viernes, 12 de marzo de 2010

DON QUIJOTE

Capítulo XL - 2ª parte - de nuestra lectura colectiva del Quijote en el blog "La Acequia" de Pedro Ojeda Escudero (sin traducción al inglés)
-----------------------------------------------------------------------
Chapter 40 - 2nd part - of our collective reading of Don Quixote in Pedro Ojeda Escudero's blog "La Acequia" (without an English translation)
-----------------------------------------------------------------------

Bueno, bueno... las flores que se echa Cervantes en este capítulo... Debemos de estar "agradecidos a Cide Hamete, su autor primero, por la curiosidad que tuvo en contarnos las semínimas (otra palabreja deliciosa, quiere decir minucias) de ella... Pinta los pensamientos, (¡qué bonita frase!) descubre las imaginaciones, responde a las tácitas, (que no tacitas...) aclara las dudas, resuelve los argumentos; finalmente, los átomos del más curioso deseo manifiesta. ¡Oh autor celebérrimo! ¡Oh don Quijote dichoso! ¡Oh Dulcinea famosa! ¡Oh Sancho Panza gracioso! Todos juntos y cada uno de por sí viváis siglos infinitos, para gusto y general pasatiempo de los vivientes." (Ésto último me parece más de la cosecha de Francisco Rico que de Cervan...).

Tenemos a la Dolorida desmayada y a Sancho jurando que "...por el siglo de todos mis pasados los Panzas..." nunca había visto a dueñas barbudas y apuesta a que "...no tienen hacienda para pagar a quien las rape." Una de las doce le da la razón. No tienen hacienda y tendrá que ser Quijo quien las "desbarbe". Nuestro "Caballero de los Leones" dice que se pelaría las suyas "...en tierra de moros, si no remediase las vuestras".

La Trifaldi vuelve en sí. Le pide que cumpla su promesa. Quijo le dice que por él no quedará, que le diga qué es lo que tiene que hacer "... que el ánimo está muy pronto para serviros."
La Dolorida le dice que de ahí a Candaya "si se va por tierra, hay cinco mil leguas, dos más a menos; pero si se va por el aire y por la línea recta, hay tres mil y doscientas y veinte y siete."

Para eso tienen que volar con el caballo de madera que es volador "... se rige por una clavija que tiene en la frente, que le sirve de freno, y vuela por el aire con tanta ligereza, que parece que los mismos diablos le llevan." Fué inventado por Merlín. Éste se la prestó a "Pierres, que era su amigo, con el cual hizo grandes viajes y robó...a la linda Magalona...". Malambruno lo consiguió con malas artes y "...hoy está aquí y mañana en Francia y otro día en Potosí; y es lo bueno que el tal caballo ni come ni duerme ni gasta herraduras...". (¿Sería Cervan visionario como lo fue Leonardo da Vinci?)

Sancho, dice que por muy volador que sea este caballo, no le llega a su rucio ni a la punta de la pezuña. "¿...cuántos caben en ese caballo?" La Trifaldi Dolorida le dice que dos "...una en la silla y la otra en las ancas..." Sancho quiere saber cómo se llama ese caballo. Ella responde que ni "Pegaso" ni "Bucéfalo" ni "Brilladoro" ni "Bayarte" ni "Frontino" ni "Bootes" ni "Pirítoo" ni "Orelia"... Sancho dice que tampoco le habrán dado el de su amo "Rocinante" "...que en ser propio excede a todos los que se han nombrado."

Nos enteramos que se llama "Clavileño el Alígero". Sancho se huele que tendrá que ir volando con su amo en ese artilugio y ya "...apenas puedo tenerme en mi rucio, y sobre un albarda más blanda que la misma seda... Pardiez, yo no me pienso moler por quitar las barbas a nadie...". La Trifaldi le dice que si es amigo tendrá que ir porque sin su presencia entiende que no harán nada. "¡Aquí del rey!--dijo Sancho--¿Qué tienen que ver los escuderos con las aventuras de sus señores?" Al fin y al cabo son los señores los que se llevan la fama y ellos el trabajo que si aún "... los historiadores dijeran 'El tal caballero acabó la tal y tal aventura, pero con ayuda de fulano su escudero, sin el cual fuera imposible el acabarla...' Pero ¡que escriban a secas 'Don Paralipómenon de las Tres Estrellas acabó la aventura de los seis vestíglos' sin nombrar la persona de su escudero, que se halló presente a todo, como si no fuera en el mundo!" Dice que Quijo se puede ir solo que él se quedará "...con la duquesa mi señora..." dándose una tanda de azotes...

"Le habeis de acompañar..." dice la Trifaldi. Sancho sigue enfadadísimo porque si fueran doncellas, vale, pero por esas dueñas que odia... Aquí sigue otra trifulca entre la dueña Rodríguez, la duquesa y Sancho. Quijo zanja la discusión diciendo "...Sancho hará lo que yo le mandare...".

