domingo, 15 de noviembre de 2009

GUADAMUR

ALBAÑALES - SEWERS

"En el patinillo había un almendro y un hornillo para cuando se quisiera hacer la comida al aire libre. En la pared de la cocina que daba a la calle, a unos veinte centimetros del suelo, entraba el sol por un agujero bastante grande. "¿Para qué será?", se preguntaron María y Miguel. Luego les explicaron de qué se trataba. Era el albañal. La palabra no les dijo gran cosa. Recordaban haber leido la palabra "albañal" en algún libro, pero no se molestaron en averiguar su significado.

Una mujer que vino por la tarde a hacer la limpieza de la cocina, les dio, sin proponérselo, una explicación demostrativa, clara, de lo que era el albañal y para qué servía. Tras fregar la vajilla y los pucheros en un barreño, arrojó toda el agua sucia por el albañal hacia la calle. María, extrañada, salió rápidamente al exterior para ver hacia donde iba el agua sucia que arrojaban de las casas, iba a parar al centro, donde se formaba un arroyo. ¡Gracias a Dios que los chaparrones del dia anterior habían limpiado las calles y arrastrado todo consigo!

Miguel se fue a la mina, y, entre tanto, María dio una vuelta por el pueblo. La mayoría de sus habitantes vivía del campo, de sus cereales, del buen aceite de sus olivares, del fuerte y áspero vino de sus viñedos... Casi todas las casas eran de una sola planta, pero disponían de grandes corrales adosados a la casa, donde además de las cosechas, guardaban la cabra, el mulo, las gallinas, los aperos de labranza y el carro.

El castillo lo dominaba todo y daba la impresión de ser el pastor que cuida de su rebaño de cabras o de ovejas algo sucias, en reposo. Las callejuelas sinuosas serpenteaban entre el rebaño.

Aunque con un resultado algo pastiche, el castillo había sido restaurado por su actual propietario con su fortuna particular y algunas inyecciones de la siderurgia bilbaína propiedad de su mujer. El edificio era de líneas severas y clásicas y no le faltaban los torreones, muros externos de defensa, fosos y puente levadizo. Para hacerlo más habitable, estaban cubriendo con cristales el patio central, y en cada torreón habían instalado un cuarto de baño".

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

GUADAMUR

In the tiny patio there was an almond tree and a small portable stove for whenever they wanted to cook outside. In the kitchen wall facing the street, about twenty centimetres above the floor, there was quite a large hole from which the sun came in. "I wonder what it's for?" María and Miguel asked themselves. They were told that it was an "albañal". They didn't understand what it meant. They did remember reading that word in some book they had read but didn't bother looking it up.

A woman who came in the afternoon to clean the kitchen, gave them a demonstrative example of what an "albañal" was and why it was there. After washing the dishes and pots in a washing-up bowl, she threw all the dirty water through the hole and onto the street. María, surprised, quickly went out to see where the water was going. The street was hilly and concave, therefore, all the dirty water that was thrown from the houses, settled in the middle forming a gutter. Thank God that the previous evening's storm had cleaned the streets and carried all the garbage with it!

Miguel went to the mine and María took a walk through the town. The majority of its folks lived off farming: their cereals, the good oil of their olive groves, the strong, harsh wine of their vineyards... Almost all the houses were flat but they had their adjoining big pens where, besides the harvests, they kept the goat, the donkey, the chickens, the farming tools and the cart.

The castle loomed over everything. It seemed to be the shepherd which, quietly, took care of its flock of, quite dirty, goats and sheep. The winding streets snaked around the flock.

The castle had been recently renovated, in a pastiche-kind of way, by its actual owner with his own money and some injections from his wife's Bilbao's iron and steel industry ownership. The building had strict, classical lines and turrets weren't lacking either, as well as external defense walls, moats and drawbridges. To make it more homey, they were covering the central patio with glass and in each turret they had built a bathroom.




9 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Estaba pensando que el cambio para María y Miguel debía ser muy fuerte.
Hoy en día les habrían recetado ansiolíticos.

Besos.

Stanley Kowalski dijo...

Aquí hay un dicho, respecto a las personas que se escabullen de sus responsabilidades: Huye como rata de albañal. Ahora entendí el dicho.

El palacio parece bastante importante.

BESOTES QUERIDA MERCHE Y BUENA SEMANA!

M. Roser Algué Vendrells dijo...

Nunca había escuchado esta palabra... pero la verdad es que eran muy prácticos. Poco importaba que el agua sucia cayera a la calle, al lado de los gandes problemas esto era lo más natural del mundo.
Hay que ver las comodidades que necesitamos ahora y con que poco se conformaban nuestros mayores...
Besos para todos.
M. Roser

Selma dijo...

Igual digo una tonteria de las mías pero creo que una rambla era un albañal, pero en plan bestia...
¡Cuántos tóponimos de origen árabe!Me gustan estas descripciones...
Te seguimos, Merche, guapa!

Mille bisous!

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

me imagino con el cuidado que habría que pasear en esa época por la calle: "sgua vaaaaaaaaaa!!!".... mi padre me cuenta que era terrible...y si te pilaba, pues mala suerte...un abrazo

alex dijo...

Ni idea de esa palabreja, que como muchas se han perdido en la oscuridad del idioma por perder su uso.

Que cosas tan nuevas que verían en ese mundo nuevo para ellos.

Un beso cielo

Merche Pallarés dijo...

TORO, ¡qué gracia me haces! Ansiolíticos... pero tienes razón. Besotes, M.

STANLEY, nunca había oido esa expresión pero es muy gráfica... Puse foto del castillo unos posts más abajo. Besotes, M.

M.ROSER, cuánta razón tienes. Antiguamente sin duda alguna había otro ritmo de vida pero eso de echar a la calle las aguas sucias...no sé, no sé. Besotes, M.

SELMITA ¿una rambla, un albañal? Iré a la RAE a ver qué dice. Igual tienes razón como aún no ha aparecido nuestro profe... Gros bisous ma chérie, M.

TUCCI, aquí en Ibiza la tiraban desde los ¡balcones! Imagínate si te pillaba... Besotes, M.

ALEX, yo tampoco la había oido nunca y, sí, para ellos todo serían sorpresas despues de París y de Irún... Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

BIPOLAR dijo...

¡AGUA VA!

Pedro Antontio Alonso Revenga dijo...

El albañal tiene como fin evacuar las aguas de lluvia del patio o del corral y las aguas de lavar, pero nunca las mayores, el lugar de estas era otro lugar mucho más ecológico que los actuales, pero eso es otra historia........