jueves, 26 de noviembre de 2009

UN VIAJE INQUIETANTE (1)

SIERRA MORENA - MORENA MOUNTAIN RANGE
(No entiendo porque la foto me ha salido tan pequeña cuando en Google sale enorme...)


"Pasaron por unos olivares a la luz de la luna, dominados por la emoción, pues era el primer contacto que tenían con Andalucia. Los árboles extendían su sombra sobre la tierra, simétricamente, como si los hubieran peinado.

Después de rodar largo rato entre olivares, el camión empezó a subir bruscamente. Era una pendiente endiablada. La cuesta se suavizó bastante, pero seguían subiendo... subiendo... El camión empezó a echar humo por todas partes. Era un verdadero trasto. La compañía minera no había podido comprar nada mejor. El chasis era de una marca, el motor de otra, y las piezas, de las más variadas procedencias.

Hubo que quitar el tapón del radiador para que el agua que hervía saliera como por un surtidor. El chófer paró el camión delante de una gran charca, donde llenó de agua el botijo para refrescar el radiador de vez en cuando. En una curva, antes de que el camino se adentrara en la sierra, María dirigió la vista hacia el llano y contempló los reflejos amarillentos de la luna palpitando en las aguas del Guadalquivir.

--Ya entramos en plena sierra--dijo el chófer--, y no me gusta hacerlo a estas horas. Siempre teme uno tener algún encuentro.

Los Zumeta no comprendieron a qué clase de encuentro se refería. El chófer, de nombre José, se lo explicó: Sierra Morena estaba infestada de rojos que se habían quedado por aquellas fragosidades después de acabar la guerra. No se decidieron a entregarse por temor a ser hecho prisioneros, y permanecían allí viviendo como alimañas.

--De vez en cuando asaltan un cortijo, un coche, un autobús o un camión--continuó José--. Si hay resistencia, hay víctimas. El mes pasado, me pararon cuando venía de Bujarón, pero, como no tenía más que unos tubos en el camión, me dejaron marchar. "Anda, 'desgrasiao'", me dijeron, "que tu eres uno de los nuestros" ¡Suerte que tiene uno de no tener una peseta! No tuvo la misma suerte el capataz de la mina de Los Rasos. Lo cogieron como rehén y no lo soltaron hasta que cobraron por él quince mil duros". (Continuará)

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

A TENSE, FRETFUL TRIP (1)


(I don't know why the picture came out so small when in Google it's so big...)

Deeply moved because it was their first contact with Andalusia, they passed by some olive groves under the moonlight. The trees extended their shades on the ground, uniformly, as if they had been combed.

After driving quite a while through olive groves, the truck, brusquely, began to drive upwards.
It was a hellish slope. The uphill smoothed somewhat but they kept climbing and climbing... Smoke was coming out from everywhere in the lorry. It was really a piece of junk. The mining company couldn't have bought anything worse. The chassis was of one brand, the motor of another and the parts from the most varied origins.

They had to open the top of the radiator so that the boiling water spurted out. The driver stopped the vehicle in front of a large pond and, in an earthenware jug, filled it with water in order to cool the radiator from time to time. In one of the bends, before the road entered the mountain range, María looked out towards the plain and watched the yellow reflection of the moon quivering on the water of the Guadalquivir.

--We're entering the mountain range now--said the driver--, and I don't like it one bit at these hours. One is always afraid of having an "encounter".

The Zumetas didn't understand what kind of encounter he meant. The driver, whose name was José, explained to them: "Sierra Morena" (the Morena mountain range) was infested with "reds" who remained in those intricate surroundings once the war ended. They didn't give themselves up, afraid of being imprisoned. They ended up there, living like bloodsuckers.

--Sometimes they assault a "cortijo" (typical Andalusian farmhouse), a car, a bus or a truck--José continued--. If there is resistance, there are victims. Last month, they stopped me when I was coming from Bujarón but since I didn't have anything but tubes in the truck, they let me continue. "Go, nitwit" they told me "you're one of ours!". How lucky not to have a "Peseta" (penny)! However, the foreman from the "Los Rasos" mine wasn't so lucky. They took him as hostage and didn't free him until they were paid 75,000 Pesetas. (It will continue)


16 comentarios:

Fernando Manero dijo...

Cruzar Sierra Morena siempre ha sido una aventura de experiencias imprevisibles y algo que jamás se olvida. Sierra dura, riscosa, desafiante, arriesgada con frecuencia, no apta para timoratos. No me extraña que los de esa empresa minera lo recuerden con espanto. Mas hay dos dudas que me asaltan: las minas están en Huelva y Córdoba, ambas al Norte de esas provincias, y por ahi no pasa el Guadalquivir; y otra: pocos "rojos" quedaron en las montañas de Andalucía. Los maquis se concentraron en las Montañas de León y en el Pirineo, cerca de la frontera para poder salir. Me extraña que fuesen maquis los que asaltaban a esas buenas gentes. Más bien se trataría de los bandoleros de siempre, que has existido hasta los años sesenta en esos riscos, aunque en el ambiente de la postguerra el término "rojo", !ozú¡, se aplicara a todo aquél que incomodaba a los bienpensantes que habian ganado la guerra. Un abrazo siempre.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Los maquis siguieron luchando como si el tiempo no hubiera pasado: como a Fernando, me extraña que hubiera maquis en Sierra Morena. Lo que solía pasar es que adjudicaban el carácter de rojo a todo lo que pasaba, para aumentar la publicidad negativa contra cualquier ideología que no fuera la franquista.
Besos.