Estamos a la espera de que Malambruno nos envie a "Clavileño". Veremos que pasa en el XLI.

12 comentarios:

Cornelivs dijo...

Jajaj, es cierto...! y ademas, Sancho tan pusilanime como siempre, lo que sucede es que al final, entre las ordenes de D. Quijote y las lagrimas del Trifaldi, parece ceder.

Estamos disfrutando como nunca, amiga Merche.,

Besos...!

pancho dijo...

A cuestas con la ambigüedad cervantina. Según Pedro todos los elogios al amigo Cide son parodia y crítica a los narradores omnicientes de las novela de caballería.

En este capítulo no hay ninguna referencia al doble trabajo de desencantamiento de Don Quijote. Cervantes se olvidó de Don Clavijo hecho cocodrilo. Seguramente porque el tema de peluquería se prestaba más a sus intenciones.

Buen resumen del capítulo, ceñido al texto.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto: Cide Hamete no queda bien parado. Entre líneas uno ve cómo jugaba Cervantes con la figura del narrador. Como no lo ha hecho nadie.
Besos.

Asun dijo...

Sancho al final siempre acaba accediendo a lo que quieren los demás. Ya veremos que les depara Clavileño. A lo mejor se les encabrita y los tira vuelta al aire.

Besos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Se apunta por ahí que Sancho cede porque su verdadero trabajo es acompañar a su señor,...besos

Merche Pallarés dijo...

CORNELIVS, es que a Sancho SIEMPRE le toca ceder... Pobret. Besotes, M.

PANCHO, quizá, como dice nuestro profe, los elogios sean parodia y crítica a los otros narradores pero a mi me pareció lo contrario porque SABEMOS que el Benengelí es CERVANTES. Y, sí, Cervan se olvidó de Clavijo y Antonomasia (al igual que al rucio...) Ya nos dará una explicación, seguro. Besotes, M.

PEDRO, no lo he captado así porque no he leido ningun libro de caballerías y no sabía que todos tienen un narrador... Besotes, M.

ASUN, sí, como le digo a CORNELIVS, Sancho siempre tiene que ceder... Veremos qué pasa con el Clavileño volador... ¡Qué imaginación la de Cervantes! Besotes, M.

TUCCI, claro, como son pareja de hecho... Besotes, M.

GRACIAS MIS QUERIDOS

Myr dijo...

Yo si creo que Cervantes era visionario y en muchos sentidos estaba muy por delante de su época.
Besotes

Abejita de la Vega dijo...

Se echa flores, sí. Las primeras líneas sorprenden, Cervantes se hace publicidad y no repara en alabanzas.Por lo que dice Pancho que dice Pedro, los elogios son parodia de los narradores sabelotodos, omniscientes, de las novelas de caballerías. Mi interpretación es que se pone la venda antes de tener la herida. Para que no le critiquen las minucias de la Trifaldi, hace ver al lector que esas semínimas son algo positivo. Todo un ramo de flores. Y, como tú tan acertadamente dices, más parece un párrafo de Rico que de Cervantes.
Cervantes es un maestro de la ambigüedad y de todo puede haber: autoelogio, parodia de las de caballería y ver el lado bueno a las puntillosidades de la Trifaldi.

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

Sí, posiblemente tanto halago sea una sátira más. Sancho está cada vez mas "prota", pero sigue obediente, por convicción y obligación. Clavileño será el correo que nos traiga la solución -supongo.

Merche Pallarés dijo...

MYR, sí que era visionario, sí. ¿A quién se le ocurre en el S.XVI escribir sobre un caballo volador...? Besotes, M.

ABEJITA, me alegro de que coincidas conmigo pero, como dice PEDRO, "El Quijote" tiene TANTAS lecturas e interpretaciones... Lo dejaremos en manos de los Cervantistas. Besotes, M.

PACO CUESTA, parece, segun el profe, que en el siguiente capítulo se acaban estas historias... Veremos. Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

(Ojo al dato, que sigo sin tildes)

A mi tambien me extraño que el profe Pedro dijera que las alabanzas del principio fueran una satira y critica.
Opino con Pancho, de la ambiguedad del texto, y de las diferentes laecturas que se pueden hacer.

A Sancho, eso se subir en un caballo de madera volador, como que no. Por eso pregunta si era mono o biplaza, y su nombre.
Al final hacen con el lo que quieren, todo sea por la isla.

Querida Merche, cada semana ando peor, publico tarde y comento mas tarde aun.
Todo sea por nuestro amor a don Quijote y Sancho.

Un besote dominguero para ti

Merche Pallarés dijo...

ANTONIO, no te preocupes sobre tus entradas y comentarios tardíos. Lo importante es que llegas. Además supongo que tus piensos de Priego te tendrán MUY ocupado. Señal de que el negocio va bien. Me alegro.
Veremos qué pasa con Sancho y el caballo volador en el XLI. Muchos besotes, M.