domingo, 25 de octubre de 2009

ESTRAPERLO (3) - BLACK MARKET (3)


"Mikela no se resignaba a perder con tanta facilidad sus dos mil pesetas, y se fue decidida a casa de la francesa. Ésta abrió la puerta y la hizo pasar. Era una mujer esbelta y rubia que, a pesar de un ligero estrabismo en la mirada, parecía haber sido muy bonita. Desde todos los rincones, empezaron a salir gatos de mil razas y colores que se subían a la mesa y a los armarios, arañaban los muebles de paja, se frotaban contra las piernas, le lamían los zapatos...

Mikela pidió explicaciones de lo ocurrido con su amiga. Enseguida se dió cuenta de que la francesa estaba en combinación con los seudopolicias.
--¡Ya puede estar contenta con que no le hayan echado una buena multa!--le espetó la francesa sin inmutarse.

"¡Adios mis dos mil pesetas!" pensó Mikela. Puesto que se trataba de género de contrabando, no podía recurrir a ninguna parte. No había más remedio que aguantarse y callar.

Despues de este timo, Mikela no quiso saber nada más de negocios. Pero otras mujeres, mucho más osadas que ella, hacían estraperlo con todo". (Continuará)

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mikela wasn't going to give up her 2,000 Pesetas, that easily. Determinedly, she went to the French woman's house. She opened the door and let her in. She was a tall svelte blonde but, although she had a slight squint look, she must have been very pretty. Cats of all races and colours appeared from every corner, they went up on the table, on the drawers, scratched the straw furniture, rubbed against her legs, licked her shoes...

Mikela asked for explanations as to what had happened to her friend. Right away she realized that the French woman was in the deal with the pseudo-policemen.
--You should be glad that you didn't get a big fine!-- spate the French woman unperturbed.

"Goodbye to my 2,000 Pesetas!" thought Mikela. Since it was a smuggled product, she couldn't appeal to anyone. She just had to put up with it and keep quiet.

After this swindle, Mikela didn't want to have anything to do with this Black Market business. However, other, more daring women, trafficked with everything. (It will continue)

16 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que maja la francesa.
Para hervirla en un caldero.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En tiempos de incertidumbre siempre hay gente que se aprovecha del otro. En este caso, como en el timo de la estampita, todos eran culpables.
Besos.

Thiago dijo...

que cabronas, pq como dices tu dos mil pesetas en aquella epoca tendria que ser una fortuna, como ahora, tal vez, dos mil euros, no? ya duele pagarlas por sacarina, pero aun encima que te la quiten y te dejen sin nada, vaya putada....

Es como el timo de la estampita, juegan con la codicia de los demás.

Bezos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

El que a engaño vive...a engaño se arriesga...besos

Isabel Huete dijo...

Los miserables siempre han existido, pero los peores son los que se aprovechan de las necesidades ajenas. Fueron tiempos muy duros.
Un besote.

Merche Pallarés dijo...

TORO, ¡no seas tan drástico, querido! Besotes, M.

PEDRO, la avaricia rompe el saco... Besotes, M.

THIAGO, pues sí, sería como 2.000€ hoy en dia ¡por sacarina! ¿Te imaginas? Que locura... Besotes, M.

TUCCI, tienes muchísima razón. Besotes, M.

ISABEL HUETE, creo que en aquellos años era una merienda de negros, todos se engañaban y trataban de ganar lo que pudieran a costa de quien fuera. ¡Qué horror! Besotes guapa, M.

Jan Puerta dijo...

Quizás en los tiempos actuales el estraperlo lo podríamos llamar top manta?
Qué tiempos aquellos donde Francia era un paraíso y un refugio en muchos casos.
Un abrazo

Antonio Aguilera dijo...

Me ha hecho gracia lo de la invasiòn gatuna.
Yo, de pequeño, coleccionaba gatos. Recogìa a todo el minino que encontraba abandonado en la calle. Tenìa de todos: negros, blancos, naranjas, y unos con listas como los tigres, les llamàbamos "romanos" a èstos.

Querida Merche, sabes que estoy un poco apartado estos dìas de lo blogs. Sabes que la causa lo vale.

Gracias por todos tus buenos deseos hacia La Lectura del Manifiesto.

Tù tambièn estaràs en mi corazòn.

Muchos besotes

Cornelivs dijo...

Es increible...ignoraba ese aspecto del tema.

Feliz tarde de domingo...!

Besos.

alex dijo...

que guarrada, y esa impotencia que te queda en el cuerpo es lo peor, porque no puedes recurrir a nadie.

Un beso

Selma dijo...

Ya se veía venir que esa mujer no era trigo limpio.. pero como esas l@s había y hay a montones, antes y siempre.. en un caldero no sé, pero denunciar sì..Pero entonces debía ser difícil.

Mille bisous, Merche..

Merche Pallarés dijo...

JAN, más que top manta (aunque tambien), hoy en dia, es el tráfico de drogas... Y, Francia sí, es un gran país. Besotes, M.

ANTONIO AGUILERA, ¡Te imagino recogiendo gatos! Qué gracioso eres. Me rio tanto contigo... Besotes, M.

CORNELIVS, ¿ignorabas que existia estraperlo? o ¿te he entendido mal? Besotes, M.

ALEX, exactamente, MUY frustrante porque no se podía recurrir a nadie... Besotes, M.

SELMITA, pues, claro que mujeres así han existido y existen en todos los países del mundo. Y, no, no se podía denunciar pues eran productos de contrabando. Gros bisous ma chérie, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Antònia Pons Valldosera dijo...

La francesa "una perla". Lo único que cabía era cogerla por los pelos y obligarla a devolverles el dinero pero...Mikaela debía ser una señora y lo dejó correr.
"A río revuelto, ganancia de pescadores".
En mi pueblo los tenderos robaban un poquito de cada ración, tenían trucada la balanza, y así lo que robaban podían venderlo en el mercado negro. Todo el mundo lo sabía y lo daba por bueno. Azúcar, garbanzos, alubias... lo que se terciara. El hambre es muy mala.
Un beso

Merche Pallarés dijo...

ANTÒNIA, todo el mundo tenía que hacer su agosto. Me imagino el trajín ¡de toda esa gente! Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

¿utilizaba los gatos para pasar la sacarina?...

Merche Pallarés dijo...

BIPO, ¡quien sabe! Besotes sacarinados, M.