domingo, 13 de septiembre de 2009

ÚLTIMAS VACILACIONES


"De cuando en cuando, se seguían oyendo desde Hendaya los cohetes y el campaneo de Irún y Fuenterrabía, que anunciaba la caída de alguna ciudad o de alguna posición importante.

Muchas familias refugiadas con hijos jóvenes en edad militar estaban inquietas ante la perspectiva de recibir desde España avisos para que los mozos se incorporasen al ejército de Franco.

Los derechistas muy significados, y sobre todo los que habían estado presos en el Fuerte de Guadalupe, tenían vara alta para cruzar la frontera en ambos sentidos y en todo momento. Éstos se afanaban en convencer a los que aún quedaban en Francia de que, aunque todavía quedaba mucho por conquistar, el pleito estaba totalmente perdido para los republicanos y de que, gracias a la magnanimidad de Franco, podían regresar tranquilamente a sus casas.

Sin embargo, por otro lado llegaban noticias poco tranquilizadoras. Las denuncias no habían disminuido; la más mínima sospecha era motivo suficiente para encarcelar al sospechoso, y se contaban casos como el de un insignificante trapero a quien habían fusilado por haber sido visto, antes de empezar el movimiento, en una taberna acompañado de un periodista de ideas revolucionarias. Tambien se hablaba del caso de un infeliz a quien mataron por equivocación, pues tenía el mismo apellido que un individuo peligroso que se encontraba ya en Chile. Bien es verdad que todo esto había ocurrido en los primeros meses del conflicto.

Los familiares de Miguel y María les enviaban emisarios para convencerlos de que debían de entrar ya en España, pero el temor a ser objeto de represalias por su parentesco con personas muy significadas en la República disuadía a la pareja.

Sin embargo, un día corrió una noticia alarmante, que luego resultó falsa. El gobierno francés iba a dictar órdenes para que todos los refugiados españoles se alejasen de las fronteras, obligándoles a fijar sus residencias a quinientos kilómetros de ellas.

Para Miguel y María, que estaban ya cansados y no tenían ganas de emprender una nueva aventura, ésta fue la gota que colmó la medida, y así decidieron pedir permiso para entrar en España.

Al cabo de dos dias, se presentó en su casa un hombre menudo y rubio, muy intransigente y reaccionario, pero que demostró ser un buen amigo. Respondió por ellos, y los Zumeta cruzaron la frontera en su compañía."

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

FINAL HESITATIONS

From time to time, firecrackers and bells ringing could still be heard from Hendaye announcing the fall of an important city and/or position.

Many refugee families, with young sons in military age, were worried that they might be drafted to Franco's army.

The most conspicuous rightists, especially those who had been imprisoned in the Guadalupe Fort, could cross the border back and forth as often as they wished. They strongly tried to convince those who were still in France, that even though they still had positions to conquer, the battle was totally lost for the Republicans and that, thanks to Franco's magnanimity, they could go back to their homes.

On the other hand, very disturbing news arrived. The accusations hadn't diminished; the slightest suspicion was reason enough to imprison a suspect. Stories were heard like that of the poor ragman who was shot because he had been seen, before the conflict, in a bar in the company of a newspaperman who had very revolutionary ideas. Another story that went around was of the poor soul who was also killed because his last name coincided with a man who was already in Chile.

Miguel and Maria's family sent emissaries to convince them to return to Spain but the fact that they might be subject to retaliations, due to their relationship with highly significant Republicans, held them back.

However, one day alarming news went around, which later turned out to be false, that the French Government was going to pass a law whereby all refugees had to move and settle at least 500 kilometres away from the borders.

For Miguel and María who were so tired, and didn't want any more adventures, this was the last drop. They decided to ask for a permit to return to Spain.

Two days later a young slight, blond man, very intransigent and reactionary but who turned out to be a good friend, sponsored them, and the Zumetas crossed the border in his company.

25 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Me tienes cautivado con la historia Merche.

Y ahora incluso más.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Cuando muchos pensaron que todo terminaría con la vuelta a España y el final de la Guerra Civil, descubrieron que todo comenzaba. Un largo túnel de 40 años.
Besos.

FERNANDOG dijo...

Merche:

Poco a a poco retomo mi ritmo normal de vida después del mes de julio y agosto de cada año.
Hoy mismo colgaré un post en mi blog, que he tenido abandonado durante unas semanas.

Fué muy agradable el otro día nuestra comida en Es Pujols. Espero repetirla o devolverte la visita a Ibiza.Como ya te dije, a pesar de mis 12 años en Formentera,conozco muy poca la pitiusa mayor,

Besos.

Isabel Huete dijo...

Con tanta incertidumbre muchos volvieron pensando que pronto todo se apaciguaría, pero desgraciadamente algunos de ellos cayeron nada más instalarse en España. Es terrible lo que tira la tierra y cómo puede convertirse en tu tumba por obra y gracia de una banda de descerebrados.
Espero que a María y Miguel les fuera mejor.
Un besazo.

FERNANDOG dijo...

Merche:

Acabo de colgar un nuevo post en mi blog, de momento debes entrar por la web del puerto hasta que logre independizarlo.
Espero que te guste. Por fín,reinicio mis deberes.

Besos

Selma dijo...

Creo adivinar que lo que pasaron hasta entonces no era nada comparado con lo que les esperaba al entrar en España...

J'attends la suite avec un interêt croissant.. Mille bisous!

Abejita de la Vega dijo...

Comprendo la situación de indecisión de tus tíos. Cualquiera se fiaba. Largo túnel, como dice Pedro.La historia de María y Miguel es una pieza del puzzle de nuestra agitada historia reciente.
Besos, superquijotesca Merche.

Franki dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Franki dijo...

