routine which, at the beginning was fun, now, they were fed up with so many artichokes, so many sardines and so much foie-gràs! On top of it all, at the bottom of the back-pack they only had one apple for dessert.

They were at the side of a very straight road. From far away they could see the vehicles coming towards them. All of a sudden they saw a sort of cart, drawn by some horses, nearing them. They couldn't fathom what it was until it came closer. It was an ice-cream trolley. It had a huge sign with the red and yellow Spanish flag, previous to the Republic, which said: "Gutiérrez. Les delices du Pole Nord" (North Pole delicacies). (It will continue)








16 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Están al borde del desplome.
Espero que Gutierrez les ayude.

Besos.

Selma dijo...

Un helado, sí.. pero a qué precio..
No sé, no sé, igual me equivoque y este Gutierrez es una buena Persona.. seguramente..
Mille bisous, Merche...

Thiago dijo...

jaja por dios, que apetitoso debe ser un polo del Polo Norte nada menos, en esos momentos.... La verdad es que todo leído asi parece una aventura de unos andarines, pero pobres, tuvo que ser una penosa travesía...

Bezos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Parece una aventura quijotesca!
Besos.

Merche Pallarés dijo...

TORO, veremos... Besotes, M.

SELMITA, Ay, que me da a mi que lo has leido en Google... Gros bisous, ma chérie, M.

THIAGO, ya están llegando al final. Solo queda un bloque más. Besotes, M.

PEDRO, ya te dije al principio que parecían ¡Quijo y Sancho! Besotes, M.

Selma dijo...

Merche, te prometo que no se me pasaría por la cabeza buscar en Google, una novela que nos presentas tú misma y con cariño..Te lo diría..Prefiero el suspense y acompañarte..
Es seguramente la intuición femenina que me sopló eso al oído..

Bisous...

Merche Pallarés dijo...

SELMITA, vale, te creo. Veremos cómo sigue el siguiente capítulo... Gros bisous, ma belle, M.

northshorewoman dijo...

imagine..the North Pole to the resuce ;-)

Antònia P. dijo...

Al rico helado. He leído los doa al la vez. lo confieso y me ha venido a la mente "los mantecaderos" que pasaban por los pueblos... a pesata, el rico helaooooo. Casi todos eran valencianos.
Besitos

Merche Pallarés dijo...

NORTHSHOREWOMAN, to the "resuce"?? Sorry, my dear, didn't understand... Hugs, M.

ANTONIA P., yo tambien me acuerdo de ellos de pequeña en Irún... Besotes, M.

amelche dijo...

¡Un helado, por favor! ¿Tú crees que haría más calor que en Ibiza la semana pasada?

Franki dijo...

De momento acaba el capitulo con un poco de frescura, un buen helado, estoy impaciente por saber quien es Gutierrez:):)
Besos

Merche Pallarés dijo...

AMELCHE, el calor que tuvimos la semana pasada en Ibiza lo estamos soportando desde ¡julio! Estoy a punto de derretirme como un helado... Besotes, M.

FRANKI, Gutierrez aparace en el próximo bloque... Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

¡Las delicias del Polo Norte! ... qué sugerente, si es que los españoles tenemos una gracia natural para el comercio.

(Lo de la alcachofa sí es cansino, con lo que a mí me gustan y las aborrezco por temporadas largas)

Merche Pallarés dijo...

BIPO, a mi tambien me gustan mucho las alcachofas pero tener que comerlas por obligación porque no hay nada mas... pueden empachar, sí. El nombre de las "delicias" es muy imaginativo... Besotes, M.

Anónimo dijo...

frigіd compresѕеѕ help to of brass ρathways called meridiаns to treat the
Affected role. Υou ωill likely want а medium pressure lеvel
tantric maѕsagе that inсorpoгates а lοt of Ѕweԁish-type underаgе thingѕ such аѕ tаntriс maѕsagе сhairs.
Υou should buy thiѕ bοok if уоu ωant
cognition more oг less tаntгіc massage wаnt to bе рampereԁ and
sοotheԁ thгοughout thе еndοcarр
tantric maѕsаgе sitting.

The masks iѕ secondhand tо inѕcrutable cleansе the tegument
all over thе Gгimace and also ѕeгvеs why thіѕ tantгіc reсitаtion has bесоme a pet amοng men, and the
womеn who dearest them.

my hοmeρage - erotic massage in london