lunes, 24 de marzo de 2008

MIAMI

Algunos os estareis preguntando porque no volví a OLE! desde el principio de mi odisea laboral. Se me olvidó contaros que mi hija y yerno decidieron trasladarse a Tenerife--mi yerno es canario y ya no podía mas con Madrid--y allí montaron la agencia que la sigue llevando mi hija. Ahora os cuento lo de Miami. Mi otra hija, Bambi (Sofia), casada con un argentino, decidieron mudarse a Miami con sus tres hijos porque el tenía a su madre y hermanos viviendo en esa ciudad. Me animaron a que yo tambien fuera. Dicho y hecho, me mudé a Miami. Ellos se fueron primero, se instalaron y unos meses despues me fuí a su casa. Pero cometí el error de entrar a los U.S.A. con mi pasaporte español (el canadiense lo tenía caducado) y solo me podía quedar tres meses. En total me quedé dos años. En casa de mis hijos me quedé unos meses hasta que me mudé a South Beach (ellos vivian en Kendall- un suburbio típico americano). Tenía que buscar trabajo. No tenía papeles. Me enteré que en el mercado negro podías conseguir una "green card" por $300. La conseguí pero, claro, no podía acceder a un trabajo "bona fide" pero sí encontré trabajo como "hostess" (anfitriona) en un café muy de moda en la época--por cierto que yo era la única hostess de 50 años porque todas las demás eran modelos de 20--mi trabajo, basicamente, consistía en saludar a la gente, sentarlas y pasarles el menú. El lugar era muy simpático, era un bar de tapas, luego movían las mesas, y se podía bailar. Venían los hijos de Julio Iglesias, de Raphael (Alejandra, encantadora) y muchos "YUCAS" (Young Urban Cuban Americans). La verdad es que me lo pasé muy bien, era mi "fun job". Pero tenía que buscarme algo mejor... Un dia fui a la Oficina de Turismo Española a ver si habría posibilidad de trabajar ahí. No, sin tener todos los papeles en regla pero vi unos folletos de una agencia de viajes americana que hacían viajes por el Pais Vasco. (Continuará)

Maybe some of you are asking why I didn't go back to OLE! before my job hunting odyssey. I forgot to tell you that my daughter and son-in-law decided to move to Tenerife in the Canary Islands as he was Canarian and he was fed up with life in Madrid. They opened the agency there and my daughter is still running it. In the meantime, my other daughter Bambi (Sofia), her Argentinian husband and their three children decided to move to Miami as my son-in-law had his mother and brothers living there. They suggested that I should also go. Said and done, I moved to Miami. They went first and once they were settled, I moved in with them. But I committed the great mistake of entering the States with my Spanish passport as my Canadian one had expired. I was allowed three months. I stayed two years. After a few months living with my children, I moved to South Beach (they lived in Kendall - typical America suburbia). I had to find a job but I didn't have the famous "green card". I found out you could get one, in the black market, for $300. I got it. Of course I couldn't opt to a "bona fide" job but I found one as hostess in a very "in" café where, by the way, I was the only 50-year-old hostess in Miami Beach as all the rest were models in their twenties... It was a very lively place. They served tapas, afterwards, the tables were removed and one could dance. Julio Iglesias' children used to come, as well as Raphael's (Alejandra, very charming) and many YUCAS (Young Urban Cuban Americans). The truth is, I had a great time--it was my "fun" job. However, I had to find something better... One day I went to the Spanish National Tourist Office to find out if there would be a possibility of working there--not without regular papers. However, I saw some leaflets of an American travel agency that had tours to the Basque Country. (It will continue)

16 comentarios:

Wilhemina Queen dijo...

Holitas!!!
paso a felicitarte por el premio que Clara y Pepe, Los Chuquis te han otorgado en su blog
MUCHAS GRACIAS (HUMOR CASERO)
MUCHAS FELICIDADES! yo también tengo el honor de ser premiada por ellos y compartir el premio contigo y bueno, quería felicitarte.
Ya luego con más tranquilidad vendré a leerte detenidamente. De momento:

¡¡¡FELICITACIONESSSSSSSSSSSSSS!!!!!!!

Verónica

Merche Pallarés dijo...

VERONICA, muchas gracias por visitarme, sí estoy encantada con el premio de los Chuquis. Son un amor y a mi me encanta su blog. Besotes, M.

Andrea y Pierre dijo...