Me preocupa miguel y Maria, la mayoría de historias parecidas que conozco, no tuvieron un final feliz.
Besos

Marcelo dijo...

Al ver el mapa uno toma conciencia del increíble viaje con nos estás trayendo, Merche!
Un beso

Merche Pallarés dijo...

TORO, iremos leyendo más aventuras rocambolescas... Besotes, M.

PEDRO, sí, menudo chasco se debieron de llevar... Besotes, M.

FERNANDOG, luego iré a visitar tu post. Fue un placer comer contigo y espero verte pronto en Ibiza. Besotes, M.

ISABEL HUETE, sí, gracias a los dioses, que a mis tios les fue mejor. Pero otro tio mio, hermano de mi madre, nunca volvió a pisar España hasta la muerte del "caudillo". Se quedó en Burdeos y recuerdo de pequeña ir a verle a Hendaya. Besotes, M.

SELMITA, les queda aún varias aventuras... Gros bisous ma belle, M.

ABEJITA, sí, largo túnel tuvieron que pasar. Luego te visito sin falta. Besotes, M.

FRANKI, ellos sí tuvieron suerte. Besotes, M.

MARCELO, puse el mapa para que os ubiqueis mejor sobre la zona, aunque no se vé Hendaya (está pegada a Irún). Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Merche Pallarés dijo...

FERNANDOG, he ido a tu blog, he leido tu estupendo post sobre la educación naútica--qué razón tienes--pero no he podido hacerte un comentario. ¿Qué ha pasado? Besotes, M.

Thiago dijo...

Bueno, pobres menos mal... y eso que se toparon con el tipico bajito y malas pulgas, jajaja


bueno, esperaremos a ver como se asientan, a ver si les va bien.

bezos

Stanley Kowalski dijo...

Comienza una nueva etapa. Que locura esa de comenzar con la caza de brujas, asesinar a la gente por equivocación, todo lo que habrá sucedido y no sabemos. Terrible!

Muchas gracias por la visita, querida Merche.

BESOTES Y BUENA SEMANA PARA VOS.

Antònia Pons Valldosera dijo...

Y en los pueblos pequeños la cosa fue mucho peor.
He conocido a una señora soltera de la edad de mi madre que vivía sola y siempre estaba muy deprimida. Tenía en su casa 3 máquinas de coser, y dos o tres cómodas que procedían de las requisas en las casas de los exiliados.
Mi madre era muy diplomática (no he heredado este don) y una vez le dijo que se deshiciera de las cosas que le traían malos recuerdos (a finales de los 70) Le hizo caso y los muebles desaparecieron de un día para otro.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

THIAGO, sí, fue el típico bajito con malas pulgas pero que resultó ser un buen amigo... Algo es algo. Besotes, M.

STANLEY, en aquellos años se cometieron TANTAS injusticias que nunca lo sabremos... Besotes, M.

ANTONIA P., ¿para qué querría TRES máquinas de coser? Menos mal que con las artes diplomáticas de tu madre, logró deshacerse de todo ello. Besotes, M.

FERNANDOG dijo...

Merche:

algo he tocado que he hecho desaparecer la opción de comentarios.
Espero que mañana martes pueda tener el problema resuelto.

Gracias por avisar.

Besos

Fernando Manero dijo...

Vivieron una gran tensión, se sintieron amenazados, temían por su vida y por su hacienda, habian dejado su historia al otro lado de la frontera y no querían emprender otra nueva. Momentos de desazón, de incertidumbre y de vacilaciones. Pensaron que el exilio es lo peor que le puede ocurrir a una persona... y decidieron volver. Me imagino sus noches de insomnio, sus discusiones y sus silencios meditando esa decisión. Cuesta mucho emprender una nueva vida, debieron pensar. ¿Cómo les fue?, ¿su decisión estuvo atinada?.... Tiempos terribles e incontrolados. Un abrazo, Merche

FERNANDOG dijo...

Merche:

creo que ya he resuelto el problema, a ver si ya puedes comentar.
Respecto a linkear mi blog, no entiendo qué problema tienes, ya que yo mismo lo tengo independiente en mi escritorio.

Ya me dirás.

Besos.

Merche Pallarés dijo...

FERNANDOG, hoy, martes, he tenido el ordenador desconectado todo el dia debido a las tormentas que hemos tenido (no he podido dormir en toda la noche). Mañana te visito. Besotes, M.

FERNANDO MANERO, seguiré posteando, no quiero desvelar el secreto... Estate al loro, querido. Muchos besotes, M.

northshorewoman dijo...

It seems that war and its aftermath haven' changed much over the years. Always people are made to suffer. It seems that we don't learn much as we keep repeating the same violence, only with more terrible weapons and greater means of inflicting harm.

I have been catching up on reading your interesting posts. Sounds like you had an interesting time with the Citroen folks!

take care,
hugs to you,

Merche Pallarés dijo...

NORTHSHOREWOMAN, yes, human beings don't learn from the past. I think it all boils down to MONEY, MONEY, MONEY. Because, WHY do ALL governments spend so much on weaponry?? They spend much more on armaments than on education or health care. Frankly, I think it's outrageous!
Thank you, dear Taina, for your always very welcome comment. Hugs, M.

BIPOLAR dijo...

pensaba hace unas entradas en lo que aquí te han dicho varios comentaristas. ¿Qué pasa con las pertenencias de los que se tienen que exiliar?.. ¿Tienen hogar cuando regresan?

Este capítulo es espeluznante.

Merche Pallarés dijo...

BIPO, ya habrás leido en mi último post que su casa estaba ocupada. Creo que al exiliarse perdieron muchísimas cosas. Besotes, M.

Myr dijo...

Me estoy poniendo al día con tu blog, desde aquí, en mis vacaciones... sigo adelante