Merche Pallarés dijo...

FERNANDO y PEDRO, mirad, no sé sobre los maquis, seguro que éstos eran los típicos "bandoleros de Sierra Morena" tan famosos pero como la guerra había sido tan reciente, efectivamente, los llamaban "rojos" y santas pascuas. Lo de las minas en Huelva y Córdoba, donde no pasaba el Guadalquivir ¿qué quieres que te diga FERNANDO? No lo sé. Simplemente transcribo lo que decia mi tía en su libro pero si iban a "Candera" supongo que habría una mina ahí, ¿no? Muchos besotes mis queridos y gracias por vuestros comentarios, M.

Marcelo dijo...

Qué bueno llegar a la tierra andaluza y sus olivos. Bueno, los rojos tenísn su lógica, no?
Un beso querida Merche. Mañana creo que tengo ordenador de nuevo.

TORO SALVAJE dijo...

Mejor maquis que esclavos.

Besos.

Cornelivs dijo...

Sierra Morena...estais en mi tierra...!

Promete este relato.

Lo leido...estupendo.

Besos...!

Thiago dijo...

Se han dado de bruces con los maquis, no? Parece que esto de secuestrar y pedir un rescate a cambio no es cosa de ahora en Somalia, eh? Ya estaba todo inventado... Y es que algo hay que hacer cuando te roban tus tierras, tus riquezas, tus peces...

Bezos

alex dijo...

Siera Morena, jajaj, eso siempre ha sido una aventura, desde los tiempos más remotos, y en aquellos días tan complicados, me imagino que mucho más.

Un besote

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

me recordaste....mi tierra...seimpre es un placer viajar por ese paisaje de olivos...y cortijos (los más abandonados)...no solo rojos....tambien había "bandoleros tardíos"....en mi pueblo pululaba uno: Cencero (nada que ver con -Curro Jiménez)....besos

Isabel Huete dijo...

Quizá no fueran maquis exactamente porque los maquis seguían intentando cambiar las cosas dentro de una situación que no asumían como desesperada y sin posibilidad de salida. Hubo gente (lo sé por mi abuela) que se refugió en las montañas de Andalucía pero sin estructura alguna ni nada parecido,simplemente por miedo a ser detenidos y ejecutados, bajando a robar a los cortijos y desplumando a todo el que se encontraban. Cuando la guardia civil cogía a alguno se los cargaba sin ningún miramiento. Un primo suyo, que era anarquista, vivió en las montañas varios años y al final lo cogieron y le dieron "pasaporte" a las estrellas. ¡Qué horror de guerra!
Besazos.

Merche Pallarés dijo...

MARCELO, sí, ya han llegado a la bella Andalucia y tendrán bastantes aventuras. A ver si tu nuevo ordenador funciona a todo gas... Besotes, M.

TORO, sin duda alguna. Besotes, M.

CORNELIVS, sí, han llegado a "tu" sierra... Besotes, M.

THIAGO, tienes mucha razón. No se puede ir esquilmando el planeta y para sobrevivir se hace cualquier cosa. Besotes, M.

ALEX, Sierra Morena siempre ha tenido reminiscencias aventureras por algo será... Besotes, M.

TUCCI, mi tia cuenta sobre algunos "Cenceros". Estate al loro... Besotes, M.

ISABEL, como dicen FERNANDO y PEDRO quizá no fueran maquis pero sí anarquistas, como el primo de tu abuela, aparte de bandoleros comunes claro. Besotes hermosa, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Stanley Kowalski dijo...

Además te secuestraban? Que horror!
No tenían problemas de corazón, a esta altura ya estarían infartados!

Muchas gracias querida Merche por el comentario y por los saluditos del cumple. Sos un amor!

BESOTES Y BUEN FINDE!

Merche Pallarés dijo...

STANLEY, tiempos difíciles aquellos... En el último post que acabo de escribir, mi tia dice que tenía el corazón en un puño... Gracias por tus agradecimientos, querido. Besotes, M.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Después de la guerra, a todo el que se quería tachar de criminal o indecente, se le calificaba de rojo. Tal vez fuera el caso.

Merche Pallarés dijo...

CECI, pues sería eso. Besotes, M.

BIPOLAR dijo...

También pensé que salía Curro Jiménez con el trabuco