Merche felicitaciones por el premio que has recibido! nosotros con mi marido tambien estamos acomodando nuestras vestimentas para poblar el escenario de entregas!
Un abrazo,
Andrea

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡De ilegal en los USA!
Siempre activa, cambiando de residencia,de trabajo, de vida. Me gustaría que, en alguna entrada nos contaras cómo vivías en tu interior tantos cambios. Besos.

Merche Pallarés dijo...

ANDREA Y PIERRE, Gracias por vuestra visita. Tambien estoy encantada con el premio de mis queridos Chuquis. Enhorabuena tamhbien a vosotros que os ha incluido. Besotes, M.

PEDRO, ¿cómo lo vivía en mi interior? Buena pregunta. Pues aguantando lo que me deparaba la vida. Siempre he vivido el dia a dia. El hoy, porque el mañana no existe. Como no soy neocirujana, ni tengo una carrera "noble" (el cerebro de la familia se lo llevó mi hermano el cardiólogo) pues, simplemente, he vivido según las circunstancias. Besotes, M.

amelche dijo...

Felicidades por el premio y me quito el sombrero, porque has conseguido asombrarme totalmente. Jamás me hubiera esperado que la historia continuara en Miami, pensé que te cansarías de Madrid y te irías a Ibiza.

PILAR dijo...

Miami, es un lugar que tengo muchas ganas de conocer.
Pero qué vida!
¡Es genial!
Sigo con la reforma del local.
Os echo de menos a mis blog preferidos,necesito tiempo.
Pero por ahora me incorporaré para comentar.
un abrazo y gracias por tus palabras de mí en el blog de Pedro, no creo que sea para tanto.
Un besote, merche.

PILAR dijo...

Miami, es un lugar que tengo muchas ganas de conocer.
Pero qué vida!
¡Es genial!
Sigo con la reforma del local.
Os echo de menos a mis blog preferidos,necesito tiempo.
Pero por ahora me incorporaré para comentar.
un abrazo y gracias por tus palabras de mí en el blog de Pedro, no creo que sea para tanto.
Un besote, merche.

Merche Pallarés dijo...

PILAR, ¡Qué alegría leerte de nuevo por aquí! Espero que abras pronto tu local porque me encanta tus posts. Gracias por tu comentario. Besotes, M.

ANA, Sí, chica, como ya dije he sido una gitana errante... Besotes, M.

METIS dijo...

merche, no me extraña que ahora me digas que quieres descansar... pero yo me pregunto si seras capaz despues de llevar una vida tan nomada, supongo que lo se lleva en la sangre es dificil cambiarlo...
despues de haber vivido en tanto lugares, no te parece un poco aburrido ibiza?

besos

manuel-tuccitano dijo...

Vaya aventura..."una ilegal en USA"... tienes valor amiga... lo tuyo no es para escribirlo en nun blog...estodo uns Best Seller....Saludos

Merche Pallarés dijo...

METIS, Al final senté la cabeza al volver a Ibiza hace trece años. Cuando me jubile no creo que me aburra. Seguiré viajando porque tengo a mis niñas todas desparramadas por ahí--una en Tenerife, otra en Madrid y la mía en Londres. Besotes, M.

TUCCITANO: ¡Qué quieres que te diga! Gracias por tu comentario. Besotes, M.

Salondesol dijo...

A veces le cuento a mi hija (4 años) el cuento de "Juan sin miedo", pero ya empiezo a creer que que tú le superas, jajaja...!!! ¡De ilegal en USA! ¡QUÉ VALENTÍA MÁS TEMERARIA!
Bikos.

Merche Pallarés dijo...

SALONDESOL (HELENA), gracias por tu comentario, igual ahora le puedes contar mi historia a tu hija, ja,ja, "Merche sin Miedo"... Besotes, M.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Y los hijos de Julio Iglesias, qué tal eran?, cero onda o todo bien?...pregunto, porque a veces las apariencias engañan...alguien ya había dicho esta frase, no?

Merche Pallarés dijo...

CHUQUIS QUERIDOS, Pues los hijos de Julio Iglesias, la verdad es que eran encantadores. Enrique (creo que se llama así porque en este momento no me acuerdo) más hierático como su madre y Julio, muy, muy cariñoso siempre con una sonrisa, muy agradable y sencillo. Isabelita venía con su marido Ricardo Bofill, Jr. El cogía unas melopeas de cuidado y ella parecía ser la esposa sumisa y sufridora. En la época. Luego todo cambió como sabreis por la prensa de corazón. Besotes, M.